Saltar al contenido

Ruta por La Bureba de Burgos para visitar sus rincones más singulares

Ruta por La Bureba de Burgos en busca de las mejores experiencias

Si quieres conocer una comarca burgalesa que esconde recursos naturales y culturales realmente excepcionales, apúntate a esta ruta por la Bureba de Burgos.

Zona de transición y corredor natural entre la Cordillera Cantábrica y el Sistema Ibérico, su posición estratégica le ha permitido ser testigo de la más temprana historia de Castilla, y parte esencial de la misma.

Azorín definió la Comarca de La Bureba como “el corazón de la tierra de Burgos”, y es que esta zona constituye el origen de la primitiva Castilla.

Sus principales villas y ciudades, englobadas en la Mancomunidad Raíces de Castilla, son sin lugar a duda algunas de las más pintorescas y con mayor personalidad de la provincia de Burgos.

Mapa de La Bureba de Burgos

Las mejores experiencias en la Bureba de Burgos


Contempla un panteón de reyes medievales


Si estás interesado por la historia medieval, te gustará conocer el Panteón Real del Monasterio de San Salvador, en la localidad de Oña, un auténtico emporio de la iglesia medieval bajo cuyo dominio llegaron a estar más de 100 iglesias y monasterios, y más de 170 villas y aldeas, llegando los derechos de su abadengo desde el Río Arlanzón al Mar Cantábrico, y desde La Rioja hasta el Valle del Pisuerga.

Este monasterio, guarda en su interior un panteón de reyes y condes medievales dividido en dos partes, situadas cada una de ellas a un lado del Altar Mayor: a la izquierda el llamado Panteón Real, y a la derecha el Panteón Condal.

Cada panteón, labrado en madera de nogal, tiene forma de baldaquino del que cuelgan unas piñas ricamente labradas y está adornado con pinturas hispano flamencas. En cada panteón hay cuatro arcones funerarios, labrados también en madera de nogal, y adornados con delicadas filigranas y cuidadas inscripciones en taracea.

Panteón Real del Monasterio de San Salvador de Oña - ruta por La Bureba de Burgos
Panteón Real del Monasterio de San Salvador de Oña

Voy a intentar no liarte demasiado, y explicarte de forma sencilla quiénes son los que yacen en estos ocho sepulcros, y para ello voy a poner detrás de cada nombre, entre paréntesis, un número y una letra que indica el número de orden del sepulcro contando de dentro a afuera, y una I si es de la parte izquierda o una D si es de la parte derecha.

Antes de nada te comento que en los sepulcros 4-I y 4-D reposan los restos de infantes que murieron a muy corta edad sin llegar a reinar, y sin que sus hechos hayan trascendido a la historia.

Los primeros personajes que aparecen son los Condes de Castilla, Sancho García (1-D) y Urraca Gómez (2-D), fundadores del Monasterio en el año 1011. Fue él quien venció a Almanzor en la famosa Batalla de Calatañazor, y era nieto de Fernán González, el primer Conde de Castilla.

García Sánchez (3-D) fue el primogénito de este matrimonio y último Conde de Castilla. Murió asesinado en León el día de su boda, por lo que su hermana Muniadona de Castilla (3-I) se convirtió en la heredera de los derechos dinásticos sobre Castilla. Ésta, se casó con Sancho Garcés III de Pamplona (2-I), con lo que Castilla y Navarra quedaron unidas.

Al morir Sancho Garcés, divide su reino entre sus hijos García Sánchez III y Fernando I, quienes se enfrentaron en la famosa Batalla de Atapuerca de la que Fernando salió vencedor, convirtiéndose así en el nuevo rey de León.

Cuando muere Fernando I, no aprende de los errores de su padre, y vuelve a dividir su reino entre sus tres hijos: Sancho II el Fuerte de Castilla (1-I), Alfonso VI de León y García de Galicia.

