En este post vamos a contarte qué ver en Bamberg, una ciudad de Alemania que se encuentra en Baviera en la región de Franconia, a orillas del río Regnitz. Se trata de una antigua ciudad episcopal e imperial con una historia a sus espaldas de mil años.

Bamberg, es llamada la ciudad de las siete colinas de Alemania, ya que al igual que Roma, se asienta sobre siete colinas, por lo que en esa zona se le conoce como la “Roma de Franconia“.

Es una de las pocas ciudades de Alemania que no fue destruida por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y conserva un aspecto a medio camino entre la Edad Media y el Barroco Burgués. Esto ha contribuido a que el conjunto de la ciudad de Bamberg, fuera declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1993.

Para visitar Bamberg nos acercamos desde Núremberg, que es donde estábamos alojados. Se encuentra situada al norte de Núremberg y llegamos a través de la A73 en una hora, con el coche que habíamos alquilado. Si no dispones de coche puedes acercarte en tren, desde la estación central de Núremberg se llega en 45 minutos.

Al visitar Bamberg nos pasó lo mismo que al conocer Rothenburg ob der Tauber, tuvimos la sensación de viajar al pasado, es como si todo estuviera perfectamente dispuesto para que te sumerjas en su historia, como si de un decorado se tratase.

El centro histórico de Bamberg hay que recorrerlo a pie, ya que es una ciudad pequeña y es muy fácil hacerlo así aunque, debido a su denominación de ciudad de las siete colinas, tendrás que realizar un pequeño esfuerzo en las subidas.

Dejamos el coche en el parking subterráneo que hay junto a la Oficina de Turismo, en la calle Geyerswörthstraße 5, y ya que estábamos allí lo primero que hicimos fue entrar a dicha Oficina de Turismo y preguntar qué podíamos ver en Bamberg, nos dieron algo de información en inglés y salimos a conocer la ciudad.

¿Qué ver en Bamberg?

El casco antiguo, que se ha conservado prácticamente inalterado, abarca los tres distritos históricos de la ciudad: Bergstadt, Inselstadt y Gärtnerstadt. Los tres se incluyen en el Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y representan la estructura básica de una ciudad de Europa central en la Alta Edad Media.

En el año 1007 Enrique II elevó a Bamberg a la categoría de sede episcopal y residencia señorial, esto ha hecho que el paisaje urbano esté conformado por una gran cantidad de obras monumentales que van de los siglos XI a XVIII. En el siglo XVII, además, se convirtió en una ciudad universitaria. Gracias a este esplendoroso pasado, lo que hoy vemos es como una ciudad museo ya que cuenta con más de 3.000 edificios históricos en pie.

Cada una de las siete colinas de Bamberg está coronado por una iglesia y sus magníficas torres y pináculos son los elementos que más destacan en su horizonte.

Estas son las cosas imprescindibles que ver en Bamberg:

1. Antiguo Ayuntamiento (Altes Rathaus)

El antiguo ayuntamiento es muy fácil de encontrar desde la Oficina de Turismo, sólo hay que dirigirse hacia el río y enseguida das con él.

Ya habíamos visto fotografías de este ayuntamiento y teníamos muchas ganas de conocerlo, iba a ser el punto culminante de Bamberg y no pensábamos encontrarnos con él tan pronto. Se encuentra construido en una isla en mitad del río Regnitz, y es accesible por medio de puentes a cada lado. Es uno de los lugares más fotografiados de Bamberg y, no es para menos, ya que es un edificio precioso.

Antiguo Ayuntamiento, una de las cosas imprescindibles que ver en Bamberg

Antiguo Ayuntamiento, una de las cosas imprescindibles que ver en Bamberg

Su historia es de lo más curiosa, en la Edad Media el príncipe obispo de Bamberg, que era el que hacía y deshacía en la ciudad, se negó a conceder un mínimo espacio en sus tierras para construir la sede de gobierno de los burgueses, por ello los ciudadanos decidieron crear una pequeña isla artificial en medio de la corriente del río Regnitz, y en 1386 edificaron allí su ayuntamiento. Ese triunfo de los ciudadanos constituye un símbolo de la lucha de poder entre la Iglesia y la ciudad.

