Saltar al contenido
A un Clic de la Aventura

Ruta en coche por el Pirineo Aragonés, tus vacaciones en la montaña

Llanos de Lalarri - Ruta en coche por el Pirineo Aragonés

Como nos encantan las zonas de montaña, hoy queremos compartir contigo una ruta en coche por el Pirineo Aragonés que realizamos durante el verano pasado.

Fueron dos semanas que nos permitieron recorrer los pueblos más bonitos e interesantes de esta zona de la Cordillera Pirenaica, realizar unas cuantas rutas de senderismo de lo más recomendables, así como conocer los lugares más espectaculares y emblemáticos, e incluso algunos con cierto toque de misterio.

El viaje lo realizamos en nuestro propio coche, ya que para recorrer esta zona es la mejor opción. Aunque hay transporte público que conecta unos pueblos con otros, los horarios son muy reducidos y para realizar las rutas de senderismo, sin coche es bastante complicado. Si necesitas alquilar un coche, echa un vistazo al buscador de Auto Europe, que es el que nosotros utilizamos habitualmente.

El recorrido que hicimos por la provincia de Huesca, lo dividimos en tres partes que fueron: la zona oriental del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, la zona occidental del mismo y, por último, el Parque Natural de Posets-Maladeta.

En cada una de ellas buscamos un lugar que nos sirviese, a la vez, de alojamiento y de campo base para recorrer todo su entorno, evitando así tener que realizar desplazamientos excesivamente largos, que en estas zonas de carretera de montaña se pueden hacer un poco pesados.

Indice de la página

Ruta en coche por el Pirineo Aragonés

Día 1 – El Valle de Broto: Torla, Broto, Oto y la Cascada de Sorrosal

Nuestro primer día lo dedicamos a conocer los pueblos más importantes del Valle de Broto y, en particular Torla, que es donde nos alojamos.

Torla

La localidad de Torla es la puerta natural de entrada al sector occidental del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Es un pueblo pequeño y realmente bonito, que merece un recorrido tranquilo por sus calles empedradas, mientras contemplas las casas tradicionales de piedra, que conservan el nombre de las familias a las que pertenecieron.

Un lugar que hay que visitar es la Iglesia del Salvador del siglo XVI, construida sobre lo que en tiempos fue una fortificación defensiva y que ahora aloja un museo etnográfico.

Panorámica de Torla, Valle de Ordesa - ruta en coche por el Pirineo Aragonés
Panorámica de Torla

Desde el parque, situado en la parte trasera de la iglesia y junto a los escasos restos que se conservan de la muralla, se disfruta de unas vistas impresionantes del Mondarruego, que con sus impresionantes 2.850 m de altura, custodia la entrada al Valle de Ordesa.

El pueblo tiene mucha vida gracias al turismo de montaña, lo que hace que a veces esté un poco masificado. Cuenta con todos los servicios y comercios necesarios para el turismo, ofreciendo además una amplia oferta de alojamiento para todos los gustos y precios.

También se encuentra aquí un Centro de Visitantes del Parque Nacional, donde nos informaron de todas las rutas que podíamos realizar por el entorno y de los diferentes lugares a visitar.

ALOJAMIENTO RECOMENDADO EN TORLA

El alojamiento que elegimos para alojarnos en Torla fue el Hotel Villa de Torla, un hotel familiar encantador ubicado en pleno centro del pueblo, que lleva ya cuatro generaciones funcionando. Es un hotel sencillo, pero con habitaciones muy confortables y muy limpias. Fue un placer despertarse por las mañanas con las vistas de las montañas, desde la habitación. El desayuno buffet es bastante bueno y también tienen servicio de comida y cena. Durante el verano puedes disfrutar en el jardín de la piscina climatizada y, todo el año del jacuzzi, cosa que viene genial después de las rutas. Es un hotel que tiene todo lo necesario para pasar unos días estupendos en el Pirineo Aragonés.

Broto

Comenzamos nuestra ruta en coche por el Pirineo Aragonés desplazándonos hasta Broto, que se encuentra a 3 km de Torla. Broto es otro bonito pueblo que merece la pena visitar y que da nombre al Valle de Broto.

Es de mayor tamaño que Torla y dispone de servicios más completos, como gasolinera y centro de salud, lo que siempre hay que tener en cuenta si viajas con niños, como nosotros (ya tuvimos que hacer uso de él).

De la arquitectura religiosa de Broto no hay que perderse la Iglesia de San Pedro Apóstol, del siglo XVI; ni la Ermita de la Piedad, románica del siglo XI; ni tampoco la Casa del Valle, que hacía las veces de ayuntamiento y sede judicial.

