Desde 1977, el 2 de febrero es el Día Mundial de los Humedales, conmemorando que, en esa misma fecha de 1971, se firmó en la ciudad iraní de Ramsar el Convenio Sobre los Humedales, el primer tratado a nivel mundial relativo a la conservación y el uso racional de estos espacios tan importantes y tan denostados, y que hasta no muchos años antes eran considerados zonas insalubres e improductivas que había que desecar.

El Convenio Ramsar, como se le llama comúnmente, define los humedales como extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de agua, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, saladas o salobres, incluidas las extensiones de aguas marinas cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros.

Como a mí esta definición me parece bastante larga, te voy a dar una mucho más corta y no por ello menos válida, que oí hace ya muchos años no recuerdo a quién, y que a mí me parece muy buena: Un humedal es un lugar donde te mojas los pies pero no puedes nadar.

A los niños les llama mucho la atención todo lo relacionado con la naturaleza, y con la observación de aves (birdwatching) en particular, y aprovechando que los humedales son algunos de los mejores lugares para observar aves, la fusión niños-humedales es garantía de éxito. En España tenemos la suerte de contar con algunos de los mejores humedales de Europa, así que vamos a aprovecharlo.

Observando aves

Observando aves

Sólo una recomendación, cualquier época es buena para visitar una zona húmeda, aunque las mayores concentraciones de aves se suelen dan en invierno y primavera.

Así que coge los prismáticos y la cámara de fotos, porque te vamos a proponer una ruta para hacer en familia, en pareja o en solitario, por los mejores humedales de España, una ruta que hicimos nosotros y que seguro no te defraudará.

Ruta para observar aves en los humedales de España más importantes

Coto de Doñana (Huelva-Sevilla)

Empezamos nuestro camino en el que sin lugar a dudas es el humedal más importante de España y uno de los más importantes de Europa, lo que le valió en 1969 ser ascendido a la categoría de Parque Nacional, y en 1994 ser incluido por la UNESCO en la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad.

Situado en la desembocadura del río Guadalquivir, en el límite entre Huelva y Sevilla, este antiguo cazadero real de más de 50.000 hectáreas es el principal destino de gran cantidad de aves invernantes, y el lugar utilizado por muchas otras para sacar adelante sus nidadas anuales. Por si esto fuera poco, está justo en la ruta de prácticamente todas las aves migratorias de Europa Occidental, por lo que es su lugar de paso y descanso ideal.

Es famosa la variedad de ecosistemas de Doñana, pasando desde las húmedas marismas a las resecas dunas, lo que acrecienta más aún si cabe la cantidad de especies que pueblan este lugar tan especial.

Marismas de Doñana

Marismas de Doñana

Aunque existe la posibilidad de realizar rutas a pie por las zonas perimetrales del parque, la visita a las zonas del interior del parque no es libre, así que tendrás que dirigirte a los Centros de visitantes del Acebuche o de la Fábrica de Hielo, donde podrás concertar una visita en vehículo todoterreno para recorrerlo. O bien reservar online en la web de la Cooperativa Andaluza Marismas del Rocío.

La lista de aves que puedes ver es abrumadora, e incluye a prácticamente todas las aves españolas de los medios húmedos. Quizá no tengas la suerte de llegar a ver alguna de las águilas imperiales (Aquila adalberti) del parque, sin lugar a dudas su joya alada, pero quedarás satisfecho de ver todo tipo de patos, limícolas, garzas, flamencos, espátulas y pequeñas rapaces, y si vas en invierno, te sorprenderán las impresionantes concentraciones de ánsares comunes (Anser anser).

Es difícil decir qué época del año es la mejor para visitarlo, pero si tengo que quedarme con una, te recomiendo la visita en primavera.

Laguna de Fuente de Piedra (Málaga)

Siguiendo en Andalucía, pasaremos ahora al principal punto de nidificación del flamenco común (Phoenicopterus ruber) en España, la Laguna de Fuente de Piedra, donde llegan a concentrarse hasta 16.000 parejas de estas exóticas aves para realizar la puesta anual, lo que supone además la segunda colonia de cría más importante de Europa.

Flamencos en la Laguna de Fuente de Piedra

Flamencos en la Laguna de Fuente de Piedra

Después de que en 1967 se desecase la gaditana Laguna de la Janda, que con 4.000 hectáreas de superficie era la mayor laguna interior de España, Fuente de Piedra es la laguna más grande que queda en Andalucía, con más de 1.500 hectáreas de superficie.

