Saltar al contenido
A un Clic de la Aventura

Qué hacer y qué ver en La Rochelle, la ciudad Bella y Rebelde de Francia

Que ver en La Rochelle

Tras nuestra visita a esta dinámica ciudad, queremos que descubras qué hacer y qué ver en La Rochelle, una de las ciudades francesas más interesantes.

El verano pasado, cuando fuimos de viaje a la Bretaña francesa, hicimos un alto en el camino para conocer La Rochelle, apodada por los ingleses la “Ville Blanche” (ciudad blanca), debido a las fachadas de piedra caliza de sus casas y, la “Bella y Rebelde” por sus habitantes.

Es la capital del departamento de Charente Marítimo y se encuentra a mitad de camino entre el País Vasco francés y Bretaña, junto al atlántico.

Fue la ciudad francesa desde la que salían los barcos hacia los nuevos territorios de ultramar, por eso tiene un ambiente marinero muy característico.

Es una ciudad que te gustará tanto si te interesa la cultura, la historia y el patrimonio, como la playa o las actividades familiares.

Se trata de una ciudad estudiantil y turística, muy agradable. Y una de las más bonitas de Francia, por eso, te aconsejamos conocerla. Para ayudarte a descubrirla hemos escrito una guía con los mejores lugares de interés y nuestros consejos de lo que merece la pena hacer.

Indice del artículo

Un poco de historia de La Rochelle

El apelativo de “bella” lo comprobarás por sus calles empedradas, sus monumentos, iglesias, catedral, mansiones históricas, casas tradicionales, torres y puertas medievales.

Y el de “rebelde e independiente”, es la historia la que lo confirma. Desde finales del siglo XII, fue una ciudad libre de cualquier tutela señorial o eclesiástica. En el siglo XVI, se unió a la Reforma y se convirtió en un bastión del protestantismo, en el entorno de una Francia católica.

En 1627-1628, sufrió trece meses de asedio liderado por el propio Richelieu. Hambrientos y tras 20.000 muertos, el alcalde Jean Guiton y los supervivientes de La Rochelle se rindieron. Sin embargo, la ciudad conservó su derecho al comercio y su libertad de culto.

Otro alcalde resistente, esta vez al nazismo, fue el armador Léonce Vieljeux, fundador de la red de resistencia “Alianza”, que fue fusilado en el campo de Struthof en la noche del 1 al 2 de septiembre de 1944.

Las 11 cosas más importantes que que ver en La Rochelle

El Viejo Puerto de La Rochelle

Comenzamos nuestra visita en el Viejo Puerto, que es el centro neurálgico de la ciudad y, una de las zonas más importantes que ver en La Rochelle.

Viejo Puerto de La Rochelle
Viejo Puerto de La Rochelle

Es un lugar fundamental en el desarrollo de la ciudad desde la Edad Media, ya que lleva en funcionamiento desde el siglo XIII, cuando fue mandado construir por la reina Leonor de Aquitania.

Ahora funciona como un puerto deportivo, pero no siempre tuvo una función tan agradable. Durante siglos prosperó gracias al infame comercio de esclavos.

Hoy puedes disfrutar paseando por sus muelles. El Quai du Carénage, el Quai Duperré y el Cours des Dames están muy animados en verano y, siempre apetece tomar algo en una de sus terrazas. Además, suele estar lleno de pintores y espectáculos callejeros y, es especialmente bonito al anochecer.

No te pierdas tampoco su iluminación nocturna, mientras paseas por los puestos del mercado de artesanía, que se instala en los muelles.

Las torres de La Rochelle

El Viejo Puerto, enmarcado por las torres de San Nicolás y de la Cadena, parece una postal.

Torres de La Rochelle
Torres de La Rochelle

Construidas en la Edad Media para proteger la ciudad, son los restos más importantes que quedan de las fortificaciones marítimas medievales. Son verdaderos guardianes del puerto, frente al Océano Atlántico.

