Saltar al contenido
A un Clic de la Aventura

La Ruta del Cares, un recorrido para descubrir la Garganta Divina

La Ruta del Cares o Garganta Divina

La Ruta del Cares, perteneciente al Parque Nacional de Picos de Europa es, sin duda alguna, la ruta de senderismo más famosa de España.

Anualmente la recorren en torno a medio millón de personas, deseosas de ver con sus propios ojos las maravillas que les han contado, o que han descubierto en las fotografías de internet o de una revista.

Qué es la Ruta del Cares

La Ruta del Cares o Senda del Cares, es la ruta senderista que discurre pegada a las paredes del impresionante desfiladero labrado por el Río Cares, al atravesar los Picos de Europa.

El tajo que ha producido el río en la roca caliza es tan profundo y claro, que es la división natural entre el Macizo del Cornión o Macizo Occidental de Picos de Europa y el Macizo de los Urrieles o Macizo Central.

El Parque Nacional de Picos de Europa tiene catalogada la ruta dentro de su inventario de senderos de pequeño recorrido, con el código PR-PNPE-03 “Ruta del Cares”.

Como hacer la ruta del Cares
La ruta del Cares

Aunque es uno de los lugares imprescindibles que hay que ver en Picos de Europa, hay otros que tampoco te puedes perder. Aquí tienes nuestras recomendaciones.

Qué ver en Picos de Europa, 20 lugares únicos para disfrutarlos

Cómo es la Ruta del Cares

La Ruta del Cares es la esencia misma de Picos de Europa y sólo hay palabras de admiración para descubrir el paisaje que aparece ante ti cuando recorres la Garganta del Cares. Se explica así que se la conozca también por el sobrenombre de La Garganta Divina, que le dio el Marqués de Santa María de Villar.

En esencia, la Senda del Cares es un camino estrecho de unos dos metros de ancho de media, sin apenas pendientes y con desniveles mínimos. Que discurre, unas veces labrado directamente en la roca caliza de la montaña y, otras veces, a media ladera. La planeidad de la ruta es algo realmente extraordinario en un lugar como Picos de Europa, lo que unido a su belleza, hace que sea habitual que haya multitud de senderistas que la recorren.

Senda del Cares
Senda del Cares

El paisaje que la rodea es sobrecogedor dominado por la roca caliza y la verticalidad, con montañas que superan sobradamente los mil metros por encima de ti. Y el contraste de que a tus pies queda el curso del río, con más de cien metros de caída en algunos tramos.

En 1860 el geógrafo Casiano del Prado, uno de los grandes científicos de nuestro país, que fue el que puso en el mapa los Picos de Europa, decía de la Garganta del Cares que “los lobos mismos miran con respeto aquellos pasos y no se aventuran a salvarlos”.

Si te gusta la montaña, este es uno de los lugares imprescindibles que tienes que visitar al menos una vez en la vida. No puedes decir que has estado en Picos de Europa, si no has recorrido una vez la Senda del Cares.

Dónde está la Ruta del Cares

Esta maravilla geológica y única, se encuentra a caballo de las provincias de León y Asturias. Los extremos de la ruta senderista clásica son las localidades de Caín (León) y Puente Poncebos (Asturias), ya que en cada uno de ellos muere la respectiva carretera y empieza el camino que les comunica.

Hay otra parte del curso del Río Cares que forma el llamado “Cares olvidado”. Discurre sólo por suelo leonés y va desde Posada de Valdeón hasta Caín. Lo llaman así porque este tramo lo recorre mucha menos gente ya que, aunque el paisaje es de una enorme belleza, no tiene la espectacularidad salvaje del Cares clásico.

Hay muchos lugares maravillosos que puedes conocer en Asturias. Esta es nuestra selección.

Qué hacer y que ver en Asturias, 25 ideas muy apetecibles

Quién construyó la Senda del Cares

Como en muchas otras infraestructuras de Picos de Europa, el origen de la Senda del Cares hay que buscarlo en la explotación de los recursos naturales de estas maravillosas montañas.

Todo empezó cuando Electra de Viesgo construyó en Puente Poncebos una central hidroeléctrica, que necesitaba abastecerse del agua del Río Cares represada en Caín. Para poder crear el necesario salto de agua en la central, entre 1915 y 1921 tallaron en la roca un canal por el que hacer llegar el agua de un punto a otro. La obra fue complejísima y más para los medios de la época.

Ruta del Cares
Ruta del Cares

Durante décadas, la comunicación entre las dos localidades se realizó en barca por el canal, y por una antigua senda que hoy está en desuso y que discurre más elevada que la senda utilizada por los visitantes.