Sancho, que tenía como amigo y vasallo a Rodrigo Díaz de Vivar “el Cid Campeador”, se convirtió en el primer rey de Castilla y reunificó la herencia de su padre venciendo a sus hermanos, pero murió traicionado durante el cerco de Zamora a manos de Vellido Dolfos, motivo por el que el Cid le exigió a Alfonso que jurase en la iglesia de Santa Gadea que no había tenido parte en la muerte de su hermano, lo que le supuso el destierro. Así, Alfonso VI se convirtió en rey de León y Castilla en el año 1072, momento a partir del cual nos viene definitivamente eso de ser Castilla y León.

Como verás, toda esta historia no tiene nada que envidiar a la trama de Juego de Tronos, y daría para una serie televisiva de éxito.

Además del Panteón Real, el Monasterio de San Salvador de Oña conserva un bonito claustro, conocido como “patio gótico” que también puedes visitar. La imagen de portada de este post corresponde a ese claustro.


Asiste a la obra de teatro interpretada en una iglesia


Cada mes de agosto desde el año 1987, y en el incomparable marco del Monasterio de San Salvador que te acabo de describir, los vecinos de la localidad de Oña llevan a cabo la representación teatral del Cronicón de Oña.

Se trata de una representación teatralizada en la que interviene una buena parte de la población local, y que narra la historia de la Castilla de finales del siglo X y principios del siglo XI. Cuenta también cuál es el origen de este singular monasterio que ha servido de panteón real para los primeros reyes castellanos, así como la propia historia de estos monarcas allí enterrados, que se enfrentaron al Islam y entre ellos mismos en largas luchas fratricidas por el poder.

Esta representación señera, que fue de las primeras en España que se sumó al fenómeno europeo de la recreación histórica, cuenta con una cuidada escenografía que le ha valido la declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional en Castilla y León.

Representación del Cronicón de Oña (Foto © Abilio Estefanía Castellanos) - ruta por La Bureba de Burgos
Representación del Cronicón de Oña (Foto © Abilio Estefanía Castellanos)

Si quieres tener el gusto de emocionarte en esta obra que de forma tan amena y didáctica te traslada más de 1000 años en el tiempo, más te vale que estés atento a la fecha de apertura de taquillas, ya que desde el primer año en que se inició la representación se han agotado las más de 3000 entradas que salen a la venta cada año.

Se ha convertido en una de las citas ineludibles de La Bureba de Burgos y, no es de extrañar, ya que el marco incomparable, la sorprendente interpretación y los magníficos efectos de luz y sonido, te envuelven en una atmósfera épica y vibrante de la que saldrás con muy buen sabor de boca.

Las representaciones suelen ser cinco, todas ellas en la misma semana a mediados de agosto, y empiezan en torno a las diez de la noche. En cualquier caso, y si estás interesado en acudir, lo mejor es que desde finales de julio estés atento a su página web, donde en su momento detallarán fechas y horario.


Sumérgete en un mar de cerezos en flor


Generalmente asociamos la imagen de los cerezos en flor con el Valle del Jerte, pero en Burgos también puedes disfrutar de la imagen idílica de más de 50.000 cerezos floreciendo en plena primavera, si te desplazas al Valle de Caderechas.

El Valle de Caderechas es en realidad una gran depresión situada a oriente de las tierras altas del Páramo de Masa, quedando protegido de las fuertes heladas y los constantes vientos fríos de la paramera. Su peculiar morfología y ubicación generan un microclima especial que permite que se desarrollen aquí los cerezos, cosa que no hacen en ningún otro lugar de la Provincia de Burgos con tanta profusión.

Al valle se puede acceder por el oeste, desde la carretera de Villarcayo CL-629 desviándote hacia Escóbados de Arriba y hasta llegar a Hozabejas, que es donde comienza el valle.

Cerezos en flor del Valle de Caderechas - ruta por La Bureba de Burgos
Cerezos en flor del Valle de Caderechas

También puedes acceder desde el sur, a través del pueblo de Salas de Bureba, una localidad con abundantes casonas señoriales, que se encuentra cerca de Poza de la Sal.

Y por último, puedes acceder por el este desde Terminón, localidad situada muy cerca de Oña.

Hay varias rutas que unen pueblos del valle y que te permitirán ir disfrutando del paisaje, si bien yo te recomiendo la que une las localidades de Madrid de las Caderechas y Huéspeda, ya que no tiene pérdida y es a la vez sencilla y agradable.

