Saltar al contenido

La villa medieval de Saint-Guilhem-le-Désert, el Puente del Diablo y la Gruta de Clamouse

Abadía de Gellone - que ver en Saint-Guilhem-le-Désert

Nos trasladamos al sur de Francia, a la región de Languedoc para mostrarte que ver en Saint-Guilhem-le-Désert. Un bonito pueblo medieval que se encuentra a unos 40 km al oeste de Montpellier, y junto a los Cañones del Hérault.

El prestigio de Saint-Guilhem-le-Désert se debe, principalmente, a la Abadía de Gellone, fundada por Guillermo I de Tolosa, Duque de Aquitania y primo de Carlomagno. Pero tiene mucho más que ver este pueblo situado en el Camino de Santiago francés.

Que ver en Saint-Guilhem-le-Désert

Guillermo I de Tolosa fue un personaje ensalzado por los trovadores en la Edad Media, ya que destacó en sus campañas militares contra los sarracenos. Fue el héroe de la conquista de Barcelona del año 803, si bien posteriormente prefirió deponer las armas para hacerse monje. En el 804, guiado por San Benito de Aniane, fundó un monasterio pre-románico en el solitario Valle de Gellone, instaurando aquí el culto a la Vera Cruz, que pertenecía a Carlomagno.

Ábside de la Abadía de Gellone - que ver en Saint-Guilhem-le-Désert
Ábside de la Abadía de Gellone

Tras su fallecimiento, en el año 812, sus gestas fueron loadas por trovadores y se forjó toda una leyenda a su alrededor, como gran señor feudal y como santo a venerar, lo cual influyó en que se considerase al monasterio como uno de los más significativos lugares en la ruta del Camino de Santiago durante la Edad Media. Así, en el siglo XI se desarrolló la villa alrededor del monasterio, en la orilla izquierda del río Verdus.

Puente sobre el río Verdús - que ver en Saint-Guilhem-le-Désert
Puente sobre el río Verdús

A comienzos del siglo XI se emprende la reconstrucción de la abadía, que constituye el primer arte románico de Languedoc. Está declarada Patrimonio Mundial de la UNESCO, en el marco de los Caminos de Santiago, al igual que el cercano Puente del Diablo, uno de los puentes medievales más antiguos de Francia (siglo XI).

Así que ya te habrás imaginado que el objetivo fundamental de un viaje a Saint-Guilhem-le-Désert es visitar su Abadía. La visita a la Abadía de Gellone te llevará a conocer su cripta pre-románica y su claustro románico.

Tiene un bonito claustro románico de dos pisos pero desgraciadamente, como ha pasado en muchos de nuestros monasterios, el piso superior se encuentra en el Museo The Cloisters de Nueva York.

Claustro de la Abadía de Gellone - que ver en Saint-Guilhem-le-Désert
Claustro de la Abadía de Gellone

Saint-Guilhem-le-Désert ha sido declarado como uno de los Pueblos más bonitos de Francia.

Hay muchas cosas que ver en Saint-Guilhem-le-Désert, así que no dudes en callejear por él. Sus intrincadas callejuelas se extienden siguiendo la ondulación del río Verdus y todas muestran el rastro de su pasado en arquerías, dinteles, ventanas geminadas…

Arquitectura tradicional de Saint-Guilhem-le-Désert - que ver en Saint-Guilhem-le-Désert
Arquitectura tradicional de Saint-Guilhem-le-Désert
Calle de Saint-Guilhem-le-Désert - que ver en Saint-Guilhem-le-Désert
Calle de Saint-Guilhem-le-Désert

Te recomiendo que realices un tranquilo paseo por el pueblo, podrás adentrarte por pequeños recovecos, que te invitarán a empaparte de toda la historia que este fantástico pueblo ofrece.

Plaza Mayor de Saint-Guilhem-le-Désert - que ver en Saint-Guilhem-le-Désert
Plaza Mayor de Saint-Guilhem-le-Désert

Entre las cosas que ver en Saint-Guilhem-le-Désert descubrirás también el Castillo del Gigante (château du Géant) de probable origen visigodo, la iglesia de Saint-Laurent, románica del siglo XI y la Tour des Prisons, torre medieval del siglo XII.

Fíjate en las puertas de muchas de las casas de Saint-Guilhem, verás que tienen colgada en sus puertas una flor muy curiosa, que se llama Cardabelle (Carlina acantifolia). Es una planta parecida al cardo, que crece en regiones montañosas y en esta zona era buscada y cosechada por su aspecto decorativo. Las flores se pueden mantener en seco y con frecuencia se colgaban en las puertas como llamada a la buena suerte y protección contra las tormentas. Está en peligro y ahora se encuentra protegida.

Cardabelle - que ver en Saint-Guilhem-le-Désert
Cardabelle en una puerta de Saint-Guilhem-le-Désert

El Puente del Diablo, un puente con leyenda

Otra de las cosas que ver en Saint-Guilhem-le-Désert se encuentra a tres kilómetros del pueblo. Se trata del Puente del Diablo, al comienzo del Valle del Hérault, en la zona más estrecha de la garganta.

El puente lo construyeron entre 1028 y 1031 las dos Abadías cercanas de Aniane y Gellone, para permitir el paso de los peregrinos en su ruta hacia Santiago de Compostela.

Está considerado como uno de los puentes medievales más antiguos de Francia y su estilo típico lombardo representa una prueba de la temprana introducción del arte románico en la región. Con 15 metros de altura y unos 50 metros de largo, consta de dos arcos principales y dos aberturas secundarias destinadas a dejar paso al agua de las crecidas, a las cuales resiste desde hace más de mil años.