A la vista del potencial turístico del lugar, el entonces Parque Nacional de la Montaña de Covadonga promovió en 1945 la construcción del actual camino por el que realizarás la ruta. Las obras de construcción fueron también muy complicadas, a base de pico, pala y voladuras, y se prolongaron durante cinco años.

Dónde empezar la Ruta del Cares

No hay preferencia por un lugar u otro para empezar la Ruta del Cares, por lo que tu punto de origen dependerá de si accedes desde el norte o desde el sur.

Además, ten en cuenta que, salvo que alquiles los servicios de un taxi que te recoja en tu punto de destino y te lleve al de origen, el recorrido es de ida y vuelta, por lo que vas a ver la Garganta del Cares desde los dos puntos de vista.

Como tenemos que escoger un sentido para contártela, nosotros vamos a ir desde Caín hasta Puente Poncebos.

Ruta del Cares cerca de Caín
Ruta del Cares cerca de Caín

NUESTRAS RECOMENDACIONES DE ALOJAMIENTO PARA HACER LA RUTA DEL CARES

Para empezar a hacer la Ruta del Cares desde Caín, te aconsejamos que te alojes en el Hotel Rural Picos de Europa de Posada de Valdeón. Un hotel acogedor rodeado de montañas con unas vistas únicas. Habitaciones muy limpias y cómodas y un desayuno excelente.

Si vas a comenzar la Ruta del Cares desde Puente Poncebos, te aconsejamos que te alojes en el Hotel Torrecerredo, en Arenas de Cabrales. Fue nuestra elección en su momento y resultó ser un lugar muy acogedor, con las habitaciones muy cómodas y de estilo rústico.

La Ruta del Cares entre Caín y Puente Poncebos

De Caín al Puente Bolín

El recorrido comienza en la localidad de Caín y no tiene pérdida, ya que sigue en todo momento el curso del Río Cares.

Este primer tramo es uno de los más entretenidos y que más gusta a la gente, ya que transita por túneles excavados en la roca y se pasa, en un par de ocasiones, a la margen derecha del Río Cares.

Incio de la ruta del Cares
Incio de la ruta del Cares

Comienza la Senda del Cares en la margen izquierda del río, con este a tu derecha, aunque al poco de empezar cruza el río por un puente, por lo que quedará este a tu izquierda durante un trecho.

Apreciarás perfectamente cómo los paredones rocosos comienzan a cerrarse para formar la Garganta del Cares. En este estrecho punto es donde Electra de Viesgo construyó la presa que alimenta al canal y que a ti te permitirá volver a cruzar a la margen izquierda del río.

Camino de la Senda del Cares
Camino de la Senda del Cares

A partir de aquí, caminarás con el canal tu lado, y a tu derecha verás el enorme tajo que en la ladera opuesta forma la Canal de Dobresengos. Las canales son vallejos transversales al del Cares, con mucha pendiente, que se han formado por la acción erosiva del agua. Los pastores las utilizaban para ascender a las zonas de los pastos de alta montaña.

Arco en la ruta del Cares
Arco en la ruta del Cares

En el fondo del valle verás un puentecillo que cruza el Cares, que facilita el paso a quienes quieran ascender por la Canal de Dobresengos.

Siguiendo el camino llegarás al Puente de los Rebecos, por el que tienes que cruzar para caminar un trecho por la margen derecha. Esto te permitirá ver en la ladera de la margen izquierda la Canal de Trea.

Puente Bolín en la ruta del Cares
Puente Bolín en la ruta del Cares

Tras un tramo muy bonito, y después de pasar por algunos túneles, llegarás al Puente Bolín, por el que el camino cruza a la margen izquierda para no abandonarla.

Del Puente Bolín a Culiembro

Al poco de dejar el Puente Bolín y atravesar algún túnel, se llega a la Surgencia de Peña Prieta, cuyas aguas no puedes beber ya que no son potables.

El camino discurre sin mayores incidencias, con las canales de Ría y Piedra Bellida en la margen derecha del río, hasta llegar finalmente a la altura de la Canal de Culiembro, que puede considerarse el punto intermedio de la ruta.

Poco antes de llegar a Culiembro, habrás dejado la provincia de León para así ya estar en Asturias al final de este tramo.

Ruta del Cares antes de llegar a Culiembro
Ruta del Cares antes de llegar a Culiembro

La Canal de Culiembro queda a tu izquierda, en la ladera por donde transitas. Verás que en el río hay un puente, se trata del puente de Pando o puente Vieya, que permite acceder al camino que sube por la Canal de Raíz y se interna en el Monte Llué.

