Saltar al contenido

Todo lo que necesitas saber para visitar Atapuerca en Burgos

Burgos ha sido identificada siempre con dos elementos culturales muy significativos: la Catedral de Santa María la Mayor y el Camino de  Santiago, ambos incluidos por la UNESCO dentro de la lista de Bienes Patrimonio de la Humanidad. Y desde hace ya unos años, a esta lista se ha sumado el interés por visitar Atapuerca.

La Catedral de Burgos obtuvo el reconocimiento en 1984 -fue uno de los 5 primeros bienes españoles inscritos en la lista-, y el Camino de Santiago en 1993.

No obstante, el reconocimiento definitivo científico y cultural de Burgos, incluso a nivel internacional, llegó el 30 de noviembre de 2000 cuando la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad los Yacimientos Pleistocenos de la Sierra de Atapuerca; y recientemente este mes de agosto de 2015, cuando la UNESCO ha dado al “Sistema Atapuerca, Cultura de la Evolución (SACE)” el reconocimiento máximo que otorga: Lugar de Valor Universal Excepcional.

Cómo visitar Atapuerca

La Sierra de Atapuerca, situada a 12 km al este de la Ciudad de Burgos, no es más que una pequeña elevación alomada que apenas llega a sobresalir 100 m sobre la llanura circundante.

Vista desde la Sierra de Atapuerca - visitar Atapuerca
Vista desde la Sierra de Atapuerca

Su singularidad radica en que por su naturaleza caliza, está horadada por un sistema kárstico de cavidades, que afortunadamente quedó a la vista en el siglo XIX cuando con motivo de la construcción de un ferrocarril que uniría la Sierra de la Demanda con Burgos, la compañía inglesa The Sierra Company Limited, excavó una trinchera de más de 1 km de largo y hasta 20 m de profundidad en la falda oeste de la sierra, dejando al descubierto las cuevas que allí había y cuyas bocas estaban completamente colmatadas y tapadas por los sedimentos.

La Trinchera del Ferrocarril - visitar Atapuerca
La Trinchera del Ferrocarril

Cuando en 1976 se encontró el primer resto fósil humano (una mandíbula denominada ATA-1) y Emiliano Aguirre se hizo cargo de la dirección de la excavación de los yacimientos, comenzó la más fascinante aventura cultural que posiblemente ha tenido lugar en España, y que seguramente ninguno de sus iniciadores pudo nunca imaginar la entidad que llegaría a tener, de tal forma que raro es el año en que Atapuerca no nos sorprende con alguna noticia que convulsiona el panorama paleontológico y antropológico mundial. En la actualidad, las excavaciones son codirigidas por Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell, quienes en 1997 recibieron en nombre del Equipo Investigador de Atapuerca el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica. Recibir este premio, fue el revulsivo definitivo para despertar en el gran público el interés por visitar Atapuerca.

Con el paso de los años, la ciudad de Burgos y las localidades de Atapuerca e Ibeas de Juarros (la mayor parte de la sierra pertenece a ambos términos municipales), se han dotado de un conjunto de infraestructuras denominado “Sistema Atapuerca, Cultura de la Evolución (SACE)”, y que está integrado por el Museo de la Evolución Humana (MEH), el Centro de Arqueología Experimental (CAREX), el Centro de Acceso a los Yacimiento (CAYAC), y los propios Yacimientos de la Sierra de Atapuerca. Todas estas infraestructuras hacen que visitar Atapuerca sea una experiencia sumamente satisfactoria y enriquecedora.

El Museo de la Evolución Humana (MEH)

La mejor forma de visitar Atapuerca es comenzando por el Museo de la Evolución Humana, un edificio situado en el centro de la Ciudad de Burgos, y flanqueado a su derecha por el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), y a su izquierda por el Fórum Evolución.

Museo de la Evolución Humana - visitar Atapuerca
Museo de la Evolución Humana

Más adelante hablaremos de los yacimientos, de lo que en ellos se ha encontrado y ha supuesto para la ciencia, y de por qué han dado fama mundial a Atapuerca. De momento os adelanto que en el museo podremos observar los fósiles más sobresalientes y significativos que se han encontrado en los yacimientos y que han dado fama mundial a Atapuerca: los restos craneales de Homo antecessor, la primera especie humana que vivió en Europa y que ha sido descrita en Atapuerca; el cráneo número 5 Miguelón, la pelvis Elvis y el pie Vicente del Bosque, todos ellos pertenecientes a la especie Homo heidelbergensis, y que son los más completos y mejor conservados del Pleistoceno Medio a nivel mundial; y para finalizar, una réplica de la mandíbula (el original está todavía en estudio) encontrada en la Sima del Elefante y que es el resto humano más antiguo hallado en el continente europeo, sin que hasta la fecha haya sido asignada a una especie concreta de homínido.

