Saltar al contenido

Sarlat, el paraíso de los franceses en el Perigord Negro

Qué ver en Sarlat en el Périgord Noir de Francia

Sarlat-La Canéda o simplemente Sarlat, que es como se la conoce habitualmente, es una ciudad de Francia que se encuentra situada en el corazón del departamento de Dordoña (Dordogne). Además es la capital del Périgord Noir o Perigord Negro.

Sarlat fue el lugar que elegimos como base para alojarnos y conocer desde allí, durante una semana, el Périgord y la Dordogne.

Una vez que llegamos allí, nos dimos cuenta de que nuestra elección había sido totalmente acertada, ya que se trata de la ciudad más bonita y la que mejor representa el espíritu del Perigord.

¿Cómo ir a Sarlat?

En avión

Si vas a ir a Francia en avión, los aeropuertos más cercanos son los de Toulouse-Blagnac (199 km) y Burdeos (217 km).

Puedes buscar tu vuelo a Toulouse desde este enlace y a Burdeos desde este otro enlace.

En coche

Nosotros llegamos a Sarlat en nuestro propio coche desde Burgos (España). Primero tomamos la AP1 en dirección a Irún y una vez en Francia continuamos por la A63 hasta Burdeos y desde allí la A89. En total 652 km.

Si tu vas a llegar en avión, lo mejor es que alquiles un coche, ya que si quieres moverte por el Périgord y la Dordogne lo tendrás mucho más fácil.

  • Si has llegado al aeropuerto de Toulouse tendrás que tomar la A20, salida 56 (Aurillac, Sarlat, Figeac).
  • Si llegas al aeropuerto de Burdeos tendrás que tomar la A89, salida 16 (Sarlat, Périgueux Est).

¿Cómo es Sarlat?

Se trata de una ciudad medieval muy bien conservada, que pese a la gran cantidad de turistas que acoge cada año, sigue manteniendo su carácter tradicional. Posee un centro histórico tan bien conservado, que ha sido el escenario de varias películas históricas francesas, como Cartouche, de Henri Helman (2009), D’Artagnan, de Peter Hyams (2001) o Juana de Arco de Luc Besson (1998), entre otras.

En Sarlat hay más de 250 edificios históricos catalogados en el casco antiguo, por lo general construidos entre los siglos XV y XVI. Dicen que Sarlat es la ciudad que tiene más edificios históricos por metro cuadrado de toda Europa, lo que le ha valido su clasificación como Ville d’Art et d’Histoire (Ciudad de Arte e Historia). Pero sus edificios históricos siguen estando habitados, por lo que no es la típica ciudad que parece tan sólo un escenario para turistas.

Parece ser que un marco como este proporciona mucha inspiración a los artistas, porque en nuestro paseo por la ciudad encontramos muchos talleres de alfareros, pintores y otros artesanos que se han establecido allí, y que a menudo invitan al público a entrar y ver sus exposiciones de forma gratuita.

Estuvimos alojados en Sarlat durante una semana, y aunque nos dedicamos a explorar todo lo que pudimos del Perigord, a la vuelta de nuestras rutas nos dedicábamos todos los días a pasear por alguno de sus rincones. Aún así, como vimos que tenía mucho que ver nos quedamos un día completo para conocerla mejor.

En la mayoría del centro histórico de Sarlat está prohibida la circulación de vehículos, por lo que es muy agradable pasear por sus calles. Al comienzo de la zona histórica hay un parking de pago, y en las calles cercanas funciona la zona azul, pero si te quieres ahorrar ese desembolso hay parkings gratuitos más alejados del centro.

El centro histórico está atravesado por una calle semi-peatonal, con una carretera estrecha, es la Rue de la Republique (Calle de la República), que divide en dos el centro histórico de Sarlat. El barrio este es el más visitado, ya que es el barrio más aristocrático y el que tiene más edificios históricos, pero no dejes de visitar también el barrio oeste, que aún siendo más popular, también tiene su encanto.

Rue de la Republique - Calle de la República en Sarlat
Rue de la Republique – Calle de la República

Una vez que llegas al centro de la ciudad te sumerges en un ambiente totalmente medieval, todas las casas son similares, construidas de piedra caliza de color amarillo, con sus tejados oscuros característicos del Perigord, y esto unido a que en el centro no hay construcciones modernas, hace que te invada la sensación de haber retrocedido en el tiempo.

