Saltar al contenido

El Castillo Hohenzollern Sigmaringen, un castillo de cuento asomado al Danubio

Castillo Hohenzollern Sigmaringen

Durante nuestro viaje a la Selva Negra de Alemania fuimos a visitar el Castillo Hohenzollern Sigmaringen. Este castillo se encuentra en la pequeña localidad de Sigmaringen, en el estado federado de Baden-Württemberg.

Cómo llegar a Sigmaringen

La ciudad de Sigmaringen se encuentra a 130 km de Friburgo, la capital de la Selva Negra, y aunque estaba un poco alejada de nuestra base de operaciones mereció la pena ir a conocerlo.

El Castillo Hohenzollern Sigmaringen está situado en una zona a la que sólo se puede llegar a través de carreteras secundarias, no está cerca de ninguna vía principal, y la zona turística más próxima es el Lago Constanza, que se encuentra a 65 km al sur, o Tübingen a 68 km al norte.

Por esta razón, aunque es muy visitado, no lo es tanto como pueden serlo otros castillos de Alemania.

Llegamos a Sigmaringen tras dos horas de viaje por carretera y, unos cuantos atascos por obras, en varios de los pueblos que hay que atravesar.

Es prácticamente imposible estacionar el coche en las calles del casco histórico de Sigmaringen, ya que la mayoría son peatonales.

Sin embargo hay un parking en un centro comercial que se encuentra en la plaza Karlsplatz y que está a 5 minutos andado del castillo, así que dejamos allí el coche.

Sigmaringen se encuentra a orillas del Danubio y la impresión que da es la de ser un pueblo adosado a un castillo, que domina todo.

El Castillo Hohenzollern Sigmaringen se encuentra situado en lo alto de una roca larga y estrecha, a 45 metros por encima del Danubio. Esto ha permitido que el castillo tuviese una protección natural por tres de sus lados.

Exterior del Castillo Hohenzollern Sigmaringen
Exterior del Castillo Hohenzollern Sigmaringen

Cómo visitar el Castillo Hohenzollern Sigmaringen

Llegamos a las puertas del castillo tras una buena subida y ya la entrada, flanqueada por dos torres de color blanco, nos parece de cuento. Y esto es así, porque este castillo más que un castillo defensivo ahora es un castillo palaciego, de una de las familias aristocráticas más importantes de la historia de Europa, los Hohenzollern.

Una vez flanqueada la puerta atravesamos un estrecho corredor que va ascendiendo hasta llegar a la zona de recepción del castillo.

Entrada al Castillo Hohenzollern Sigmaringen
Entrada al Castillo Hohenzollern Sigmaringen

Para ver el Castillo Hohenzollern Sigmaringen hay que realizar la visita de forma guiada. En general, las visitas se realizan en alemán. Aunque para grupos concertados es posible hacerla en otros idiomas, incluido el español. Gracias a la Oficina de Turismo de Alemania en España pudimos disfrutar de la visita guiada en español.

La guía vestida como las damas del Renacimiento, nos llevó hasta un patio que se encuentra tras la doble muralla. Este patio constituye la puerta de acceso a la sala noble.

Patio del Castillo Hohenzollern Sigmaringen
Patio del Castillo Hohenzollern Sigmaringen

Aquí comenzó la visita contando la historia de la familia propietaria del castillo, y todos sus avatares a lo largo de la historia.

Un poco de historia sobre el Castillo Hohenzollern Sigmaringen

El Castillo Hohenzollern Sigmaringen pertenece a una de las dos grandes ramas en las que se separaron los Hohenzollern: la de Suabia.

Tras la Reforma, la rama de Prusia se pasó al protestantismo y la rama de Suabia permaneció fiel a Roma.

El primer Conde de Hohenzollern Sigmaringen fue Carlos II. La familia atravesó momentos de gloria, como cuando el Conde Juan fue elevado a la dignidad de Príncipe Imperial en 1623. Y otros más difíciles, cuando el Príncipe Carlos Antonio tuvo que entregar la soberanía del principado a Prusia, en el siglo XIX. Aún así, llegó a ser ministro-presidente de Prusia.

La familia también tuvo un rey, el rey Carlos (hijo del Príncipe Carlos Antonio), que con el apoyo de Prusia y de Napoleón III, fue elegido príncipe y después rey de Rumanía.

