Brujas es una de las ciudades imprescindibles es un viaje a Bélgica, así que si estás pensando ir a visitarla seguramente te preguntarás si vale la pena su visita y, si es así, qué ver en Brujas.

El nombre de “Brujas” (Brugge en flamenco) proviene de la palabra vikinga “Brygga”, que significa puerto, abrigo o refugio. Fue fundada en el siglo XI alrededor de una fortaleza del siglo IX y fueron los vikingos los que propiciaron la creación de la ciudad.

Hasta el siglo XV y durante casi cuatro siglos fue una de las ciudades más grandes y prósperas de Europa. Su red de canales, por la que muchas veces ha sido comparada con Venecia, hizo que fuera un importante centro comercial del norte de Europa.

Debido a una serie de circunstancias, entre ellas el hecho de que el río Zwin se encenagara, hicieron que fuera relevada de su estatus de ciudad comercial y comenzó su decadencia. Esto le llevó a un letargo que le sumió en el anonimato durante otros cuatro siglos, es como si se hubiese sumido en un sueño, lo que ha hecho que se haya conservado tal como era en la Edad Media.

Arquitectura de Brujas

Arquitectura de Brujas

A principios del siglo XX, la ciudad estaba muy abandonada y sumida en la pobreza, y es cuando fue objeto de una profunda restauración que la sacó de su sueño de tantos siglos, convirtiéndose en un importante destino turístico.

Actualmente, más de 3 millones de viajeros visitan sus empedradas calles cada año, convirtiéndola en la ciudad más visitada de Bélgica, por delante de Bruselas. Brujas es la capital de la región de Flandes Occidental y, desde el año 2000, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Normalmente los viajeros que visitan Brujas suelen llegar en avión hasta Bruselas y desplazarse hasta Brujas desde allí. Puedes llegar a tres aeropuertos, Zaventem y Charleroi, que son los aeropuertos de Bruselas o al aeropuerto de Ostende – Brujas, que es el más cercano a Brujas.

En estos enlace puedes encontrar los vuelos al mejor precio para llegar a esos aeropuertos:

Una de las mejores formas de llegar a Brujas es en tren, en el post Cómo preparar un viaje a Bélgica te cuento todo lo que tienes que saber sobre los desplazamientos en tren por Bélgica.

Si no quieres liarte demasiado, puedes optar por una excursión organizada de un día desde Bruselas. Te llevan en autobús hasta Brujas y allí un guía en español te enseñará lo más importante de la ciudad. Dispondrás también de tiempo libre para comer y recorrer la ciudad antes de volver a Bruselas. Esta excursión puedes reservarla en este enlace.

Frente a la estación de tren de Brujas encontrarás un pequeño parque, tienes que adentrarte en él llevando a la derecha un pequeño canal de agua hasta llegar a un puente. Desde aquí ya te encuentras en el centro histórico de Brujas y puedes comenzar tu visita.

Te voy a contar qué ver en Brujas para que no te pierdas nada de los monumentos, rincones y zonas más importantes de esta romántica ciudad.

Qué ver en Brujas, los lugares imprescindibles

1.- Minnewater o lago del amor

Este lago es la masa de agua que verás una vez que has llegado al puente del que te hablaba antes. El lago artificial lleva en este lugar más de 800 años. Se creó en la época en que Brujas era una de las ciudades más grandes y prósperas de Europa, gracias al comercio de los míticos paños de Flandes, unas telas que maravillaron al mundo durante la Edad Media.

El tráfico de barcos para el comercio de los paños era tan intenso que crearon este lugar para que los barcos tuviesen espacio para maniobrar, ya que se llegaban a juntar aquí hasta 100 barcos.

El Minnewater o Lago del Amor en Brujas

El Minnewater o Lago del Amor en Brujas

Ahora este lugar es uno de los más románticos de Brujas, en el que los cisnes han ocupado el lugar que dejaron los barcos. En invierno, con niebla, es un lugar fantasmagórico. Es uno de los sitios imprescindibles qué ver en Brujas y por el que, seguramente, volverás.