Un poco de historia sobre Sarlat en el Périgord Noir

Sarlat es una ciudad medieval que creció alrededor de una abadía benedictina de origen carolingio, cuyo origen se pierde en la leyenda. Se dice que recibió de Carlomagno las reliquias de Saint Sacerdos, obispo de Limoges, y de su madre Sainte Mondane.

Se sabe que existía ya en el siglo IX, y formaba parte de las seis grandes abadías del Perigord junto con Paunat, Belvès, Saint Front de Périgueux, Brantôme y Terrasson.  De las seis, la abadía carolingia de Sarlat fue la única que se salvó del ataque de los vikingos al encontrarse lejos del río Dordoña y sus afluentes. En 937 la abadía pasó a formar parte de la orden de Cluny.

Este señorío monástico alcanzó su apogeo en el siglo XIII, en el que contaba con 5000 habitantes y en 1317 el monasterio fue la sede de una nueva diócesis, creada por el Papa Juan XXII. La iglesia de la abadía se convirtió en la catedral de la diócesis de Sarlat y los obispos, en sustitución de los abades, comenzaron la transformación arquitectónica de Sarlat que no se terminó hasta finales del siglo XVII.

Calle del centro histórico de Sarlat
Calle del centro histórico de Sarlat

Convertida en ciudad episcopal, Sarlat desempeñó un papel destacado durante la Guerra de los Cien Años. Contaba con una reserva de municiones y víveres y fue defendida por los castillos situados en los alrededores en Beynac y Castelnaud, lo que le permitió prestar socorro a otras ciudades asediadas por los ingleses. Después del Tratado de Brétigny en 1360, se convirtió en posesión inglesa, pero se unió al rey de Francia 10 años después cuando el Condestable du Guesclin rechazó a los Ingleses.

Al finalizar la Guerra de los Cien Años cuando el rey inglés entregó esta región al rey francés, éste último recompensó a sus leales ciudadanos con privilegios reales. Sarlat fue especialmente favorecida, lo que provocó que apareciese una nueva clase comerciante, que llevó a cabo la construcción de bellas mansiones de piedra en estilo renacentista francés.

Tras la Guerra de los Cien Años, Sarlat sufrió los estragos de las Guerras de Religión. El reinado de Enrique IV permitió disfrutar a Sarlat de una época de tranquilidad y nuevas construcciones se comenzaron en la ciudad, como la Casa de la Boétie y el Hôtel de Vienne.

Durante la Revolución Francesa desapareció como diócesis y perdió su importancia. De esta forma se quedó estancada en el tiempo durante casi 150 años. En 1962 gracias a la Ley Malraux fue la primera ciudad francesa que se benefició de la protección de sus monumentos e inmuebles, lo que ha hecho que hayan llegado hasta nuestros días en perfectas condiciones.

Todo esto es lo que le llevó a Henry Miller a afirmar:

“Aquí está el paraíso de los franceses”

En 1965 las ciudades de Sarlat y La Canéda (a unos 3 km al sur de la ciudad antigua de Sarlat) se fusionaron bajo el nombre de Sarlat-La Canéda.

Qué ver en Sarlat

Lo mejor para descubrir Sarlat es callejear por ella sin rumbo fijo; como el centro histórico no es muy grande, vas a poder ver todos sus monumentos y edificios de interés sin necesidad de un recorrido predeterminado. De todas formas, si lo deseas, en la Oficina de Turismo de la Rue Tourny, cerca de la catedral, puedes obtener un mapa del centro de la ciudad, aunque es un mapa bastante conciso que contiene poca información. Verás que algunos edificios tienen en su nombre la palabra Hôtel, no quiere decir que sean alojamientos, en Francia un Hôtel es la casa urbana de una familia noble, y ese sentido es el que tienen las casas de las que te hablaré de Sarlat.

Al casco histórico se accede por las Avenidas Thiers y Gambetta, y a través de ellas llegarás a la Place de la Liberté, que es como la plaza mayor de Sarlat. Aquí se encuentra el Ayuntamiento, con su torre campanario circular encaramado en el tejado, y la mejor representación de mansiones del Renacimiento en Sarlat. Es la plaza central de Sarlat y una de las más animadas, ya que está llena de terrazas de cafés y restaurantes.

