Todo el mundo ha oído alguna vez la famosa canción “Sur le pont d’Avignon on y danse, on y danse…”, que habla de un puente, el Puente de Avignon (Aviñón). Pero no todo el mundo sabe que el famoso puente se llama en realidad Puente de Saint Bénezet y se encuentra sobre el río Ródano (Rhône). Avignon se encuentra en la región de la Provenza, al sur este de Francia. Y es una ciudad monumental en la que además del famoso Puente de Avignon, tienes que visitar el Palacio de los Papas, el palacio gótico más grande de Europa. Un Palacio en el que podrás visitar 24 salas y que no te dejará indiferente.

Historia del Puente de Avignon

Según la leyenda, su construcción fue inspirada por San Bénezet, un niño pastor local, al que los ángeles mandaron construir un puente sobre el río.

Aunque al principio fue ridiculizado, él para probar su inspiración divina alzó milagrosamente un enorme bloque de piedra, que fue la primera piedra del puente. Obtuvo apoyo para su proyecto de ricos mecenas que formaron la Hermandad del Puente, para dotar de fondos a la construcción del mismo.

Después de su muerte, fue enterrado en el propio puente, en una pequeña capilla que permanece en una de las pilastras supervivientes del puente, en el lado de Avignon.

El Puente de Avignon

El Puente de Avignon

En realidad, el puente fue edificado en el siglo XII, para cruzar el Ródano y unir las ciudades de Avignon y Villeneuve les Avignon.

Fue construido entre 1171 y 1185, con una longitud original de unos 900 metros. Sobre las pilastras de piedra de un puente romano se tendió primero un puente de madera, que fue destruido en el año 1226 por su asedio durante la Cruzada Albigense.

Posteriormente fue reconstruido en piedra, padeciendo numerosos derrumbes durante las crecidas del río. Conforme pasaban los siglos, se iba haciendo cada vez más peligroso, ya que los arcos se derrumbaban y eran reemplazados por secciones en madera desvencijadas.

El Puente de Avignon desde el exterior

El Puente de Avignon desde el exterior

Al final, después de una fuerte crecida del Ródano en 1660, el puente quedó en las condiciones que presenta actualmente, fuera de uso, pues la inundación se llevó gran parte de la estructura. Fue posteriormente abandonado y no se hicieron más intentos de repararlo. Desde entonces, los arcos supervivientes se han ido cayendo sucesivamente o han sido demolidos.

El puente tuvo una gran importancia estratégica pues era el único puente fijo que cruzaba el Ródano entre Lyon y el mar Mediterráneo.

También era la única manera de cruzar por río entre el Condado Venaissin un enclave controlado por el Papa, y la propia Francia bajo la autoridad de los Reyes de Francia. Como tal, era seriamente defendido a ambos lados del río.

La orilla izquierda, que era controlada por la corona francesa, estaba dominada por una formidable fortaleza, la Torre de Felipe el Hermoso y en la orilla derecha estaba protegido por la ciudadela de Villeneuve les Avignon. En el lado de Avignon, al puente se pasaba a través de una gran puerta erigida en el siglo XIV (con grandes modificaciones en el siglo XV), pasando a través y por encima de la muralla de la ciudad y saliendo a través de una rampa, hoy destruida, que llevaba hacia la ciudad.

Vista del Puente hacia el centro de Avignon - Puente de Avignon

Vista del Puente hacia el centro de Avignon

Capilla de San Nicolás del Puente de Avignon

Capilla de San Nicolás del Puente de Avignon

Actualmente quedan cuatro de los veintidós arcos que tuvo. Sobre uno de ellos hay una pequeña capilla románica, llamada de Saint Bénezet o de San Nicolás; el primer nombre obedece a que es el lugar en el que se enterró el cuerpo de san Bénezet, el segundo a que estaba dedicada a san Nicolás, patrón de los marineros del Ródano.

Inicialmente había culto en la capilla de san Nicolás, pero la progresiva decadencia del puente llevó a los clérigos a rechazar celebrar servicios por miedo a un derrumbe total.

Se erigió una nueva capilla en tierra firme en el siglo XVIII al pie del puente, en el lado de Avignon. Actualmente está catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Vista del Puente de Avignon hacia Villeneuve des Avignon

Vista del Puente de Avignon hacia Villeneuve des Avignon

Cómo visitar el Puente de Avignon

Para visitar el Puente de Avignon tienes que dirigirte a la Rue Ferruce, a la entrada frente al Ródano, donde puedes ver la exposición “De una orilla a otra, el puente reconstruido en 3D“, en la que podrás contemplar una reconstrucción del puente completo y su paisaje en época medieval.

Luego podrás recorrer lo que queda del puente, el paseo sobre el puente te ofrece una vista excepcional de la Torre de Felipe el Hermoso, del Palacio de los Papas, de las murallas y del Pequeño Palacio, todo ello en Avignon y en la otra orilla, del Fuerte de San Andrés, en Villeneuve les Avignon.

Podrás visitar la capilla de San Nicolás, que se encuentra a mitad del puente. Y podrás seguir las explicaciones a través de un audioguía que te proporcionarán. Con este audioguía descubrirás datos muy curiosos sobre el puente como, por ejemplo, que lo que ves enfrente del puente no es la orilla original, sino que es una isla que se formó con los restos que se fueron derrumbando del puente. Ya que la orilla estaba mucho más lejos de lo que ahora ves.

 


Pin It on Pinterest

Share This
UA-106608197-1