Saltar al contenido
A un Clic de la Aventura

Visita del Castillo de Haut-Koenigsbourg, la joya de Alsacia

Castillo de Haut-Koenigsbourg

Si te gustan los castillos y vas a visitar Alsacia no te pierdas el Castillo de Haut-Koenigsbourg, uno de esos lugares en los que te parece viajar en el tiempo.

Visitamos el Castillo de Haut-Koenigsbourg durante un viaje en coche por Alsacia y la Selva Negra y nos encantó, ya que se trata de una fortaleza imponente con aires de castillo Disney.

Si te interesa organizar un viaje a Alsacia y la Selva Negra por libre, no te pierdas nuestro post, te ayudará en la organización de tu viaje:

El Castillo de Haut-Koenigsbourg es un castillo fortificado de montaña, que se encuentra situado cerca de la ciudad de Sélestat, a medio camino entre Estrasburgo y Mulhouse. Se puede ver en un radio de unos treinta kilómetros, sobre todo desde Colmar y, por supuesto, desde Sélestat, la ciudad que está casi a sus pies.

Orschwiller y el castillo de Haut-Koenigsbourg
Orschwiller y el castillo de Haut-Koenigsbourg

Desde la cima de la montaña Stophanberch, a una altitud de 757 m, el castillo de Haut- Koenigsbourg (cuyo nombre significa Castillo del Rey) llama la atención en cuanto te acercas a Sélestat. Además de su altitud, su silueta y su color distintivo, proveniente de la arenisca rosa de los Vosgos con la que está construido, sorprende su excelente estado de conservación. Desde allí se tienen unas increíbles vistas de la llanura de Alsacia, los Vosgos y la Selva Negra y, en un día claro, no es raro ver los Alpes.

Aunque data del siglo XII, fue completamente restaurado en el siglo XX y, actualmente atrae a más de 500.000 visitantes cada año. Este castillo destaca por su arquitectura: puertas monumentales, escalera de caracol, puente levadizo, sala de armas, mazmorras y cañones…

El castillo de Haut- Koenigsbourg también se ha utilizado como lugar de rodaje de varias películas, como “La gran ilusión” de Jean Renoir y varios documentales. Incluso inspiró a John Howe, el ilustrador de los bocetos del «Señor de los Anillos» para crear la ciudadela de Minas Tirith. Y también al realizador japonés Hayao Miyazaki para su “Castillo ambulante”.

Historia del castillo de Haut-Koenigsbourg

Construido en el siglo XII sobre un espolón rocoso, el castillo de Haut-Koenigsbourg (que también encontrarás escrito como Haut-Königsbourg, su nombre alemán) ha vivido una historia muy agitada, hasta convertirse en el sitio histórico más visitado de Alsacia.

💡 SEGURO DE VIAJE

El seguro de viaje se ha convertido en algo imprescindible, no sólo por la tranquilidad que proporciona sino porque cada vez hay más países que lo exigen como requisito de entrada.

Para nosotros uno de los mejores seguros de viaje que hay en el mercado es el de MONDO, ya que ha sabido adaptarse a la situación actual, implantando una serie de mejoras en sus productos.

Todos los seguros de viaje de MONDO incluyen los gastos médicos y de prolongación de estancia por cuarentena, en caso de enfermedad por COVID-19. Los gastos de la PCR que haya sido prescrita por un médico. Y el traslado sanitario y la repatriación en caso de dar positivo por COVID-19.

📣 SI CONTRATAS TU SEGURO DE VIAJE A TRAVÉS NUESTRO, TENDRÁS UN 5% DE DESCUENTO. CONTRÁTALO EN ESTE ENLACE 📣

Un castillo medieval que se convirtió en imperial

La mención más antigua que se conoce del castillo data de 1147. En ese momento pertenecía a la dinastía alemana Hohenstaufen, que hizo construir una multitud de castillos en Alsacia (que en esa época era una zona alemana) para afirmar su poder y asegurar el control del Sacro Imperio Romano Germánico.

Se convirtió en un castillo imperial con Federico I de Hohenstaufen (Frédéric Barberousse), llamado Barbarroja por el color de su barba, cuando este fue nombrado emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

El Castillo de Haut-Koenigsbourg reducido a ruinas y abandonado

Durante la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), Alsacia se encontró en el corazón de un conflicto que enfrentó a los Habsburgo de España del católico Sacro Imperio Romano Germánico, con los estados alemanes protestantes. El castillo de Haut- Koenigsbourg fue entonces destruido en 1633 por los suecos, aliados de Francia y los estados protestantes, después de asediarlo durante 52 días, de saquearlo y de provocar un incendio.