Para realizar la visita, lo mejor es que vayas al Centro de Visitantes José Antonio Valverde, donde te indicarán desde qué puntos de las carreteras y caminos que circundan la laguna se pueden realizar las mejores observaciones de los flamencos. Y si quieres realizar una visita guiada lo puedes hacer a través de este enlace.

Si vas a visitar la Laguna de Fuente de Piedra, te damos más sugerencias para visitar en Málaga en este post: La Costa del Sol más allá del turismo de sol y playa.

Tablas de Daimiel (Ciudad Real)

Pasamos a Castilla La Mancha y nos encontramos con un nuevo Parque Nacional, el de las Tablas de Daimiel, posiblemente el que tiene el futuro más precario de todos los del país, debido a la sobreexplotación que se está realizando de los acuíferos que alimentan las tablas y que está poniendo en riesgo su supervivencia a corto plazo.

El nombre de tabla hace referencia a las tablas fluviales, que no eran sino desbordamientos de los ríos en zonas llanas y de poca pendiente, antaño muy comunes en La Mancha, y de las que hoy prácticamente sólo quedan como testimonio las del parque nacional de las Tablas de Daimiel.

Su extensión no es tan abrumadora como Doñana, pues apenas llega a las 2.000 hectáreas de superficie, pero son suficientes para que sea uno de los humedales más importantes del país, y con una de las avifaunas más ricas y variadas.

Desde el Centro de Visitantes parten las rutas a pie que puedes realizar para conocer este singular espacio, y que te llevarán por las conocidas pasarelas del parque para llegar a algunos de los mejores puntos para avistamiento de aves.

Las Tablas de Daimiel

Las Tablas de Daimiel

Una recomendación personal: Si vas a hacer alguno de los recorridos a última hora de la tarde en verano, llévate repelente de mosquitos si no quieres que te devoren.

Lagunas de Villafáfila (Zamora)

Saltamos a Castilla y León, nuestra tierra, y continuamos nuestro recorrido por las Lagunas de Villafáfila, un oasis de humedad en medio del predominante ambiente estepario de la Tierra de Campos.

Aquí podrás observar por libre una gran diversidad de aves acuáticas y limícolas, incluido el raro ánsar careto (Anser albifrons), aunque estas lagunas y su entorno son realmente importantes por dos motivos.

Observatorio de aves en Villafáfila

Observatorio de aves en Villafáfila

El primero es el de que Villafáfila es, tras Doñana, el segundo lugar en importancia a nivel nacional para la invernada del ánsar común (Anser anser).

Y el segundo viene dado por el hecho de que la superficie global de humedal de todo el conjunto de lagunas es de unas 500 hectáreas, no sobrepasando los 60 cm de profundidad, lo que hace que en verano prácticamente se seque todo el conjunto lagunar, quedando una llanura en la que es muy fácil observar a alguna de las más de 2000 avutardas comunes (Otis tarda) que viven en los alrededores de Villafáfila, y que por si no lo sabes, representa la mayor densidad de estas aves en el mundo, y el lugar más adecuado para observarlas.

Avutardas en Villafáfila

Avutardas en Villafáfila

Si quieres alucinar, vete en primavera y podrás ver a los machos de avutarda en celo en plena parada nupcial haciendo “la rueda”, ¡no te defraudará!.

Si en tu visita a Villafáfila quieres acercarte a conocer Zamora, aquí te dejamos el post: 15 lugares que tienes que ver en Zamora, en mucho más de una hora.

Laguna de la Nava (Palencia)

Sin lugar a dudas, la Laguna de la Nava es uno de los mayores éxitos conservacionistas en nuestro país, por lo que no podía dejar de figurar en esta lista.

El Mar de Campos, como se le conocía antiguamente por su enorme extensión, llegó a comprender en las épocas de mayor pluviometría 5.000 hectáreas de superficie, y era famoso por las grullas invernantes que hacían escala en él. Desgraciadamente, fue desecado en la década de los años 50 del siglo XX en aras del progreso y la salubridad.

Afortunadamente, en 1990 se inició un proyecto de recuperación del antiguo humedal, recuperándose poco a poco las tierras que antaño quedaban inundadas, de tal forma que a día de hoy se han conseguido recuperar ya más de 400 hectáreas del antiguo humedal.