Place de la Liberté - Plaza de la Libertad de Sarlat
Place de la Liberté – Plaza de la Libertad

En el extremo norte de la plaza se encuentra la antigua Iglesia de Santa María (Sainte-Marie), una iglesia construida en 1365, que actualmente ya no está abierta al culto y alberga un mercado cubierto en el que encontrarás una gran variedad de productos de la zona: setas, embutidos, aceite de nuez y  productos orgánicos. La identificarás fácilmente porque tiene unas puertas enormes. El arquitecto Jean Nouvel (nacido en Sarlat) fue el encargado de la reforma de esta antigua iglesia y el artífice del ascensor panorámico de cristal situado en la torre de la iglesia, que te permite subir hasta lo alto del campanario y allí dentro de un cubo de cristal puedes disfrutar de las vistas de 360 ​​° de Sarlat.

Muy cerca de esta iglesia encontrarás el sitio en el que se situaba el antiguo mercado de gansos, la Place du Marché aux trois Oies (plaza del mercado de los tres gansos). Es uno de los rincones de Sarlat que más nos gustó. Es una plaza de lo más fotogénica, ya que se encuentra enmarcada con algunas de las casas más grandes de Sarlat, como la Manoir de Gisson o el Hôtel de Vassal y tiene una escultura de tres gansos en la que no hay niño que no haya jugado en ella.

Place du Marché aux trois Oies - Plaza del Mercado de los tres Gansos en Sarlat
Place du Marché aux trois Oies – Plaza del Mercado de los tres Gansos

La Manoir de Gisson es una casa del siglo XIII que fue totalmente reformada y amueblada en el siglo XVII y que ahora está abierta al público. Está compuesta por dos edificios de diferentes estilos unidos entre sí por una torre hexagonal. Nosotros la visitamos y creemos que merece mucho la pena, ya que te muestra como era la vida dentro de estas casas. La visita se divide en dos partes: durante la primera parte se visitan las bodegas abovedadas y una serie de salas, que exhiben artículos sobre la historia de la justicia desde la Edad Media hasta la Revolución, lo cual incluye una exposición de instrumentos de tortura. La segunda parte de la visita al Manoir de Gisson es a los apartamentos privados, aquí verás muebles desde la Edad Media hasta el siglo XVII, el suelo original de maderas preciosas, enormes chimeneas y una escalera de caracol que serpentea por la torre hexagonal. Una parte de la casa sigue estando habitada por los descendientes de la familia original, y esta parte no es visitable.

Iglesia de Santa María a la izquierda y Manoir de Gisson al fondo en Sarlat
Iglesia de Santa María a la izquierda y Manoir de Gisson al fondo

Desde aquí llegarás a la Rue des Consuls (calle de los Cónsules), que es una de las más destacadas de Sarlat y que tiene una serie de mansiones impresionantes. El Hôtel de Mirandol del siglo XVI con su puerta imponente, el Hôtel de Plamon del siglo XIV con sus tres ventanas en arco, al que se añadió un siglo más tarde el piso de arriba con ventanas divididas con un parteluz. El Hôtel de Vassal fue construido en el siglo XV y destaca por su doble torreta y el Hôtel Tapinois de Betou que tiene una escalera monumental.

Rue des consuls - Calle de los Cónsules de Sarlat
Rue des consuls – Calle de los Cónsules

En esta calle se encuentra también la Fontaine de Sainte-Marie (Fuente de Santa María), frente al Hôtel de Plamon, situada bajo la bóveda de una cueva.

Fontaine de Sainte-Marie - Fuente de Santa María en Sarlat
Fontaine de Sainte-Marie – Fuente de Santa María

Vuelve por tus pasos hasta la Place de la Liberté y si continuas hacia el sur encontrarás la Place du Peyrou en la que se encuentra la Catedral de Saint Sacerdos. En este lugar se encontraba en el siglo XII la iglesia dedicada a Saint Sacerdos. En 1504 el arzobispo Armand de Gontaut-Biron ordenó la demolición del edificio para construir una catedral, pero abandonó Sarlat en 1519 y los trabajos se pararon durante más de un siglo. La iglesia actual se terminó durante los siglos XVI y XVII.

Ábside de la Catedral de Saint Sacerdos de Sarlat
Ábside de la Catedral de Saint Sacerdos

La Catedral se divide en tres partes bien diferenciadas: un campanario de estilo románico del siglo XII, la nave central del siglo XVII y en la parte trasera se encuentra la parte original que correspondía a la abadía del siglo XIV. En el interior se encuentran varias obras de arte y un órgano del siglo XVIII de gran prestigio.

Interior de la Catedral de Saint Sacerdos de Sarlat
Interior de la Catedral de Saint Sacerdos

Hay varias calles, como son la Cour du Cloitre y las cercanas Cour des Fontaines y la Cour des Chanoines, que eran todas originalmente parte de la abadía.

