Saltar al contenido

Qué ver en Heidelberg, la ciudad universitaria más animada de Alemania

Qué ver en Heidelberg

Heidelberg, la antigua capital del Palatinado, es una de las ciudades más visitadas de Alemania. Durante nuestra visita pudimos comprobar que hay una gran cantidad de lugares y atracciones históricas que ver en Heidelberg.

Cómo es Heidelberg

Dicen que Heidelberg es una de las ciudades más románticas de Alemania. Y es que tiene algo que enamora. Su ubicación en el valle del río Neckar, su bonito puente antiguo, las ruinas de su majestuoso castillo…

Vista panorámica de Heidelberg desde el castillo - que ver en Heidelberg
Vista panorámica de Heidelberg desde el castillo

Es la ciudad universitaria más antigua de Alemania y su universidad, fundada en 1386, es una de las instituciones más antiguas en Europa. Por ese motivo es una ciudad muy animada, que cuenta con una gran variedad de tiendas, cervecerías y restaurantes que atienden a la población estudiantil. Es como Salamanca en España, una ciudad llena de vida y gente joven, tanto en invierno como en verano.

Heidelberg encarna el espíritu de la romántica Renania. Quizá por eso fue elogiada por poetas como Goethe o pintada por artistas como Turner. Goethe dijo de ella: “Heidelberg tiene algo ideal” y fue allí donde encontró la inspiración para crear al personaje de Fausto, un personaje que vendió su alma al diablo.

Otro de los personajes célebres que se inspiraron en Heidelberg fue Mark Twain, que llegó a Europa para escribir una guía de la Selva Negra y del norte de Italia, A Tramp Abroad (Un vagabundo en el extranjero). Por casualidad llegó a Heidelberg y le gustó tanto que decidió quedarse en ella durante tres meses. Durante su estancia acudió a algunas clases en la universidad y escribió una guía de Heidelberg.

Heidelberg se encuentra en una de las regiones más cálidas de Alemania, por lo que puedes encontrar en algunos de sus jardines especies que no son nada frecuentes por estas latitudes, como almendros, higueras, viñas e incluso olivos.

Cómo llegar a Heidelberg

Llegar a Heidelberg en coche

Visitamos Heidelberg durante nuestro viaje a la Selva Negra de Alemania. Fuimos hasta la Selva Negra en nuestro coche desde España, así que si quieres conocer el recorrido que hicimos puedes leer nuestro post.

Estábamos alojados en Oppenau, en el norte de la Selva Negra, y desde allí nos dirigimos hasta Heidelberg por carretera. Son 136 km (1h 30min) los que separan Oppenau de Heidelberg a través de la autopista A5 que, afortunadamente, no es de peaje.

Otro lugar desde el que puedes hacer una excursión en coche para ver Heidelberg es Estrasburgo, que se encuentra a la misma distancia, ya que está muy cerca de Oppenau, y para llegar tienes que tomar la misma autopista.

Desde Frankfurt está más cerca, a 90 km (1h), y en este caso tendrás que ir por la autopista A3, que tampoco es de peaje.

Llegar a Heidelberg en avión

Ya que Heidelberg no tiene aeropuerto tendrás que llegar al aeropuerto más cercano. El aeropuerto que se encuentra más cerca de Heidelberg es el de Frankfurt que, además, es uno de los aeropuertos más grandes del mundo.

Desde el aeropuerto de Frankfurt salen autobuses de la compañía Flixbus desde la terminal 2, que te llevan en hora y media hasta la estación central de Heidelberg. Y también tienes trenes regionales que van hasta Heidelberg, pero en este caso asegúrate de coger un tren que te lleve directo para evitar transbordos.

Encuentra vuelos baratos a Frankfurt

Qué ver en Heidelberg

Lo primero que hicimos al llegar a la ciudad fue buscar una Oficina de Turismo. Nos acercamos a la que se encuentra junto a la Estación Central de Trenes (Willy-Brandt-Platz 1) y allí nos indicaron muy amablemente cuáles eran los lugares que teníamos que ver en Heidelberg.