El edificio actual ha tenido diversas modificaciones, desde la Edad Media al período Barroco, por ello se puede ver que dos de sus fachadas están completamente pintadas con un bello fresco barroco y otra presenta un entramado de madera, típicamente medieval.

Los frescos son espectaculares, se crearon en 1755 por un artista llamado Anwander. En una de las fachadas muestran los cuatro elementos y en la otra las cuatro estaciones. Busca uno de los ángeles, cuya pierna parece sobresalir de la fachada.

Frescos del Antiguo Ayuntamiento de Bamberg

Frescos del Antiguo Ayuntamiento de Bamberg

El antiguo ayuntamiento divide la ciudad en dos, a un lado se encuentra la zona episcopal y al otro la zona de los burgueses y del mercado.

Puente del Antiguo Ayuntamiento de Bamberg

Puente del Antiguo Ayuntamiento de Bamberg

La cercana pasarela de Geyerswörth te permite tener una visión de conjunto del ayuntamiento y desde allí podrás hacer las mejores fotos.

Fachada del Antiguo Ayuntamiento de Bamberg

Fachada del Antiguo Ayuntamiento de Bamberg

Se puede visitar su interior, aunque nosotros no lo hicimos para no perder tiempo, ya que sólo íbamos a estar un día. Por los comentarios que habíamos leído no merece mucho la pena, ya que lo único reseñable es una extensa colección de vajillas de porcelana.

2. Pequeña Venecia

Muy cerca del Antiguo Ayuntamiento nos encontramos, a la orilla del río, una zona conocida como Klein Venedig (Pequeña Venecia). Este rincón es una de las cosas que ver en Bamberg si o si.

La pequeña Venecia se encuentra situada entre el puente de Markus y el puente de Untere y es una zona en la que junto a la orilla del río se encuentra una hilera de casitas, construidas durante la Edad Media, que antiguamente eran las casas de los pescadores.

Pequeña Venecia en Bamberg

Pequeña Venecia en Bamberg

Son casas de colores con balconadas y el típico entramado de madera, que cuentan con su propio embarcadero y su bote anclado delante de las mismas. Es toda una evocación de Venecia. Esta zona la puedes visitar también a través de paseos en barco.

3. Catedral de Bamberg (Bamberger Dom)

Fuimos caminando por las calles adoquinadas de Bamberg, pasando por edificios de colores y calles estrechas, hasta que llegamos a la parte más popular de la ciudad, el Bergstadt. Para llegar a nuestro objetivo tuvimos que acometer la subida a una de las siete colinas, hasta llegar a una amplia plaza, la Domplatz, que acoge los edificios más importantes de la ciudad, y entre todos ellos el más destacado es la Catedral.

Catedral de Bamberg

Catedral de Bamberg

La Catedral Imperial de los Santos Pedro, Pablo y Jorge (en alemán Kaiserdom SS. Peter und Paul und St. Georg ), es una de las joyas románicas de Alemania. Es la sede del arzobispo de Bamberg y constituye una de las llamadas catedrales imperiales de Renania-Palatinado.

La primera Catedral de Bamberg fue fundada en 1004 por el emperador Enrique II y finalizada el 6 de mayo de 1012. En 1081 fue destruida parcialmente por el fuego y fue mandada reconstruir por el obispo Otto (1102 a 1139), pero una vez más la mala suerte se cebó en el edificio y fue destruida otra vez por un incendio en 1185. La construcción comenzó de nuevo y se realizó una catedral más grande, consagrada en 1237, que recibió una forma románica tardía, tal y como se puede ver hoy con sus cuatro torres imponentes.

Delante de la Plaza de la Catedral se encuentra la Portada de los Príncipes, que es la más bella de la catedral y cuenta con una figura escultórica que representa a los profetas, cargando sobre sus espaldas a los apóstoles, en su tímpano se encuentra representada la escena del juicio final. Pero al edificio se accede por la Portada de Adán, que está situada al este.

Portada de los Príncipes de la Catedral de Bamberg

Portada de los Príncipes de la Catedral de Bamberg

Cuando visitamos Bamberg nos encontramos con una de las torres de la catedral en obras y con un andamio que lo ocultaba, pero aún así se vislumbraba la belleza de esta catedral románica.

