Saltar al contenido
A un Clic de la Aventura

Qué ver en Poza de la Sal, la cuna de Félix Rodríguez de la Fuente

Qué ver en Poza de la Sal

Siempre que nos preguntan sobre los pueblos que merece la pena visitar en Burgos, entre la lista de nuestros imprescindibles, se encuentra Poza de la Sal. Por eso, nos parecía necesario contar qué tienes que ver en Poza de la Sal, cuando vayas a visitarlo.

Dónde se encuentra Poza de la Sal

Cómo ya te he dicho antes, Poza de la Sal es un pueblo de la provincia de Burgos y, además, uno de los más bonitos.

Más concretamente, se encuentra al norte de la provincia de Burgos, en el límite entre la Bureba y el Páramo de Masa.

Muchos españoles pudieron colocar a Poza de la Sal en el mapa, gracias a su embajador más insigne, el gran naturalista Félix Rodríguez de la Fuente, que nació en esta pequeña localidad.

Para dinamizar la zona, se ha creado una ruta muy interesante, denominada Ruta Raíces de Castilla, que pone en valor tres pueblos que se encuentran cercanos: Poza de la Sal, Oña y Frías. Que tienen en común el haber sido el gérmen de lo que más tarde sería el reino de Castilla. Esta es una ruta muy recomendable, para hacerla en un mismo día.

Qué ver en Poza de la Sal

Plaza Nueva

Comienza la visita de Poza de la Sal en la Plaza Nueva. En el centro de la plaza encontrarás el típico templete castellano, alrededor del cual se sitúa el mercado que se celebra el segundo sábado de cada mes.

Esta plaza, al estar situada en una zona alta, resulta ser un mirador privilegiado de La Bureba. Desde aquí puedes divisar la gran llanura que se encuentra encajonada entre los Montes Obarenes, las parameras de Altotero, los Montes de Oca, la Sierra de la Demanda y el Alto de la Brújula.

Arco de la Concepción o Puerta del Conjuradero

Desde la Plaza Nueva accederás al casco histórico atravesando la muralla por el Arco de la Concepción o Puerta del Conjuradero. Si alzas la mirada verás un balcón corrido sobre el arco de medio punto, desde allí los sacerdotes conjuraban los nublados que amenazaban las cosechas y la producción salinera.

Arco de la Concepción de Poza de la Sal
Arco de la Concepción o Puerta del Conjuradero

Poza de la Sal fue una villa amurallada, desde el siglo XIV y, tenía 5 puertas de entrada en la muralla, de las cuales esta era la puerta principal de acceso, por lo que está protegida por un gran contrafuerte.

Atravesar este arco es retroceder en el tiempo, a través de él entrarás en el recinto interior de la muralla, en el que se encuentra el casco antiguo de Poza de la Sal.

Plaza Vieja

Desde el arco entrarás directamente a la Plaza Vieja, que era el epicentro de la Villa, ya que aquí se celebraba antiguamente el mercado semanal. Poza de la Sal tenía el privilegio de celebrar un mercado semanal, los sábados y, dos ferias anuales, desde que Enrique II se lo concediera en 1371.

Las casas que delimitan la plaza son casas de tres alturas, de arquitectura típica castellana, con entramado de madera. Todas tienen soportales con pilares de madera, que se encuentran apoyados en una base de piedra.

ALOJAMIENTO RECOMENDADO EN POZA DE LA SAL

Si vas a visitar Poza de la Sal, te recomendamos buscar alojamiento en el hotel Casa Martín. Es un hotel pequeño de gestión familiar ideal para poder visitar, tanto Poza de la Sal como los pueblos de los alrededores que, también son muy interesantes. Las habitaciones son amplias, limpias y con una decoración sencilla de estilo rústico. Dispone de parking propio y sirven tanto desayunos como cenas. Además, es de destacar la amabilidad del personal del hotel.

Plaza de la Villa y Ayuntamiento

Desde la Plaza Vieja llegarás a la Plaza de la Villa, en la que se encuentra ubicado el ayuntamiento del siglo XVI, con sus tres arcos, formando un soportal.

En esta misma plaza, junto al ayuntamiento, se encuentra el museo dedicado a Félix Rodríguez de la Fuente, que te animamos a visitar.

Ayuntamiento de Poza de la Sal en la Plaza de la Villa
Ayuntamiento de Poza de la Sal en la Plaza de la Villa

Espacio Medioambiental de Félix Rodríguez de la Fuente

Como ya te he dicho antes, si hay un personaje que ha dado fama a Poza de la Sal, ese es el ilustre naturalista Félix Rodríguez de la Fuente. Nació en Poza de la Sal un 14 de marzo de 1928 y su futuro devenir quedó marcado por lo que vivió durante su infancia en Poza de la Sal y su entorno, en contacto permanente con la naturaleza.