Estas torres formaban parte del sistema de fortificación de la ciudad, iniciado en el siglo XIV durante el reinado de Carlos V, a las que se une la Torre de la Linterna.

Afortunadamente fueron salvadas por Richelieu después del gran asedio de la ciudad, en el siglo XVII. Están clasificadas como Monumentos Históricos desde 1879.

La Torre de la Linterna – Tour de la Lanterne

Es la torre más alta de la tres, con sus 75 metros de altura. Se trata de un viejo faro medieval, de hecho, es el faro más antiguo de la costa atlántica. Fue convertido en prisión en el siglo XVII y, en sus paredes todavía se pueden ver los graffitis que hicieron los corsarios allí apresados.

Torre de la linterna de La Rochelle
Torre de la linterna

Para llegar a la Torre de la Linterna tendrás que caminar sobre la calle rue sur les Murs, una calle construida en lo que fue el antiguo camino de ronda de las murallas.

La Torre de San Nicolás – Tour Saint-Nicolas

Erigida en el siglo XIV para proteger el viejo puerto, fue construida sobre pilares de roble. Se ha visto debilitada por el tiempo, de tal forma que sus cimientos no han podido mantenerla erguida y hoy es visible su inclinación.

Su interior es todo un laberinto de pasadizos y escaleras y, en ella se encontraba también la residencia real.

Torre de San Nicolás de La Rochelle
Torre de San Nicolás

La Torre de las Cadenas – Tour de la Chaîne

Se trataba de una torre defensiva que constituía la puerta de entrada al puerto. Debe su nombre a una cadena, que una vez la unió a la torre de San Nicolás, para cerrar el acceso al puerto.

En ella puedes visitar la residencia del Capitán. Fue completamente restaurada en el siglo XX.

Puedes visitar las tres torres con un único ticket o bien, visitar alguna de ellas por separado. La visita conjunta suele durar unas dos horas y durante la misma conocerás la historia de La Rochelle, cómo defendieron el puerto durante cinco siglos o podrás ver los graffitis medievales de los apresados en ellas.

Desde lo alto de las mismas, contemplarás un panorama excepcional de la ciudad y, también podrás ver el famoso Fuerte Boyard y las islas de Aix y Ré.

La visita es gratuita para los menores de 18 años y para los jóvenes de la Unión Europea entre 18 y 25 años. Deberás comprar la entrada en la Torre de San Nicolás, pero te aconsejo comprarla por internet, si viajas en temporada alta, cuando las colas pueden ser largas.

Aquí puedes comprar tu billete de tren online

La Puerta del Gran Reloj

Es Monumento Histórico desde 1978, la Porte de la Grosse Horloge es una torre gótica que sirve de paso entre el centro de la ciudad y el puerto. Se encuentra en el cruce entre el Quai Duperré y la Cour des Dames.

Puerta del Gran Reloj de La Rochelle
Puerta del Gran Reloj

Fue construida para defender la ciudad en caso de que fuese atacado el puerto.

En el siglo XV, en respuesta a la insistencia de la población que quería saber la hora en cualquier momento del día, el ayuntamiento añadió un reloj.

El centro histórico de La Rochelle

Después de pasear por el puerto y de recuperar el aliento tras subir a las torres, te aconsejo que recorras el casco antiguo de La Rochelle.

Atraviesa la Puerta del Gran Reloj (Porte de la Grosse Horloge) y camina por sus calles empedradas. Descubrirás las famosas calles porticadas de La Rochelle, que le dan un encanto típico a la ciudad. Antiguamente, los comerciantes solían exhibir sus mercancías allí para protegerlas del clima, pero tenían que pagar una cuota por ello.

Calle del centro histórico de La Rochelle
Calle del centro histórico de La Rochelle

Durante tu paseo pasarás junto a multitud de mansiones con fachadas de madera o piedra tallada. Algunas de las más importantes son:

Hôtel d’Hugues Pontard, conocida como Casa de Enrique II

La Maison Henri II fue construida a mediados del siglo XVI en estilo renacentista por Hugues Pontard, procurador del rey. Las “H” coronadas de Enrique II, que decoran su fachada, son las que dan el nombre a la casa.