Al final de la guerra y tras los Tratados de Westfalia, Alsacia se convirtió gradualmente en francesa, al igual que el castillo. Al menos lo que quedaba de él, que fueron unas ruinas abandonadas durante casi dos siglos, durante los cuales la vegetación fue recuperando gradualmente sus derechos sobre esa zona.

Sin embargo, en 1862, el castillo fue declarado monumento histórico y fue adquirido por la ciudad de Sélestat, entonces rebautizada como Schlettstadt, que lo ofreció al emperador alemán Guillermo II de Hohenzollern en 1899, después de la anexión de Alsacia a Alemania en 1871.

La reconstrucción histórica del castillo de Guillermo II por Bodo Ebhardt

Las ruinas del castillo de Haut- Koenigsbourg marcaban el límite occidental del Imperio Germánico y, encaramadas en su montaña, gozaban de una gran visibilidad de la llanura de Alsacia. El emperador Guillermo II decidió restaurar completamente el castillo para convertirlo en un símbolo de su poder y en un museo, concretando así sus ideas para la germanización de Alsacia.

Planicie de Alsacia desde el Castillo de Haut-Koenigsbourg
Planicie de Alsacia desde el Castillo de Haut-Koenigsbourg

Confió la tarea al arquitecto y arqueólogo berlinés Bodo Ebhardt, especialista en fortificaciones medievales. Ebhardt llevó a cabo un importante trabajo de estudio de los documentos, los restos arqueológicos y la arquitectura para restaurar el castillo tal y como era alrededor de 1500. Además dejó su imagen por todo el castillo, así que buscarlo puede ser una actividad divertida.

El trabajo duró desde 1900 hasta 1908, utilizando la tecnología más avanzada disponible en ese momento. Una pequeña locomotora transportaba los bloques de piedra. La obra se abasteció de agua mediante una estación de bombeo construida especialmente para la ocasión, que fue declarada monumento histórico en 1991. Por último, dos grúas eléctricas se utilizaron para la elevación y la manipulación.

Después de la Primera Guerra Mundial, el castillo se convirtió en propiedad del Estado francés. Fue clasificado como monumento histórico en 1993 y luego transferido al departamento de Bas-Rhin (Bajo Rin) en 2007.

Vista del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Vista del Castillo de Haut-Koenigsbourg

Gracias a esta restauración única (a pesar de las controversias) y a las obras de rehabilitación del siglo XX, la visita al castillo de Haut-Koenigsbourg proporciona hoy en día una notable visión de la arquitectura, la historia y la vida en la Edad Media y, es un testigo único de dos períodos de la historia entrelazados.

ALOJAMIENTO RECOMENDADO PARA VISITAR EL CASTILLO DE HAUT-KOENIGSBOURG

Nosotros nos alojamos en Gîte Le Schnouki, un apartamento impecable de dos habitaciones, cocina, baño y salón. Se encuentra en Ostheim, a 20 minutos en coche del Castillo de Haut-Koenigsbourg. La propietaria, Karine, es encantadora. Nos sentimos muy a gusto allí.

Cómo es la visita del Castillo de Haut-Koenigsbourg

Ya desde el exterior, el Castillo de Haut-Koenigsbourg impone. Con sus altos y gruesos muros de arenisca rosa, sus torres de artillería, su torre de vigilancia de 62 metros de altura y su bastión en forma de estrella, se puede ver desde muy lejos. Aunque fuimos en verano, era muy temprano y en esta zona todavía había niebla, por lo que el castillo desde lejos parecía fantasmagórico.

Entrada al Castillo de Haut-Koenigsbourg

Junto a la puerta del castillo hay una maqueta, en la que pudimos hacernos una idea de las dimensiones del castillo.

Entrada del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Entrada del Castillo de Haut-Koenigsbourg

En cuanto atravesamos la primera entrada, a la derecha vimos la muralla exterior, con su paseo de ronda cubierto y una de sus torres defensivas. Y a la izquierda vimos el exterior de la residencia del Señor del castillo. Aún se pueden ver aquí rastros del castillo original de la época románica: unas ventanas gemelas tapiadas de ladrillo.

Exterior de la vivienda del Señor del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Exterior de la vivienda del Señor del castillo

Tras comprar las entradas, accedimos al castillo a través de un pequeño patio que da a la puerta principal, que antes estaba cerrada por un rastrillo.

Tan pronto como traspasamos la Puerta de Honor, en la que se encuentran los escudos de Carlos V y de Guillermo II, la visita al castillo de Haut-Koenigsbourg nos sumergió en otro mundo, en otro tiempo, en la Edad Media.