Nos llamaron mucho la atención las ruinas del magnífico puente que cruzaba sobre el Río Ara y, que según nos explicaron en la Oficina de Turismo de Broto, fue destruido durante la Guerra Civil Española.

La Cascada de Sorrosal

Desde el punto de vista natural, la visita obligada en Broto es la de la Cascada de Sorrosal. Está al lado del pueblo y es un lugar realmente espectacular y de una gran belleza. Tanto es así, que es uno de los puntos de interés recomendado por el Geoparque del Sobrarbe.

Si quieres saber más sobre esta cascada y todas aquellas de las que te hablaremos a lo largo de este post, visita este vínculo:

Descubre las cascadas del Pirineo Aragonés que te conquistarán

Oto

Después de Broto, nuestra siguiente visita fue la localidad de Oto, situada a menos de 2 km de distancia.

Paseando por sus calles, pudimos disfrutar de uno de los mejores ejemplos de arquitectura tradicional del Pirineo Aragonés.

Atalaya de la Fon de la Escalada de Oto - ruta en coche por el Pirineo Aragonés
Atalaya de la Fon de la Escalada de Oto

Sin lugar a dudas, lo más llamativo del pueblo es la Atalaya de la Fon de la Escalada, una torre defensiva del siglo XVI que ha sido rehabilitada y hace las veces de casa rural.

Día 2 – Ruta por el Valle de Ordesa hasta la Cola de Caballo

Empiezan las emociones fuertes y, nada mejor para ello que hacer una de las rutas más espectaculares y clásicas que se pueden hacer en todo el Pirineo Aragonés. La ruta que va desde la Pradera de Ordesa hasta la preciosa Cascada de la Cola de Caballo, recorriendo el impresionante Valle de Ordesa o del Arazas, que es el nombre del río que lo recorre por su fondo.

En verano no se puede acceder en coche particular a la Pradera de Ordesa, por lo que para llegar hasta ella tuvimos que tomar uno de los autobuses que salen desde el aparcamiento de Torla y, que periódicamente hacen el recorrido de ida y vuelta.

Una vez en la bucólica pradera, hay dos caminos que te permiten hacer la ruta y, que al final confluyen para llegar hasta el regalo final que supone contemplar la Cascada de la Cola de Caballo.

  1. El primero y, apto para todos los públicos, es el camino principal que recorre el fondo del valle y, que de forma gradual y a lo largo de 9 km, salva los algo más de 450 m de desnivel que tiene la ruta.
  2. El segundo recorrido más expuesto y, para quienes tengan mejor forma física, consiste en tomar la llamada Senda de los Cazadores.

Nosotros optamos por el primero porque, yendo con niños era el más adecuado, y porque así podíamos ver todas las cascadas que aparecen a lo largo del recorrido.

Cascada de la Cola de Caballo, Valle de Ordesa - ruta en coche por el Pirineo Aragonés
Cascada de la Cola de Caballo, Valle de Ordesa

Una buena idea que tuvimos en Torla fue la de coger sólo el billete de ida hasta la Pradera de Ordesa. Como al regresar nos vimos con fuerzas, bajamos directamente andando hasta Torla a través del Abetal de Turieto y, pudimos seguir viendo las cascadas del Río Arazas de este tramo del recorrido.

Día 3 – El Valle de Tena: Panticosa, Sallent de Gállego y el Parque Faunístico Lacuniacha

Siempre solemos alternar un día de ruta con un día de descanso, así que este día decidimos dejar la comarca del Sobrarbe y acercarnos a la del Alto Gállego, que es a la que pertenece el Valle de Tena.

Es un valle recorrido por una carretera que empieza en Biescas y se dirigie al norte, discurriendo paralela al curso del Río Gállego.

Después de pasar las localidades de Sallent de Gállego y Formigal y, coronar el Puerto del Portalet, se interna en Francia en dirección a Pau. A la altura del embalse de Búbal, hay un desvío a la derecha que se dirige a Panticosa, acabando la carretera en los Baños de Panticosa.

Panticosa

Panticosa fue nuestra primera parada en este recorrido. Es un pueblo que en invierno tiene mucho movimiento dada la cercanía de la estación de esquí de Aramón-Panticosa.

En verano sirve de origen a un buen número de rutas senderistas, entre las que destaca por su belleza la ascensión al Ibón de Sabocos, un precioso lago de origen glaciar que se encuentra en un entorno idílico.

Desde Panticosa se accede a los Baños de Panticosa, un complejo destinado al turismo termal que aprovecha la existencia de aguas termales en esta zona del Pirineo Aragonés, circunstancia que ya se conocía desde la época de los romanos.