Por este motivo, el Espacio Medioambiental ha sido dedicado a la figura de Félix Rodríguez de la Fuente que, además, hace también las veces de Oficina de Turismo.

Aquí podrás descubrir aspectos de su vida que seguramente desconocías, ya que se centra especialmente en su infancia, desde la perspectiva de sus mejores amigos. Te sorprenderán sus andanzas y aventuras por estas tierras, en las que la naturaleza convivía estrechamente con el hombre.

Espacio Medioambiental de Félix Rodríguez de la Fuente
Espacio Medioambiental de Félix Rodríguez de la Fuente

Las calles de Poza de la Sal

Una vez visitado el Espacio Medioambiental, lo mejor que puedes hacer es recorrer las calles del centro histórico de Poza de la Sal. Unas calles estrechas cuyo trazado refleja su carácter medieval y, que se encuentran en el interior de una muralla cuya construcción comenzó en el siglo XII.

A lo largo de la Edad Media y, debido a su importancia económica, Poza de la Sal fue una villa que atrajo a una importante comunidad judía, cuya aljama tuvo una gran importancia social y económica, algo que se intuye por la cantidad de impuestos que debían de pagar.

Arquitectura popular de Poza de la Sal
Arquitectura popular de Poza de la Sal

Las calles de Poza de la Sal están totalmente adaptadas al terreno en el que están emplazadas. Al encontrarse la villa en una ladera, todas las calles se encuentran en pendiente. La mayor parte de las casas se encuentran construidas encima de la roca, sin cimentación alguna y apoyadas unas en otras, con su característico entramado de madera.

Y al tener como límite a la muralla, el espacio se aprovechó milimétricamente. Por eso, las calles son estrechas, las casas están apiñadas y para poder ganar luz y espacio se levantaron casas de hasta cuatro alturas. Por esta singularidad y buen estado de conservación, el casco antiguo de Poza de la Sal fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1982.

Casa natal de Félix Rodríguez de la Fuente

Lo mejor que puedes hacer en Poza de la Sal es callejear sin rumbo, imaginando como Félix las atravesaría a todo correr para llegar hasta la Cueva de la Verana. Su lugar secreto de reunión con sus amigos de «la cuadrilla de Dios te libre«, con los que compartió innumerables jornadas de aventuras durante su infancia libre y prehistórica, como a él le gustaba definirla.

En tu recorrido llegarás a la casa en la que nació Félix Rodríguez de la Fuente. Aquí vivió hasta el año 1943, cuando su familia se trasladó al cercano pueblo de Briviesca. Es una casa sencilla y, como es de propiedad particular no se puede visitar. Si quieres saber dónde está, pregunta a alguna persona del pueblo, aunque con la foto que tienes a continuación, no te será difícil encontrarla.

Casa natal de Félix Rodríguez de la Fuente en Poza de la Sal
Casa natal de Félix Rodríguez de la Fuente

Centro de Interpretación de las Reales Salinas

Ya te habrás imaginado de dónde viene el nombre de Poza de la Sal. La explotación de las salinas en Poza se remonta a la época de los romanos y, fue uno de los principales centros productores de sal de la península. La época de esplendor de Poza de la Sal se debe a sus salinas y, su valor estratégico fue lo que justificó la construcción de la muralla para su defensa en la Edad Media.

El Centro de Interpretación se encuentra en lo que fue la Casa de Administración de las Reales Salinas, que fue construida en el siglo XVIII y desde la que se controló la producción de sal hasta 1868.

En este Centro de Interpretación te explicarán todo lo referente a la explotación de las salinas, el por qué de la existencia de sal en este territorio, conocerás un fenómeno único en el mundo como es el diapirismo, que es lo que ha permitido que aquí brote la sal.

El cráter diapírico de Poza de la Sal es como el cráter de un volcán, sólo que aquí en lugar de salir lava lo que ha salido ha sido la sal acumulada de un antiguo mar. ¿A qué no sabías de la existencia de este fenómeno? Pues es tan singular que sólo existe en tres lugares en el mundo, en la India, en Estados Unidos y en Poza de la Sal.

Te explicarán cómo la sal se cultiva y el trabajo tan duro que es. Mediante una maqueta te será más fácil comprender cómo era el proceso de extracción de la sal y, conocerás la forma de vida de los últimos salineros.