Esta familia estuvo a punto de cambiar la historia de España, ya que tras ser destronada la reina Isabel II, el general Prim se dedicó a buscar un nuevo rey en alguna casa real de Europa. El propuesto fue Leopoldo de Hohenzollern-Sigmaringen, casado con la princesa Antonia de Portugal, pero debido a que Napoleón III se oponía a la candidatura, éste optó por rechazarla.

Otro de los personajes famosos de la familia fue San Fidelio, predicador de la Contrarreforma, que fue asesinado por los protestantes. Y en el castillo se pueden ver varias referencias a él.

Una de las páginas más oscuras de la historia del Castillo Hohenzollern Sigmaringen fue durante la Segunda Guerra Mundial, cuando se convirtió en la última sede del gobierno colaboracionista francés de Philippe Pétain: el gobierno de Vichy.

Cómo es el Castillo Hohenzollern Sigmaringen

Una vez puestos en antecedentes nos contó que el Castillo Hohenzollern Sigmaringen se asentó sobre unas ruinas de origen romano. Pero los restos más antiguos son de la Edad Media y nos enseñó dónde se encontraban.

Patio interior del Castillo Hohenzollern Sigmaringen
Patio interior del Castillo

Prácticamente todo lo que podemos ver ahora del castillo data de la época del Renacimiento. Después de que un incendio en el siglo XVI destruyera buena parte del mismo.

Entramos al gran recibidor del castillo en el que destaca una bonita chimenea.

Recibidor del Castillo Hohenzollern Sigmaringen
Recibidor del Castillo

Llegamos a la escalera principal del castillo y subimos hasta la primera planta.

Escalera del Castillo Hohenzollern Sigmaringen
Escalera del Castillo Hohenzollern Sigmaringen

La guía nos llevó a conocer algunas de las dependencias del castillo. Tuvo una atención especial hacia el peque de la casa, y le implicó en la misma, lo cual hizo que la visita se le hiciese muy amena.

Antes de pasar a ver las diferentes habitaciones del castillo, salimos a una terraza de una de sus torres, para contemplar la mejor vista panorámica de Sigmaringen.

Vista de Sigmaringen desde el Castillo Hohenzollern Sigmaringen
Vista de Sigmaringen desde el Castillo

 

Y ya en el interior del castillo, fuimos pasando por las suntuosas salas, las habitaciones del conde y la condesa…

Habitación de la Condesa - Castillo Hohenzollern Sigmaringen
Habitación de la Condesa

Uno de los lugares más curiosos es el cuarto de baño de la condesa que tuvo la primera bañera fija con agua corriente y WC con cisterna como los de ahora, un lujo en una época en la que no lo tenía ni la reina.

En el vestidor de la condesa, todavía se conserva un maniquí con sus medidas reales, en el que se puede apreciar como mantenía a raya sus 60 cm de cintura, a base de corsés. ¡Tenía que ser toda una tortura!.

Como en todos los castillos, hay puertas y pasadizos secretos, muebles de época, retratos familiares…

Sala de las Damas - Castillo Hohenzollern Sigmaringen
Sala de las Damas

Como era costumbre en la época había una sala para las Damas y otra para los Caballeros, en la que se reunían para fumar o jugar. Esta sala está decorada en color rojo, con muebles de madera oscura, lujosas telas y detalles dorados.

Salón de los Caballeros - Castillo Hohenzollern Sigmaringen
Salón de los Caballeros

En uno de los salones nos sorprendió una pintura en el techo de un caballero con armadura, le mires desde donde le mires parece que siempre se está alejando.

La familia Hohenzollern Sigmaringen ya no reside habitualmente en este castillo. El  titular actual es el príncipe Carlos-Federico (Karl Friedrich) que todavía lo utiliza para eventos o fiestas familiares. Estas fiestas se realizan en una sala que fue la habitación en la que residía el Emperador Guillermo I durante sus visitas y que era calentada por una enorme estufa de cerámica.

Llegamos a la sala de trofeos de caza, con las paredes adornadas por las cornamentas de multitud de piezas, animales disecados o pieles de diferentes animales como la de un oso.

En el nivel inferior del castillo pudimos visitar la armería, donde se encuentra la mayor colección privada de armas del mundo. En la cual pudimos ver lanzas, ballestas, espadas, rifles, armaduras, uniformes y cascos de muchos países.

Colección de armas del Castillo Hohenzollern Sigmaringen
Colección de armas del Castillo Hohenzollern Sigmaringen

Una de las salas más sorprendentes es la sala de conciertos con su fuente de Neptuno, una sala enorme que fue el primer lugar en el que se instaló luz eléctrica en Sigmaringen.