En el interior se encuentra la tumba doble de Enrique II y su esposa Cunegunda. La losa de la parte superior muestra a la pareja imperial, mientras que los paneles laterales están decorados con escenas de sus vidas.

Interior de la catedral de Bamberg

Interior de la catedral de Bamberg

La obra de arte más importante de la Catedral es el Caballero o Jinete de Bamberg, una joya de una infinita sencillez y de un valor incalculable. No se sabe quién es ese personaje pero algunos dicen que podría ser Stephan de Hungría, Constantino el Grande, Conrado III o incluso uno de los tres Reyes Magos.

El jinete de Bamberg

El jinete de Bamberg

También se puede ver el sepulcro del papa Clemente II, la única tumba papal existente en Alemania.

La sillería del coro data de alrededor de 1380 y cuenta con tallas de madera de varios profetas, apóstoles y santos.

4. La Residencia Antigua (Alte Hofhaltung)

Frente a la Portada de los Príncipes de la catedral se encuentra la llamada Antigua Corte y Residencia de los Obispos. En un principio fue un fuerte, pero más tarde se le añadió un palacio, y se convirtió en la residencia de los obispos en los siglos XVI y XVII. Se trata de un palacio renacentista con una forma casi triangular. Pero esta residencia no sólo consta del palacio, sino que posee un complejo de edificios de varios estilos.

La Residencia Antigua de Bamberg

La Residencia Antigua de Bamberg

Tiene un patio interior con varias casas, que son la típica imagen que a uno le viene a la mente cuando piensa en casas medievales alemanas. Con estructura de madera, tejados con gran pendiente y una gran balconada llena de flores.

Patio interior de la residencia antigua de Bamberg

Patio interior de la residencia antigua de Bamberg

El día que llegamos en toda esta zona había una especie de día de las congregaciones alemanas, y estaba llena de puestos de comida y bebida, así que ya que estábamos allí aprovechamos a mezclarnos con los locales y degustar unas buenas salchichas, una excelente cerveza y de postre alguna de las dulces especialidades de los conventos de monjas, que pusieron allí su puesto.

5. La Nueva Residencia (Neue Residenz)

Es un palacio imponente que se encuentra en la Domplatz, frente a la catedral, de hecho es el mayor palacio de la ciudad. Fue la residencia de los príncipes-obispos de Bamberg del siglo XVII en adelante.

Nueva Residencia de Bamberg

Nueva Residencia de Bamberg

Posee cuatro cuerpos estructurales que se construyeron en dos etapas, la primera renacentista en 1602, y la segunda parte barroca realizada entre 1697 y 1703.

Hoy es un gran centro cultural con biblioteca, sala de exposiciones y preciosas salas que pueden visitarse. En la primera planta se exponen obras de maestros alemanes, y en la segunda planta, los aposentos imperiales son los que se encuentran mejor conservados de la residencia, ya que albergan su mobiliario barroco original.

En el exterior de la Nueva Residencia puedes disfrutar del jardín de las rosas, un jardín con cerca de 4.500 rosas que se encuentra en una terraza de 3500 metros cuadrados, y que merece la pena contemplarlo en temporada, cuando los rosales están en flor. Desde allí, tienes unas vistas estupendas de la ciudad de Bamberg. El jardín está dividido por caminos que forman una cruz, y en el medio se halla un pozo redondo. En un pabellón cuya construcción fue acabada en 1757 actualmente puedes encontrar un café.

6. El monasterio de San Miguel (St Michael)

En otra de las colinas se encuentra uno de los edificios religiosos más importantes de Bamberg, el Monasterio de San Miguel, que llama la atención desde cualquier punto de la ciudad con sus torres puntiagudas.

Aunque te cueste un poco llegar hasta allí, te aconsejo que incluyas su visita entre las cosas que ver en Bamberg, aunque sólo puedas ver el exterior.

