Saltar al contenido
A un Clic de la Aventura

Descubre qué hacer en Las Loras y el Valle de Sedano (Burgos)

Que hacer en Las Loras

Para descubrir lo mejor que hacer en Las Loras y el Valle de Sedano, toma buena nota de todo lo que te recomendamos en este post, y así no te perderás nada en tu próxima visita a la zona.

Mapa de Las Loras y el Valle de Sedano

Mapa Valle de Sedano y Las Loras

7 propuestas para hacer en Las Loras y el Valle de Sedano


La Peña Amaya – Sube hasta el punto más meridional de la Cantabria romana


La región de Las Loras está formada por un conjunto de pliegues y anticlinales que crean un espacio muy característico. Consiste este paisaje en un páramo en el que aparecen diseminados cerros o mesas, de considerable altitud y llanos y rocosos en su parte superior. Estos cerros son las llamadas “loras”, y constituyen las estribaciones más meridionales de la Cordillera Cantábrica y son la razón de ser del recientemente creado Geoparque de las Loras.

De todas las loras, sobresale por su altitud y aspecto la denominada Peña Amaya, que era el reducto más meridional del pueblo de los cántabros.

Cuando las legiones romanas invadieron la Península Ibérica, se encontraron con una férrea oposición de los pueblos del norte montañoso a ser conquistados, lo que supuso que durante los años 29 a.C. y 19 a.C., Roma librase contra ellos las llamadas Guerras Cántabras (Bellum Cantabricum).

El mismísimo emperador César Augusto, se desplazó hasta aquí para dirigir las operaciones de guerra y se asentó, en el año 26 a.C., al sur de Peña Amaya para hacer del actual Sasamón su cuartel general.

Peña Amaya
Peña Amaya

Es muy fácil acceder hasta casi la parte superior de la Peña Amaya, tomando una pista que sale de la localidad de Amaya. Esta pista te dejará al lado del yacimiento arqueológico de lo que fue el antiguo castro cántabro, y te permitirá observar desde allí un paisaje realmente impresionante.


El Petróleo de Sargentes de la Lora – Recorre un campo petrolífero


Cuando el 6 de junio de 1964 manó por primera vez petróleo en el campo de Ayoluengo, muy cerca de Sargentes de la Lora, todo el mundo pensó que Burgos se había convertido en el Texas español.

Desgraciadamente, pronto quedó claro que aquel petróleo era rico en arsénico y poco apto para ser refinado, por lo que se desvanecieron de un plumazo todos los sueños de producir gasolina en España y la riqueza económica que ello suponía.

A pesar de todo ello, y dado que se le consiguió buscar utilidad al crudo, se inició su explotación y llegó a haber 53 pozos en funcionamiento, aunque en los últimos años sólo estaban en activo una decena.

Tras más de 50 años de explotación que han supuesto la extracción de casi 17 millones de barriles de crudo, el 31 de enero de 2017 el Ministerio de Energía decidió cesar las labores de explotación del campo petrolífero de Ayoluengo. Quedó cerrado así, a pesar de las múltiples protestas que hubo, el único campo petrolífero en explotación que había en España, y a la vez el más antiguo del país.

Pozo petrolífero de Ayoluengo
Pozo petrolífero de Ayoluengo

A pesar de todo, merece la pena darse una vuelta por Ayoluengo y ver los “caballitos”, que es como llaman los paisanos a las estructuras usadas para extraer el petróleo, y que es lo que queda hoy de ese pasado industrial a la americana.

También puedes aprovechar para visitar el Museo del Petróleo de Sargentes de la Lora, donde además de aprender mucho acerca del petróleo, podrás profundizar en la historia de este campo petrolífero único en España.


Los Dólmenes de La Lora – Sumérgete en el misterio de un dolmen


Visitar un dolmen bien conservado, pasar por el corredor que lleva a su cámara sepulcral, e intentar imaginar cómo las personas de hace 5000 años pudieron mover semejantes bloques de piedra, sin medios mecánicos, es algo que todo el mundo debería hacer alguna vez.

Por suerte para nosotros, en Burgos es fácil llevar a cabo dicha experiencia, dado que, en la zona del Valle de Sedano, al noroeste de la provincia, se encuentra uno de los mayores conjuntos dolménicos de Europa, que se extiende por las cercanas provincias de Palencia y Cantabria.