Aquí se conserva una casa-exclusa, si te acercas verás que debajo de unos arcos se encuentran las compuertas que sirven para mantener estable el nivel del agua en los canales de la ciudad.

Uno de los rincones del Minnewater en Brujas

Uno de los rincones del Minnewater en Brujas

No se sabe muy bien por qué se le denomina Lago del Amor, hay una leyenda sobre un amor imposible, tipo Romeo y Julieta, con tragedia final en la que un joven cava la tumba de su amada Minna en este lugar. Pero también se cree que es una coincidencia de palabras, ya que “minne” significa “amor” en flamenco, asçi que cada uno elija la versión que prefiera.

2.- El begijnhof o beaterio

Al final del puente del Minnewater verás una puerta en una fachada blanca, es una de las dos entradas del beaterio.

El beaterio de Brujas es como una ciudad dentro de otra, una ciudad en la que reina el silencio. Hoy está declarado Patrimonio de la Humanidad.

Minnewater y entrada al Beaterio de Brujas

Minnewater y entrada al Beaterio de Brujas

Los beaterios se crearon en la Edad Media, en la época de las Cruzadas. Durante esa época los hombres que partían a las Cruzadas dejaban a sus esposas solas y junto a ellas a muchas jóvenes que se quedaban sin la posibilidad de encontrar pareja.

Algunas de esas mujeres: las beguinas, como forma de protegerse, decidieron vivir en comunidad para servir a Dios y hacer caridad, pero sin hacer votos. Por lo cual las jerarquías eclesiásticas nunca las vieron con buenos ojos.

Los beaterios fueron muy numerosos en esta zona de Europa, así que las autoridades religiosas cada vez más preocupadas por su autonomía, decidieron acusarlos de ser centros de herejía o brujería. Por lo que consiguieron que el Papa los prohibiera 70 años después de crearse el beaterio de Brujas.

En Flandes, gracias al apoyo de los Condes, consiguieron librarse de esta prohibición, y continuaron hasta principios del siglo XX, más concretamente hasta 1928 que es cuando murió la última beguina.

Hoy el beaterio de Brujas está ocupado por religiosas, y permiten entrar a los visitantes para recorrer su interior, aunque no podrás entrar en los edificios. Te aconsejo que recorras estas dependencias, sin esta visita no estaría completa la ruta de cosas que ver en Brujas.

3.- Hospital de San Juan

El antiguo Hospital de San Juan se encuentra frente a la iglesia de Nuestra Señora, que es fácilmente identificable por su torre puntiaguda de ladrillo que ves desde casi todos los lugares de Brujas, y que es tan fotogénica.

El Hospital de San Juan era el lugar donde hermanas y hermanos cuidaban a los enfermos, viajeros y peregrinos. Fue la institución sanitaria más importante de la Brujas medieval.

Ahora lo que encuentras es un museo donde verás objetos y documentos que te mostrarán cómo era la vida aquí cuando era hospital, además de numerosas obras de arte.

En cuanto a obras de arte las más importantes que vas a poder ver son las del pintor flamenco Hans Memling, uno de los más afamados de su época, que estuvo convaleciente allí.

Dentro del recinto, en un edificio que fue un convento del año 1300, vas a poder visitar la antigua farmacia. Y frente a ella se encuentra un edificio que se levantó en el siglo XIX como nuevo hospital, y que ahora es un centro de congresos.

Los lunes cierran el museo, así que tenlo en cuenta. Y si no vas a entrar al museo puedes recorrer algunos de sus patios, para lo que no necesitas entrada.

4.- La iglesia de Nuestra Señora

Junto al hospital encontrarás la iglesia de Nuestra Señora, con una fachada peculiar, que te recordará a una fortaleza. La Torre de la iglesia mide más de 120 metros de altura, es uno de los edificios de ladrillo más altos del mundo y lleva en pie desde el siglo XIII.

Te recomiendo la visita al interior de la iglesia, allí encontrarás la única obra de Miguel Ángel que salió de Italia durante su vida, la denominada “Madonna de Brujas”.

La Madonna de Brujas

La Madonna de Brujas

Se encuentra en una capilla lateral de la iglesia y para verla tienes que entrar a la iglesia por la parte destinada a museo.