Si tienes ganas de algo más largo y diverso, la ruta que parte desde Rucandio y llega hasta el portillo de las Canales de Madrid, te dará una perspectiva diferente de los campos de cerezos y del conjunto del valle.

Aquí tienes toda la información sobre dónde y cuándo puedes ver los cerezos en flor del Valle de Caderechas.


Busca la casa natal de un naturalista genial


Quizá a los más jóvenes les cueste un poco identificar la figura y obra de Félix Rodríguez de la Fuente, pero para aquellos que ya han pasado de los 40 es inolvidable el recuerdo del “Amigo de los animales” y de lo que supuso para un país en el que se empezaba a tener conciencia de la riqueza natural que atesoraba.

Félix nunca desaprovechó la ocasión para hablar de su infancia “paleolítica” en Poza de la Sal y de cómo lo particular de la misma y de sus circunstancias fueron lo que configuraron su personalidad y su desmedido amor por la naturaleza.

Es una delicia que os aconsejo, el escuchar los programas de La Aventura de la Vida, en Radio Nacional de España (los puedes descargar aquí) en los que cuenta con su estilo inconfundible y apasionado cómo descubrió al lobo en una batida en el páramo, a los buitres leonados en el muladar, al halcón peregrino cazando un pato en una charca del páramo, o a los vencejos anidando en los aleros del tejado de su casa natal; programas todos ellos que le llegaron a convertir en su tiempo, en el personaje más popular de España.

Casa natal de Félix Rodríguez de la Fuente - ruta por La Bureba de Burgos
Casa natal de Félix Rodríguez de la Fuente

Félix nació un 14 de marzo de 1928 en esta casa de Poza de la Sal, y vivió en ella hasta 1943, año en el que su familia se trasladó a vivir a la vecina localidad de Briviesca, en la que el naturalista fundó en 1950 la primera estación de cetrería de España. Desgraciadamente, la casa natal no es visitable ya que es propiedad particular, pero ver su exterior y dar una vuelta por todo el pueblo con el recuerdo de su paisano más ilustre, a la vez que identificas los puntos clave de su niñez, es todo un placer para todos los amantes de la naturaleza.

La visita a los motivos evocadores de la figura de Félix Rodríguez de la Fuente no acabará aquí, ya que Poza de la Sal ha creado un Espacio Medioambiental dedicado a la figura de su vecino más ilustre, que encontrarás en la Plaza de la Villa. Además también podrás ver la escultura que el equipo del programa de televisión Cuarto Milenio instaló en lo alto del páramo que preside el pueblo, y que recientemente ha sido reubicada en el casco urbano.


Conoce el procedimiento romano de extracción de la sal


Poza de la Sal es uno de esos pueblos que te descubre buena cantidad de atractivos turísticos cuando lo visitas. Pero si hay algo que realmente llama la atención por su singularidad, y que además le da el nombre, esas son sus salinas.

Cuando los romanos invadieron la península ibérica, descubrieron que en los alrededores de la actual Poza de la Sal había importantes afloramientos de halita, también llamada sal gema o sal de roca, y teniendo en cuenta la importancia que este pueblo de colonizadores daba a la sal (nosotros todavía cobramos un “salario” mensual), organizaron todo un sistema de ingeniería, con la calidad con la que sólo ellos sabían construir, para aprovechar este recurso tan importante en la antigüedad.

Si visitas el Centro de Interpretación de las Reales Salinas, descubrirás que las Salinas de Poza de la Sal están declaradas como Bien de Interés Cultural, y allí te explicarán el complejo sistema de galerías y pozos que los romanos implantaron para explotar este importante recurso. De la importancia que fue cobrando Salionca, que era como se llamaba Poza de la Sal en época romana, da prueba el hecho de que allí se cruzaban las calzadas romanas que unían Amaya, Briviesca y Cantabria.

Salinas de Poza de la Sal - ruta por La Bureba de Burgos
Salinas de Poza de la Sal

El proceso de fabricación de la sal en las salinas, consistía básicamente en disolver la halita con agua dulce proveniente de manantiales, y que se introducía en el subsuelo por pozos verticales, extrayéndose más tarde el agua salada o muera a través de galerías horizontales. Esta muera se almacenaba en grandes piscinas desde donde se llevaba, en pequeñas porciones, a los cristalizadores, y allí, expuesto al calor del sol, se evaporaba el agua y la sal sedimentaba en el fondo.