Puente del Diablo - que ver en Saint-Guilhem-le-Désert
Puente del Diablo

El nombre de Puente del Diablo, proviene de la leyenda de su construcción. Cuenta la leyenda que su construcción resultó larga y muy difícil, ya que el diablo arruinaba cada noche el trabajo efectuado durante el día. Entonces Guilhem hizo un pacto con el diablo: éste construiría el puente en tres días y Guilhem le ofrecería el alma de la primera criatura que atravesara el puente.

De esta forma Satanás terminó el puente. Y ya sólo quedaba que Guilhem pagase el trato. Lo que hizo mandando a un perro a cruzar el puente. El diablo enfadado por el engaño, intentó, sin resultados, destruir su obra. Y despechado se tiró a las aguas del río, formando en su caída un pozo negro, sin fondo. Por esa razón, en la Edad Media, peregrinos y gentes de paso, al pasar por el puente tiraban unas piedras en el río con la esperanza de dejar al Diablo en el fondo.

La zona del Puente del Diablo es muy frecuentada en verano, como zona de baño y para practicar piragüismo. Si vas a ir en verano no te olvides el bañador, ya que es una zona muy agradable para darte un chapuzón.

Hay varias empresas en el pueblo de Saint-Guilhem que se dedican al alquiler de piraguas, con las que puedes realizar una bonita excursión por las impresionantes Gargantas del Hérault.

Puente del Diablo en las Gargantas del Hérault - que ver en Saint-Guilhem-le-Désert
Puente del Diablo en las Gargantas del Hérault

La Gruta de Clamouse

Y otra de las cosas que ver en Saint-Guilhem-le-Désert es la Gruta de Clamouse. Las galerías de la Gruta de Clamouse se abren a unos cien metros del Puente del Diablo.

La gruta tiene millones de años de edad y constituye una maravilla del mundo subterráneo. Incluso ahora, el lento trabajo de las aguas no cesa de acrecentar sus antiguos encantos. Debe su fama a la belleza, variedad, abundancia y rareza de sus concreciones.

Es una cueva acondicionada desde el año 1964, que ha sido designada como sitio de interés científico y pintoresco desde 2005. Se trata de una cueva, cuya visita se realiza a través de un guía, que tras cruzar el río subterráneo va mostrando las impresionantes salas y galerías, cuyos techos, suelos y paredes están adornadas con bellas concreciones de calcita y aragonito.

Concreciones de calcita y aragonito de la Gruta de Clamouse - que ver en Saint-Guilhem-le-Désert
Concreciones de calcita y aragonito de la Gruta de Clamouse

En una de las impresionantes salas de la cueva, hay unos pequeños acuarios en los que se pueden ver unos curiosos animales que viven en las cuevas: Uno es el Proteus anguinus, que es el único vertebrado cavernícola de Europa, actualmente vive en los ríos subterráneos de Eslovenia y el norte de Italia. Tiene el cuerpo parecido al de una serpiente, con cuatro patas poco desarrolladas. Su nombre vulgar es Holm, que quiere decir pequeño dragón, ya que antiguamente se creía que se trataba de crías de dragón.

Y otro de los ejemplares que se pueden ver, es el Astyanax fasciatus mexicanus. Se trata de un pez de agua dulce cavernícola, que tiene el cuerpo transparente.

La visita de la cueva dura una hora, y al final de la misma puede disfrutarse del mágico espectáculo de luz y sonido, llamado “Catedral del Tiempo“. Hay que tener en cuenta que en la gruta, durante todo el año hay una temperatura de 16º, por lo que es importante llevar algo de abrigo en verano.

Espectáculo "Catedral del Tiempo" en la Gruta de Clamouse - que ver en Saint-Guilhem-le-Désert
Espectáculo “Catedral del Tiempo” en la Gruta de Clamouse

Cómo llegar a Saint-Guilhem-le-Désert y dónde alojarte

El aeropuerto más cercano a Saint-Guilhem-le-Désert es el aeropuerto de Montpellier, que se encuentra a 54 km de Saint-Guilhem-le-Désert. Si necesitas buscar vuelo a Montpellier aquí tienes las mejores tarifas para volar a Montpellier.

Montpellier puede ser una buena opción para buscar alojamiento, ya que Saint-Guilhem-le-Désert es un pueblo pequeño y hay pocas opciones de alojamiento, además es una excursión muy recomendable para hacer desde Montpellier.

En Montpellier tienes muchas opciones de alojamiento, el Domaine de Verchant Relais & Châteaux es un bonito hotel y spa de lujo que se encuentra en una mansión antigua, el que pertenezca a la cadena Relais & Châteaux es garantía de calidad en Francia.

Otra opción de alojamiento es el Odalys Appart Hotel Les Occitanes, un hotel con un precio más económico que el anterior, que se encuentra en el centro histórico de Montpellier, frente a la estación de tren.

Puedes ver el listado de todos los hoteles de Montpellier para que puedas reservar el que más te interese.

Para conocer esta zona es imprescindible contar con un coche, tanto si vas con tu propio coche como si optas por alquilar uno, te vendrán bien nuestros 7 consejos para viajar a Francia por tu cuenta.

Si llegas a esta zona desde mayo hasta septiembre, puedes dejar el coche en un aparcamiento situado cerca del Puente del Diablo. Allí hay un servicio de autobuses gratuito, que tiene dos paradas, una en el Puente del Diablo y la Gruta de Clamouse, y la otra en Saint-Guilhem-le-Désert.

El autobús circula todo el día de 10 a 23 horas en julio y agosto, y de 11 a 19 horas, el resto de meses. Las coordenadas GPS de dicho aparcamiento son las siguientes: 43º42´10″N y 3º33´50″E.

error: Content is protected !!