No te pierdas su patio interior, que se puede visitar libremente. Allí descubrirás que una de sus fachadas no es más que un precioso decorado.

Casa de Enrique II, La Rochelle
Casa de Enrique II

La casa de Nicolas Venette

Esta casa construida a principios del siglo XVII perteneció de Nicolas Venette un médico de La Rochelle, autor de numerosos libros de medicina y ciencias naturales.

Está decorada con bustos de médicos célebres de la antigüedad.

La Cámara de Comercio

Este edificio construido en el siglo XVIII fue financiado por los comerciantes de La Rochelle, para acoger la Cámara y el Tribunal de Comercio. Se puede acceder a su patio interior, que recuerda mucho a algunos edificios parisinos.

Camara de Comercio, La Rochelle
Camara de Comercio

La Catedral de San Luis

De arquitectura clásica, la Catedral de San Luis de La Rochelle es Monumento Histórico desde 1906. Fue construida a partir de 1742 sobre la antigua iglesia de San Bartolomé, de la que da testimonio el campanario gótico de San Bartolomé que hay detrás.

Su exterior es bastante sencillo, pero el interior merece la pena visitarlo por sus pinturas y, sobre todo, por sus magníficas vidrieras, que han sido muy bien restauradas.

Vidriera de la Catedral de San Luis de La Rochelle
Vidriera de la Catedral de San Luis

El Ayuntamiento de La Rochelle

Otro de los edificios que ver en La Rochelle es su precioso ayuntamiento que parece un castillo fortificado, con su fachada gótica decorada con gárgolas y esculturas.

Acaba de ser reabierto, tras tres años de reconstrucción, después de un incendio que lo destruyó prácticamente entero.

Torre del ayuntamiento de La Rochelle
Torre del ayuntamiento de La Rochelle

Les Halles o Mercado de La Rochelle

Si eres un amante de la buena comida y de los productos locales de calidad, una de las mejores cosas que ver en La Rochelle es su tradicional mercado.

Les Halles albergan un mercado cubierto todas las mañanas. Desde el siglo XIX los ciudadanos de La Rochelle acuden para encontrar los mejores productos de la región. Es el lugar ideal para abastecerse de productos frescos y probar los sabores locales. Al ser una ciudad costera, la calidad del pescado y el marisco está más que asegurada.

Los miércoles y sábados por la mañana, se instala un gran mercado y los puestos que no caben en el interior se disponen en la plaza y en las calles de alrededor.

El Museo del Búnker

Una de las cosas más originales que tienes que ver en La Rochelle es su Museo del Búnker. Se encuentra situado en el centro de la ciudad, cerca del antiguo mercado. Se trata de un verdadero búnker que fue ocupado por los comandantes alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

Esta interesante visita te permitirá sumergirte en la vida de La Rochelle bajo la ocupación alemana. Es un lugar sorprendente para aprender más sobre la marina y los submarinos alemanes.

Acuario de La Rochelle

Otra cosa que ver en La Rochelle si vas con niños es el Acuario de La Rochelle, que se encuentra frente al Viejo Puerto, cerca de la Torre de San Nicolás.

Acuarium de La Rochelle
Acuarium de La Rochelle

Es uno de los sitios turísticos más visitados de Poitou-Charentes y uno de los acuarios más grandes de Europa.

Es una buena oportunidad para ver de cerca unas 12.000 especies diferentes. El museo te transporta al corazón de los mares y océanos: el Atlántico, el Mediterráneo y el Caribe. Durante esta fantástica visita te codearás con tortugas, rayas guitarra, erizos de mar, e incluso con el pez estrella del acuario: el Napoleón. No te pierdas la bola de medusas o el acuario reservado para los tiburones.