Sala de conciertos - Castillo Hohenzollern Sigmaringen
Sala de conciertos

La visita nos llevó sobre una hora y se nos hizo cortísima y muy amena, gracias a las explicaciones de la guía.

Nos pareció un castillo tan bonito como los Castillos del Loira que visitamos en Francia.

Para conocer los horarios y tarifas de la visita al Castillo Hohenzollern Sigmaringen, puedes consultar este enlace de su página oficial.

Qué hacer en Sigmaringen

El compacto centro de Sigmaringen es muy fácil y rápido de recorrer. Al salir del castillo nos encontramos una construcción que era la casa que utilizaban los invitados al Castillo Hohenzollern Sigmaringen. Y frente a ella se encuentra la capilla del castillo.

Centro histórico de Sigmaringen
Centro histórico de Sigmaringen

Es una localidad con edificios pintorescos de entramado de madera, con flores en sus ventanas y una característica fuente en su plaza.

Fuente de Sigmaringen
Fuente de Sigmaringen

Nos dirigimos hacia el restaurante en el que íbamos a comer, que se encontraba a las afueras de Sigmaringen. Por el camino pasamos junto a varios jardines y atravesamos un arco de rosas. Durante los meses de verano de junio a agosto, Sigmaringen celebra un festival anual de flores.

En Sigmaringen se encuentra también uno de los jardines Kneipp más bonitos del país, un jardín gratuito en el que todo el mundo es bienvenido. Sebastian Kneipp fue un médico alemán precursor de la medicina natural y la hidroterapia.

Por todo el país hay jardines Kneipp en los que se puede practicar la llamada cura Kneipp, con piscinas para caminar descalzo o baños para los brazos. En el de Sigmaringen se han plantado hierbas medicinales empleadas en la doctrina de Kneipp, hay piscinas y bancos en los que relajarse contemplando el jardín.

Jardin Kneipp de Sigmaringen
Jardin Kneipp de Sigmaringen

Comimos en el Restaurante Bootshaus (In den Burgwiesen ,9) y allí pudimos degustar algunas de las especialidades gastronómicas de Suabia como las Maultaschen una especie de empanadillas rellenas de carne, similares a los ravioli italianos, pero mucho más grandes, que suelen acompañar con salsa de cebolla y ensalada de patata.

Especialidades culinarias de Sigmaringen - Restaurante Bootshaus
Especialidades culinarias de Sigmaringen – Restaurante Bootshaus

Este restaurante se encuentra junto a una inmensa zona de juegos infantiles, donde Alejandro se lo pasó en grande.

Tras la comida y el juego nos dirigimos a uno de los mejores miradores que hay para contemplar el Castillo Hohenzollern Sigmaringen. Se encuentra justo enfrente y nos indicó cómo llegar hasta allí la guía del castillo, por lo que si vas a hacer la visita no dudes en preguntar.

Qué hacer en los alrededores de Sigmaringen

Desde Sigmaringen merece la pena realizar una excursión por el rocoso valle del Danubio. Un buen lugar que visitar es el Monasterio Benedictino de Beuron, que se encuentra a media hora.

Esta zona del Danubio es una zona preciosa para realizar rutas de senderismo, a pie o en bicicleta y disfrutar así del valle fluvial, el paisaje es precioso. También es posible alquilar canoas para dar un paseo por el río.

El río Danubio a su paso por Sigmaringen
Danubio a su paso por Sigmaringen

Por Sigmaringen pasa la famosa cicloruta del Danubio, un caril bici paralelo al Danubio que recorre 1.000 km y que permite seguir el curso del Danubio desde Donaueschingen en Alemania, hasta Budapest (Hungría).

Dónde dormir en Sigmaringen

La oferta hotelera no es muy amplia en Sigmaringen, pero muy cerca hay otras localidades en las que también puedes encontrar alojamiento.

En Sigmaringen puedes alojarte en el Hotel Garni Jägerhof , un hotel de 3 estrellas de estilo rústico que se encuentra a 10 minutos a pie del Castillo Hohenzollern Sigmaringen.  A este hotel acuden muchas personas que van a hacer la ruta en bici del Danubio.

Castillo de Hohenzollern Sigmaringen junto al Danubio
Castillo de Hohenzollern Sigmaringen junto al Danubio

En Alemania hay un programa de viajes en bicicleta por el país denominado Bett und Bike (cama y bici) y existe una base de datos de alojamientos económicos en esas rutas. El Hotel Garni Jägerhof se encuentra incluido en esa base de datos. Los hoteles que están certificados por Bett und Bike tienen que tener un servicio de reparación de bicicletas y una serie de facilidades para los ciclistas.

