Saltar al contenido
A un Clic de la Aventura

Cómo visitar el Monasterio de Piedra, el paraíso del agua en Zaragoza

Visitar el Monasterio de Piedra, Baño de Diana

Cuando llegas al Monasterio de Piedra desde Nuévalos (Zaragoza), tras atravesar el entorno semiárido en el que se encuentra enclavada esta localidad, te das cuenta de que este lugar es un auténtico oasis de verdor, surgido de la magia de las aguas del Río Piedra.

El pasado fin de semana tuvimos la oportunidad de visitar en familia el Parque Natural del Monasterio de Piedra y, de alojarnos en el hotel, que se ubica en el edificio del antiguo monasterio. Tras nuestra visita podemos decir que es uno de los lugares naturales más sorprendentes de España. De esos sitios que hay que visitar, al menos, una vez en la vida. Por eso, en este post, queremos contarte cómo es, para que lo descubras tu también, si aún no lo has hecho. Seguro que te entran muchas ganas de visitarlo.

La belleza agreste de sus cascadas, lagos y grutas, así como la calma y el silencio del monasterio, lo convierten en un paraíso que invita a recorrerlo con calma.

Breve historia del Monasterio de Piedra

El Monasterio de Piedra surgió en 1186, cuando los monjes del tarraconense Monasterio de Poblet recibieron del rey Alfonso II de Aragón, el Casto, este aislado lugar, donde debían erigir un cenobio que sería uno de los cuatro que el Císter tuvo en Aragón. El lugar se llamaba Castillo de Piedra (Castrum Petrae) y, había sido el lugar de asentamiento de una fortaleza musulmana construida en tiempos de la reconquista.

Mientras ejecutaron las obras, los monjes vivieron en lo que hoy es la ermita situada junto al mirador que domina el parque, en lo que llamaron el Monasterio de Piedra Vieja.

Vistas del Monasterio de Piedra desde el mirador
Vistas del Monasterio de Piedra desde el mirador

No fue hasta el 16 de diciembre de 1218 cuando los monjes acabaron las obras del Monasterio de Piedra Nueva y, pudieron realizar la ceremonia de traslación de la comunidad desde su asentamiento provisional hasta este definitivo.

Hasta llegado el siglo XIX, el monasterio vivió tiempos de paz y prosperidad que se vieron truncados por la ocupación de las tropas francesas durante la Guerra de la Independencia, lo que obligó a los monjes a abandonarlo. Fue ocupado nuevamente por la comunidad religiosa al finalizar la guerra y, desalojado otra vez durante el Trienio Liberal. El abandono definitivo del monasterio se produjo en 1835, con motivo de la Desamortización de Mendizábal.

En 1843 fue subastado y pasó a manos de Pablo Muntadas Campeny, quien pretendía erigir en estos terrenos una fábrica textil. Cuando visita los terrenos adquiridos, queda profundamente sorprendido por la belleza natural del entorno y, decide preservarlo y cuidarlo.

En los años siguientes, su hijo Juan Federico Muntadas, con una gran visión de futuro,  transformó la huerta del monasterio en el jardín paisajista que hoy conocemos y, las dependencias conventuales en la instalación hotelera existente. También construyó en 1867 el germen de la actual piscifactoría, que fue la primera de España.

En 1983, el Monasterio de Piedra fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional, pasando en 2009 a obtener la categoría de Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento.

Como curiosidad histórica, seguramente te gustará saber que aquí se elaboró en 1534 el primer chocolate a la taza de Europa. Esto fue así, gracias a que fray Aguilar, un monje del Cister que regresó con Hernán Cortés de América, envió unos granos de cacao al Abad del Monasterio para que los monjes lo cocinaran y consumieran, con fines medicinales y estimulantes.

Qué ver en el Monasterio de Piedra

Con la entrada al Monasterio de Piedra hay cuatro cosas que puedes visitar y que te llevarán prácticamente todo el día.

– El Monasterio Cisterciense propiamente dicho, que normalmente se recorre con visita guiada, aunque en días de mucha afluencia la visita puede ser por libre.

– El Parque Jardín Histórico, que se recorre por libre y muy fácilmente, gracias a la señalización existente y el plano que te dan a la entrada.