Es un lugar muy interesante con explicaciones detalladas que encantarán a grandes y pequeños. La visita suele llevar unas 2 horas.

El Museo Marítimo de La Rochelle

El Museo Marítimo es un museo flotante que se encuentra muy cerca del Acuarium. En este museo podrás descubrir a través de maquetas, grabados y objetos, la historia marítima de La Rochelle desde la edad media hasta la actualidad.

Tiene una colección de nueve barcos, seis de los cuales están clasificados como Monumentos Históricos. Se pueden visitar algunos de ellos, incluyendo un velero, el barco de arrastre Manuel Joël y el remolcador Saint-Gilles. A los niños les encantará la visita de la fragata meteorológica France 1, ya que está muy bien ambientada y se puede bajar hasta la sala de máquinas tal como se hacía realmente.

El Parque Charruyer

En el corazón de La Rochelle se encuentra el Parque Charruyer, un gran parque alargado de 2 kilómetros.

Es el mayor parque urbano de La Rochelle y se encuentra atravesado por un canal y varios caminos. Es un lugar ideal para un agradable y tranquilo paseo. Aunque también puedes ir en bicicleta por el carril bici que lo atraviesa.

Parque Charruyer, La Rochelle
Parque Charruyer

Es un lugar ideal si visitas La Rochelle con niños, ya que el parque Charruyer tiene dos áreas de juegos y un pequeño parque de animales que hará las delicias de los más pequeños, con cabras, gansos y burros.

Qué hacer en La Rochelle

Ir a una de las playas de La Rochelle

Si visitas La Rochelle en verano, tras tu recorrido por la ciudad, lo más probable es que te apetezca disfrutar de un rato de playa.

En La Rochelle podrás hacerlo en cualquiera de sus tres playas:

La playa de La Concurrence

Se encuentra a 5 minutos a pie del centro de la ciudad y está bien equipada para un día con niños. También dispone de una rampa de acceso para personas con problemas de movilidad.

La playa de Chef-de-Baie

Aunque se encuentra más alejada del centro, también tiene muchos atractivos, ya que se encuentra protegida del viento por un dique y es una playa de arena fina.

Además dispone de una zona de césped, ideal para comer de picnic o jugar.

La playa de Minimes

Es la playa más grande de La Rochelle y se encuentra rodeada de muchas tiendas y restaurantes. También tiene un acceso para discapacitados.

Disfrutar de un crucero desde La Rochelle

En La Rochelle hay muchas agencias que te ofrecen pequeños cruceros, por los lugares más interesantes que hay frente a sus costas.

Disfrutar de alguna de las fiestas de La Rochelle

El programa cultural de La Rochelle está muy animado durante todo el año, pero hay algunos festivales que ya se han consolidado y que atraen a una multitud de visitantes.

Las Francofolies

Aunque La Rochelle acoge muchos festivales a lo largo del año, el más famoso de ellos es el de las Francofolies. Este festival de música francesa tiene lugar en julio y se celebra, como no podía ser de otra forma en el Viejo Puerto.

Si quieres saber más acerca del programa de la próxima edición, puedes consultar su web oficial.

Festivales de Cine de La Rochelle

La Rochelle también es famosa por sus festivales de cine: el Festival Internacional de Cine de La Rochelle, el Festival de Ficción de Televisión y el Festival Internacional de Cine de Aventura.

El Grand Pavois

Al ser La Rochelle una ciudad portuaria, también organiza uno de los mayores salones náuticos internacionales, el Grand Pavois. Durante el mismo podrás descubrir cerca de 700 barcos expuestos.

Descubrir las islas vecinas de La Rochelle

No puedes olvidar visitar alguna de las maravillosas islas de la costa de Charente:

La Isla de Ré

Además de llegar en barco, también puedes ir en coche a través del Puente de la Isla de Ré, aunque en este caso tienes que pagar una ecotasa.

Isla de Ré
Isla de Ré

La Isla de Ré es una de las islas más visitadas de Francia, un remanso de paz al que acuden muchas familias para pasar sus vacaciones. No te pierdas la visita a su faro de ballenas.

