Saltar al contenido

El Valle de Benasque, a la sombra de los tresmiles

Si los Pirineos ofrecen algunos de los paisajes de montaña más impresionantes de nuestro país, no cabe duda de que el Valle de Benasque, en Huesca (Aragón), es uno de los más sobresalientes de entre todos ellos, y seguro que te sorprenderá cuando lo conozcas.

¿Cómo es el Valle de Benasque?

El Valle de Benasque es un valle de origen glaciar recorrido por el Río Ésera, que viene a ser la espina dorsal del Parque Natural Posets-Maladeta. 

Es un espacio protegido que merece indiscutiblemente esta distinción por méritos propios.

Es Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), Lugar de Interés Comunitario (LIC); en su territorio están incluidas más del 50 % de las cumbres pirenaicas de más de 3000 m de altura; así como 3 de los 7 macizos pirenaicos declarados Monumento Natural de los Glaciares Pirenaicos. Y que a su vez incluyen 13 glaciares activos y cerca de un centenar de ibones o lagos de origen glaciar –“ibones” en aragonés, porque en catalán se llaman “estanys”-.

Los ibones son frecuentes en el Valle de Benasque
Los ibones son frecuentes en el Valle de Benasque

Recorrer el fondo del Valle de Benasque te permitirá conocer la dinámica de los glaciares que durante el Cuaternario ocupaban las cimas de las montañas europeas.

Aquí podrás contemplar diferentes formas de modelado glaciar, como es la forma en U del valle, los restos de las morrenas, las cubetas ocupadas actualmente por ibones, así como los circos glaciares del Macizo de la Maladeta o Montes Malditos.

Entre ellos destaca el del Pico Aneto, uno de los últimos glaciares activos que quedan en España y por lo tanto de los más meridionales de Europa. Y también de los que sufren mayor riesgo de desaparición por deshielo, ya que los actuales glaciares pirenaicos se encuentran en una situación de grave retroceso por el calentamiento de la atmósfera, y de seguir éste al ritmo actual, muchos de ellos desaparecerán por completo en pocas décadas.

A la izquierda, el Pico Aneto y los restos de una de sus morrenas laterales desde el Valle de Benasque
A la izquierda, el Pico Aneto y los restos de una de las morrenas laterales de su glaciar, lo que da idea de su actual retroceso

El Aneto, con 3404 m de altura, es la cumbre más alta de todo el Pirineo. La segunda más alta de la Península Ibérica –la primera es el Mulhacén con 3479 m-, y la tercera más alta de España –la primera es el Teide con 3718 m-.

Si te preguntas por qué en en el Valle de Benasque y, en los Pirineos en general, hay tantas zonas llanas que reciben el nombre de plan o llano, la explicación es muy sencilla. Los glaciares formaban en su recorrido depresiones que son las llamadas cubetas; cuando los glaciares empezaron a retroceder y fundirse, estas depresiones se llenaron de agua formando los actuales ibones. Con el paso del tiempo, algunos de estos se han colmatado completamente, formando estas superficies completamente lisas.

En esta colmatación, que se produce de forma pausada y sin turbulencias, quedan atrapadas multitud de partículas de polen, motivo por el cual los llanos son los lugares que buscan los palinólogos para tomar muestras del suelo y poder así interpretar cómo fue la flora y el clima del Cuaternario.

Plan d´Aiguallut. Al fondo el Pico Aneto y su glaciar - Valle de Benasque
Plan d´Aiguallut. Al fondo el Pico Aneto y su glaciar

Cómo llegar al Valle de Benasque

El acceso rodado a la cabecera del Valle de Benasque se realiza desde el pueblo del mismo nombre.

Desde Benasque sale una carretera que llega hasta el Plan de l´Espital (Llanos del Hospital), lugar donde se encuentra el Hospital de Benasque, un hotel en el que puedes disfrutar de este maravilloso entorno.

La carretera continua valle arriba hasta finalizar en el aparcamiento de La Besurta, lugar desde donde parte la ruta que siguen los escaladores que tienen intención de subir al Aneto o a cualquier otra cima del Macizo de la Maladeta.

Si vas en verano tienes que saber que el último punto accesible para vehículos particulares es Llanos del Hospital, pero existe la posibilidad de ir hasta el aparcamiento de La Besurta en autobús.

El Hospital de Benasque, un hospital en el Valle de Benasque sin enfermos

En el Hospital de Benasque no vas a encontrar un hospital sanitario como lo entendemos hoy en día.

Se trata de un establecimiento hotelero de alta montaña cuyo origen se remonta al siglo XII, cuando en este mismo lugar había un hospital medieval de puerto de montaña, donde contrabandistas, peregrinos, comerciantes, viajeros y pastores encontraban refugio y hospitalidad.

Hay que tener en cuenta que en la Edad Media el paso entre Aragón y Francia se realizaba por muy pocos pasos de montaña, por lo que este valle era un importante nexo de unión entre estos dos pueblos.

Como el camino era realmente duro y difícil, los Templarios y los Caballeros de San Juan de Jerusalén (Orden de Malta), también llamados Hospitalarios, construyeron al pie del puerto de Benasque un hospital en el que poder ayudar a cuantos se atrevían a realizar esta travesía tan difícil. Hoy apenas queda nada del antiguo edificio.