– La Exhibición de Vuelo de Aves Rapaces, que es lo primero que encuentras nada más entrar al Parque Jardín Histórico.

– Los alrededores de los edificios históricos del monasterio.

Si además te alojas en el Hotel&Spa, hay una quinta cosa para ver, que son las impresionantes estancias hoteleras, construidas utilizando las antiguas estancias del monasterio.

La visita al Monasterio Cisterciense

El antiguo Monasterio Cisterciense es el primer edificio que encontrarás a mano derecha, nada más entrar al complejo. Su entrada está justo al lado de la del Hotel & Spa.

Te recomiendo que nada más llegar consultes los horarios de visita guiada, para que así te organices en consecuencia.

La mayoría del conjunto monacal visitable se conserva en razonable buen estado, aunque podrás imaginar que quedan pocos restos de la decoración, dados los saqueos que sufrió por parte de las tropas francesas y durante los períodos de abandono.

El conjunto monumental es básicamente de estilo gótico, aunque conserva restos románicos importantes. Las reformas y ampliaciones posteriores han ido añadiendo elementos arquitectónicos de otros estilos, siendo fácil encontrar elementos barrocos, mudéjares y renacentistas.

La visita al monasterio comienza y termina en el Claustro, construido en estilo gótico y, desde el cual accederás a las principales dependencias monacales, tales como la Iglesia, la Sala Capitular, el Refectorio, el Calefactorio o la Cocina.

Detalle del Claustro del Monasterio de Piedra
Detalle del Claustro del Monasterio de Piedra

Paralelamente a una de las paredes del Claustro discurre el Pasadizo de los Conversos, un corredor románico único en España y, que es el resto más antiguo de todo el monasterio original.

La Iglesia gótica es la dependencia que peor ha soportado el paso del tiempo, pues sólo se conservan sus paredes y algunos restos de las bóvedas de crucería que la cubrían. Afortunadamente, esto no le resta nada del encanto romántico que la envuelve y, de hecho, se utiliza con cierta frecuencia para celebrar bodas.

Ruinas de la Abadía del Monasterio de Piedra
Ruinas de la Abadía del Monasterio de Piedra

Se conservan en muy buen estado la Sala Capitular y el Calefactorio. En la primera, los monjes se reunían para resolver los problemas cotidianos y, en el segundo, que era el único lugar que contaba con gloria, los monjes trabajaban y cuidaban de los enfermos y ancianos.

En el Refectorio, construido gracias a una donación del Papa Benedicto XIII, los monjes se reunían a comer mientras escuchaban lecturas religiosas. En él se encuentra hoy una reproducción del impresionante Tríptico Relicario, que fue donado en 1851 por Juan Federico Muntadas a la Real Academia de la Historia de Madrid.

Siguiendo la visita pasarás por la Cocina, que sirve de ubicación para la exposición «La Historia del Chocolate en Piedra» y, por la Sala de Carruajes, que conserva algunos de los carruajes que usaron los dueños del complejo.

En homenaje a los monjes que en el siglo XIII promovieron la plantación de vides en esta zona, en las Bodegas del monasterio se ha ubicado el Museo del Vino de la Denominación de Origen «Calatayud».

Entrada a la Sala Capitular del Claustro del Monasterio de Piedra
Entrada a la Sala Capitular

Ruta de la visita al Parque Jardín Histórico

Al final de la avenida de acceso, que encontrarás tras traspasar la puerta de la muralla, está la puerta de acceso al parque.

La visita es autoguiada y muy fácil. Además, con la entrada te entregan un plano en el que viene dibujado todo el parque y la ruta a seguir. Las flechas azules te van guiando por el recorrido sin que te pierdas ninguna cascada y, las flechas rojas te indican el camino de vuelta.

La orografía del parque se ajusta al terreno natural, por lo que está lleno de subidas y bajadas, no siendo accesible a sillas de niño, o personas en silla de ruedas o con movilidad reducida.

Nada más empezar la visita bajas al Vergel de Juan Federico Muntadas, una zona llana y sombreada con árboles de gran porte, en la que las aguas se encharcaban y, que fue desecada en los primeros tiempos del parque.