Monasterio de San Miguel

Monasterio de San Miguel

Fue fundado como abadía benedictina en el siglo XII y secularizado en 1803, actualmente es una residencia de ancianos. Cuando estuvimos estaba en obras y no se podía visitar, pero normalmente se puede acceder al interior de la iglesia. Una curiosidad de este monasterio es que en sus bóvedas están pintadas 580 plantas diferentes.

En la parte posterior encontrarás un jardín, desde el cual parte un sendero, que te permite bajar hasta la plaza de la Catedral, cosa que hicimos nosotros, mientras disfrutamos de las vistas de Bamberg desde las alturas.

Fachada posterior del Monasterio de San Miguel

Fachada posterior del Monasterio de San Miguel

7. El Schlenkerla

No podía faltar entre las cosas que ver en Bamberg una de sus muchas cervecerías. Bamberg tiene la mayor concentración de cervecerías del mundo, así que si además quieres ver la más famosa tienes que dirigirte a Schlenkerla. Esta taberna histórica fundada alrededor de 1680, sirve la especialidad de Bamberg, una cerveza llamada Rauchbier o ahumada, que sigue siendo servida directamente de los barriles de madera de roble.

No podemos dar nuestra opinión sobre este lugar y su cerveza porque no entramos, así de primeras no nos llamaba mucho la atención una cerveza ahumada, de la que mucha gente dice que sabe a bacon. Pero quién sabe, igual a ti te gusta, los habitantes de Bamberg siguen degustándola desde el siglo XVII.

8. Villa Concordia

Llama la atención a la orilla del río Regnitz un majestuoso palacio barroco llamado Villa Concordia, que tiene una fachada de pilastras clásicas y en la parte que da al río, una terraza decorada con estatuas. Aquí cada año, doce artistas son seleccionados para vivir allí, seis alemanes y seis de otros países. El Estado de Baviera les cede a cada uno un apartamento de la mansión y les asigna un sueldo mensual, para que durante once meses se dediquen a crear.

Villa Concordia a orillas del río Regnitz

Villa Concordia a orillas del río Regnitz

Desde 1956, el edificio alberga también el Instituto de Geoquímica de Bamberg, a iniciativa de Walther Noddack, descubridor del elemento 75, el Renio (Re).

Esto es lo más destacado de Bamberg, pero no dudes en hacer lo mismo que nosotros y callejear a un lado y otro del río, para descubrir sus calles y plazas.

Centro histórico de Bamberg

Centro histórico de Bamberg

Disfrutarás paseando entre los edificios de entramado de madera y los palacetes barrocos. Acércate al antiguo canal y allí encontrarás las casas de los curtidores y el Barrio de los Molinos (Mühlenviertel), dos rincones encantadores de Bamberg.

Y si te queda tiempo puedes disfrutar de la amplia oferta cultural de Bamberg, ya que cuenta con quince museos, diez galerías de arte y ocho teatros.

Alojamiento en Bamberg

Aunque Bamberg es una ciudad que mucha gente visita en un día, lo aconsejable sería estar por lo menos dos días si quieres verlo bien y así no tener que dejarte zonas por ver.

Si necesitas alojamiento, en Bamberg tienes muchas opciones. Si buscas un alojamiento céntrico puedes optar por un hotel como el Ventura’s Hotel und Gästehaus que se encuentra a a 300 metros de la catedral de Bamberg. Es un hotel de gestión familiar, no tiene servicio de desayuno pero puedes tomarlo en una cafetería que se encuentra en el exterior del hotel a 1 minuto andando.

También en pleno centro se encuentra el Altstadtpalais im Sand que son apartamentos situados en un edificio histórico del centro histórico de Bamberg. Tiene conexión WiFi gratuita y cocina totalmente equipada con lavavajillas y microondas.

Si buscas un alojamiento diferente en este enlace tienes todos los alojamientos que puedes encontrar en Bamberg.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Shares
Share This
This site is protected by WP-CopyRightPro

¡No te pierdas ninguna entrada del blog!

Si te gusta viajar y te ha parecido interesante el contenido que has visto en el blog, suscríbete a nuestra lista de correo para recibir las últimas entradas que vayamos publicando.

Te enviaremos un mensaje de confirmación a tu correo, si no lo recibes mira tu carpeta de spam. Gracias