Justo por encima de la Catedral se encuentra el Jardin des Enfeus, que es el antiguo cementerio de la abadía, en el que hay varios sarcófagos y “enfeus“, que son tumbas que se construyen en la pared de la iglesia.

Junto a él y encima de una colina se puede ver una curiosa estructura llamada Lanterne des Morts (Linterna de los Muertos). Se trata de una estructura de piedra cilíndrica con un techo cónico. El origen y la historia de este antiguo edificio no están muy claros y no se sabe para que fue diseñado originalmente, pero algunos sugieren que podría haber contenido una luz para guiar a las almas de los que habían fallecido. A través de los siglos ha tenido muchos usos: ha sido capilla ardiente, osario, almacén de pólvora …

Lanterne des Morts - Linterna de los Muertos de Sarlat
Lanterne des Morts – Linterna de los Muertos

A la derecha de la catedral se encuentra la fachada del antiguo Palacio Episcopal que muestra grandes ventanales góticos en el primer piso, del Renacimiento francés en el segundo y encima una galería del Renacimiento italiano, que fue añadida por el obispo italiano Nicolo Goddi, amigo de la reina Catalina de Médicis. Actualmente el interior se ha convertido en un teatro.

Palacio Episcopal de Sarlat
Palacio Episcopal de Sarlat

En esta misma plaza se encuentra la Maison de la Boétie, construida en 1525 por Antoine de la Boétie, y en la que nació el filósofo y humanista Etienne de la Boétie, que fue el mejor amigo del gran filósofo francés Montaigne. Su casa tiene un gran arco de entrada y es de estilo renacentista con ventanas geminadas.

Maison de la Boétie de Sarlat
Maison de la Boétie

Junto a esta casa se encuentra el Hôtel de Maleville, también llamado Hôtel de Vienne, ya que perteneció primero a Jean de Vienne, un hijo de Sarlat que nació en una familia pobre en 1557, y que tras una gran ascensión social se convirtió en superintendente de finanzas de Enrique IV. Actualmente acoge la oficina de turismo de Sarlat.

Hôtel de Vienne de Sarlat
Hôtel de Vienne

Entre las dos casas hay un callejón llamado Passage Henri-de-Ségogne, a través del cual se pueden ver algunas de las casas más antiguas de Sarlat. Aunque es un entorno precioso, aquí se encuentran los restaurantes atrapa turistas por excelencia, y que tienen peor relación calidad/precio .

Passage Henri-de-Ségogne de Sarlat
Passage Henri-de-Ségogne

En el borde de la antigua ciudad, en la Rue Landry, puedes ver Le Présidial, un edificio del siglo XVII que fue la sede de la justicia real durante ese siglo, y fue utilizado como tribunal hasta 1789. Se registró como monumento histórico en 1944 por ser un conjunto único y característico de la aquitectura de Sarlat. Sólo su fachada oriental se transformó en el siglo XVIII con el fin de dar cabida a una bonita escalera de hierro forjado. Lo que más destaca del edificio es su claraboya octogonal por encima del tejado. Ahora es un restaurante gastronómico muy conocido.

Le Presidial en Sarlat
Le Presidial

Al pasear por la ciudad podrás ver pequeñas figuras de la Virgen María que se encuentran en las paredes de la calle a intervalos más o menos regulares. La peste se cobró muchas vidas en Sarlat y estas estatuas fueron erigidas por los habitantes cuyas vidas se salvaron y quisieron mostrar su gratitud.

En tu paseo por Sarlat, mira también hacia arriba; los tejados de los edificios de Sarlat sorprenden porque están revestidos de lauze, es decir de piedra caliza, lo que no es muy habitual. Son láminas de piedra muy finas dispuestas en capas en el tejado, que por la acción de la lluvia se oscurecen y por eso presentan un color casi como de pizarra.

No te olvides del otro lado de la ciudad y cruza la Rue de la Republique para echar un vistazo al lado oeste. Podrás ver el Hôtel Saint Clar del siglo XVII, que era la casa del gobernador de Sarlat, y que destaca por su torre, que fue creada como muestra de sus hazañas bélicas, y la Tour du Bourreau, una de las dos únicas torres que se conservan de las 10 que tenía la muralla de Sarlat, y que además es visitable.

Tour du Bourreau de Sarlat
Tour du Bourreau

Más allá encontrarás el convento de Sainte Claire y la Capilla de los Penitentes Blancos con su gran portada barroca, entre otros edificios.