El complejo está situado al final de un valle en el que acaba la carretera y, a orillas del Ibón de los Baños. Desde él se puede ver la Cascada de Argualas, que cae por el barranco del mismo nombre y, es punto de inicio de gran cantidad de rutas senderistas que ascienden a los muchísimos ibones, que se han formado en las cubetas de las zonas altas de las montañas circundantes.

Sallent de Gállego

Volvemos a la carretera principal para dirigirnos a Sallent de Gállego, principal pueblo del valle y por el que pasa el ramal del Camino de Santiago que recorre el Alto Gállego de norte a sur, para después dirigirse a Jaca.

Aunque también se nota aquí la influencia económica de tener cerca una estación de esquí, en este caso la de Formigal, el pueblo conserva el encanto de lo medieval de callejuelas estrechas y tortuosas.

De la visita al pueblo lo más sobresaliente es su plaza; la Iglesia de la Asunción, de estilo gótico tardío; la Torre de los Martón; así como su puente de origen medieval, conocido como “el puente de Paco”.

Desde aquí también parten multitud de rutas a los más de 70 ibones de las cumbres próximas y, de todas ellas destaca la ruta al Ibón de Anayet, a los pies del pico homónimo.

El Parque Faunístico Lacuniacha

Después de conocer Panticosa y Sallent de Gállego, nuestro siguiente destino fue el Parque Faunístico Lacuniacha, un complejo en el que conviven en régimen de semilibertad ejemplares de las distintas especies animales que viven en los Pirineos, incluso de algunas que lo poblaron en épocas pasadas.

Parque Faunístico Lacuniacha
Parque Faunístico Lacuniacha

El recorrido está acondicionado para realizarlo andando y, durante el mismo se pueden ver lobos, cabras monteses, rebecos o sarrios, renos, ciervos, gamos, bisontes europeos, osos pardos, caballos de Przewalski, linces boreales, etc.

Es un lugar bastante interesante y, si lo visitas con niños, podrás imaginar su emoción al ver todos estos animales tan cerca, ya que algunos de ellos, como los gamos, no se encuentran en recintos cerrados.

Día 4 – Ruta por el Valle de Bujaruelo

La ruta que hicimos este día nos permitió adentrarnos en el Valle de Bujaruelo, declarado Reserva de la Biosfera. Es el valle que forma el Río Ara en su curso alto tras nacer a los pies del Vignemale.

Salimos en coche desde Torla, siguiendo el mismo recorrido que hace el autobús que lleva a la Pradera de Ordesa. Tras pasar el Puente de los Navarros nos desviamos a la izquierda por una pista forestal, que discurre junto al Río Ara y, que después de algo más de 6 km, acaba junto al bonito puente medieval de San Nicolás de Bujaruelo y los restos de la ermita del mismo nombre.

Una vez que dejamos allí el coche, comenzamos esta ruta que no tiene dificultades importantes y que va dejando a su izquierda los maravillosos valles de Otal y Ordiso, que ya conocíamos de anteriores visitas.

Puente de San Nicolás de Bujaruelo
Puente de San Nicolás de Bujaruelo

El paisaje es de una belleza indescriptible y, con un poco de suerte y atención, podrás ver marmotas y quebrantahuesos.

La ruta hasta el nacimiento del río es muy larga, así que el límite te lo pondrá lo que te den de sí tus piernas y el tiempo del que dispongas, aunque cuenta con un buen rato para detenerte a hacer fotos.

Si quieres conocerlo todo sobre esta ruta, visita el post en el que te contamos cómo la hicimos nosotros:

Ruta por el Valle de Bujaruelo en la reserva de la biosfera Ordesa-Viñamala

Día 5 – Ruta de los Miradores de Ordesa

Siguiendo con nuestra filosofía de un día para andar y, otro para descansar, hoy decidimos deleitarnos con las vistas más impresionantes que se pueden tener del Valle de Ordesa, desde los miradores de su cara sur.

La ruta se puede hacer andando, pero es difícil por la dureza de su longitud y el desnivel a salvar.

Nosotros optamos por la opción de contratar en Torla los servicios de un taxi 4×4 autorizado por el Parque Nacional. Durante una tarde completa nos llevó por todos los miradores, con paradas en todos ellos, a la vez que el chófer nos iba indicando todos los puntos singulares para ver.

Fue una experiencia única, que nos ofreció unas vistas inimaginables de las cumbres del Macizo de Monte Perdido y sus glaciares. También pudimos observar fauna de alta montaña como quebrantahuesos, águilas reales, marmotas y sarrios.