Puerta de Honor del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Puerta de Honor

El Patio Inferior

Para llegar a la residencia del Señor del castillo había que acceder por unas escaleras, que tenían también un papel defensivo, con escalones irregulares y con el enemigo expuesto al fuego cruzado.

Acceso a la residencia del Señor del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Acceso a la residencia del Señor

Para entrar a la residencia atravesamos la Puerta del León, una vía de entrada especialmente bien protegida. Consistía en dos puertas separadas por el primer puente levadizo y una zanja.

Puerta del León del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Puerta del León

Continuamos hasta llegar al patio inferior, en el que se encuentra una fuente, los establos, la herrería, el molino y la posada.

Fuente y molino del Patio Inferior del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Fuente y molino del Patio Inferior

El Pozo

Encontramos un pozo que se encuentra a 62 metros de profundidad, en una torre situada justo en el corazón del castillo. Estaba muy bien defendido, debido a la importancia del agua en caso de asedio.

La Bodega

A continuación, pasamos a la bodega. Su tamaño es el mismo que el ancho del espolón rocoso sobre el que está construido el castillo. Era un lugar muy importante, ya que en la Edad Media, las reservas de comida se almacenaban aquí.

Bodega del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Bodega del Castillo de Haut-Koenigsbourg

Ahora alberga una exposición sobre la restauración del castillo, así como una maqueta a escala de las ruinas del castillo tal y como se verían en el siglo XVII.

El Patio Interior

Llegamos a un pequeño patio interior, el «cour du logis”, que sirvió para varios propósitos relacionados con el papel residencial del castillo. Aquí se encuentran los apartamentos confortables, en los que vivían el señor y su familia, a los que se accedía por medio de unos balcones de madera

Apartamentos del Señor del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Apartamentos del Señor del Castillo

Desde este patio se accede también a las cocinas, a una zona en la que se encuentran las grandes salas y hay también una torre.

La Torre del Homenaje

Desde aquí se puede ver la Torre del Homenaje, que se usó sobre todo como puesto de observación y como lugar de refugio, más que como lugar para vivir.

Era un símbolo del poder del señor que poseía el castillo. Hoy en día, la torre del homenaje es más alta de lo que era al final del siglo XV. Guillermo II deseaba demostrar su poder a través de este símbolo.

Las Cocinas Medievales

Las cocinas, situadas en dos habitaciones, son un ejemplo de cómo era una cocina medieval en Alsacia, con sus dos enormes chimeneas, el fregadero de piedra y la enorme cuba.

Cocina medieval del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Cocina medieval del Castillo de Haut-Koenigsbourg

La Residencia del Señor

Accedimos al interior de la residencia del Señor, a través de un bonito torreón en el que se encuentra una escalera helicoidal.

Torreón con escalera del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Torreón con escalera helicoidal

En el interior de la residencia, algunas habitaciones están amuebladas con muebles medievales y, otras con muebles más modernos, de la época del Káiser.

Son salas decoradas con paneles y galerías de madera, como la Sala de Fiestas, la Sala de Trofeos, la Sala de Armas, la Habitación de la Emperatriz, la Sala de Lorena, con su dragón suspendido del techo, las Cocinas Imperiales de Guillermo II con equipos muy modernos para la época: hielera, cocina con tanque de agua caliente, fregadero con grifo mezclador (sólo visible durante visitas especiales) o la Sala del Káiser con sus frescos del siglo XX.

Fuimos pasando de una sala a otra, conociendo la vida cotidiana del castillo en la Edad Media. Cómo buscaban la comodidad y el calor, gracias a las chimeneas y el kokelhof, una típica estufa de azulejos alsaciana, recreados con la ayuda de azulejos de cerámica descubiertos durante los trabajos de excavación. Cómo buscaban la luz gracias a los miradores y a los asientos de las ventanas, que permitían aprovechar la luz natural. O la higiene, gracias a las letrinas situadas en las habitaciones.

El Salón del Kaiser

Una de las salas más llamativas del castillo es la Sala del Káiser, que aquí se refiere a Guillermo II. En el techo, hay un águila gigante, símbolo de Alemania, que extiende sus alas para proteger a las principales ciudades alsacianas. No hace falta decir que esta decoración no data del siglo XV.

Águila del Salón del Káiser del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Águila del Salón del Káiser

En las paredes también se pueden ver algunas escenas particulares: la toma del castillo en 1462, el enfrentamiento entre San Jorge y el dragón, justas caballerescas… Escenas de batallas destinadas a mostrar el poder del Imperio Alemán.