Una opción más económica en Sigmaringen es la Pensión Eichamt, que tiene habitaciones más sencillas con baño privado.

Pero si tuviera que recomendarte un alojamiento por la zona, te recomendaría el Hotel Beim Rinderwirt, que se encuentra en Sigmaringendorf a 5 km de Sigmaringen. Además cuenta con un excelente restaurante en el que puedes degustar la carne de ternera que crían ellos mismos. Este restaurante también tiene la certificación del Bett und Bike.

Puedes buscar otro tipo de alojamiento en la zona de Sigmaringen en este enlace.

Si quieres llegar a Sigmaringen en avión, el aeropuerto más cercano es el de Sttutgard y desde allí puedes llegar en tren a Sigmaringen. Puedes buscar tu vuelo al mejor precio en este enlace.


Queremos agradecer la ayuda recibida por la Señora Pfitzinger y la Señora Wöller para visitar el Castillo Hohenzollern y conocer algo más sobre Sigmaringen.

Aunque este post es una colaboración, lo que significa que hemos recibido gratuitamente alguno de los servicios mencionados en él, todas las opiniones expresadas en el mismo son totalmente independientes y están basadas en nuestra propia experiencia.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Comentarios (33)

Estimada Mar : A veces hay que mirar bajo el agua para darse cuenta de que no todo lo que brilla es oro. Es cierto que el castillo en comento es hermoso, debes saber que fue construido con sangre. Ve a la biblioteca de ese lugar y quedarás espantada por la cantidad de personas que fallecieron en su construcción, pues los obreros eran esclavos de sol a sol.

Responder

Lamentablemente lo que dices se puede aplicar a muchas construcciones antiguas. Por fortuna, actualmente ya no tenemos que sufrir esas condiciones de esclavitud, por lo menos por esta zona del mundo. Porque todavía sigue siendo así en otras.
Muchas gracias por tu comentario Julio.
Saludos.

Responder

Realmente impresionante. Hermoso. Que ganas de ir a. conocer todo eso. El año pasado fui a España, Italia,,Francia y Suecia.. Estuve a punto de ir a Alemania y después desistí. Ahora me doy cuenta lo que me perdí. Trataré de volver cuanto antes. Lo que te faltó Mar,es ilustrarnos con algunos costos, pero todo lo demás excelente. Saludos.

Responder

PD: perdona, quise decir Mar, no Mara.

Responder

No pasa nada, te he entendido.

Responder

Hola, Mara.

Muy interesante tu artículo y muy bonitas las fotos. Qué pasada de castillo y Sigmaringen parece bonita. Me encantaría viajar a allí y realizar parte de la ruta junto al Danubio. Ojalá algún día pueda.

No sabía que en el castillo está la colección de armas privada más importante del mundo (me encanta la Historia, sobre todo, la Historia militar). También me llamó mucho la atención lo de los jardines con piscinas para mojarte y con plantas medicinales. Nunca, que yo recuerde, había oído hablar de ese doctor.

Asimismo, desconocía que fue la última residencia del Gobierno colaboracionista de Vichy. Y qué curioso lo del baño de la condesa. ¡Qué tía!

Un saludo desde Oviedo y gracias por tu blog.

Responder

Muchas gracias por tu comentario Alberto. Si te fijas en los anuncios de TV verás que últimamente anuncian unas pastillas de valeriana de la marca Kneipp. Es la empresa que fundó el doctor Kneipp, en Alemania es toda una institución.
A mi también me encanta la Historia y me gusta conocer la de los sitios que visito. Me alegra que te haya gustado el post y espero que te sigas pasando por aquí para conocer más lugares.
Saludos.

Responder

Realmente las imágenes del castillo son impresionantes desafortunadamente solo será en sueños conocerlo.

Responder

Julio, nunca se sabe, quizá algún día puedas ir a conocerlo. Ya sabes, la esperanza es lo último que se pierde.
Saludos

Responder

Muchas gracias por compartir tan hermosas imágenes. Desde Argentina, provincia de Salta, ciudad de Tartagal. Muy agradecido desde estos lados.

Responder

Muchas gracias por tu comentario Luis, me alegra que te haya gustado.
Saludos.