La Isla de Oléron

Otra de las islas frente a La Rochelle que también está conectada al continente por un puente. Aquí no te puedes perder su puerto de sal.

La Isla de Aix

Es una pequeña isla a la que sólo se puede acceder en barco. Luego podrás visitarla a pie o en bicicleta.

El Fuerte Boyard

El mítico Fuerte Boyard fue construido por Napoléon y se hizo muy famoso por un concurso de televisión. Se encuentra entre la Isla de Aix y la Isla de Oléron. No está abierto a los visitantes, pero se puede ver de cerca en barco.

La Isla de la Señora o Île Madame

Esta pequeña isla es un sitio natural protegido, famoso por su granja de peces. Puedes acceder a ella en coche o a pie cuando la marea está baja a través del llamado Paso de Bueyes (Passe aux Boeufs).

Dónde dormir en La Rochelle

La Rochelle es una de las ciudades francesas más turísticas, por lo que encontrarás una gran cantidad de opciones de alojamiento.

NUESTRA RECOMENDACIÓN PARA DORMIR EN LA ROCHELLE

Durante nuestra visita a La Rochelle nos alojamos en el Hotel La Monnaie Art & Spa, un hotel boutique que se encuentra situado en el corazón histórico de La Rochelle, en un edificio del siglo XVII que ha sido renovado en estilo contemporáneo. El hotel tiene un pequeño y encantador jardín interior, donde es muy agradable desayunar en verano. El desayuno tenía muy buena calidad con gran variedad de productos.

El estacionamiento es de pago, pero es fácil estacionar gratis no muy lejos del hotel (no dudes en pedir consejo en la recepción).

Otros hoteles que barajamos para nuestra estancia y que nos habían recomendado son:

Hotel La Fabrique

Se trata de un hotel muy original que destaca por su arquitectura interior. Las habitaciones son espaciosas, luminosas, decoradas con gusto y muy cómodas. Se organizan en torno a un patio interior cubierto, en estilo industrial.

Se encuentra situado en el antiguo puerto, desde donde puedes visitar todo a pie.

Tiene una buena relación calidad-precio, por lo que estaba todo lleno cuando quisimos reservar. Aquí puedes consultar las tarifas del Hotel La Fabrique.

Hotel Saint Nicolas

La ubicación de este hotel es excepcional, ya que se encuentra a tan sólo 300 metros de la Puerta del Gran Reloj. Se trata de un hotel sencillo, confortable y con instalaciones muy limpias.

Cuenta con parking propio a precio razonable, cosa bastante difícil de encontrar en La Rochelle. Aquí puedes consultar las tarifas del Hotel Saint Nicolas.

El Novotel La Rochelle Centre

Situado en el Parque Charruyer, en un lugar tranquilo, a 10 minutos a pie de la playa y del casco antiguo. Tiene habitaciones amplias y modernas. El desayuno buffet es abundante y cuenta con una piscina.

Dispone de un amplio parking gratuito, por lo que es ideal si vas en coche. Aquí puedes consultar las tarifas del Novotel La Rochelle Centre.

Dónde comer en La Rochelle

En La Rochelle encontrarás numerosos restaurantes en los que degustar los famosos mejillones y ostras de Marennes d’Oléron, el pescado o los mariscos. Pero no te limites a los mariscos, en Charente-Maritime hay otras especialidades: cagouille (caracoles pequeños), mojettes (alubias blancas), queso de cabra, mantequilla de Surgères…

En La Rochelle encontrarás muchos restaurantes por toda la ciudad, aunque hay zonas en las que se concentran más cantidad de ellos. Una de las calles en la que puedes encontrar bastantes restaurantes es la rue Saint Jean du Pérot.