Mural del Salón del Káiser del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Mural del Salón del Káiser

La Sala de Armas

Guillermo II eligió convertir la sala de banquetes medieval en un Museo de Armas Medievales. La armería fascinó a nuestros pequeños caballeros. Hay armaduras y una gran colección de armas medievales como garrotes, alabarderas y espadas.

Sala de armas del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Sala de armas

El Jardín Superior

Una vez que visitamos el interior volvimos al aire libre cruzando un pequeño puente levadizo. De esta forma llegamos al Jardín Superior. Los puentes levadizos fueron diseñados para dividir el castillo en diferentes secciones y, así separar el Gran Bastión del resto del castillo con fines defensivos.

Acceso al Jardín Superior del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Acceso al Jardín Superior

Esta zona del jardín tuvo una finalidad estética, pero también defensiva. Aquí hay otro pozo y se han encontrado restos de edificios de la época románica. Pero en el siglo XV, el objetivo principal de esta zona era evitar que la artillería de un atacante pudiera alcanzar la residencia del señor.

Pozo del Jardín Superior del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Pozo del Jardín Superior

El Gran Bastión

Construido en el siglo XV, el Gran Bastión desempeñaba un papel tanto en la defensa pasiva (con muros de 9 metros de grosor en la parte inferior de la torre sur) como en la defensa activa (plataforma de artillería en la parte superior de las torres).

Si el edificio principal era conquistado, los habitantes del castillo acudirían a aislarse en esta construcción.

Para llegar hasta allí tuvimos que subir unos cuantos tramos de escalera y esquivar a la gran cantidad de gente que nos cruzamos en los pequeños pasillos.

Aquí se encuentran numerosas copias de culebrinas, bombardas y cañones típicos de los siglos XV, XVI y XVII.

Cañón del Gran Bastión del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Cañón en el Gran Bastión

Desde aquí disfrutamos de una impresionante vista de 360°, que es un recordatorio de la función principal del castillo: vigilar y controlar los valles circundantes. Esta zona fuertemente fortificada, con sus dos torres, sus muros almenados y sus cañones, defendía la parte más débil del castillo: tenía que ser capaz de soportar el fuego de artillería desde el oeste del espolón rocoso.

Vistas desde el Gran Bastión del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Vistas desde el Gran Bastión

El Jardín Medieval

Después de disfrutar de las vistas, volvimos a bajar. Hicimos una breve parada en la tienda y paseamos un rato por el jardín medieval.

En este jardín, que se encontraba fuera de las murallas del castillo, se cultivaban diversas especies de plantas medicinales y otras que se utilizarían en la cocina del castillo.

Jardín medieval del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Jardín medieval

Después de visitar el jardín medieval nos dirigimos a la salida, tras haber disfrutado de este lugar de cuento.

Salida del Castillo de Haut-Koenigsbourg
Salida del Castillo de Haut-Koenigsbourg

Como llegar al Castillo de Haut-Koenigsbourg

En coche

La dirección es la siguiente: Castillo de Haut-Koenigsbourg, 67600 Orschwiller. El castillo está situado a:

  • 27 km de Colmar (unos 35 minutos)
  • 64 km de Estrasburgo (unos 55 minutos)
  • 70 km de Mulhouse (alrededor de 1h)

Si vas a visitar el castillo en coche te recomiendo que madrugues y llegues temprano. Es una de las atracciones más populares de Alsacia y siempre está lleno, sobre todo en verano.

El aparcamiento es gratuito, pero se llena enseguida. Si es así puedes dejar el coche en el borde de la carretera, una carretera estrecha en la que no tienes mucha capacidad de maniobra y también se llena de coches. Así que, es mejor que vayas pronto para asegurarte de que vas a poder aparcar.

En transporte público

Hay un autobús que conecta la estación de tren de Sélestat con el castillo de Haut-Koenigsbourg.

Es la línea 500 de la red 67 «Navette du Haut-Koenigsbourg» y tarda 30 minutos. Ten cuidado, no funciona todos los días. Puedes consultar los días y horarios de funcionamiento de la línea 500, así como cualquier otra ruta en transporte público por Alsacia en este enlace.

El autobús cuesta 2,50 euros, pero el precio del billete de entrada se reduce por lo que no te costará más.