Responder

Cuánto me ha recordado este castillo y algunas de tus fotos a nuestra visita a la ciudad de Tubingen, a pocos kilómetros de aquí. En nuestro recorrido por La Selva NEgra, este lugar estaba en la agenda, pero al final el tiempo se nos echó encima.

Gracias a tu post he podido ver la maravilla que nos perdimos :-(, pues va a tocar volver para disfrutarlo!!!
Un saludo,
Eva

Responder

En los viajes siempre se nos queda algo en el tintero. En nuestro caso no nos dio tiempo a visitar Tubingen, así que siempre hay un motivo para volver.
Un saludo.

Responder

Me encantó todo. Dios permita que algún día pueda visitarlo.

Responder

Muchas gracias por tu comentario Mónica, espero que tu sueño se haga realidad y algún día puedas ir a conocerlo.
Saludos.

Responder

En verdad son recorridos hermosos. Gracias por darnos la oportunidad de conocer tan bellos lugares y esos castillos de tanta belleza, que datan del siglo XVl. Y gracias por esa explicación tan generosa que nos transporta a la belleza real que se encuentra en su interior y la que rodea el palacio.

Responder

Muchas gracias por tu comentario Arturo, me alegra que te haya gustado.
Saludos.

Responder

Me ha encantado el castillo, su historia y la ubicación. Sin duda os dejó muy buen sabor de boca esa guía que os acompañó a descubrir este magnífico lugar. Una pregunta curiosa, ¿cómo era la condesa a la vista del maniquí que había en su vestidor? 😉
Un abrazo

Responder

La guía del castillo hizo un esfuerzo para hacernos la visita en español y fue realmente amable.
Y respondiendo a tu pregunta, la condesa tenía un tipazo espectacular y eso que tuvo unos cuantos hijos. Los cuadros que hay de ella muestran a una mujer muy parecida a la emperatriz Sisí, así que era muy guapa.
Un abrazo.

Responder

Impresionante el lugar, la verdad fascinado

Responder

Hola,

Mar esto no se hace, uno no puede escribir una entrada así de completa con fotos alucinantes y quedarte tan tranquila.

Ahora ya estamos pensando cuando podemos ir al Danubio a ver castillos como este.

Mal, muy mal. 😉

Saludos Viajeros.

Responder

Jajaja, ya siento haberte hecho sufrir tanto, pero ya sabes que tiene fácil remedio, un nuevo viaje y arreglado.
Así que nada, próximo destino, el Danubio y sus castillos.
Saludos.

Responder

Realmente maravillosas fotos e historia. Gracias por darnos a conocer, maravillas del mundo. Un abrazo❤

Responder

Muchas gracias por tu comentario Vilma, me alegra que te haya gustado la publicación. Espero que sigas pasándote por aquí para conocer más lugares.
Un abrazo.

Responder

Qué preciosidad!! Me ha encantado tanto el castillo como sus alrededores. Solo había oído hablar de la familia Hohenzollern y me ha encantado descubrir uno de sus castillos. Sigmaringen me ha parecido una ciudad muy coqueta y perfecta para hacer turismo y si encima se puede hacer senderismo por el Valle del Danubio, visita completa!
Preciosas fotos!
Un saludo
Carmen

Responder

El castillo es totalmente recomendable, nos encantó. Y nos quedamos con las ganas de un recorrido en bici junto al Danubio. Si vas por allí, a media hora se encuentra otro de los castillos Hohenzollern, a nosotros ya no nos dio tiempo a visitarlo, así que lo tenemos pendiente también.
Saludos.

Responder

Menuda maravilla! Es curioso porque yo visité un maravilloso castillo de Hohenzollern en la Selva Negra pero no era este. Como bien dices, esta era una de las familias aristocráticas más importantes de Alemania, de manera que podían permitir varias chocitas. Ojalá pueda regresar algún día por esas latitudes y visitar este castillo.

Responder

Después de visitar este, nos enteramos de que había otro castillo de Hohenzollern a sólo media hora! Pero ya no disponíamos de más tiempo, así que se quedará para otra ocasión.
Un abrazo.

Responder

Excelente nota.

Responder

Muchas gracias Juan Manuel, me alegra que te haya gustado.
Saludos.

Responder

Muchas gracias es muy interesante me encanta toda la explicación que da siempre leo todos los blog.

Responder

Muchas gracias por tus palabras Jennifer, espero que sigas disfrutando con todo lo que escribimos.
Saludos.

Responder

MUY BIEN HECHO POR PROS

Responder
error: Content is protected !!