También nos indicaron dónde podíamos estacionar el coche y hasta allí nos dirigimos. Nos dijeron que en la plaza Kornmarkt hay un parking subterráneo en el que además está la estación del funicular que lleva al castillo. Así que después de aparcar allí el coche nos dispusimos a conocer la ciudad y todo esto es lo que tienes que ver en Heidelberg.

1.- Altstadt o Ciudad Vieja


La parte más antigua de la ciudad, el Altstadt se encuentra justo debajo del castillo. Se extiende a lo largo del río en una sucesión de calles estrechas y plazas en las que encontrarás edificios barrocos, tiendas, restaurantes, y las atracciones más populares de Heidelberg.

Después de ser casi destruida totalmente por las tropas francesas en la década de 1690, la Ciudad Vieja fue reconstruida prácticamente desde cero durante el siglo XVIII. A diferencia de la gran mayoría de las ciudades alemanas, no sufrió apenas daños en la Segunda Guerra Mundial ya que se convirtió en la sede del mando militar estadounidense.

2.- Marktplatz o Plaza del Mercado


Situada en el centro de la Ciudad Vieja o Altstadt, la Plaza del Mercado o Marktplatz ha sido el principal punto de encuentro de la ciudad desde la Edad Media, aquí siempre había actividad, o bien se celebraba una fiesta o se ajusticiaba a algún criminal.

Siempre ha sido el lugar en el que se desarrolla el mercado semanal que todavía pervive. Flores, pescado y productos frescos se venden aquí los miércoles y sábados por la mañana.

En el centro de la plaza se encuentra la Fuente de Hércules o Herkulesbrunnen, que se construyó entre 1706 y 1709 para conmemorar los esfuerzos de reconstrucción de la ciudad tras su devastación en la Guerra de Sucesión del Palatinado.

En esta plaza peatonal se encuentra también el Ayuntamiento o Rathaus (en el que se encuentra otra de las Oficinas de Turismo) y la Heiliggeistkirche o Iglesia del Espíritu Santo, que data del siglo XV.

Ayuntamiento de Heidelberg y Fuente de Hércules en la Marktplatz- que ver en Heidelberg
Ayuntamiento de Heidelberg y Fuente de Hércules en la Marktplatz

Uno de los edificios más singulares de la Marktplatz es la Casa Zum Ritter o Casa del Caballero. Es un edificio de piedra construido en 1592, que es de los pocos que quedan de la destrucción de la ciudad en 1622. Ahora es un hotel y restaurante.

La Marktplatz de Heidelberg es un lugar estupendo para pasear, está lleno de cafeterías y restaurantes. En verano es un buen lugar para disfrutar de una cerveza en una de sus terrazas. En esta plaza encontramos una tienda enorme de chocolates Lindt, que fue toda una tentación.

3.- Heiliggeistkirche o Iglesia del Espíritu Santo


La Iglesia del Espíritu Santo o Heiliggeistkirche es el lugar de culto más popular de Heidelberg. Se encuentra situada en la Plaza del Mercado de la ciudad. La construcción original de la iglesia gótica comenzó en 1398, pero no se terminó hasta 1544. El campanario barroco de la iglesia fue añadido tras un incendio en 1709.

Es uno de los pocos lugares de Heidelberg que nunca ha sido destruido por las guerras.

Nos llamó la atención los puestos que se encuentran adosados a sus muros, en los que se venden miles de recuerdos y objetos religiosos.

Heiliggeistkirche o Iglesia del Espíritu Santo de Heidelberg- que ver en Heidelberg
Heiliggeistkirche o Iglesia del Espíritu Santo de Heidelberg

La Heiliggeistkirche es única, ya que fue utilizada por católicos y protestantes al mismo tiempo. Un muro de separación que separaba a las dos congregaciones se mantuvo en pie durante más de 200 años.