La práctica totalidad de los dólmenes de esta zona responden a la tipología de sepulcro de corredor, correspondiente a una cámara circular central formada por enormes bloques de piedra situados en posición vertical (ortostatos), y a la que se accede por un estrecho pasillo. Por su parte, el exterior de la estructura se recubría con tierra amontonada, dándole la clásica forma de tronco de cono.

Dolmen de La Cabaña en Sargentes de la Lora
Dolmen de La Cabaña en Sargentes de la Lora

Aunque se sabe que fueron utilizados como lugar de enterramiento colectivo, es un misterio el por qué los antiguos habitantes de estas tierras se dedicaron a construirlos precisamente en esta zona y con tanta profusión.

Aunque la mayoría de estos dólmenes fueron construidos durante el Neolítico, hace en torno a 5000 años, los arqueólogos han podido constatar que fueron utilizados con posterioridad durante otros mil años más.

Los dólmenes ya restaurados y mejor conservados que puedes visitar son el de “La Cabaña” en Sargentes de La Lora, “El Moreco” en Huidobro, o “La Cotorrita” en Porquera de Butrón.

De todos modos, y si esta cantidad te sabe a poco, que sepas que en toda la provincia de Burgos hay varias decenas de dólmenes localizados, y se siguen encontrado nuevos, así que tienes visita para rato.


Los Páramos de La Lora, Masa y Bricia – Escucha el lúgubre aullido de los lobos


La gente no suele pensar en ello, pero acostumbrados como estamos al ruido constante de nuestras ciudades, no es frecuente escuchar los sonidos más íntimos de la naturaleza, que te transportan a un mundo primigenio lejos del ruidoso mundo de hoy.

Si eres de los que han disfrutado oyendo el grito de un águila en el cielo, el trompeteo de una bandada de grullas en paso, el bramido de un ciervo en celo, el alarido de un búho por la noche, o el simple goteo del agua en el interior de una cueva, sabes a lo que me refiero.

Pero si hay un sonido que en nuestro país represente lo más ancestral y primigenio de la naturaleza, ese es el aullido del lobo, un sonido que te transporta a un mundo que se regía tan solo por la regla básica de la ecología: comer y no ser comido.

España cuenta con una subespecie propia de lobo, el lobo ibérico (Canis lupus signatus), y Burgos cuenta todavía con una importante población de lobos en libertad, que habita principalmente las altas parameras de Las Loras, Masa y Bricia.

Lobo - que hacer en Las Loras
Lobo (Canis lupus signatus)

Un lobo suele aullar por varias razones: para localizar dónde está el resto del grupo al cual pertenece, como señal identificativa acústica del territorio de la manada, o para afianzar los lazos sociales de los miembros de la manada antes de salir a cazar, lo que puede provocar un coro de aullidos al unísono.

Los lobos pueden aullar a cualquier hora del día y en cualquier momento del año, pero parece ser que tienen una especial predilección por hacerlo durante el ocaso o la noche, y principalmente en las épocas más frías del año.

No te voy a engañar, oír aullar a los lobos no es fácil, aunque tampoco imposible, así que si alguna noche de invierno pasas sin prisa por alguna carretera de nuestros páramos, de esas en las que raramente te cruzas con ningún vehículo, te propongo que apartes el coche de la carretera y lo introduzcas unos metros por algún camino, pares el motor, te abrigues bien y salgas en silencio al exterior.

Los aullidos de los lobos se oyen en varios kilómetros a la redonda, así que quizá tengas suerte y consigas oír aullar un lobo en la distancia. Lo que es casi seguro, es que la experiencia no te defraudará si permaneces con el oído atento, ya que podrás escuchar muchos otros sonidos de la noche.


La Ermita de Santa Elena y Santa Centola – Sube hasta la ermita donde dos santas recibieron martirio


Durante millones de años, el discurrir de las aguas de los ríos Ebro y Rudrón, ha excavado en las calizas cretácicas del páramo de la Lora un profundo cañón que en algunas zonas tiene una profundidad de más de 200 metros.

Lo singular de su morfología kárstica y la variedad biológica que alberga al estar en la transición entre las zonas bioclimáticas atlántica y mediterránea, ha propiciado la declaración del Parque Natural de las Hoces del Alto Ebro y Rudrón. Uno de los mejores recorridos senderistas que se pueden hacer en el parque es esta ruta senderista por el cañón del Alto Ebro.