Ruta de los Miradores de Ordesa
Ruta de los Miradores de Ordesa

La verdad es que viéndolo desde esta perspectiva, entiendes por qué en 1997 este parque nacional fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Puedes ver toda la ruta completa y todos los miradores que se visitan en este post:

Ruta por los Miradores de Ordesa, un recorrido a vista de pájaro

Día 6 – Jánovas, Boltaña, Aínsa, Labuerda y San Vicente de Labuerda

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido tiene cuatro valles principales: El de Ordesa o Arazas, en el sector occidental del parque; y los de Pineta, Añisclo y Escuaín, en el sector oriental.

Como ya habíamos recorrido el sector de Ordesa, nuestra ruta en coche por el Pirineo Aragonés nos llevó a la zona oriental del parque nacional, para seguir descubriendo sus maravillas. Para ello, tomamos la carretera N-260 que discurre paralela al curso del Río Ara hasta Aínsa.

Jánovas

Nuestra primera parada fue en el Mirador de Jánovas, un punto de la carretera desde donde se divisa Jánovas, uno de los muchos pueblos abandonados de la provincia de Huesca y, al cual se puede llegar desde aquí, cruzando el río por un curioso puente colgante.

Este mirador es un buen lugar para admirar las singulares formaciones geológicas del Congosto de Jánovas, un espectacular cañón labrado por las aguas del río y, que también está incluido dentro de los puntos singulares a visitar en el Geoparque del Sobrarbe.

Boltaña

Llegamos a Boltaña, donde se encontraba el hotel que habíamos escogido para alojarnos durante estos días.

Es un pueblo interesante, del que no hay que perderse la Colegiata de San Pedro, de estilo gótico y, el Monasterio del Carmen.

Aunque es una subida un poco dura, también hay que subir hasta el Castillo de Boltaña o de los Condes de Sobrarbe, de origen árabe, para así disfrutar de las vistas inmejorables del valle que hay desde allí.

ALOJAMIENTO RECOMENDADO EN BOLTAÑA

En Boltaña no pudimos elegir mejor alojamiento. Se trata del Hotel Barceló Monasterio de Boltaña, un precioso establecimiento lleno de personalidad, que se encuentra ubicado sobre lo que fue un majestuoso monasterio del siglo XVII. Disfrutamos enormemente de su tranquilidad y de sus instalaciones, entre las que había un estupendo spa. El desayuno buffet fue muy variado y de calidad. Al ser cuatro nos alojamos en una villa suite, que resultó ser muy amplia, limpia y cómoda.

Aínsa

Aínsa es, sin lugar a dudas, el pueblo más bonito de todo el Pirineo Aragonés y, uno de los más bonitos de España.

Su casco antiguo lo tiene todo: una plaza mayor espectacular, casas tradicionales por todos los sitios, calles encantadoras, una iglesia digna de ser vista y, hasta un castillo con murallas que se pueden recorrer y desde las que hay unas vistas inmejorables de las cumbres pirenáicas.

Plaza Mayor de Aínsa- ruta en coche por el Pirineo Aragonés
Plaza Mayor de Aínsa

En el patio del castillo se encuentran, además de la oficina de turismo, el Centro de Visitantes del Geoparque del Sobrarbe y el Ecomuseo de la Fauna Pirenaica.

Si quieres saber todo lo que te espera en Aínsa, lo mejor es que visites este post en el que te lo contamos todo con detalle:

Aínsa la capital del Sobrarbe, un reino de leyenda en Huesca

En el entorno de Aínsa puedes realizar muchas actividades de aventura. Una de ellas es el descenso de barrancos, que se ha puesto tan de moda. Si te interesa esta opción, hecha un vistazo a este enlace:

Click para información sobre barranquismo en Ordesa

Labuerda

A orillas del Río Cinca se encuentra Labuerda, que conserva en sus tres barrios bonitas casas tradicionales de piedra.

Lo más destacado del pueblo son, su fuente con caños que tienen rostros humanos esculpidos y, la Iglesia de San Sebastián, con su espléndida torre campanario.

Torre de la iglesia de San Sebastián, Labuerda- ruta en coche por el Pirineo Aragonés
Torre de la iglesia de San Sebastián, Labuerda

San Vicente de Labuerda

Nuestro último objetivo del día era visitar la Iglesia de San Vicente de Labuerda, para lo cual tomamos el desvío que hay en Labuerda.

La iglesia románica de San Vicente de Labuerda, declarada Bien de Interés Cultural en 2002, es en realidad un conjunto de iglesia del siglo XII, con abadía, cementerio y esconjuradero, desde el que se rezaba para alejar las tormentas.