Datos prácticos sobre Sarlat-la-Canéda

Días de mercado en Sarlat

Una de las tradiciones que se siguen conservando en el Perigord, es la de la celebración de mercados semanales en los que encontrar los productos de la tierra y, de entre todos, el mercado de Sarlat es el más famoso desde la Edad Media. En Sarlat los días de mercado son los siguientes:

  • Miércoles: (8:30h a 13:00h) únicamente alimentación.
  • Sábado: (8:30h – 18:00h) mercado tradicional de alimentación y productos artesanales. Es un buen lugar para comprar algunos de los productos locales: setas, trufas, foie gras, queso, nueces, castañas, fresas y embutidos. Se desarrolla por todas las calles del casco histórico, que se llenan de puestos con lonas de colores, y es uno de los mercados más populares de la Dordoña.
  • Un mercado que se dedica a la trufa y foie gras se celebra en la Place Boissarie entre diciembre y febrero.
  • Se celebra un mercado biológico nocturno del 17 de Junio al 16 de Septiembre (18:00h – 22:00h), en la Place du 14 Juillet.
Place de la Liberté - Plaza de la Libertad de Sarlat
Place de la Liberté – Plaza de la Libertad

Visitas guiadas en Sarlat

Si eres de los que les gustan las visitas guiadas, acércate a la Oficina de Turismo, ya que te propone diferentes visitas guiadas de junio a septiembre, tanto diurnas como nocturnas. Sarlat tiene una iluminación especial de noche, su alumbrado con gas le proporciona una luz suave que le dota de un halo de misterio, así que vale la pena recorrer la ciudad cuando ha oscurecido, ya que los edificios se muestran más bonitos aún.

Restaurantes de Sarlat

En Sarlat hay multitud de restaurantes, aunque algunos de ellos son los típicos atrapa turistas. De entre todos los de Sarlat, la dueña de la casa en la que estuvimos alojados nos recomendó los siguientes, que son a los que acuden los habitantes de Sarlat:

Le Criquettamu´s: 5, Rue des Armes. Es el único restaurante que sirve cenas hasta las 23:00h, y sólo está abierto por las tardes. Nos recomendaron reservar previamente y pedir una mesa en la terraza interior.

Restaurante Le Criquettamu´s de Sarlat
Restaurante Le Criquettamu´s

Le Bistrot: 14, Place du Peyrou. Situado frente a la catedral, y junto a la Maison de la Boétie, una de las más emblemáticas de Sarlat. Tiene una carta con platos típicos de la región: foie gras, confit, magret de pato …

Auberge du Mirandol: 7, Rue des Consuls. Es un clásico en Sarlat, está situado en un edificio clasificado como monumento histórico del siglo XV, que fue construido después de la Guerra de los Cien Años. Su cocina es casera y tradicional y la carta variada pero centrada en los productos del Perigord: foie gras, micuit de pato y ganso, helado de nuez …

En el salón en la planta baja se puede ver la bóveda de un horno de panadería antigua del siglo XIII y se puede visitar una pequeña cueva que tiene un cauce de agua que alimenta a la fuente Sainte-Marie que puedes ver cerca, en la misma calle en la que se encuentra el restaurante.

Le Mediéval: 3, Rue de LÓlivier. Excelente relación calidad precio con una cocina tradicional del Perigord.

Le Grand Bleu: 43, Avenue de la Gare. Excelente restaurante gastronómico alejado del centro y cerca de la estación de tren, para comer “comme il faut”, tanto es así que posee una estrella Michelin, así que el precio es más caro que los anteriores. El menú es muy variado, así como la carta de vinos.

Dónde dormir en Sarlat

Tienes múltiples opciones para alojarte en Sarlat. Si quieres estar en el centro del casco histórico el complejo de apartamentos In Sarlat Luxury Rentals, Medieval Center tiene varios apartamentos diseminados en el centro histórico de Sarlat, en los que se pueden alojar desde 2 a 6 personas.

Si buscas una zona más tranquila, pero no demasiado lejana al centro, tienes el Hôtel Bon Encontre, que se encuentra a unos 850 metros del centro de Sarlat y, además cuenta con piscina, algo muy recomendable si viajas en verano, ya que esta zona suele ser muy calurosa.

Si te quieres dar un capricho y alojarte en uno de los edificios históricos de Sarlat, el apartamento Le Royere es tu sitio. Es un apartamento ubicado en la primera planta de una mansión de 1524.

Si no te convencen ninguna de las opciones anteriores da un clic en este enlace que te llevará a ver todos los alojamientos existentes en Sarlat.

error: Content is protected !!