También habrás visto, poco antes de llegar a Culiembro, un tramo de camino reconstruido con una pasarela. Se trata de la Pasarela de los Martínez, construida en 2012 para salvar una parte de la ruta que desapareció, a consecuencia de un desprendimiento de rocas, en la zona conocida como la Madama de la Huertona.

De Culiembro a Los Collaos

En este tramo la ruta comienza a cambiar su orientación norte-sur para pasar a ser este-oeste.

Ruta del Cares cerca de Culiembro
Ruta del Cares cerca de Culiembro

El paisaje de este tramo es impresionante, con el enorme Murallón de Amuesa en la ladera de la derecha, dominando completamente la visión. En esta zona hay desniveles, desde el camino hasta el río, que superan los 100 metros de altura.

Ruta del Cares hacia los Collaos
Ruta del Cares hacia los Collaos

Disfrutando del paisaje, pasarás por algunos túneles y un barracón abandonado hasta llegar finalmente a la altura del canal. A partir de aquí, el camino asciende unos 50 metros para llegar a Los Collaos, el único “alto” del camino, y final de este tramo.

De los Collaos a Puente Poncebos

Este tramo es el más cómodo de la ruta en este sentido, ya que todo él tiene un marcado descenso.

En tu bajada desde Los Collaos llegarás primero a una zona con árboles y escalones, que queda a la altura del canal.

Siguiendo el camino, que está empedrado en algunos tramos, se pasa junto a unos barracones y se llega a un punto en el que la pendiente se vuelve más acusada.

Ruta del Cares llegando a Bulnes
Ruta del Cares llegando a Bulnes

Desde aquí ya sólo te queda llegar al puente medieval de la Jaya, de estilo románico, y punto final del camino.

Este puente cruza a la ladera del otro lado y toma el camino que asciende hasta Bulnes por la Canal del Tejo.

Después de un buen descanso, hay que hacer el camino de vuelta por la misma senda por la que hemos venido, lo que da una perspectiva completamente diferente.

Cuanto se tarda en recorrer la Garganta Divina

El recorrido total de la Ruta del cares es de unos 21 kilómetros, la mitad de ida y la mitad de vuelta, por lo que te dará para ocupar todo el día haciendo la ruta.

Como siempre, el tiempo que tardarás depende de tu forma física y del tiempo que emplees en paradas para ver el paisaje o hacer fotos. Además, el tiempo neto depende de si vas en un sentido o en otro, ya que has visto que de Caín a Puente Poncebos el camino desciende un tramo, por lo que se tarda algo menos en recorrerlo.

Se suele considerar que de Caín a Puente Poncebos se tarda tres horas y media, y de Puente Poncebos a Caín cuatro horas.

Dónde aparcar para empezar la Senda del Cares

Aparcar puede ser un pequeño inconveniente, sobre todo en pleno verano cuando aquello se pone a tope de gente, por lo que te aconsejo que no comiences la ruta demasiado tarde.

En mi opinión, es más fácil aparcar en Caín, ya que hay bastante más superficie disponible y no falta quien te permite aparcar en su prado por una módica suma.

En Puente Poncebos, el aparcamiento se realiza en el lateral de la carretera. Es poco ortodoxo, pero funciona.

UNA BUENA IDEA SI VAS A HACER LA RUTA DEL CARES

Si vas con niños, no estás acostumbrado a andar demasiado, o sólo quieres hacer la ruta en un sentido, puedes contratar los servicios de un tour que te llevará desde Cangas de Onís hasta Caín. Allí comenzarás la ruta y cuando llegues a Puente Poncebos, te recogerá otro vehículo para regresar a Cangas de Onís. Puedes ver todos los detalles de esta excursión en este enlace.

Qué llevar para hacer el recorrido por el Cares

Aparte de lo habitual relativo a buen calzado y al teléfono móvil, por lo que pueda pasar, ten en cuenta dos carencias fundamentales de la ruta: no hay sombra y no hay agua potable.

Esto implica que es necesario llevar gorra, gafas de sol, protección solar y agua para todo el camino.

Y por supuesto, la cámara de fotos, ya que es imposible que te vayas de allí sin inmortalizar tanta montaña.

Cuándo hacer la Ruta del Cares

Si tienes un mínimo de prudencia y sentido común y, salvo que las condiciones climatológicas o de visibilidad lo impidan, la ruta se puede hacer en cualquier época del año.

Es absolutamente desaconsejable hacerla con fuerte viento o lluvia, ya que no es raro que se produzcan desprendimientos de piedras que pueden llegar a ser motivo de accidentes.