Iglesia de San Vicente de Labuerda
Iglesia de San Vicente de Labuerda

Nosotros tuvimos ocasión durante estos días de soportar un par de tormentas, con unos truenos y rayos impresionantes y, entonces es cuando te das cuenta de por qué las temían aquí tanto y pensaban que eran cosa de brujas.

Día 7 – Ruta por el Valle de Pineta y los Llanos de Lalarri

Hoy tocaba senderismo por el Valle de Pineta, un ejemplo de libro de valle glaciar, con su perfil típico en forma de U.

Para ello nos dirigimos hasta Bielsa, que es donde se toma la carretera que, discurriendo paralela al curso del Río Cinca, recorre el valle hasta su final, siendo aquí donde realmente empieza el parque nacional.

Nuestro objetivo era recorrer la parte final del Valle de Pineta, así como todo el Valle de Lalarri, un valle glaciar colgado, perpendicular al de Pineta y, que aquí se conoce como los Llanos de Lalarri.

En Pineta parece que te has trasladado a Canadá, con las paredes laterales del valle cubiertas de bosques de coníferas y, al frente, el paredón rocoso que cierra el final del valle y del que caen multitud de cascadas. La parte superior de esta pared es el llamado Balcón de Marboré, y en él se encuentra el Lago de Marboré, uno de los lagos de montaña que te recomendamos en este post:

Los lagos de montaña de España que querrás conocer

Del final del Valle de Pineta parte el camino que, entre bosques y cascadas, sube hasta el inicio de los bucólicos Llanos de Lalarri, esperándonos al final de valle otra bonita cascada.

Valle de Pineta
Valle de Pineta

Lo mejor de la ruta quedó para el final, ya que para bajar de Lalarri a donde habíamos aparcado, tomamos una senda empinada que tiene varios miradores a las diferentes cascadas que forma el río en su caída hacia Pineta.

Como puedes ver, fue un día en el que el agua fue el protagonista, con lo que la cámara de fotos echaba humo.

Día 8 – Tella, la Ruta de las Ermitas de Tella, el Dolmen de Tella y la Cueva del Oso Cavernario

Al informarnos, antes de hacer esta ruta en coche por el Pirineo Aragonés, vimos que Tella es de los pueblos que había que visitar sí o sí, así que en Hospital de Tella tomamos el desvío que abandona la carretera A-138 y, nos dirigimos hasta Tella.

Tella

Hablar de Tella es hablar de brujas y, de hecho, Tella es conocido como «el pueblo de las brujas» y todo en él gira alrededor de esa tradición.

Prácticamente las chimeneas de todas las casas tienen los típicos espantabrujas, con una piedra acabada en punta coronándolos, para evitar así que las brujas puedan colarse por la chimenea. Y para ahuyentar a estas temidas mujeres, en las puertas de las casas pueden verse clavadas las carlinas o cardabelles, unos preciosos cardos de alta montaña.

Después de visitar la Casa de la Bruja, un pequeño museo dedicado a este mundo esotérico, hicimos la ruta que recorre el anillo de ermitas que protegían el pueblo frente al maligno. Esta ruta pasa por el Puntón de las Brujas, uno de los lugares más fotogénicos del Pirineo Aragonés.

Descubre todo sobre esta curiosa ruta en este post:

La ruta de las ermitas de Tella: entre brujas y tormentas

A pesar de lo pequeño que es el pueblo, todavía nos quedaba otro museo por ver, que es el dedicado al oso cavernario, un plantígrado que habitó prácticamente toda Europa durante las glaciaciones. Está ubicado aquí, porque cerca de Tella se encontraron en una cueva los restos de oso cavernario a mayor altura de toda Europa Occidental (1600 m).

Esta cueva fue, por supuesto, nuestro siguiente destino ya que estábamos deseando conocerla, pero antes nos paramos a las afueras del pueblo para ver el famoso Dolmen de Tella, uno de los mejores ejemplos de cultura megalítica de los Pirineos.

Dolmen de Tella
Dolmen de Tella

Día 9 – Ruta por el Cañón de Añisclo

El Río Bellos ha labrado a cuchillo el impresionante Cañón de Añisclo, una auténtica joya de naturaleza salvaje y paisajismo que nos tocaba recorrer este día.

Para ello tomamos en Escalona la carretera HU-631, que en 13 km nos dejó en el aparcamiento de San Urbez, punto de inicio de la ruta.

El cañón empieza realmente a los pocos kilómetros de tomar esta carretera y, hay que estar muy atentos a las muchísimas curvas que tiene la estrecha carretera, porque es fácil despistarse ante los impresionantes paisajes que aparecen ante tus ojos.