Además de los fósiles podremos contemplar a Excálibur, el único bifaz hallado en la Sima de los Huesos.

También podremos conocer de primera mano cómo se realiza una excavación arqueológica, aprenderemos los conceptos más importantes sobre la evolución, visitaremos una reproducción de la popa del HMS Beagle en el que Charles Darwin realizó su famoso viaje a través del mundo, y en la galería de los homínidos nos veremos cara a cara con las reproducciones hiperrealistas de 10 de nuestros antepasados más significativos, obra de la escultora francesa Elisabeth Daynès.

El museo tiene también dos secciones cuya entrada es gratuita y que merece la pena visitar periódicamente, ya que lo en ellas expuesto va cambiando con cierta frecuencia: la Sala de Exposiciones Temporales, y la Sala de Pieza Única. En la primera ha habido exposiciones de todo tipo y con una temática que complementa lo expuesto en el museo, y en la segunda se exhiben piezas de gran singularidad.

Para finalizar, y pensando en aquellos que se han quedado con ganas de aprender más, decir que el museo cuenta con una librería bien surtida especializada en evolución y paleontología.

El museo abre de martes a viernes de 10:00h a 14:30h y de 16:30h a 20:00h; y los fines de semana, festivos y los meses de julio y agosto, el horario es continuo de 10:00h a 20:00h. Los lunes permanece cerrado.

El Centro de Arqueología Experimental (CAREX)

Finalizado el recorrido por el museo, y dado que queremos visitar Atapuerca de forma exhaustiva, podemos dirigirnos a los yacimientos o al Centro de Arqueología Experimental (CAREX). Antes de nada hay que aclarar que los Yacimientos y el CAREX se recorren ambos con guía en visita programada, por lo que hay que reservar fecha y hora previamente en el propio museo o en los teléfonos 902 024 246 ó 947 421 000. Por supuesto, también podemos visitar cada uno de los espacios de forma independiente y a nuestro propio ritmo y en días diferentes.

Si lo que queremos es visitar el CAREX, deberemos dirigirnos a la localidad de Atapuerca, a un moderno edificio situado a las afueras de la localidad, donde adquiriremos las entradas y desde el que empieza la visita.

Aquí realizaremos un ameno recorrido por lo espacios interior y exterior, que nos permitirá conocer cómo era la vida de los hombres del Paleolítico, el Neolítico y la Edad de los Metales; aprenderemos además cómo tallaban nuestros ancestros las piedras y fabricaban herramientas y otros enseres, y cazaremos como ellos con arcos, flechas, lanzas y propulsores; nos sorprenderá aprender con qué facilidad se puede hacer fuego, y descubriremos los secretos de las técnicas que utilizaban para pintar las paredes de las cuevas. Además, los más pequeños podrán disfrutar con talleres pensados especialmente para ellos.

Hasta Atapuerca se puede llegar por dos caminos diferentes: El primero sale de Burgos por la carretera N-1 Madrid-Irún en dirección Vitoria, a los 10 km nos desviamos a la derecha por la BU-701, y 1 km después tomamos la BU-V-7012 que nos lleva directamente a Atapuerca después de pasar por la localidad de Olmos de Atapuerca. El segundo sale de Burgos por la N-120 Logroño-Vigo en dirección Logroño, y tras pasar el P.K. 93, tomamos a la izquierda la BU-V-7012 que nos lleva directamente a Atapuerca después de pasar por Santovenia de Oca y Agés.

Centro de Arqueología Experimental (CAREX) - visitar Atapuerca
Centro de Arqueología Experimental (CAREX)

El Centro de Acceso a los yacimientos (CAYAC)

Si lo que queremos es visitar Atapuerca, y previamente hemos hecho la reserva tal y como te he indicado antes, tenemos que dirigirnos al Centro de Acceso a los Yacimientos (CAYAC), un moderno edificio situado a las salida de Ibeas de Juarros en dirección a Logroño, y que es el punto de encuentro de visitantes y lugar de salida de los autobuses que van a los yacimientos.

El camino hasta Ibeas de Juarros es todavía más fácil que el camino a Atapuerca: Salimos de Burgos por la N-120 Logroño-Vigo en dirección Logroño, y a la altura del P.K. 99 llegamos sin más complicación a Ibeas de Juarros.