Precauciones para hacer la Ruta del Cares

La principal precaución que hay que tener en este camino es no confiarse con la sensación de inofensivo que tiene el recorrido y vigilar siempre el extremo que da al vacío.

Hay zonas en las que la anchura es de apenas dos metros y, si se camina despistado mirando el paisaje, puede producirse algún susto.

Ten en cuenta que, siendo una ruta tan sencilla y aparentemente inofensiva, concentra el 80 % de los accidentes que se producen al año en Picos de Europa.

Hay que tener mucho cuidado con los días en que hay mucha gente haciendo la ruta, ya que a veces un empujón involuntario de algún impaciente que quiere pasar, ha provocado más de un percance.

Cabra en la ruta del Cares
Cabra en la ruta del Cares

Los desprendimientos son otro de los grandes peligros de la ruta. Normalmente se producen con fuerte viento y lluvia (en estas condiciones ya te hemos dicho que es mejor no ir) o por el paso de animales -normalmente cabras-, por las laderas que quedan por encima del camino, así que vigila su presencia y pon atención cuando pases bajo ellas.

La Ruta del Cares con niños

Como la ruta no tiene ninguna dificultad, puede hacerse completa o un tramo con niños, dependiendo de lo acostumbrados que estén a andar.

Lógicamente, lo que hay que hacer es no soltarlos nunca de la mano y extremar la vigilancia con ellos. Una opción puede ser encordarse con ellos en los tramos más peligrosos, aunque esto es algo que queda a tu elección y que debes consultar con algún experto.

Si estás viajando por Asturias con niños, no te pierdas estas ideas que te damos en nuestro blog.

15 Planes divertidos para hacer en Asturias con niños (y no tan niños)

El “Cares olvidado”

No te preocupes, no nos hemos olvidado del “Cares olvidado”.

Ya te hemos dicho más arriba que el Cares olvidado es el tramo de la Garganta del Cares que va de Posada de Valdeón a Caín y, que es recorrido a pie por mucha menos gente que el otro tramo clásico. No obstante, suele decirse que no conoces El Cares hasta no que has hecho también esta parte de la ruta.

Su belleza es diferente a la de la ruta clásica, sin su verticalidad característica. Aquí la roca sólo aparece en la parte superior y al nivel del sendero es sustituida por el verde de los prados, hayedos y robledales.

La ruta tiene 9 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta y no tiene pérdida, ya que sigue el curso del río, yendo en algunos tramos por la carretera, por lo que hay que estar atentos a los coches.

Esta ruta tiene tres puntos singulares en los que merece la pena hacer una parada, y que encontrarás en el orden siguiente.

El Mirador del Tombo

Este mirador, situado junto a la carretera, es uno de los más famosos de Picos de Europa. Es perfectamente reconocible por su rosa de los vientos de hierro y por la escultura de un rebeco sobre un pináculo de piedras.

Mirador del Tombo
Mirador del Tombo

Fue construido en 1964 en memoria de Juan Delgado Úbeda, presidente de la Federación Española de Montañismo, y está orientado hacia el macizo del Llambrión, con unas vistas realmente únicas de los Picos de Europa.

El Chorco de los Lobos

Es una de las trampas para lobos mejor conservadas de España y un auténtico tesoro etnográfico, que fue utilizado por última vez en 1964.

Consta de dos empalizadas de madera que convergen hacia un foso. La idea de la trampa era empujar a los lobos del Monte Corona hasta este punto, para una vez que cayesen en el foso, rematarlos a tiros, palos o pedradas.

Chorco de los Lobos
Chorco de los Lobos

Se ven también los chozos de madera en los que se ocultaban algunos cazadores, para azuzar a los lobos y evitar que diesen media vuelta al percatarse de que se iba estrechando el espacio disponible.

La Ermita de Corona

Aunque sencilla, es una ermita muy bonita y curiosa, situada a los pies del Monte Corona.

Ermita de Corona
Ermita de Corona

En su interior se guarda la imagen de la Virgen de Corona y, según la tradición, es el lugar donde Don Pelayo fue coronado como Rey de los Valdeones para, posteriormente, ser coronado Rey Astur en Covadonga.

Más lugares que puedes visitar cerca de Picos de Europa


*Los costes de esta web se sufragan parcialmente mediante enlaces de afiliación, que hacen que ganemos una pequeña comisión si reservas algún producto a través de los mismos. No hay ningún coste adicional para ti y los enlaces solo son a sitios que recomendamos y utilizamos nosotros mismos.