En el último tramo de vida del río Rudrón, pocos metros antes de que sus aguas se viertan en el río Ebro, se encuentra la localidad de Valdelateja, y al lado de ésta, en un cerro aislado que ha formado el río Rudrón en su proceso erosivo y que recibe el nombre de Castrosiero, se encuentra la ermita de las santas Elena y Centola.

La ermita es muy sencilla, de escaso tamaño y planta rectangular con ábside cuadrado, y se ilumina tan sólo por una pequeña ventana en la que se lee claramente la inscripción “FREDENANDUS ET GUTINA”, y debajo, y bastante deteriorado, “ERA DCCCXX”, lo que corresponde al año 782 de nuestra era, por lo que se trataría de una ermita tardovisigótica.

Ermita de las Santas Elena y Centola - que hacer en Las Loras
Ermita de las Santas Elena y Centola encima del cerro de Castrosiero

A finales del siglo VIII, la invasión del Islam desestructuró y fracturó completamente el estado visigodo, con lo que muchos señores feudales se quedaron aislados cumpliendo su misión de vigilancia. Este es el caso de Fredenandus y de su esposa Gutina, que refugiados con sus huestes en esta fortaleza natural, ya utilizada por los romanos para controlar a los montañeros que vivían al norte del Ebro, crearon esta iglesia para venerar a sus adoradas santas burgalesas Elena y Centola.

Según la tradición, las santas fueron martirizadas en este mismo punto en tiempos del emperador Diocleciano (244-311 d.C.). Sus reliquias se conservaron en esta iglesia hasta el año 1317, fecha en que fueron trasladadas a la Catedral de Burgos, que es donde se encuentran actualmente.

Al subir hasta la ermita, pasarás junto al pueblo abandonado de Siero, del que parte de su iglesia se conserva aún en pie, y cuyo cementerio es usado todavía por los habitantes de Valdelateja.

Si quieres conocer esta ruta en profundidad, no te pierdas nuestro post sobre Valdelateja, Siero y su ermita.


El Cañón del Rudrón – Contempla el vuelo poderoso de las aves rapaces


El río Rudrón es un tributario del río Ebro que recorre el noroeste de la provincia de Burgos, quedando el curso de ambos englobado dentro del Parque Natural de las Hoces del Alto Ebro y Rudrón.

La acción erosiva de las aguas del Rudrón a lo largo de millones de años, ha ido desgastando las calizas cretácicas del páramo de La Lora, creando una sucesión de hoces, cañones y cortados rocosos que, si bien hay que reconocer que no llegan a la espectacularidad de los del río Ebro, llegan a tener en algunos puntos casi 300 m de desnivel.

De todo el recorrido del río Rudrón, hay un tramo, el comprendido entre las localidades de Hoyos del Tozo y Moradillo del Castillo, que se encuentra completamente virgen sin que su curso vaya acompañado de una carretera, lo que desgraciadamente es harto frecuente en muchos de nuestros ríos.

A todo lo anterior, hay que añadir que en esta zona de Burgos se funden las regiones bioclimáticas atlántica y mediterránea, lo que da lugar a una vegetación de una riqueza singular, en la que se puede pasar del hayedo al encinar en centenares de metros.

Si te gusta conocer parajes naturales de belleza singular y contemplar el vuelo de las aves rapaces, este es uno de los mejores lugares de la provincia de Burgos, así que cálzate las botas, coge unos prismáticos y una guía de aves, y recorre este tramo sin dejar de mirar al cielo.

Buitre Leonado - que hacer en Las Loras
Buitre Leonado

La observación de buitres leonados (Gyps fulvus) en gran cantidad está asegurada y, en un buen día, raro será que no veas también alimoches (Neophron percnopterus), algún águila real (Aquila chrysaetos), cernícalos vulgares (Falco tinnunculus) y quizá hasta un halcón peregrino (Falco peregrinus). Y si fuera tu día de suerte, podrías llegar a observar alguna de las escasísimas águilas perdiceras (Aquila fasciata) de la provincia de Burgos.

Si eres de los que se anima fácilmente y tiene ganas de emociones fuertes, introdúcete por las hoces al anochecer y en pleno invierno, y podrás oír el canto del búho real (Bubo bubo) dominando el silencio de la noche.

Si quieres conocer la ruta en profundidad, esta entrada de nuestro blog por el Alto Rudrón te servirá de guía para planificarla.


Los Chozos de Orbaneja del Castillo – Refúgiate en antiguos chozos de pastores


Orbaneja del Castillo es uno de los pueblos más turísticos de Burgos, lo que sin lugar a dudas es debido a su espectacular y pintoresca cascada, y a lo singular del entorno en el que se encuentra integrado el pueblo.