Vergel de Juan Federico Muntadas
Vergel de Juan Federico Muntadas

A partir de aquí empieza toda una sucesión de cascadas, cada una con su propio nombre y, llega un momento en el que pierdes la cuenta.

Las primeras cascadas que aparecen son el Baño de Diana (que puedes ver al comienzo del post), la Trinidad y la impresionante Caprichosa, que cuenta en su parte alta con un mirador. En esta zona, no había forma de avanzar, porque no podíamos dejar de fotografiar cada una de ellas.

Cascada La Caprichosa, Monasterio de Piedra
Cascada La Caprichosa

Continúa la visita por la cascada de los Vadillos, con el agua cayendo por escalones naturales.

Los Vadillos, Monasterio de Piedra
Los Vadillos

Siguiendo su curso descendente, pasas junto a los Fresnos Altos y los Fresnos Bajos, para llegar finalmente a la cascada Iris, al lado de la cual se abre la boca de la Gruta Iris.

Cascada Iris, Monasterio de Piedra
Cascada Iris

Este es el momento más divertido de la visita, pues a partir de aquí el río se precipita por la maravillosa cascada Cola de Caballo.

Cascada Cola de Caballo, Monasterio de Piedra
Cascada Cola de Caballo

Tienes que seguir su curso descendiendo por una gruta con los escalones tallados en la roca y, con “ventanas” que te permiten ver la impresionante caída de agua. Hay que tener cuidado con la humedad, pues es fácil resbalarse en la escalera.

Al final de la bajada el espectáculo es único, ya que sales a una gruta por la parte de detrás de la cascada y hay que cruzar para tomar el túnel iluminado que lleva a la salida. Aunque detrás de la cascada hay agua por todas partes y, realmente estás dentro de un aguacero, te aconsejo que aguantes el tipo y mires al fondo de la cueva, ya que si el sol está bajo, se forma un espectacular arco iris circular contra el fondo de la cueva. Nosotros llegamos justo a tiempo y tuvimos la suerte de poder contemplar ese espectáculo natural.

Arco Iris en la Gruta Iris, Monasterio de Piedra
Arco Iris en la Gruta Iris

Además, hay una pasarela que lleva hasta el fondo y desde donde tienes unas vistas únicas de la cascada.

Gruta Iris tras la Cascada Cola de Caballo del Monasterio de Piedra
Gruta Iris tras la Cascada Cola de Caballo

Una vez en el exterior, el camino es llano y te lleva a la Piscifactoría y al Lago del Espejo, rodeado por impresionantes paredes de roca caliza entre las que sobresale la Peña del Diablo y, donde es fácil ver buitres leonados sobrevolando nuestras cabezas.

A partir de aquí el camino es de regreso. Se vuelve a ascender pasando por la cascada de los Chorreaderos y, tras atravesar la Gruta de la Carmela, se sale junto a la entrada de la Gruta Iris.

Siguiendo las flechas rojas y, pasando junto a la cascada Sombría, en un rato de recorrido ascendente te plantas en la salida.

La Exhibición de Vuelo de Aves Rapaces

Justo antes de comenzar la visita al Parque Jardín Histórico, encontrarás a la izquierda la zona donde se realiza el espectáculo. Aquí, aves rapaces de distintas especies de todo el mundo, exhiben sus habilidades cazando y volando, incluso rozando las cabezas del público asistente.

Espectáculo de cetrería del Monasterio de Piedra
Espectáculo de cetrería del Monasterio de Piedra

Es una idea muy buena que complementa la visita y que hace las delicias de los asistentes en general y, de los más pequeños en particular. Nuestro hijo Alejandro salió fascinado de la exhibición, incluso se prestó voluntario para recibir en su brazo a una de las aves tras su vuelo.

Los alrededores de los edificios históricos del monasterio

Poca gente se molesta en seguir la fachada del monasterio y del hotel y, es una pena, porque se pierden algunos elementos muy interesantes. A la vuelta de la ruta al parque, fuimos a visitar los restos de lo que fue la entrada de la iglesia y el exterior del ábside.

Llegamos a la llamada Plaza Mayor y, junto a ella, pudimos contemplar la fachada del antiguo Palacio Abacial, recientemente restaurada.