Fue famosa por albergar la Biblioteca Palatina, que fue robada durante la Guerra de los Treinta Años y regalada posteriormente al Papa.

Fíjate en la vidriera de la Física, allí verás que aparece la famosa ecuación de Einstein y la fecha de la bomba atómica de Hiroshima.

Se conserva sólo una tumba de uno de los príncipes electores, la de Roberto II, de las más de 50 que hubo allí.

Puedes subir los 208 escalones de la torre de 38 metros para disfrutar de las vistas de la ciudad. La visita a la iglesia es gratuita, pero para subir a la torre tienes que pagar una entrada.

4.- Hauptstrasse o Calle Principal


Como su propio nombre indica es la principal calle peatonal que atraviesa el centro histórico o Altstadt, y es donde se encuentran la mayor parte de las tiendas. Comienza en el lugar donde se encuentra la Karlstor, una bonita puerta de entrada al casco antiguo de Heidelberg y durante unos dos kilómetros une la parte antigua de la ciudad, pasando por la Plaza del Mercado o Marktplatz, con la nueva en la Plaza Bismark.

Desde esta estrecha calle principal, salen una gran cantidad de calles laterales y callejones cada vez más estrechos, que no tienes que olvidar explorar. Aquí encontrarás arquitectura medieval, iglesias antiguas y numerosas boutiques, galerías, cervecerías, cafés y restaurantes. Es una calle que encontrarás repleta de gente a cualquier hora del día ya que, además de ser un área turística, también es una de las favoritas de los lugareños y estudiantes.

Hauptstrasse o Calle Principal de Heidelberg- que ver en Heidelberg
Hauptstrasse o Calle Principal de Heidelberg

En los alrededores de la Hauptstrasse encontrarás algunos de los edificios históricos destacados que ver en Heidelberg, como la Iglesia de la Providencia o Providenzkirche, la Casa del Gigante o Haus zum Riesen del siglo XVIII, un majestuoso palacio barroco que mandó construir el Barón Friedrich von Venningen, o el Palacio Morass, en el que se encuentra el Museo del Palatinado o Museo Kurpfälzisches. El museo contiene una colección de Artes Aplicadas y numerosas esculturas. También alberga una colección que incluye un molde de la mandíbula inferior (Mauer 1), que es el holotipo del Homo heidelbergensis, de 500.000 años de edad, y que ha hecho famosa a la Sima de los Huesos de los Yacimientos de Atapuerca, en Burgos. Si quieres ver la mandíbula original tienes que ir al Museo Geológico de la Universidad de Heidelberg, que se encuentra al norte del río en el edificio 234.

Haus zum Riesen o Casa del Gigante de Heidelberg- que ver en Heidelberg
Haus zum Riesen o Casa del Gigante de Heidelberg

5.- Kornmarkt o Plaza del Grano


La plaza Kornmarkt se encuentra muy cerca de la Marktplatz y aquí se encontraba un bullicioso mercado de cereales en la Edad Media, que más tarde albergó un hospital dirigido por católicos en el siglo XVI. Todavía puedes ver el trazado de la capilla de este hospital en el pavimento de la plaza.

En 1718 los jesuitas erigieron una estatua de la Virgen en el centro de la plaza, conocida como Madonna, como parte de una campaña diseñada para promover el catolicismo.

Es una bonita plaza rodeada de edificios muy interesantes, suele ser muy tranquila en comparación con la Plaza del Mercado, y desde la que tienes una de las mejores vistas del castillo.

6.- Karlsplatz o Plaza de Carlos


La plaza Karlsplatz, se encuentra a los pies del Castillo de Heidelberg. Lleva el nombre del Gran Duque Karl Friedrich von Baden.