El Hospital de Benasque, en el Valle de Benasque
El Hospital de Benasque

Restos del Hospital de Benasque de época medieval. Al fondo, el nuevo hospital
Restos del Hospital de Benasque de época medieval. Al fondo, el nuevo hospital

El Hospital de Benasque quedó abandonado tras más de 700 años al finalizar la Guerra Civil. Cuando los pasos fronterizos quedaron bloqueados y rápidamente controlados por fuerzas del bando franquista, con el objetivo de evitar posibles incursiones de maquis y de contrabandistas.

De hecho, todavía pueden verse algunos restos de trincheras y casamatas en los alrededores del moderno edificio actual.

La actual hospedería es de origen reciente, y existe gracias al empeño de un grupo de entusiastas que además han creado allí la estación de esquí de fondo de Llanos del Hospital.

Flora y fauna del Valle de Benasque

La fauna y la flora que vas a encontrar allí es la típica de los pisos bioclimáticos de alta montaña, y es que el Hospital de Benasque se encuentra ya a 1750 m de altura.

La vegetación se escalona según la altura y las condiciones ambientales, de tal forma que inicialmente encontrarás hayas, abetos y pinos silvestres, que con la altura darán paso al pino negro, última especie arbórea que encontrarás antes de pasar a los pisos alpino –con sus praderas y sus hermosas flores alpinas- y nival.

Pinos negros en el Plan d´Aiguallut, Valle de Benasque
Pinos negros en el Plan d´Aiguallut

La fauna es también la típica de alta montaña, y disfrutarás con la presencia de rapaces tales como el buitre leonado, el águila real y ocasionalmente algún quebrantahuesos.

Si estás atento y llevas prismáticos podrás ver sárrios –nombre con el que se conoce en Aragón a los rebecos– en las zonas altas.

Y con un poco de suerte podrás ver a la marmotas, aunque lo que es casi seguro es que oirás sus agudos silbidos, y encontrarás las entradas de sus madrigueras en la laderas de la montaña.

Madriguera de marmotas en el Valle de Benasque
Madriguera de marmotas

Por cierto, que las marmotas fueron introducidas en el Pirineo francés en 1948, con ejemplares provenientes de los Alpes, y de ahí pasaron posteriormente al lado español.

¿Qué puedes hacer en el Valle de Benasque?

Si eres de los que les gustan los deportes de invierno, aquí vas a poder disfrutar de lo lindo, ya que además de esquí de fondo, podrás hacer esquí de travesía y paseos con raquetas por todo el Valle de Benasque.

Desde el Valle de Benasque se accede, al poco de salir de Benasque, a Cerler. Que es la población donde se encuentra la estación de esquí del mismo nombre, y que cuenta con la mayor cota esquiable de Aragón.

Si te gusta el arte románico, no dejes de visitar el cercano Valle de Boí y ver sus iglesias declaradas Patrimonio Mundial de la UNESCO. Para organizar bien tu visita a las iglesias románicas del Valle de Boí no olvides leer nuestro post Conoce el románico de las iglesias del Valle de Boí.

En el Valle de Benasque tienes multitud de rutas de senderismo que puedes hacer en cualquier época del año, aunque es más fácil dejar el invierno para los deportes de invierno.

En el post Ruta al Forau d´Aigualluts, una ruta de senderismo te contamos una ruta de senderismo que hicimos nosotros y que es apta para hacer con toda la familia.

Estación de esquí de Cerler.
Estación de esquí de Cerler.

Aparte de la importancia geológica del Valle de Benasque por la presencia de glaciares, hay un fenómeno kárstico que no puedes perderte: Se trata del Forau d´Aigualluts.

EL Forau d’Aigualluts se encuentra situado a casi 2000 m de altura, es un espectacular sumidero endokárstico que a modo de embudo y posterior canal subterráneo natural, desvía el caudal que proviene de los glaciares, para salir 4 km más abajo por el Valle de Arán; en una surgencia enorme llamada Güells de Joeu, a 1050 m de altura, y desde donde alimenta al Río Garona que desemboca en el Océano Atlántico.

De no existir este sumidero, las aguas de los glaciares continuarían valle abajo formando parte del Río Ésera -que alimenta al Río Cinca y posteriormente al Río Ebro-, y acabarían desembocando en el Mar Mediterráneo. Así que el nacimiento del Río Ésera se encuentra en un plan que hay inmediatamente aguas abajo del Forau d´Aiguallut. Este paraje es al que llegarás si realizas la ruta que te hemos propuesto anteriormente.

Forau d´Aigualluts, Valle de Benasque
Forau d´Aigualluts

 

Alojamiento en el Valle de Benasque

El pueblo que tiene más servicios de alojamiento de todo el valle es Benasque. Tienes muchas opciones de alojamiento, desde hoteles a apartamentos.

No puedo más que aconsejarte el hotel en el que nos alojamos nosotros, el Hotel Aneto, un hotel moderno de 4 estrellas en el que disfrutamos de una habitación enorme para los cuatro. Después de las largas caminatas podíamos relajarnos en su piscina cubierta. Mención aparte son las deliciosas cenas del Aneto. No pudimos disfrutar más en este hotel.

Desde este enlace puedes reservar tu alojamiento en el Valle.

error: Content is protected !!