Les Pérot-Quais

De los restaurantes que se encuentran en la la rue Saint Jean du Pérot este es el más recomendable. Es el restaurante de moda de La Rochelle con un concepto original. Aquí no hay entrante, en su lugar puedes elegir entre varios platos principales compuestos de varios tipos de carne o pescado, con verduras o ensalada y, todos bastante copiosos.

Restaurant Les Fils à Maman

Situado también en esa calle, es un restaurante tematizado basado en los años 80 franceses. Si te apetece tomar un brunch en La Rochelle este es tu sitio, eso si, tendrás que ir en domingo. Es un restaurante ideal para ir con niños. Nosotros lo elegimos para la cena.

Le Comptoir Saoufé

Es una taberna pequeña, con unas pocas mesas, que se encuentra muy cerca de la calle anterior, junto al puerto de La Rochelle. Ofrece productos regionales, como patés y embutidos y, especialmente mariscos y ostras. La relación calidad-precio es excelente.

Le P’tit Nicolas

Situado muy cerca de la Puerta del Gran Reloj es un restaurante de cocina de temporada y buenos productos locales, a precios razonables.

Otra de las zonas con varios restaurantes se encuentra en el Quai du Gabut, cerca de la Torre de San Nicolás.

Quai du Gabut, La Rochelle
Quai du Gabut

Kadoura

En este restaurante pudimos disfrutar de unos mejillones a la crema con patatas fritas caseras y, un plato con mariscos y ostras, con unas vistas muy agradables del puerto.

Le Bistrot de Mémé

Situado en el barrio del mercado de La Rochelle, cerca del Museo del Búnker. Es un restaurante muy divertido con una atmósfera retro y camareros vestidos como abuelas. En cuanto a la comida tiene buenos platos cocinados a fuego lento con productos locales, bastante copiosos.

L’Atelier des cousins

Situado en el casco antiguo de La Rochelle. Este restaurante dirigido por 2 primos ofrece deliciosos platos basados en productos frescos y cocinados a la plancha.

Cómo llegar a La Rochelle

Es muy fácil llegar a La Rochelle, puedes hacerlo por carretera, aire o tren.

Llegar en coche a La Rochelle

Si vas a La Rochelle en coche tardarás unas 5 horas desde París, 7 horas desde Lyon o 2 horas desde Burdeos.

Hay varias compañías de autobuses que van a La Rochelle con una parada en la estación de tren.

Llegar en avión a La Rochelle

Si quieres llegar en avión, La Rochelle comparte aeropuerto con la Isla de Ré y, está situado a unos 4 kilómetros. A este aeropuerto llegan varias compañías aéreas low cost. Consulta y compara aquí las tarifas para volar a La Rochelle.

Como el aeropuerto de La Rochelle tiene muy pocos vuelos directos, otra opción es volar al aeropuerto de Burdeos y desde allí alquilar un coche para visitar La Rochelle. Aquí puedes consultar las tarifas de vuelos hasta Burdeos.

Si necesitas un coche de alquiler para llegar hasta La Rochelle, puedes ver las tarifas en el buscador que nosotros utilizamos.

O bien contratar una excursión organizada desde Burdeos, durante la que podrás ver más cosas, además de La Rochelle. Echa un vistazo:

Excursión privada desde Burdeos a La Rochelle

Llegar en tren a La Rochelle

Si viajas a La Rochelle en tren, llegarás directamente al corazón de la ciudad, a pocos minutos a pie del viejo puerto. El trayecto en tren desde París suele ser de dos horas y media o, de 2 horas desde Burdeos. Aquí puedes comprar tu billete de tren online.

Si decides viajar primero a Burdeos, no te pierdas este post, para que sepas todo lo que puedes ver allí:

17 Lugares imprescindibles que ver en Burdeos, la ciudad del vino

Descubre otros destinos en Francia


*Los costes de esta web se sufragan parcialmente mediante enlaces de afiliación, que hacen que ganemos una pequeña comisión si reservas algún producto a través de los mismos. No hay ningún coste adicional para ti y los enlaces solo son a sitios que recomendamos y utilizamos nosotros mismos.