El CAYAC cuenta con un exposición permanente llamada “La Sierra de Atapuerca, patrimonio natural y cultural”, que conviene visitar antes de ir a los yacimientos y mientras esperamos al autobús, y que nos da explicaciones de la formación de la Sierra de Atapuerca y de su flora y fauna en épocas pasadas.

Hasta el CAREX y el CAYAC hemos de llegar por nuestros propios medios, si bien existe la posibilidad de visitas combinadas Museo+Yacimientos+CAREX o Museo+Yacimientos, que consisten en un autobús que sale desde el propio museo. Como los horarios varían de un mes a otro, te dejo este vínculo de la Fundación Atapuerca en el que te explican horarios y tarifas.

Los Yacimientos de la Sierra de Atapuerca

La Trinchera del Ferrocarril

El momento estrella para todo el que acude a visitar Atapuerca es la llegada a los Yacimientos Pleistocenos de la Sierra de Atapuerca. A partir de este momento, nuestro guía nos conducirá a lo largo de la plataforma de la Trinchera del Ferrocarril, y pasaremos sucesivamente por los yacimientos de Sima del Elefante, Galería y Gran Dolina, dándonos cumplidas explicaciones de lo que hay en cada uno de ellos y de su importancia. Una vez finalizada la visita, podemos optar por realizar un recorrido libre por un camino acondicionado que discurre por la parte superior del talud de la trinchera, lo que nos dará una perspectiva diferente de lo que hemos ido viendo anteriormente.

Entrada a la Trinchera del Ferrocarril - visitar Atapuerca
Entrada a la Trinchera del Ferrocarril

Cada uno de los yacimientos que iremos visitando, no son sino los restos de antiguas cuevas colmatadas por sedimentos, y que las obras del ferrocarril dejaron expuestas a los ojos expertos de los paleontólogos y arqueólogos.

La Sima del Elefante

Al yacimiento de Sima del Elefante (TE) se le puso este nombre hace más de 30 años, cuando  se encontró un resto de rinoceronte que se identificó erróneamente como de elefante. Por suerte, en el año 2001 se pudo enmendar el error, ya que esta vez se encontró un resto óseo que esta vez sí fue de un elefante.

Galería y Sima del Elefante (al fondo)- visitar Atapuerca
Galería y Sima del Elefante (al fondo)

No puede decirse que un yacimiento sea más importante que otro, pero en el estrato TE9 de la Sima del Elefante se encontraron en 2007 los restos óseos humanos más antiguos de Europa con una edad de 1,2 ó 1,3 millones de años, sin que hasta la fecha hayan podido ser asignados con certeza a ninguna especie de homínido, pudiendo tratarse de los de una nueva especie. Además, los restos humanos encontrados presentan marcas de corte por descarnamiento realizadas por herramientas líticas, lo que es a su vez el caso más antiguo de canibalismo conocido hasta la fecha en el mundo.

La Galería

El yacimiento de Galería está compuesto en realidad por tres sectores juntos: La Covacha de los Zarpazos (TZ), llamado así por las marcas que algún oso de la cavernas (Ursus spelaeus) dejó con sus garras, Trinchera Galería (TG) y Trinchera Boca Norte (TN). Este yacimiento, cuya edad oscila entre los 200.000 y los 400.000 años, fue el primero en ser excavado, y en él se han encontrado numerosos restos de fauna, tanto de herbívoros como de carnívoros, industria lítica, y un fragmento de cráneo de Homo heidelbergensis.

Galería- visitar Atapuerca
Galería

La Gran Dolina

El último yacimiento que visitaremos es la Gran Dolina (TD), posiblemente el más emblemático de todos junto con la Sima de los Huesos (SH), ya que ambos fueron los que definitivamente pusieron a Atapuerca en el panorama científico mundial. Todo ocurrió el 8 de julio de 1994, cuando en el nivel TD6 de la Gran Dolina -también llamada Estrato Aurora en honor a su descubridora-, se encontraron unos restos humanos que inicialmente se dataron cautelosamente en una edad de 780.000 años, aunque recientemente se han vuelto a datar con más precisión en una edad de 900.000 años. Estos restos humanos resultaron ser los más antiguos hallados hasta entonces en el continente europeo, y de su estudio se dedujo que pertenecían a una nueva especie de homínido desconocida hasta entonces, el Homo antecessor.

