Saltar al contenido

Qué ver en Amboise, la última morada de un genio

Vista de Amboise desde el Castillo

Amboise es una de las ciudades imprescindibles en la ruta de los castillos del Loira, en Francia. Comprobarás que hay un gran patrimonio que ver en Amboise y en este post te lo vamos a mostrar.

A Amboise se le conoce como la Perla de la Touraine, que es una antigua provincia francesa cuya capital es Tours. Es una ciudad situada en el Valle del Loira (la Vallée de la Loire) y es de esos lugares que sabes que te van a gustar desde el primer vistazo.

Si quieres visitar el Valle del Loira y sus castillos (châteaux), éste es un sitio ideal para alojarte y a partir de allí moverte de un sitio a otro, ya que es una ciudad no demasiado grande que te va a permitir unos desplazamientos rápidos, tiene bastante oferta de alojamientos y posee todos los servicios que puedas necesitar.

Dónde se encuentra Amboise

La villa de Amboise se encuentra situada a menos de treinta kilómetros de Tours. Fue durante muchos años la villa preferida del rey Francisco I, que residía en su Castillo Real. Hoy este castillo constituye la imagen emblemática de la villa, se encuentra dominando la ciudad y todo el conjunto está situado al borde del Loira, en el que aparece reflejado proporcionando imágenes, tanto desde su bonito puente como desde la orilla contraria, que no podrás dejar de contemplar ni fotografiar.

Vista de Amboise desde el Loira
Vista de Amboise desde el Loira
Vista posterior de Amboise
Vista posterior de Amboise

Qué ver en Amboise

El Puente del Mariscal Leclerc puede ser el punto de partida para visitar la ciudad. Este puente une las dos orillas del Loira y una isla que se encuentra en el río que se denomina la Isla de Oro.

Si observas los muelles junto al Loira, te llamará la atención el bonito edificio que alberga la Policia de Amboise.

Comisaría de Policia de Amboise
Comisaría de Policia de Amboise

Amboise tienes que pasearla, es una villa de origen medieval con calles estrechas, en las que verás buenos ejemplos de casas de arquitectura tradicional con entramado de madera.

Arquitectura tradicional de Amboise
Arquitectura tradicional de Amboise

En el centro histórico hay varias calles peatonales, en las que encontrarás restaurantes con terrazas en verano, que invitan a sentarse a contemplar el Castillo Real que se encuentra sobre ellas.

Calle de Amboise
Calle de Amboise
Exterior del Castillo Real de Amboise
Exterior del Castillo Real de Amboise

En pleno centro se encuentra el Beffroi, la torre del reloj que tienen muchas ciudades francesas, símbolo de sus derechos y libertades.

Beffroi de Amboise
Beffroi de Amboise

Entre las cosas que ver en Amboise no te pierdas la visita a la Iglesia de Saint Florentin que aunque actualmente no está abierta al culto, ya que fue prácticamente destruida tras la Revolución Francesa, merece la pena su visita. Después de su restauración se ha convertido en una sala de exposiciones y puedes encontrar cosas interesantes en su interior, además de ver el edificio.

Iglesia de Saint Florentin
Iglesia de Saint Florentin
Interior de la Iglesia de Saint Florentin
Interior de la Iglesia de Saint Florentin

Una vez que has recorrido la ciudad, puedes acceder a visitar el Castillo Real de Amboise (Château Royal d’ Amboise) del que ya hablamos en otro post. El Castillo está edificado sobre una colina en lo alto de Amboise, y posee unas murallas enormes lo cual le convierte en inexpugnable.

Exterior del Castillo Real de Amboise
Exterior del Castillo Real de Amboise

Para visitar el Castillo tienes que subir una rampa en espiral y allí accederás a una meseta donde está el jardín y a todos los edificios que lo forman.

Castillo Real de Amboise
Castillo Real de Amboise

Amboise también es famosa por ser el lugar de residencia, en sus últimos años de vida, de Leonardo da Vinci. Da Vinci vino invitado a Amboise a la edad de 64 años por su gran amigo el rey Francisco I, gran mecenas de las artes, y residió en la Mansión de Cloux, hoy llamada Castillo de Clos Lucé, que le proporcionó el rey y aquí murió el 2 de mayo de 1519. Esta mansión se encuentra a 400 metros del Castillo Real y también se puede visitar.

Castillo de Clos Lucé
Castillo de Clos Lucé

Otro curioso monumento que puedes visitar en Amboise es la Pagoda Chanteloup. Se encuentra a 3 kilómetros del centro de Amboise en la carretera que lleva a Bléré. Esta torre de estructura típicamente china, que se encuentra dentro de una finca de recreo del siglo XVIII, es todo lo que queda del Castillo del Duque de Choiseul (ministro de Luis XV), ya que fue destruido en 1823.

El duque mandó construir la pagoda, tras su exilio de la corte, como “Monumento dedicado a la amistad” en homenaje a todos aquellos amigos que le mostraron su fidelidad. Es un monumento de 44 metros de altura, que se puede visitar, y desde la parte superior tendrás una visión extraordinaria del bosque de Amboise y del Valle del Loira. Se encuentra dentro de un parque de 14 hectáreas, y al borde de un estanque con forma de media luna, en el que podrás disfrutar de un paseo en barca.

Es un sitio ideal para ir con niños, para hacer un descanso, dar un paseo por el parque disfrutando de las vistas, y probar una serie de juegos antiguos de ingenio, construidos en madera, que son muy pintorescos y entretenidos. También podrás pasear por el pequeño Jardín Chino que invita a la meditación.

Otro de los elementos que aún se conserva del castillo original es el pequeño Pabellón del Conserje, en el cual puedes ver una exposición permanente, que muestra la historia del castillo y sus jardines, y hace una reconstrucción en 3D de como era el castillo en todo su esplendor.

Pagoda de Chanteloup
Pagoda de Chanteloup

 

Alojamiento en Amboise

Nosotros elegimos Amboise como base para realizar la ruta del Valle del Loira y fue la mejor opción, nos alojamos en el Novotel Amboise, un hotel ideal para ir con niños, ya que el desayuno de los niños es gratuito si se alojan con los padres, además de ser uno de los pocos que encontramos con habitaciones cuádruples. Cuenta con una piscina en la que pudimos refrescarnos después de las agotadoras jornadas de visita por el Valle del Loira, y zonas de juegos y jardines para disfrute de nuestros hijos.

 

error: Content is protected !!