Con una excursión organizada

Si vas a visitar Estrasburgo y no dispones de coche, puedes apuntarte a una excursión organizada en la que, además de visitar el Castillo de Haut-Koenigsbourg, podrás conocer la ciudad fortificada de Molsheim, el pueblo de Rosheim y Obernai, la segunda ciudad más visitada de Alsacia. Aquí puedes reservar esta excursión:

Cuánto tiempo se tarda en visitar el Castillo de Haut-Koenigsbourg

El castillo es muy grande y hay mucho que ver. En primer lugar, tendrás que hacer cola para entrar, aunque actualmente, debido a la situación sanitaria es obligatoria la compra anticipada de las entradas por internet.

Si vas a visitarlo tienes que comprar las entradas en este enlace.

Exterior del castillo de Haut-Koenigsbourg
Exterior del castillo de Haut-Koenigsbourg

Puedes visitarlo por libre o a través de una visita guiada con un personaje de época (sin coste adicional con la entrada) que dura una hora, pero en la que no ves todo el castillo. Así que, después de eso, tal vez quieras completar la visita por tu cuenta.

Cuando estuvimos nosotros no había visitas guiadas en español. Actualmente, las visitas guiadas pueden suspenderse debido a la situación sanitaria que estamos atravesando.

Básicamente, lo ideal es que destines 2 o 3 horas para verlo todo tranquilamente. Nosotros tardamos casi 4 horas en verlo, nos pareció impresionante y hay muchos detalles divertidos que buscar, como inscripciones en las piedras relacionadas con su restauración o las marcas del paso de los soldados americanos durante la Segunda Guerra Mundial.

Horario del Castillo de Haut-Koenigsbourg

Puede ser visitado todo el año, como ellos dicen «incluso cuando todo está blanco, está abierto», de hecho, ver el castillo nevado es una gran experiencia.

Horario de las taquillas

  • Enero, febrero, noviembre y diciembre: 9:30-12:30 / 13:45-16:00 h
  • Marzo y octubre: 9:30-12:30 / 13:45-16:30 h
  • Abril y mayo: 9:15-17:15 h
  • Junio, julio y agosto: 9:30-12:30 / 14:00-17:30 h
  • Septiembre: 9:30-12:30 / 14:00-17:00 h

El castillo abre los lunes a las 10.30 horas.

Cierra 45 minutos después de que cierren las taquillas.

Precio de la entrada al Castillo de Haut-Koenigsbourg

La entrada es de pago para los adultos: 9 euros y los niños entre 6 y 17 años: 5 euros, y gratuita para los menores de 6 años o los titulares de la tarjeta Pass’Alsace. También hay reducciones para estudiantes, profesores, discapacitados, usuarios del autobús de la línea 500, etc.

Si vas a hacer un recorrido por Alsacia te puede interesar la tarjeta Pass’Alsace, con la que tendrás la entrada gratuita y sin colas en más de 50 atracciones de Alsacia. Aquí puedes ver todos los detalles de esta tarjeta:

La entrada también es gratuita para todos los visitantes el primer domingo de mes desde noviembre a marzo y durante las «Jornadas Europeas del Patrimonio» (tercer fin de semana de septiembre).

Información práctica para visitar el Castillo de Haut-Koenigsbourg

  • ¡Trata de llegar temprano! El aparcamiento es gratuito, pero sólo tiene cabida para unos 150 coches ¡Se llena rápidamente!
  • Destina al menos 2 horas para que no tengas que correr para verlo todo. La visita guiada dura una hora, pero no es suficiente para recorrer el castillo.
  • No permiten la entrada con animales, a no ser que sean perros guía para personas con discapacidad.
  • Te recomendamos seguir la visita guiada y, si no hay en español, puedes alquilar una audioguía, de lo contrario te perderás mucha información.
  • Si quieres comer dentro del Castillo hay un pequeño restaurante abierto hasta el cierre del monumento. Puedes comer tanto en el interior como en la terraza (la terraza está cerca del aparcamiento, pero tiene una bonita vista). No es nada extraordinario, pero está bien. También encontrarás un área de picnic (cubierta, pero no calefactada) por si quieres llevar tu propia comida.
  • Asegúrate de llevar un calzado cómodo, porque tendrás que subir unas cuantas escaleras y, algo de abrigo, ya que dentro hace bastante fresco, incluso en verano.
  • Y finalmente, ten paciencia en las escaleras del Gran Bastión. Hay mucha gente, pero la vista es realmente espectacular: ¡es un gran final para la visita!

Si quieres conocer los pueblos de Alsacia que merecen más la pena visitar, no te pierdas este post:

Descubre otros lugares de Francia


Los costes de este blog se sufragan parcialmente mediante enlaces de afiliación, que hacen que ganemos una pequeña comisión si reservas algún producto a través de los mismos. No hay ningún coste adicional para ti y los enlaces solo son a sitios que recomendamos y utilizamos nosotros mismos.