A unos 80 km al nordeste de Burgos (Castilla y León) y a orillas del río Ebro, se encuentra una villa con título de ciudad desde 1435. Se trata de la ciudad más pequeña de España, y su nombre es Frías, que parece proceder de “Aguas Fridas”. Fue declarada Bien de Interés Cultural en 2005 y forma parte de la asociación Los Pueblos Más Bonitos de España.

Siendo de Burgos, es uno de los sitios que hemos visitado en varias ocasiones, y como hacía ya bastante tiempo que no íbamos, el fin de semana pasado fuimos hasta allí.

Al acercarte a esta pequeña ciudad lo que más te llamará la atención es su sorprendente silueta ya que se encuentra situada sobre un peñasco de toba calcárea y en ella destacan sobre todo el Castillo y la Iglesia de San Vicente.

Es una ciudad que conserva su estructura medieval claramente defensiva, una muralla rodea el cerro por su parte norte, mientras que en el sur se apiña el caserío que se adapta a la forma del peñasco sobre el que se asienta.

Visita a Frías, la ciudad más pequeña de España

Al llegar tienes que dejar el coche en el aparcamiento que se encuentra en la zona baja de la villa, ya que tienes que acceder a pie debido a la estrechez de sus calles.

Aquí lo mejor es callejear, e ir ascendiendo por su empinada calle principal, la Calle del Mercado.

Calle del Mercado

Calle del Mercado

Pasarás junto al ayuntamiento.

Ayuntamiento de Frías

Ayuntamiento de Frías

Hasta llegar a la Iglesia de San Vicente Mártir. Esta iglesia se construyó en el siglo XIII con una función defensiva asociada al castillo, tenía un magnífico pórtico románico y una torre cuadrada con almenas. En 1906 se hundió la torre y parte de la iglesia, y para financiar la construcción de la nueva torre se vendió el pórtico a un museo de Nueva York.

Iglesia de San Vicente Mártir

Iglesia de San Vicente Mártir

Fachada principal de la Iglesia de San Vicente

Fachada principal de la Iglesia de San Vicente

Entre el castillo y la iglesia se extiende una gran explanada desde donde tendrás unas vistas excepcionales de todo el entorno. Desde aquí se controlaba todo el territorio y el paso del Ebro. Este barrio en el que te encuentras ahora es el más antiguo de la ciudad, es el Barrio de la Muela, en la zona más alta.

El Castillo de Frías

A partir de aquí llegarás al Castillo de los Velasco, construido entre los siglos XII y XV, que se encuentra encaramado a un cerro y rodeado por un foso. Tenía un gran valor estratégico y es uno de los castillos roqueros más espectaculares de Castilla.

En 1446 el rey Juan II dona la ciudad junto con el castillo al Conde de Haro y Condestable de Castilla, Pedro Fernández de Velasco. Los habitantes de Frías se resistieron a tal cesión y se refugiaron en la fortaleza. Las tropas del Conde asediaron a la ciudad durante casi tres meses, hasta que finalmente el Conde aceptó todas las peticiones de las autoridades de Frías y se alcanzó la paz. De esta época es la disposición actual del Castillo, ya que en el asedio sufrió cuantiosos daños que hubo que reparar.

Este hecho es lo que se recuerda todos los años en la Fiesta del Capitán, que no te tienes que perder si te acercas por allí en junio. Se celebra el domingo más cercano al día de San Juan y en ella participa todo el pueblo.

Exterior del Castillo de los Velasco

Exterior del Castillo de los Velasco

Para visitar el Castillo tienes que acudir a la oficina de turismo que se encuentra frente a él y comprar las entradas.

Entrada al Castillo

Entrada al Castillo

Se accede a su interior a través de un Puente Levadizo y desde él entrarás al Patio de Armas, que ahora es una explanada vacía. La Guerra de la Independencia y las Guerras Carlistas dañaron seriamente el castillo hasta llegar a un estado de ruina total. En la década de 1970 el Ayuntamiento de Frías, con la ayuda de otras instituciones, lo restauró hasta llegar a su aspecto actual.

Patio de armas y murallas

Patio de armas y murallas

El mejor mirador del entorno se encuentra en lo alto de su Torre del Homenaje, en su terraza almenada; desde aquí podrás ver los Montes Obarenes y el Valle de Tobalina con el río Ebro.

Esta torre se encuentra encima de una inaccesible roca. En caso de ataque, si caía el resto del recinto del castillo, un depósito que almacenaba agua de lluvia permitía resistir ante el enemigo.