La ruta comienza cruzando el Río Bellos por un espectacular puente medieval en el que impresiona mirar hacia abajo. Poco después, pasamos junto a la Ermita de San Urbez, punto obligado de parada.

A partir de aquí la ruta es siempre ascendente y los ojos no dan abasto ante tantas cascadas y tanta belleza. Todo un regalo para la vista que puedes seguir hasta el Collado de Añisclo a 2.440 metros o hasta donde quieras, ya que el recorrido de vuelta es por el mismo camino de ida.

Ruta del Cañón de Añisclo
Ruta del Cañón de Añisclo

Día 10 – Graus y el Templo Budista Dag Shang Kagyu, de Panillo

A nosotros no nos cansa coger el coche estando de vacaciones, así que nuestra ruta en coche por el Pirineo Aragonés nos llevaba este día hasta la comarca de La Ribagorza.

Graus

Graus se encontraba a una hora en coche desde nuestro alojamiento y, era nuestro primer objetivo para este día.

Graus es una joya que hay que recorrerla despacio, y más aún su casco antiguo que tiene la declaración de Conjunto Histórico-Artístico.

Destaca su plaza mayor, rodeada de soportales sobre los cuales hay hermosos edificios de los siglos XVI a XVIII, con curiosas pinturas que decoran sus fachadas.

La gran joya de Graus es la Basílica de Nuestra Señora de la Peña, de estilo gótico, y desde cuyo claustro hay unas vistas magníficas.

Claustro de la Basílica de Nuestra Señora de la Peña, Graus- ruta en coche por el Pirineo Aragonés
Claustro de la Basílica de Nuestra Señora de la Peña, Graus

También merece la pena visitar la Iglesia de San Miguel y, cruzar el Puente de Abajo, de origen romano y construido para cruzar sobre el Río Ésera.

Puente de Abajo de Graus- ruta en coche por el Pirineo Aragonés
Puente de Abajo de Graus

Templo Budista Dag Shang Kagyu

Nos habían contado que en el Pirineo Aragonés te puedes sentir como si estuvieses en el Tíbet y, que para ello había que ir hasta Panillo, a 10 km de Graus.

Fue una sorpresa realmente agradable recorrer este templo budista igual a los que hay en el Tíbet y, en el que todo el mundo es bienvenido aunque sólo vaya a curiosear. La paz y la tranquilidad que lo inundaba todo allí, es difícil de explicar con palabras.

Templo budista de Panillo- ruta en coche por el Pirineo Aragonés
Templo budista de Panillo

Incluso pudimos participar sin problemas en una ceremonia de oración que se estaba realizando en ese momento y, que nos pareció de lo más curioso.

Día 11 – El Valle de Gistaín: Ruta al Ibón de Plan, Plan, San Juan de Plan y Gistaín

El Valle de Gistaín es uno de los más recónditos y aislados del Pirineo Aragonés y, tanto es así que hasta mediados del siglo XX no había carretera que llevara hasta él.

Prueba de este aislamiento es que los habitantes de este valle hablan el chistabín, un dialecto de la fabla aragonesa, por lo que al valle lo llaman Bal de Chistau.

Nuestro plan era conocer el Ibón de Plan, del cual habíamos oído hablar maravillas y, de paso, visitar los pueblos más singulares del valle por cuya base discurren las aguas del Río Cinqueta.

Para ello nos dirigimos hasta Salinas de Bielsa y, allí tomamos la carretera que se adentra en el Valle de Gistaín.

El Ibón de Plan o Basa La Mora

Mucha gente coincide al opinar que el Ibón de Plan o Basa La Mora es el lago más bonito del Pirineo Aragonés y, posiblemente tengan razón.

Para visitarlo tendrás que ir hasta Saravillo y, desde allí subir por la pista forestal, que en unos 14 km te deja junto al Refugio de Lavasar. Desde allí hay un agradable paseo que en poco más de un kilómetro te lleva hasta este maravilloso lago.

Cuentan que en la noche de San Juan, una mujer musulmana vestida con serpientes enroscadas en el cuerpo, baila una danza mágica sobre sus aguas.

Ibón de Plan o Basa La Mora- ruta en coche por el Pirineo Aragonés
Ibón de Plan o Basa La Mora

Si quieres ver toda la ruta en detalle, visita este post en el que te contamos todo sobre él:

Ruta al Ibón de Plan o Basa La Mora, un lago legendario de los Pirineos

Plan

Después de regresar a Saravillo, enfilamos el valle río arriba y llegamos a Plan, nuestra primera parada.