La plaza fue construida en 1805 en el lugar en el que se encontraba un monasterio franciscano demolido. Hay una fuente en el centro de la plaza que recuerda al humanista y cosmógrafo Sebastian Münster, que trabajó en ese monasterio franciscano durante varios años a principios del siglo XVI, como profesor de hebreo e investigador de astronomía y matemáticas.

En la Karlsplatz se encuentra la Academia de Ciencias de Heidelberg y el Palais Boisserée. Y junto a ellos dos de los restaurantes estudiantiles más antiguos y famosos de Heidelberg, así como varias fraternidades, entre ellas la histórica Mittermaierhaus. La posada Zum Seppl, construida en 1634, y la Zum Roten Ochsen, construida en 1703 fueron dos pensiones en las que se alojaron y comieron varias generaciones de estudiantes. Ahora ambas siguen siendo restaurantes en los que degustar la comida tradicional de Heidelberg.

 Durante la época navideña se instala en la Karlsplatz una pista de hielo al aire libre, que es una de las atracciones más visitadas del mercado navideño.

7.- Karl Theodor Brucke o Puente de Carlos Teodoro


Es conocido también como Puente Viejo y ha sido inmortalizado en numerosos poemas y pinturas. Al igual que el Puente de Carlos IV de Praga, el Puente Viejo de Carlos Teodoro (Alte Brucke) es el puente más visitado de Heidelberg y uno de sus iconos. Atraviesa el río Neckar uniendo los dos lados de la histórica Heidelberg. Su nombre le viene del Príncipe Elector Carlos Teodoro que ordenó su construcción en la década de 1780.

Karl Theodor Brucke de Heidelberg- que ver en Heidelberg
Centro histórico de Heidelberg desde el puente de Karl Theodor

En el lado antiguo de la ciudad hay una bonita puerta medieval con dos torres gemelas que era parte de las fortificaciones de la ciudad y, junto a ella se encuentra una escultura conocida como el Mono del Puente. Es una estatua de bronce que tiene un espejo que supuestamente te traerá riqueza si lo tocas, aunque los lugareños dicen que el espejo que tiene el mono sirve para que puedas ver a otro de su especie, que en realidad eres tu reflejado en él. También dicen que si tocas los dedos del mono volverás a Heidelberg algún día y si tocas los ratones tendrás muchos hijos. La cabeza del mono está hueca y tiene agujeros en los ojos, lo que hace que todo el que lo ve ponga su cabeza en ella, para hacer las veces del mono, observando a los turistas que pasan por allí. La estatua actual se encuentra allí desde 1979, aunque el puente contaba con un mono en ese lugar desde el siglo XV. El mono anterior desapareció durante la Guerra de Sucesión del Palatinado, que duró de 1689 a 1693.

Puerta y Torres del Puente Viejo de Heidelberg- que ver en Heidelberg
Puerta y Torres del Puente Viejo de Heidelberg

8.- Philosophenweg o Paseo de los Filósofos


Si tienes tiempo de explorar Heidelberg más despacio no olvides dar un paseo por el Philosophenweg o Paseo de los Filósofos. Para llegar al paseo tienes que subir por una escalera empedrada en mitad de la vegetación y que encontrarás cruzando el Puente de Carlos Teodoro. En este punto vas ascendiendo por el Heiligenberg o Montaña Sagrada, pasando por varios miradores hasta llegar al Paseo de los Filósofos. Se dice que en este sendero, de unos 4 km, es por donde los filósofos de la universidad caminarían buscando inspiración en esas vistas. Y es que lo mejor de este paseo son las maravillosas vistas que se tienen aquí, el río Neckar, el casco antiguo y el Castillo de Heidelberg.

Heidelberg desde la subida al Paseo de los Filósofos- que ver en Heidelberg
Heidelberg desde la subida al Paseo de los Filósofos

El sendero termina en el Jardín de los Filósofos, un lugar protegido donde puedes ver plantas y flores de un clima más cálido.