Torre del Homenaje del Castillo de Frías

Torre del Homenaje del Castillo de Frías

Puedes pasear sobre el Camino de Ronda, que es un pasillo situado en lo alto de las murallas y protegido por almenas, donde hacían la ronda los soldados que vigilaban y defendían el Castillo.

Camino de ronda y torre de vigilancia del Castillo

Camino de ronda y torre de vigilancia del Castillo

En el lado este del patio de armas encontrarás los restos del lugar donde se encontraba la vivienda, lo verás fácilmente porque allí se encuentran tres ventanas divididas en el centro por un parteluz con capiteles románicos.

Son los restos más antiguos del castillo, y en ellos se representan personajes de la mitología clásica, como la Harpía, el Grifo y la Centaura, además de figuras de caballeros.

Zona donde se encontraba la vivienda con ventanas románicas

Zona donde se encontraba la vivienda con ventanas románicas

Desde la Torre del Homenaje podrás contemplar el paisaje urbano de Frías. Las casas se encuentran colgadas en la roca, apoyadas unas en otras como desafiando a la ley de la gravedad y rodeado todo el conjunto urbano por una muralla.

Conjunto urbano de Frías

Conjunto urbano de Frías

Hay tres puertas en la muralla que daban acceso a la Ciudad: la Puerta de Medina, la más cercana al Castillo, la Puerta del Postigo, que servía para hacer salidas nocturnas y la Puerta de la Cadena o de la Villa que era la entrada principal de la Ciudad.

Recinto amurallado de Frías

Recinto amurallado de Frías

Las casas colgadas de Frías

Las casas colgadas de Frías están construidas con toba calcárea y madera, aprovechando el reducido espacio que les proporciona “La Muela”, la gran roca sobre la que se asienta la Ciudad. Eso obliga a desarrollar la casa tanto hacia arriba como hacia abajo, por lo que tuvieron que excavar en la roca. Son de planta estrecha y alargada, suelen tener dos o tres pisos y otros dos sótanos excavados en el suelo.

Casas colgadas de Frías

Casas colgadas de Frías

La mayoría de las casas utilizan el entramado de madera para su construcción, una técnica que ya se conocía desde la época romana, pero que en la Edad Media tuvo su mayor apogeo. Fue en la Edad Media cuando Frías se convirtió en una auténtica ciudad de calles estrechas y pequeñas plazas, en la que vivía una importante población de comerciantes y artesanos, así como una comunidad judía de importancia.

Vista de la Torre del Castillo desde la villa

Vista de la Torre del Castillo desde la villa

Una curiosidad de las casas colgadas, que están edificadas sobre la primitiva muralla, es que en ellas se encuentra un corredor o camino de ronda, que tiene una función defensiva. Ocupa parte del último sótano de estas viviendas y comunica todas ellas entre sí, mediante una serie de puertas de acceso a cada casa.

Otro uso del sótano de las casas es el destinado a bodega, en la que se elaboraba un chacolí característico de Frías y destinado al consumo familiar.

Callejeando por Frías verás los diferentes tipos de viviendas: las casas colgadas, que son las más representativas de Frías; las casas con solana, con clara influencia de la arquitectura cántabra, y que tienen un característico balcón corrido o solana realizado en madera y situado en la última planta; y las dos únicas casas con soportales, que se encuentran en la Plaza del Mercado, bajo el castillo, ya que es el único sitio donde no hay pendiente.

El puente medieval de Frías

Para ver uno de los más valiosos monumentos de la Ciudad de Frías tienes que bajar del pueblo y acercarte hasta el río Ebro. Allí encontrarás su famoso Puente Medieval.

Puente sobre el río Ebro

Puente sobre el río Ebro

Es de origen romano y por él pasaba una calzada romana muy importante para el comercio entre la Meseta y la Costa Cantábrica. Fue reconstruido varias veces durante la Edad Media. De casi 150 metros de longitud y 9 arcos, cuenta con una torre defensiva en la parte central con almenas, saeteras y matacanes.

Puente de Frías

Puente de Frías

Esta torre se añadió para cobrar un peaje que contribuyese a sus frecuentes reparaciones. Es uno de los mejores ejemplares de puentes fortificados de España.

Torre del Puente de Frías con el pueblo al fondo

Torre del Puente de Frías con el pueblo al fondo

 

Si necesitas buscar alojamiento en Frías puedes hacerlo en este enlace al mejor precio.

 

Aquí tienes el video que realizamos para que puedas recorrer virtualmente esta pequeña pero bonita ciudad.

Pin It on Pinterest

Share This