La mayoría de los visitantes aparcan su coche junto a la carretera, se hacen una foto junto a la cascada, suben por las escaleras hasta el pueblo para dar una vuelta por sus calles, y como mucho, visitan la Cueva del Agua, de la que surge el riachuelo que forma la cascada. Pero lo que muchos no hacen, y no saben lo que se pierden, es acceder desde la misma plaza del pueblo calle arriba, hasta lo más alto del páramo en el que el río Ebro ha excavado su profundo cañón.

Merece la pena la visita al páramo de Bricia, ya que una vez en él te das cuenta de su inmensidad frente al cañón del Ebro, y tanto es así, que a medida que te separas de él, el cañón llega a desdibujarse con el contorno y puedes hasta desorientarte; así que procura no salirte mucho del camino.

Si sigues el camino adelante adentrándote en el páramo, verás que en él era donde los habitantes de Orbaneja del Castillo llevaban a cabo las principales labores agrícolas y ganaderas, y vinculados a estas últimas llegarás hasta una zona en la que se encuentra todo un poblado formado por unos curiosos chozos de pastores y agricultores, la mayoría de los cuales están en pie y a los que puedes acceder por su pequeña puerta.

Nos encontramos en los Chozos de la Laguna, un singular y raro conjunto de arquitectura rural que cuenta con poco más de una veintena de chozos, la mayoría de los cuales todavía se encuentra en buen estado de conservación.

Chozos de la Laguna en Orbaneja del Castillo - que hacer en Las Loras
Chozos de la Laguna en Orbaneja del Castillo

Los chozos son de planta cuadrada o circular, y están construidos a base de lajas de piedra caliza, sin ningún tipo de mortero o argamasa que facilite la unión entre ellas. Y lo más curioso de estas pequeñas construcciones es que no tienen tejado, ya que están rematados con una falsa bóveda formada con las mismas lajas de piedra superpuestas que forman sus paredes, encima de la cual se echaba tierra para aislar el interior.

Por su pequeño tamaño, está claro que los chozos sólo valían para resguardar a personas y, no al ganado, en caso de tormenta o para pasar la noche. A la vista de la distancia que hay desde ellos hasta el pueblo, creo que más de un pastor llegó a salvar su vida en pleno invierno, cuando la nevada le sorprendió al anochecer en lo alto del páramo y pudo refugiarse del viento helado y la nieve entre las paredes de piedra para pasar la noche.

Alojamiento en Las Loras y el Valle de Sedano

La oferta de alojamiento en la zona se centra casi exclusivamente en casas rurales, ya que apenas hay hoteles.

Los Apartamentos Turísticos La Puebla son una opción en Orbaneja del Castillo. Tienen dos habitaciones con cocina y baño privado, para que puedan alojarse hasta cuatro personas. De los mismos dueños es el Hotel Rural La Puebla que, tiene además restaurante y bar.

Si quires una casa de alquiler completo, en Valdelateja se encuentra la Casa Rural Rudrón, con capacidad para ocho personas, lo que la hace ideal para grupos de amigos o dos familias.

Otra opción de alquiler completo la tienes en Fuenteodra, donde se encuentra la casa rural Holiday home Calle Arriba – 2, con capacidad para ocho personas

En Pesquera de Ebro se encuentra El Abrigaño del Cañón, con dos casas rurales para alquiler completo. Una para 6 personas y otra para 10 personas. También encontrarás en esta localidad el hotel rural El Arco.

Otyra opción de alojamiento es el Complejo Residencial Miguel Delibes, en Sedano, que te ofrece la opción de alojarte en habitaciones o villas.

En este enlace puedes ver todos los alojamientos del Valle de Sedano y Las Loras, para que puedas hacer esta ruta.

 

Puedes conocer todo sobre Burgos en el vínculo siguiente, que te llevará a toda una serie de artículos de la cual forma parte este post

QUÉ HACER EN BURGOS, 100 COSAS SINGULARES QUE QUIZÁ NO CONOCES

Otros lugares imprescindibles de Burgos


*Los costes de esta web se sufragan parcialmente mediante enlaces de afiliación, que hacen que ganemos una pequeña comisión si reservas algún producto a través de los mismos. No hay ningún coste adicional para ti y los enlaces solo son a sitios que recomendamos y utilizamos nosotros mismos.