Gran Dolina- visitar Atapuerca
Gran Dolina

Desde entonces hasta hoy, en la Gran Dolina se han encontrado más de 90 fósiles humanos correspondientes a un mínimo de 11 individuos diferentes. Con el tiempo estos restos arrojaron además una nueva sorpresa, ya que su estudio tafonómico desveló unas marcas de corte realizadas por industria lítica, y que evidenciaron el primer caso de canibalismo conocido hasta entonces.

Para finalizar con este yacimiento, indicar que en el nivel TD4 se encontraron unos restos animales desconocidos hasta entonces, y que permitieron describir una nueva especie de oso, el Ursus dolinensis.

Estratos de la Gran Dolina- visitar Atapuerca

Los yacimientos no visitables

Nuestro recorrido para visitar Atapuerca habrá acabado aquí. Pero Atapuerca esconde todavía más yacimientos que se excavan en la actualidad aunque no son visitables. Es el caso de Cueva Mayor, Cueva del Mirador y los yacimientos al aire libre de Hundidero, Hotel California y Valle de las Orquídeas.

La Cueva Mayor es una cavidad en la que hay cuatro yacimientos diferentes, siendo el primero de ellos el denominado Portalón de Cueva Mayor. Como su nombre indica se trata de la entrada a la cueva, en la que se han encontrado evidencias de ocupación humana desde el Paleolítico hasta la Edad Media.

En el interior de la cueva se encuentran la Galería del Sílex, con ocupaciones del Neolítico y de la Edad del Bronce; la Galería de la Estatuas, donde hay evidencias de ocupación por parte del hombre de Neanderthal (Homo neanderthalensis) sin que se hayan encontrado hasta la fecha restos óseos; y finalmente la Sima de los Huesos, la otra gran joya de Atapuerca junto con la Gran Dolina y la Sima del Elefante.

Excavación en el Portalón de Cueva Mayor- visitar Atapuerca
Excavación en el Portalón de Cueva Mayor

Describir lo encontrado en la Sima de los Huesos desbanca a cualquier otro yacimiento arqueológico del Pleistoceno Medio. Hoy está ya aceptado por la práctica totalidad de la comunidad científica que se trata de un enterramiento intencionado de Homo heidelbergensis (el antepasado del hombre de Neanderthal) de hace 400.000 años, por lo que sería el primer caso de enterramiento conocido en la historia de la humanidad. Esta circunstancia ha propiciado que en la Sima de los Huesos se hayan encontrado, junto con los restos de más de 200 osos de la especie Ursus deningeri, más de 5.000 restos óseos pertenecientes a un mínimo de 28 individuos diferentes. ¡Se trata de más del 90% de los restos humanos no craneales del Pleistoceno Medio encontrados en el mundo!.

Esta riqueza ha permitido encontrar fósiles singulares como es el caso del cráneo número 5 Miguelón, el cráneo fósil más completo a nivel mundial y que ha permitido reconstruir la cara de aquellos humanos con increíble fidelidad; así como la pelvis Elvis, y el pie Vicente del Bosque, los únicos completos del mundo.

El único resto de industria lítica hallado en la Sima de los Huesos ha sido un bifaz de cuarcita roja y ocre al que se ha denominado Excálibur. La singularidad de su presencia, así como la de los materiales con que está trabajado, han llevado a pensar a los expertos que se trata del ajuar funerario más antiguo conocido.

Para finalizar con la sorpresas, decir que en diciembre de 2013 se dio a conocer en la prensa mundial que el Fémur XIII de este yacimiento ha permitido a un grupo de investigadores españoles y alemanes algo impensable hasta ahora: secuenciar la casi totalidad del genoma del ADN mitocondrial de uno de estos humanos de hace 400.000 años. Quizá esto impulse definitivamente una de las tesis más comentadas en el mundillo de Atapuerca y defendida por algunos investigadores, y es la de que los restos encontrados en la Sima de los Huesos no se corresponden con el holotipo de Homo heidelbergensis y pertenecen a una nueva especie de homínido.

Hasta ahora no ha aparecido en toda Atapuerca ningún resto óseo de hombre de Neanderthal, si bien en Hundidero y en Hotel California se han encontrado restos que evidencian su ocupación por estos homínidos.

Por último, decir que en las excavaciones de la Cueva del Mirador y del Valle de las Orquídeas, se han encontrado muestras de ocupación humana de hace 10.000 años.

De todos modos, es conveniente visitar Atapuerca con cierta periodicidad, para poder apreciar los cambios que van ocurriendo con el paso de los años.

Busca tu alojamiento en Burgos

error: Content is protected !!