Fachada del Palacio Abacial del Monasterio de Piedra
Fachada del Palacio Abacial

Este palacio está muy cerca de la muralla que rodea todo el conjunto monástico y, a pocos metros queda la bonita Torre del Homenaje, que era la puerta por donde entraban los reyes de Aragón cuando visitaban el monasterio. De hecho, hoy es el emblema del Monasterio de Piedra.

Torre del Homenaje del Monasterio de Piedra
Torre del Homenaje

La torre se encuentra justo al borde del paredón de roca caliza, por cuya base discurre el curso del río Piedra. En la pared de enfrente es visible la Ermita, que hacía las veces de Monasterio de Piedra Vieja y, al lado de ella hay un Mirador estratégicamente situado, que domina todo el parque y ofrece unas vistas estupendas del parque y del monasterio.

Vista del Parque Natural del Monasterio de Piedra desde la Torre del Homenaje
Vista del Parque Natural desde la Torre del Homenaje

Dónde comprar las entradas y tarifas

Las taquillas para poder comprar las entradas al Monasterio de Piedra, se encuentran muy cerca de la entrada al parque.

Aquí podrás adquirir por 16 € la entrada para adultos y, por 11 € la entrada para niños de 4 a 11 años y mayores de 65 años.

La entrada incluye la visita al Parque Jardín Histórico, a las ruinas del Monasterio Cisterciense y a la Exhibición de Vuelo de Aves Rapaces.

Si tienes algún tipo de discapacidad o, sois familia numerosa, indicadlo al comprar las entradas dado que existen descuentos para vosotros, si así lo acreditáis.

Las personas en silla de ruedas o con movilidad reducida tienen acceso gratuito y, a su acompañante, se le hace un 50% de descuento en la entrada de adulto.

Cuándo visitar el Monasterio de Piedra

En principio, la visita al complejo puedes llevarla a cabo en cualquier época del año, pues cada una ofrece imágenes únicas completamente diferentes. El parque abre todos los días del año y, únicamente tendrás que estar atento a los horarios de cada parte de la visita, según la fecha.

La visita al recinto monacal puedes llevarla a cabo todos los días del año, entre las 10:00 h y las 18:00 h.

Como el parque se encuentra al aire libre, los horarios para visitarlo varían a lo largo del año, aprovechando las horas de luz disponibles. El parque abre siempre a las 9:00 de la mañana y, lo que varían son las horas de cierre.

Lo que tienes que tener en cuenta es que el acceso se cierra siempre una hora y media antes de la hora de cierre, para así poder garantizar que las instalaciones quedan vacías a la hora fijada.

Del 31 marzo al 31 de mayo y, del 1 de septiembre al 27 de octubre, cierra a las 20:00 h; del 1 de junio al 31 de agosto, cierra a las 21:30 h y; del 28 de octubre al 30 de marzo, cierra a las 19:00 h.

También los horarios de la exhibición de vuelo de aves rapaces varían a lo largo del año, así como el número de pases diarios que se realizan. Hay que tener también en cuenta que, como el espectáculo se realiza al aire libre, estos horarios pueden sufrir variaciones puntuales e incluso anulaciones por motivos climatológicos.

Solamente hay exhibiciones entre el 1 de marzo y el 1 de noviembre, de tal forma que, del 1 de marzo al 15 de marzo, hay pases a las 13:00 y a las 16:30; del 16 de marzo al 7 de julio y del 11 de septiembre al 1 de noviembre, los pases son a las 11:30, 13:00 y 16:30; y del 8 de julio al 10 de septiembre, los pases se llevan a cabo a las 11:30, 13:00 y 17:30.

Duración de la visita

Es difícil concretar la duración de la visita, ya que si eres muy aficionado a la fotografía, la cosa se puede alargar muchísimo. Nosotros no podíamos dejar de hacer fotos en cada rincón, a cada cual más bonito.

Lago de los patos, Monasterio de Piedra
Lago de los patos

En principio cuenta con una hora para la visita al recinto monacal y media hora para ver la exhibición de las rapaces. La visita a los exteriores de los edificios te puede llevar una hora y, finalmente, calcula unas tres horas para realizar tranquilamente la visita al parque jardín histórico.

Si quieres, puedes completar la visita yendo en coche hasta la ermita que hacía las veces de Monasterio Piedra Vieja y al mirador situado junto a ella.