Es una delicia callejear por esta localidad disfrutando de sus casas construidas en pizarra, piedra y madera.

La Iglesia de San Esteban, de estilo románico, es el edificio principal del pueblo. Construida con los mismos materiales que el resto de las casas, ha sido completamente restaurada y, en su interior se conservan todavía bellas tallas policromadas.

San Juan de Plan

Seguimos la carretera y llegamos a San Juan de Plan, en el que al igual que en Plan, hay que callejear y disfrutar de su arquitectura tradicional de montaña.

Lo que más llama la atención del pueblo es la Iglesia de San Juan Bautista, de estilo románico y construida en pizarra y madera. Fue reformada en el siglo XVI, por lo que algunos de sus elementos originales han sido alterados.

En San Juan de Plan encontrarás también un museo etnológico que te habla de las costumbres y tradiciones de esta zona, así como una oficina de turismo donde podrás informarte más ampliamente de la oferta turística de este valle.

Gistaín

Después de San Juan de Plan, la carretera se aparta del fondo del valle para ascender por su ladera izquierda y llegar a Gistaín o Chistén.

Precisamente por su altura, es el pueblo que ofrece la mejor ubicación de todas para poder contemplar el valle en toda su magnitud.

De él destaca, como en los anteriores, sus callejuelas y su arquitectura tradicional, así como la Iglesia de San Vicente Mártir, del siglo XVI.

Día 12 – Valle de Escuaín: Miradores de Escuaín y Revilla

El Valle de Escuaín, formado por el discurrir de las aguas del Río Yaga, es el más pequeño de los cuatro principales del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Pero que este dato no te engañe, ya que a su vez es el más agreste e inaccesible de todos y, el más difícil de recorrer por su base.

Es famoso por ser una de las mejores zonas de Europa para observar quebrantahuesos en su hábitat natural. Lo que es posible, gracias a los miradores que hay a uno y otro lado de la parte alta de los paredones rocosos, que delimitan el valle y que ofrecen unas vistas espectaculares.

Aunque ambos miradores distan entre sí unos 300 m de distancia, hay que hacer unos cuantos kilómetros para poder ir de uno a otro. Pero eso no nos echó para atrás, ya que disfrutar de unas vistas impresionantes era nuestro objetivo de este día de ruta en coche por el Pirineo Aragonés.

Miradores de Escuaín

Para llegar a Escuaín hay que tomar la estrecha y serpenteante carretera que parte de Escalona y que, en unos 30 km, te deja en este apartado pueblecito perdido en la inmensidad del Pirineo.

Escuaín está considerado oficialmente como un despoblado, aunque siempre hay alguien por sus calles, e incluso tiene una caseta de información del parque nacional. A pesar de que hay alguna casa en ruinas, el pueblo conserva todavía el encanto de un enclave de alta montaña, por lo que merece la pena dar una vuelta por sus callejas sin pavimentar.

Está ubicado justo al borde de un impresionante precipicio, y hay una pequeña ruta que lo recorre, con tres miradores que se asoman al abismo y desde los que hay unas vistas impresionantes.

Vista desde los Miradores de Escuaín- ruta en coche por el Pirineo Aragonés
Impresionantes vistas desde los Miradores de Escuaín

Miradores de Revilla

Después de volver a Escalona, tomamos la carretera A-138 en dirección a Bielsa, e hicimos el recorrido exactamente igual que si fuésemos a Tella. La única diferencia es que 2 km antes de llegar a Tella, tomamos el desvío que conduce hasta Revilla.

Justo en la última curva antes de llegar a Revilla, hay carteles informativos que indican que ahí empieza el recorrido hasta los miradores. Así que allí dejamos el coche y comenzamos el recorrido a pie.

El recorrido de poco más de un kilómetro, discurre por una estrecha senda que aprovecha una faja de la montaña y que, primeramente, pasa junto a los restos de la Ermita de San Lorenzo. Nos paramos para verla, porque parece mentira que aquí pudiera haber una ermita medieval, y nos sorprende su pequeño tamaño y los muchos grabados que hay en la roca, que van desde el siglo XVI al XIX.

Continuamos el camino que nos va llevando hasta los tres Miradores de Revilla o de Angonés, desde los cuales se ve perfectamente el pueblo de Escuaín, al otro lado del valle.

Fue toda una experiencia poder ver a los quebrantahuesos volando tan cerca y, disfrutar de las vistas alucinantes que tuvimos de una de las zonas más agrestes y salvajes que quedan en los Pirineos.