9.- Königstuhl o Silla del Rey


El famoso Castillo de Heidelberg se encuentra situado en las laderas del monte Königstuhl (monte de la Silla del Rey). Para subir hasta la cima del monte puedes hacerlo de dos formas. O bien utilizar el funicular (Bergbahn) o bien acercarte en coche, autobús o bicicleta.

El funicular asciende desde una estación que se encuentra detrás de Kornmarkt, en la que también se encuentra el parking subterráneo en el que dejamos el coche. Desde esa estación el funicular llega hasta la estación de Molkenkur, en uno de los funiculares más modernos de Alemania. Este funicular tiene una primera parada en el Castillo de Heidelberg y después continua ascendiendo hasta Molkenkur, donde hay un restaurante y un hotel.

Funicular de Heidelberg- que ver en Heidelberg
Funicular que sube al Castillo de Heidelberg

Desde allí puedes continuar hasta la cima de Königstuhl cambiando de funicular. En ese punto hay una segunda línea de funicular, pero esta vez se trata de uno de los funiculares eléctricos más antiguos del país, ya que data de 1890. A través de él llegarás desde Molkenkur hasta Königstuhl. Esta segunda línea ha conservado los carruajes históricos que le dan un toque nostálgico. Una vez en la cima puedes disfrutar de las vistas del río Neckar y del valle del Rin. Aquí hay un restaurante, un biergarten y una zona de juegos infantiles. También puedes disfrutar de una jornada de senderismo en su red de senderos.

La cima del Königstuhl es un gran lugar para ver estrellas, ya que allí se encuentra el Observatorio Estatal de Heidelberg-Königstuhl, que abrió sus puertas en 1898. Si quieres visitarlo tendrás que realizar la reserva con unos 3 meses de antelación. Tienes que tener en cuenta que la estación de Königstuhl se encuentra cerrada entre febrero y mayo.

10.- El Castillo de Heidelberg


El Castillo de Heidelberg fue construido en piedra arenisca roja y se encuentra situado en la ladera aterrazada del monte Königstuhl, dominando la ciudad a unos 195 metros sobre ella. El castillo aparece en casi todas las fotos que ves de la ciudad y una de sus imágenes más bonitas es la que se obtiene en el puente sobre el río Neckar.

Castillo de Heidelberg- que ver en Heidelberg
Castillo de Heidelberg

Las ruinas del castillo son el resultado de su destrucción por los franceses, que devastaron el palatinado en el siglo XVII y, sobre todo, por la caída de dos rayos, uno en el año 1573 y otro en 1764. Desde entonces es la mayor y más pintoresca ruina de este tipo en Alemania.

Las primeras fortificaciones se construyeron en el siglo XIII, pero la mayor parte de las estructuras actuales se remontan al siglo XVI y es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura renacentista alemana. Aunque gran parte del castillo se encuentra en un estado ruinoso, que no le resta nada de encanto, algunas habitaciones han sido completamente restauradas. El interior de la Sala del Rey ha sido restaurado en el estilo gótico que tenía y todavía se utiliza hoy en día para festivales de temporada y otros eventos.

En el castillo puedes ver el patio gótico-renacentista, disfrutar de las vistas sobre Heidelberg y el río desde la terraza, pasear por los jardines, que en su tiempo estaban considerados la Octava Maravilla del Mundo, visitar el Museo de Farmacia Alemana o contemplar el Barril de Vino más grande del mundo, en el que caben 22.000 litros de vino.

Patio del Castillo de Heidelberg- que ver en Heidelberg
Patio del Castillo de Heidelberg

Con el precio del funicular se incluye la entrada al castillo (7€). Si quieres entrar a visitar las estancias del castillo tienes que sacar un ticket aparte y entrar con una visita guiada. Si tienes la Heidelberg card, tanto la subida en el funicular como la entrada al castillo son gratuitas. El Castillo de Heidelberg es uno de los imprescindibles que ver en Heidelberg.