Parece mentira la capacidad de recuperación de la naturaleza, porque hoy, casi 30 años después de que se emprendiese este proyecto de recuperación, la Laguna de la Nava se ha convertido en uno de los espacios naturales más importantes de Castilla y León, habiéndose inventariado más de 250 especies de vertebrados, de las que 222 son aves.

Ánsares en la Laguna de la Nava

Ánsares en la Laguna de la Nava

El invierno es su momento álgido, con invernadas de más de 20.000 aves, y siendo el tercer punto en importancia en España para la invernada del ánsar común (Anser anser).

No te pierdas la entrada de los ánsares en la laguna a la puesta del sol, es simplemente impresionante.

Laguna de Gallocanta (Zaragoza)

Después de haber ido zigzagueando en dirección norte por toda la península, toca ahora dirigirnos hacia el este para adentrarnos en Aragón a la búsqueda del que es el principal humedal de su territorio, la Laguna de Gallocanta.

Con sus algo más de 1.900 hectáreas de superficie, Gallocanta es la mayor laguna natural de la Península Ibérica.

Si decir Fuente de Piedra es lo mismo que decir flamencos, decir Gallocanta es lo mismo que decir grullas (Grus grus). Pero grullas en cantidades enormes, suficientes para satisfacer a cualquiera que desee contemplar estas elegantes aves.

Grullas en Gallocanta

Grullas en Gallocanta

Dado que la laguna es de aguas salobres, resulta ideal como zona de paso para las grullas en sus pasos migratorios desde las zonas de cría a las zonas de invernada, y viceversa.

Durante el otoño es cuando se produce la mayor concentración de grullas en paso, y es un evento tan esperado por los amantes de las aves que, si estás atento a las redes sociales, podrás ver cómo cada año se van subiendo noticias indicando si ya han llegado las grullas y en qué concentraciones puede encontrárselas. Es difícil estimarlo, pero hay años en que se han rozado los 50.000 ejemplares.

Las grullas salen a diario a alimentarse por las zonas adyacentes a la laguna, y vuelven a ella para dormir, momento en el que se puede escuchar el trompeteo unísono de miles de grullas. Es un espectáculo que merece la pena ser visto y oído, así que lo mejor es que busques algún punto alto en los caminos que rodean la laguna, y esperes a la puesta del sol en una tarde de finales de octubre.

Si vas a visitar Gallocanta te recomendamos que te alojes en Daroca o al menos lo visites, ya que es un pueblo que se encuentra muy cerca de la laguna, cuenta con bastante infraestructura hotelera y te sorprenderá por su rico patrimonio. Si quieres más información sobre Daroca, puedes leer nuestro post Daroca, las murallas de Aragón.

Delta del Ebro (Tarragona)

Y llegamos al final de nuestro viaje a orillas del Mediterráneo, en la desembocadura del río Ebro.

A lo largo del tiempo, los sedimentos arrastrados por el río han ido acumulándose en su desembocadura, formando uno de los deltas fluviales más importantes de Europa, y el segundo humedal en extensión de nuestro país con más de 30.000 hectáreas de zonas inundadas.

Con los tiempos modernos, toda la franja mediterránea española ha sufrido una sobreexplotación del territorio que ha acabado con gran parte de los espacios naturales que allí había, con lo que la presencia del delta del Ebro es todo un respiro para las aves que habitan los medios húmedos.

Aunque el cultivo del arroz está absolutamente extendido por el delta, se ha conseguido que confluyan la explotación del territorio con la pervivencia de la fauna, en mutuo respeto y armonía.

Paisaje del Delta del Ebro

Paisaje del Delta del Ebro

La invernada de aves en las zonas inundadas y en los arrozales es impresionante, con una enorme diversidad de limícolas de todo tipo, más de 100.000 patos y hasta 2000 flamencos comunes (Phoenicopterus ruber).

Por si esto fuera poco, aquí podrás encontrar la mayor colonia de gaviota de Audouin (Larus audouinii) del mundo, que cuenta nada más y nada menos que con 4.000 parejas.

Y hasta aquí nuestro viaje. Te animamos a que busques por tu cuenta cualquiera de los muchos pequeños humedales que todavía quedan en nuestro país, y disfrutes de la observación de las aves, y si vas con niños, contribuyas a inculcarles esta afición.

Si te has quedado con las ganas de ver más agua, pásate por nuestro post: Los lagos de montaña que querrás conocer.

* Excepto la fotografía del niño, el resto de fotografías han sido cedidas por Shutterstock

Pin It on Pinterest

Share This