Día 13 – El Valle de Benasque: Benasque, Cerler, las Cascadas de Ardonés y el Hospital de Benasque

Nuestra ruta en coche por el Pirineo Aragonés nos llevó este día a abandonar definitivamente la comarca del Sobrarbe, para dirigirnos a la de La Ribagorza. Allí se encuentra el Parque Natural de Posets-Maladeta, que era nuestro último destino a visitar.

Nuestra base de operaciones fue la localidad de Benasque. Como sólo nos quedaban dos días de estancia en el Pirineo Aragonés, el primero lo dedicamos a conocer Benasque y sus alrededores y, el segundo a hacer una ruta de senderismo por este valle tan hermoso y de tan alto valor ecológico, en el que se encuentran algunas de las cimas más altas de los Pirineos que cobijan los últimos glaciares españoles.

Si quieres conocer más sobre el Valle de Benasque, te proponemos que visites este post:

El valle de Benasque, a la sombra de los tresmiles

Benasque

Situado a orillas del Río Ésera y rodeado de gigantescas montañas, Benasque es el pueblo más grande del valle y, lugar de paso obligado para recorrerlo.

Merece un recorrido tranquilo por su casco antiguo, declarado Bien de Interés Cultural del Patrimonio Aragonés y, cruzar las aguas del río por su bonito puente de estilo románico.

Casa Juste de Benasque- ruta en coche por el Pirineo Aragonés
Casa Juste de Benasque

No hay que perderse la visita a la Iglesia de Santa María la Mayor, al Palacio de los Condes de Ribagorza, de estilo renacentista; ni a la Casa Juste, caserón fortificado del siglo XV declarado Bien de Interés Cultural.

ALOJAMIENTO RECOMENDADO EN BENASQUE

En Benasque nos alojamos en el Hotel Aneto, en el que disfrutamos enormemente de sus instalaciones, su magnífica comida y sus amplias habitaciones. La piscina climatizada fue lo mejor para acabar el día tras las rutas. Nuestra habitación era bastante amplia y tenía una terraza con una mesa y sillas, estuvimos muy cómodos los cuatro. El desayuno es tipo buffet y la cena es de menú, con varios platos a elegir, todos los que probamos muy buenos.

Cerler

Muy cerca de Benasque se encuentra Cerler, un bonito pueblo de montaña con casas construidas en piedra y madera, cuyas calles merecen un paseo tranquilo.

Es uno de los pueblos situados a mayor altura de todo el Pirineo Aragonés, motivo por el cual se construyó cerca de él la estación de esquí de Aramón Cerler, que también nos acercamos a visitar.

Las Cascadas de Ardonés

Ya que estábamos en la estación de esquí, seguimos la carretera 3,5 km más arriba, para tomar allí la pista que lleva hasta las dos Cascadas de Ardonés, llamadas Bom  y Clotet.

También se puede ir andando hasta estas cascadas, tomando un sendero de pequeño recorrido que sale de Cerler.

Día 14 – El Hospital de Benasque y ruta por el Valle de Benasque

Queríamos que nuestro último día de ruta en coche por el Pirineo Aragonés nos dejase buen sabor de boca y, para ello nos dirigimos hasta el Hospital de Benasque, desde donde iniciaríamos nuestra última ruta senderista de este viaje.

Se trata de un establecimiento hotelero ubicado en el Plan de l’Espital, al lado del cual se encuentra el Centro de Interpretación del Valle de Benasque y un pequeño museo. Aquí pudimos conocer más de esta antigua tradición de los hospitales de montaña pirenaicos, que se remonta al siglo XI y, de algunos de los cuáles todavía quedan restos en el valle.

A partir de aquí iniciamos esta ruta que asciende hasta el Plan d’Aigualluts, en el que destaca al fondo el Pico Aneto, que con 3.404 m de altura, es la montaña más alta de los Pirineos.

Ruta al Forau d'Aigualluts- ruta en coche por el Pirineo Aragonés
Ruta al Forau d’Aigualluts

Durante la subida pudimos ver y oír silbar a las marmotas y, pasamos junto a los espectaculares Salto d’Aigualluts y Forau d’Aigualluts.

Como querrás conocer más de esta ruta, no te pierdas nuestro post:

Ruta al Forau d’Aigualluts, una ruta de senderismo por el Valle de Benasque

Si te surge alguna duda para preparar tu ruta en coche por el Pirineo Aragonés, tan sólo tienes que dejárnosla en comentarios y estaremos encantados de responderte.


Los costes de este blog se sufragan parcialmente mediante enlaces de afiliación, que hacen que ganemos una pequeña comisión si reservas algún producto a través de los mismos. No hay ningún coste adicional para ti y los enlaces solo son a sitios que recomendamos y utilizamos nosotros mismos.