11.- Heiligenberg o Montaña Sagrada


Muy cerca del Paseo de los Filósofos y, frente al monte Königstuhl, se encuentra el monte Heiligenberg. Allí se estableció un asentamiento celta en el 400 a. de C., del que todavía se pueden ver los restos de un antiguo fuerte celta.

La montaña está plagada de antiguos cementerios y una vez albergó un templo romano en la cumbre dedicado al dios Mercurio. En su cima pueden visitarse las ruinas de los conventos medievales de San Miguel y de San Esteban, y el Thingstätte, un gran anfiteatro de la época nazi.

12.- Antigua Universidad de Heidelberg


Fundada en 1386, la Universidad de Heidelberg es la universidad más antigua de Alemania.

En el lado sur de la Hauptstrasse se encuentra la Universitätsplatz o Plaza de la Universidad. En esta plaza se conserva el edificio de la Universidad Vieja, que data del siglo XVIII. El edificio alberga la Rectoría y el Museo Universitario, creado en 1996.

Universitatsplatz de Heidelberg- que ver en Heidelberg
Universitatsplatz de Heidelberg

Muy cerca, en la calle Grabengasse, se encuentra la Biblioteca Universitaria de 1421, la más antigua del país. Y en las inmediaciones también se encuentra la Peterskirche, la iglesia más antigua de la ciudad (siglo XII), que actualmente se utiliza como iglesia universitaria.

13.- Studentenkarzer o Cárcel de Estudiantes de Heidelberg


En Augustinergasse, una estrecha calle que se encuentra detrás del edificio de la Universidad Vieja, se encuentra una de las curiosidades que tienes que ver en Heidelberg, la antigua prisión estudiantil o Studentenkarzer. Desde 1778 hasta 1914, los estudiantes eran encarcelados aquí por conductas menores, como peleas, hurtos o borracheras.

La cárcel de estudiantes se encuentra en la última planta del edificio y se puede visitar. En ella verás varias celdas que servían para castigar a los estudiantes.

Studentenkarzer o cárcel de estudiantes de Heidelberg - que ver en Heidelberg
Studentenkarzer o cárcel de estudiantes de Heidelberg (foto de LH Wong Attribution-ShareAlike 2.0 Generic (CC BY-SA 2.0))

Los acusados eran obligados a permanecer en la cárcel durante varios días o semanas, pero aun así continuaban asistiendo a las clases. Con el paso de los años, ser encarcelado aquí se convirtió en una especie de rito de paso para los estudiantes, por lo que buscaban este castigo.

Mark Twain en su libro A Tramp Abroad (Un vagabundo en el extranjero) describió ese rito de paso: “El ritual es simple: los grupos se convocan de noche y beben jarras de cerveza tan rápido como sea posible. Cada grupo lleva la cuenta poniendo un dibujo de Lucifer al lado de cada jarra vacía”. Después la mayoría de iniciados terminaba en la Studentenkarzer.

La Studentenkarzer de Heidelberg, se ha conservado en su estado original, incluyendo las camas de hierro, las mesas de madera decoradas por los escritos de antiguos alumnos y las paredes y muros llenos de graffitis realizados por los estudiantes.

14.- Marstall


El Marstall es uno de los pocos edificios construidos a finales de la Edad Media que han sobrevivido a las guerras. Tiene una fachada de 135 metros de largo y se encuentra junto al río Neckar.

Era un complejo de edificios que se construyó como armería, en caso de guerra, directamente sobre el río Neckar. En las dos esquinas del complejo de edificios cuenta con sendas torres de vigilancia con agujeros para las pistolas.

Dentro de este complejo se sitúa ahora el comedor Zeughaus-Mensa de estudiantes de la Universidad de Heidelberg.