Ir hasta allí es facilísimo, ya que sólo tienes que salir del parque hasta la carretera que te ha traído desde Nuévalos, y girar a la derecha yendo paralelo a la muralla del recinto monacal. En cinco minutos te plantas en la ermita y el mirador.

Instalaciones del complejo turístico

Para facilitar el acceso y la visita, el complejo cuenta con amplias zonas de aparcamiento público gratuito que se encuentran antes de entrar al recinto amurallado. Si te vas a alojar en el hotel, puedes entrar al aparcamiento que se encuentra en la zona interior.

Hay aseos públicos distribuidos por el complejo visitable e, incluso por el propio parque. Todos ellos vienen indicados en el plano de la visita.

Si quieres comprar algún recuerdo de tu visita, hay una tienda de regalos donde encontrarás una amplia y variada oferta de objetos y hasta un librito donde te cuentan todo sobre el Monasterio de Piedra.

Dónde comer en el Monasterio de Piedra

Si has traído tu propia comida, puedes comer en las zonas de picnic habilitadas dentro del complejo turístico, pero fuera del parque, ya que dentro de él no se permite comer.

Si por el contrario quieres comer en restaurante, tienes dos opciones: El Bar-Restaurante Piedra Vieja, que queda a mano izquierda antes de entrar al parque y, si buscas algo más selecto, el Restaurante Reyes de Aragón, que está dentro de las instalaciones del Hotel & Spa. Nosotros cenamos en este último restaurante y podemos recomendártelo totalmente.

Restaurante Reyes de Navarra del Monasterio de Piedra
Restaurante Reyes de Navarra

Dónde dormir para visitar el Monasterio de Piedra

Para visitar el Monasterio de Piedra tienes varias opciones de alojamiento. Puedes alojarte en alguno de los hoteles que hay en Nuévalos, pero si quieres una recomendación, lo mejor es alojarte en el Hotel & Spa Monasterio de Piedra. Ya no sólo porque se encuentra junto a la entrada al parque natural, sino porque su visita es otra atracción en sí misma.

Las dependencias del Hotel & Spa Monasterio de Piedra se encuentran en lo que fueron las estancias conventuales, donde hacían vida los monjes.

El hall de entrada es realmente espectacular, con una grandiosa escalera del siglo XVI digna de admiración y, bóvedas de crucería en cuyos laterales hay pinturas del siglo XVI recientemente restauradas.

Escalera Monumental del hotel Monasterio de Piedra
Escalera Monumental del hotel Monasterio de Piedra

Desde el hotel se puede acceder directamente al Claustro fuera de las horas habituales de visita, por lo que te recomiendo que si te alojas en él, aproveches para dar una vuelta de noche y verlo iluminado. Fue uno de los momentos más mágicos de nuestra estancia.

De una forma muy original, las antiguas Celdas de los monjes se han transformado en las habitaciones de los huéspedes del hotel. Nosotros estuvimos alojados en una de las habitaciones familiares, que tenía varias estancias: dos habitaciones dobles, un salón con una zona de estar, minibar y televisión, un baño completo y una estupenda terraza. Una suite muy amplia, para disfrutar de tu visita en familia.

Pasillo de acceso a las habitaciones del hotel Monasterio de Piedra
Pasillo de acceso a las habitaciones del hotel Monasterio de Piedra

Recorriendo el hotel encontramos la antigua Biblioteca, que ahora es un fantástico comedor.

Biblioteca del Monasterio de Piedra
Biblioteca del Monasterio de Piedra

El Restaurante Reyes de Aragón, del que ya te he hablado, está decorado con escudos y armas y, al fondo está presidido por los retratos de algunos de los reyes más insignes del antiguo reino aragonés. En este restaurante se realizan todas las comidas, incluyendo el desayuno tipo buffet.

Uno de los sitios más agradables del hotel es El Granero. Se trata de una estancia enorme soportada por arcos ojivales de piedra, en la que los monjes almacenaban el grano y, que hoy se ha convertido en un acogedor pub.

El Granero, Monasterio de Piedra
El Granero

El hotel cuenta además con spa y con una piscina descubierta grande y moderna, en la que refrescarse los días de calor después de la visita.