La sal se recogía y se guardaba provisionalmente en el mismo lugar de fabricación, para llevarse al final de temporada a los almacenes.

Este procedimiento se mantuvo hasta épocas relativamente modernas, en las que la sal perdió el valor que había tenido, dejándose de explotar el sistema de salinas.

Afortunadamente, todavía queda en pie una gran parte de toda esta infraestructura, y podrás realizar un interesante recorrido por toda ella viendo cada uno de los elementos que la formaban, si bien yo casi te aconsejo que primero hagas una visita al centro de interpretación, para así comprender mejor lo que vas a ver después.

Quizá después de lo explicado te surja la pregunta de ¿y por qué había tanta sal en Poza de la Sal? Pues es una buena pregunta, y su respuesta la conocerás a continuación.


Circunda un diapiro único


Para explicarte de dónde proviene esa sal que tanta fama le ha dado a Poza de la Sal, te animo  a que hagas un recorrido circular alrededor del famoso Diapiro de Poza de la Sal.

Diapiro de Poza de la Sal - ruta por la Bureba de Burgos
Diapiro de Poza de la Sal

Si pudieses ver Poza de la Sal desde el aire, cosa que ahora es bastante fácil de hacer con aplicaciones tipo Google Maps, te darías cuenta de que está ubicado justo al pie de un páramo. Y si te fijas bien, verás que en el límite de ese páramo y encima del pueblo, se aprecia una especie de enorme cráter circular de casi 2,5 km de diámetro, en cuyo centro se alza desafiante un enorme peñasco de una roca de color verde oscuro, y que no es otro que el mundialmente famoso Diapiro de Poza de la Sal.

No voy a entrar a darte explicaciones complejas de tipo geológico de cómo se ha formado el diapiro. Así que para simplificar y para que me entiendas (y que me perdonen los geólogos), te diré que lo que estás viendo es algo así como una erupción volcánica a cámara lenta, en la que en vez de lava lo que sale es un pitón sólido de ofita, que es una roca de naturaleza ígnea similar al magma. En su movimiento ascendente, esta roca ha formado el cráter y ha arrastrado a la superficie cantidades enormes de la sal que se había depositado en las partes poco profundas del Mar de Thetys, que hace más de 200 millones de años ocupaba este lugar, y que había quedado enterrada a gran profundidad por el paso del tiempo.

Hacer el recorrido que te propongo te permitirá observar de cerca el diapiro, ver los afloramientos naturales de sal, así como ver la técnica utilizada para su extracción.

Pero antes de empezar en recorrido, al igual que en el caso de salinas, te recomiendo que visites el Centro de Interpretación de las Reales Salinas, donde podrás ver todo esto mucho mejor explicado y con más detalle. Y además te contarán que este singular fenómeno, con esta forma de cráter y en estas dimensiones, sólo se da en tres lugares en el mundo: en La India, en Estados Unidos y en Poza de la Sal.

Alojamientos en La Bureba de Burgos

En la Comarca de La Bureba de Burgos la mayor parte de las opciones de alojamiento son pequeños hoteles o casas rurales. Pero si lo que buscas es un hotel más grande, el más recomendable es el Hotel Restaurante El Vallés, un hotel de 4 estrellas que se encuentra en Briviesca, la capital de la comarca. En temporada baja encontrarás muy buenas ofertas. El restaurante del hotel es uno de los más recomendables de la comarca.

En Oña puedes alojarte en El Rincón del Convento, un hostal muy coqueto que se encuentra situado frente al Monasterio de San Salvador. En el mismo establecimiento tienes un bar y un restaurante en el que degustar sus platos de cocina casera tradicional de la zona. Otro de los alojamientos muy recomendables en Oña es la Casa Rural Camino Condal, que se alquila por habitaciones con baño privado. O el Hostal Restaurante La Muralla, que se encuentra en la carretera principal del pueblo.

error: Content is protected !!