Zeughaus-Mensa de la Universidad de Heidelberg- que ver en Heidelberg
Zeughaus-Mensa o comedor universitario de la Universidad de Heidelberg

Como visitamos esta zona a la hora de comer, aprovechamos para hacerlo en este lugar, rodeados de los estudiantes de los cursos de verano. Hay un buffet en el que puedes elegir entre una amplia selección de ensaladas frescas, verduras, pescado, carne, varios platos vegetarianos y postres. Te cobran en función del peso del plato. La comida es normal, típica de un comedor de estudiantes, pero es una buena opción si no quieres perder mucho tiempo en la comida. Además del comedor interior, en verano puedes comer en las mesas del exterior.

Marstall de Heidelberg- que ver en Heidelberg
Marstall de Heidelberg

 

15.- Río Neckar


Pasear por la ribera del río Neckar es una gran idea si quieres alejarte de las multitudes que visitan el Castillo de Heidelberg. Si vas en verano puedes llegar hasta un parque que hay cerca del puente Theodor Heuss para hacer un picnic. Aquí es donde los lugareños suelen acudir para tomar el sol y pasar el rato.

También puedes hacer un crucero en barco por el río Neckar, tienes varias opciones. Puedes hacer un recorrido corto de unos 45 minutos a lo largo de la ciudad, o bien un crucero más largo que te llevará a alguno de los pueblos de los alrededores y te dejarán tiempo para poder visitarlos.

Heidelberg Card

Al igual que en muchas ciudades, tienes la posibilidad de adquirir una tarjeta llamada HeidelbergCARD, que te da acceso gratuito o a un precio rebajado a muchas de las atracciones que ver en Heidelberg.

Incluye transporte gratuito en autobús y tranvía, una guía de la ciudad, un pase para el funicular hasta el Castillo y la entrada gratuita al patio del Castillo, la Bodega y el Museo de la Farmacia Alemana, así como descuentos para muchas tiendas y restaurantes.

Hay tarjetas desde un día (15€) a cuatro días (19€) y también existe un pase familiar (36€), que es el que nosotros utilizamos.

Puedes adquirir tu HeidelbergCard en cualquiera de las oficinas de turismo de Heidelberg y en muchos de los hoteles de la ciudad.

Dónde alojarse en Heidelberg

La oferta hotelera de Heidelberg es muy amplia. Tienes alojamientos de lujo como el Hotel Europäischer Hof Heidelberg, de 5 estrellas, que se encuentra muy cerca de la calle Hauptstrasse. Decorado en estilo tradicional y clásico, con habitaciones espaciosas, techos altos y magnífico servicio, cuenta además con un spa y una piscina cubierta.

Si quieres alojarte en el mismo lugar en el que lo hizo Mark Twain, tienes que acudir al histórico Hotel Die Hirschgasse Heidelberg, justo al otro lado del puente de la ciudad vieja, cerca del Paseo de los Filósofos. De estilo rural chic, tiene las habitaciones con decoración clásica de Laura Ashley. Su restaurante de cocina tradicional posee una estrella Michelin.

El Hotel Crowne Plaza Heidelberg se encuentra cerca de la estación principal de ferrocarril. Sirve un desayuno buffet americano, tiene una piscina, sauna y gimnasio. También disponen de habitaciones familiares.

De precios más asequibles tienes el famoso Hotel Zum Ritter St. Georg, que se encuentra en Hauptstrasse, a la altura de la Marktplatz, en el edificio renacentista más valioso de Heidelberg.

Si buscas algo más moderno, te gustará el Hotel Panorama, que se encuentra junto al río Neckar. O el Hotel & Gasthaus Backmulde, que ofrece amplias habitaciones.

En cuanto a hoteles económicos, en Kornmarkt, cerca de la estación del funicular que sube al castillo, se encuentra el Hotel Am Kornmarkt, ubicado en un edificio histórico sin ascensor, dispone de habitaciones con vistas al castillo.