Piscina del hotel Monasterio de Piedra
Piscina del hotel Monasterio de Piedra

El Bar-Salón Gaufrido es otra de las estancias que también hay que visitar si te alojas en el hotel.

Cómo llegar al Monasterio de Piedra

El pueblo más cercano al Monasterio de Piedra es Nuévalos, en la provincia de Zaragoza y, hasta él tienes que llegar para tomar la carretera señalizada que en 3 km te lleva al conjunto monacal.

Nuévalos está a 222 km (2 h 15 m) de Madrid, 110 km (1h 15 m) de Zaragoza, o 278 km (3h) de Valencia.

En nuestro caso, como íbamos desde Burgos vía Soria, fueron 256 km que nos llevaron 2h 45m. Un pequeño viaje para lo mucho que había para ver.

Normas durante la visita al Monasterio de Piedra

Lógicamente, durante la visita hay que seguir las normas básicas de educación y civismo que se pueden pedir en cualquier instalación, donde llega a concentrarse gran cantidad de gente.

Por cuestión de higiene y, dado que en el exterior hay zonas habilitadas para ello, no se permite comer en ninguna de las zonas de visita, ni tampoco beber dentro del recinto monacal. También está prohibido fumar en las zonas cerradas y en los espacios señalizados como zonas libres de humo.

Los menores de 14 años tienen que entrar siempre acompañados de un adulto.

Aunque hay a quien le resulta muy tentador, por aquello de la suerte y los deseos, no se pueden arrojar monedas al río, cascadas y lagos.

Si llevas tu perro, recuerda que tiene que ir siempre sujeto por la correa y, que sólo podrás acceder con él al parque. No está permitida la entrada de perros ni en el hotel, ni en el monasterio propiamente dicho, ni en la zona de la exhibición de vuelo de las aves rapaces.

En la zona de vuelo de las rapaces, deberás cumplir las condiciones de comportamiento que te indicarán los cetreros antes del comienzo del espectáculo.

Se pueden hacer fotos y vídeos no profesionales durante la visita, pero está prohibido el uso de drones en todo el complejo turístico.

Consejos y recomendaciones para tu visita

La recomendación más importante de todas es que no te pierdas nada y, que disfrutes de una visita que te llenará los sentidos ante tanta belleza artística y natural.

Para hacerla más fácil y, sobre todo en el parque, lo mejor es que lleves calzado deportivo y te olvides de las chanclas y los tacones.

El recorrido cuenta con señalización que debes seguir en todo momento por dos motivos: te llevará por los senderos acondicionados, evitando las zonas de peligro y, no te perderás ninguna de las zonas destacadas de la visita.

Gruta de la Bacante, Monasterio de Piedra
Gruta de la Bacante

Como ya te hemos dicho, en la visita hay zonas de escaleras y rampas, por lo que no es completamente accesible para personas en sillas de ruedas o con movilidad reducida, así como para carritos de bebés.

Si quieres, puedes complementar tu visita al Monasterio de Piedra visitando la cercana localidad de Daroca, para lo cual puedes visitar este enlace de nuestro blog.

Qué ver en Daroca, el conjunto amurallado más extenso de Aragón


Los costes de este blog se sufragan parcialmente mediante enlaces de afiliación, que hacen que ganemos una pequeña comisión si reservas algún producto a través de los mismos. No hay ningún coste adicional para ti y los enlaces solo son a sitios que recomendamos y utilizamos nosotros mismos. Aunque este post es una colaboración, todas las opiniones expresadas en el mismo son totalmente independientes y fruto de nuestra experiencia.

¿Te ha gustado nuestro contenido? ¡Suscríbete a nuestros correos!

 

* Este campo es obligatorio

 


 


 

Consentimientos

Información básica sobre protección de datos
Responsable A un Clic de la Aventura
Finalidad Gestionar el envío de información sobre nuevas entradas del blog
Legitimación Consentimiento del interesado
Destinatarios Suscriptores del blog
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como
otros derechos, como se explica en la información
adicional
Información adicional Puede consultar la información adicional y detallada
sobre Protección de Datos en nuestra página web:
https://aunclicdelaaventura.com/politica-de-privacidad/


error: Content is protected !!