Una vez que te expliquen todo lo referente a las salinas, te llevarán a verlo sobre el terreno, ya que cerca del Centro de Interpretación hay una ruta didáctica de cinco kilómetros por el Salero y, se ha recreado la forma de explotación de las salinas para que te hagas una idea de cómo se hacía. Incluso hay una poza en la que te puedes sumergir y, debido a su gran salinidad es como si estuvieses en el Mar Muerto.

Salinas que ver en Poza de la Sal
Salinas de Poza de la Sal

Fuente Buena, lavadero y abrevadero

Cuando vayas a visitar las salinas, pasarás por uno de los lugares más peculiares de Poza de la Sal: su conjunto de lavaderos, fuentes y abrevaderos del siglo XVIII. Un lugar, cuyo origen se remonta a la época de los romanos, que ya explotaban las salinas por aquel entonces.

A este lugar se le conoce como Fuente Buena y a él acudían las mujeres del pueblo, para lavar la ropa y que se secara al sol.

Conjunto de lavaderos de Fuente Buena en Poza de la Sal
Conjunto de lavaderos de Fuente Buena

Hoy en esos lavaderos puedes contemplar los peces que viven allí y que hacen las delicias de los más pequeños.

El acueducto romano

En esta zona hay un puente, en el que comenzaba una calzada romana, que estaba relacionada con Flavia Augusta. Desde él se puede ver un pequeño acueducto con tres arcos de medio punto que, se supone, que es una construcción romana y que estaría relacionada con la explotación romana de las salinas.

Acueducto romano de Poza de la Sal
Acueducto romano

Castillo de los Rojas

Otra de las cosas que puedes hacer en Poza de la Sal es ir a conocer el Castillo de los Rojas, que se encuentra en lo alto de la colina en cuya ladera se encuentra el pueblo.

Levantado en el siglo XIV por los Rodríguez de Rojas, señores de Poza, fue un castillo que tuvo una gran importancia defensiva y de vigilancia, aunque también sirvió como prisión. Su posición era estratégica, ya que controlaba el paso hacia la Bureba y sirvió para defender a la población y al salero.

Uno de los episodios más curiosos de su historia fue cuando los embajadores de Milán, Francia, Venecia, Florencia e Inglaterra, que pertenecían a la Liga Clementina, estuvieron 4 meses apresados en este castillo, por orden del emperador Carlos I de España y V de Alemania. El mismo año, también estuvo preso en el castillo Ricardo Cuper, que era procurador de los corsarios ingleses, que asaltaron y requisaron en Belém (Lisboa), un barco propiedad de unos mercaderes burgaleses: la nao “Espíritu de Gracia”.

Merece mucho la pena acercarse hasta allí, aunque tienes que tener un poco de cuidado al visitarlo, porque no está en perfectas condiciones, y las escaleras de acceso están talladas en la roca y pueden resbalar.

Castillo de los Rojas de Poza de la Sal
Castillo de los Rojas de Poza de la Sal

El diapiro de Poza de la Sal

Si continúas un poco más adelante por la carretera que lleva al castillo,  puedes disfrutar de las vistas del diapiro de Poza de la Sal en todo su esplendor.

Diapiro de Poza de la Sal
Diapiro de Poza de la Sal

Qué ver cerca de Poza de la Sal

Si vas a ver Poza de la Sal no dejes de visitar algunas joyas que se encuentran cercanas:

  • Visita Oña, con su magnífico Monasterio de San Salvador, que atesora un Panteón Real digno de admiración.
  • Descubre Frías, la ciudad más pequeña de España que te fascinará con sus casas colgadas en la roca y, sus callejuelas que suben hasta el impresionante castillo roquero.
  • Antes de llegar a Frías, visita uno de sus barrios más bonitos: el barrio de Tobera. En él encontrarás la ermita románica de Nuestra Señora de la Hoz y, a sus pies la pequeña ermita del Cristo de los Remedios. Completando la estampa verás un puente medieval, este conjunto es uno de los motivos fotográficos más bonitos de Burgos.
  • Haz una ruta por la Bureba, una de las comarcas más ricas en patrimonio y naturaleza de la provincia de Burgos.
  • Recorre las Merindades de Burgos, una zona situada en el norte de la provincia, que te va a sorprender con sus castillos y sus iglesias rodeadas de misterio.

*Los costes de esta web se sufragan parcialmente mediante enlaces de afiliación, que hacen que ganemos una pequeña comisión si reservas algún producto a través de los mismos. No hay ningún coste adicional para ti y los enlaces solo son a sitios que recomendamos y utilizamos nosotros mismos.