Situado junto a la estación central de Heidelberg encontrarás el Hotel Ibis Heidelberg Hauptbahnhof, un hotel funcional y moderno, ideal si llegas en tren. El Hotel Perkeo, en la calle Hauptstrasse en el centro de la ciudad vieja, tiene habitaciones de buen tamaño y excelente servicio, pero no hay ascensor. Y el BS Boarding House que, aunque se encuentra algo apartado del centro histórico de Heidelberg, tiene una buena relación calidad precio. Tiene habitaciones y apartamentos, y aunque no dan comidas dispone de una cocina compartida.

Aquí tienes todos los hoteles de Heidelberg para que puedas elegir y disfrutar de todo lo que ver en Heidelberg.


Aunque este post es una colaboración, lo que significa que hemos recibido gratuitamente alguno de los servicios mencionados en él, todas las opiniones expresadas en el mismo son totalmente independientes y están basadas en nuestra propia experiencia. 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Comentarios (12)

Que bonito es Heidelberg. Cuando estuvimos en la Selva Negra pensábamos dedicar un día a visitar esta preciosa ciudad, pero ya se sabe que muchas veces los planes no salen como uno quiere y al final lo dejamos para otra ocasión. Después de ver tus fotos que son espectaculares nos arrepentimos de no haber ido.

Responder

Si alguna vez vais a Frankfurt es una buena ocasión para visitar Heidelberg, ya que se encuentra cerca y hay trenes para ir hasta allí. La verdad es que merece la pena verlo, a nosotros nos encantó tanto la ciudad como el ambiente.
Saludos.

Responder

Un post súper completo Mar. No conozco Heidelberg y me ha parecido muy interesante el recorrido y con mucha historia. Tengo muy pendiente hacer un viajecillo por Alemania y ésta sería una de las paradas. Gracias por toda la info!
¡Un abrazo guapa!

Responder

¡Qué linda Heidelberg! Me encantó la ciudad cuando estuve hace unos añitos (¡10 ya!) viviendo en Alemania. Me pareció una ciudad muy viva por lo que comentas de ser estudiantil y con muchos sitios que ver, aunque hay algunos que indicas en los que no estuve por cuestión de tiempo. Tendré que volver entonces =)

¡Un saludo!

Responder

Lo bueno de que se quede algo por ver es que así tienes una excusa para volver.
Saludos.

Responder

Me apetece mucho conocer la Selva Negra y hacerlo encoche desde España, por lo que echaré un vistazo a la ruta que hicisteis. Es posible que incluyamos Heidelberg después de tus indicaciones. Me ha gustado mucho el Castillo, el río y el puente con la historia del mono. Me parece más veraz la versión de la gente de allí sobre ver reflejado en el espejo a otro de su misma especie jajaja.
Muy útil toda la información sobre alojamiento y sobre el transporte.
Un abrazo.

Responder

Creo que Heidelberg es un buen complemento a la Selva Negra ya que se encuentra cerca y merece la pena conocerla.
Un abrazo

Responder

Qué buena pinta y qué buenas fotos. Estuve de becario en Hamburgo hace años y desde entonces no he vuelto a Alemania y no conozco esta ciudad tan marchosa como bien dices, pero parece además muy turística. Sin duda habrá que volver al país germano. Saludos viajeros, LoBo BoBo

Responder

Es muy turística pero entre los alemanes, los que se veían de fuera eran sobre todo estudiantes. Pero merece mucho la pena conocerla.
Saludos.

Responder

He visitado Heidelberg en dos ocasiones, una después de un crucero por el Rhin y en la segunda ocasiòn en una ruta hacia la selva negra y sigo teniendo ganas de volver. Un post muy completo. Enhorabuena!

Responder

Muchas gracias Mar. Lo del crucero por el Rhin tiene que ser muy interesante, últimamente he oído mucho hablar de ese crucero. Lo tendré en cuenta.
Saludos.

Responder

[…] Si decides ir a verla ya puedes leer el post que le dedicamos para no perderte nada: Qué ver en Heidelberg, la ciudad universitaria más animada de Alemania. […]

Responder
error: Content is protected !!