Si te fijas verás que la cara de la Virgen es la misma que la de la Pietà del Vaticano, que realizó antes que esta.

Miguel Ángel diseñó esta obra para la tumba del Papa Pío II en la Catedral de Siena, pero el proyecto no se llegó a realizar. La desproporción que tiene el niño Jesús es debido a que la obra iba a estar colocada a 8 metros de altura y si lo hubiese realizado con proporciones reales el niño casi ni se vería.

En ese momento de la historia dos ricos mercaderes de Brujas que hacían negocios en Florencia vieron la escultura y quedaron fascinados. No se sabe cómo fue la negociación, pero al final se llevaron la obra hasta Brujas.

Es una obra que ha estado siempre rodeada de misterio, tanto Napoleón como Hitler se apoderaron de ella y las dos veces pudo regresar a Brujas.

Acércate a la parte de atrás del altar mayor y allí encontrarás las tumbas de María de Borgoña, Condesa de Flandes, y la de su padre Carlos el Temerario.

Tumba de María de Borgoña en la iglesia de Nuestra Señora en Brujas

Tumba de María de Borgoña en la iglesia de Nuestra Señora en Brujas

Quizá no te suene María de Borgoña, pero si te digo que es la madre de Felipe el Hermoso, el marido de Juana la Loca (reina de Castilla), seguramente ya te sitúas más.

María de Borgoña murió a los 25 años debido a un accidente con su caballo, mientras practicaba la caza con halcones. Su hijo Felipe el Hermoso murió en España, en Burgos, cuando tenía 27 años y acababa de ser nombrado rey consorte de Castilla.

Aunque Felipe el Hermoso fue enterrado en la catedral de Granada junto a su esposa, su corazón se encuentra en la tumba de su madre. El corazón de Felipe nunca estuvo junto a su esposa Juana en vida y ahora tampoco tras su muerte. Su hermana Margarita de Austria consiguió llevárselo a Brujas para que descansara junto a su madre.

5.- El Palacio Gruutuse

Detrás de la Iglesia de Nuestra Señora se encuentra el Palacio Gruutuse, la residencia de una de las familias más adineradas de Brujas. Puedes visitar el patio y la fachada del palacio, es uno de los rincones más especiales de Brujas. En la puerta de entrada al patio verás una bonita escultura de la luna y dentro del patio encontrarás un pozo, que parece de los deseos.

Cruzando el canal encontrarás otro de los rincones más recomendables. En un jardín junto al canal encontrarás un busto dedicado a Juan Luis Vives, un valenciano que tuvo que huir de España, porque era de ascendencia judía y sus padres habían sido quemados por la Inquisición. Se instaló en Brujas y fue uno de los pensadores más importantes de su tiempo. Sus obras sobre educación, psicología y filosofía tuvieron una gran influencia en toda Europa.

En este rincón encontrarás un bonito puente de lo más fotogénico. Desde el puente busca la ventana gótica más pequeña de Europa.

Puente frente a la iglesia de Nuestra Señora en Brujas

Puente frente a la iglesia de Nuestra Señora en Brujas

6.- El muelle del Rosario o Rozenhoedkaai

El idílico Muelle del Rosario, que puedes ver en la foto de portada, es uno de los rincones más fotografiados de Brujas y en realidad es el origen de la ciudad. En el siglo IX los vikingos desembarcaban en esta zona para comenzar sus incursiones tierra adentro.

Era una tierra fronteriza del incipiente reino de Francia, así que el rey francés decidió levantar aquí una fortaleza para detener a los invasores. Hoy ya no existe, y en su lugar encuentras un bonito rincón desde el que puedes comenzar un paseo en barca por los canales o tomarte una cerveza en la terraza que se ve enfrente, junto a ese gran árbol. La terraza pertenece a una cervecería que cuenta en un estante con las más de 300 cervezas belgas.

7.- De puente a puente

El Muelle Verde o Groenerei es el camino paralelo al canal, te aconsejo que lo recorras para descubrir todos los detalles.

Canal de Brujas junto al Groenerei

Canal de Brujas junto al Groenerei

Los dos puentes más antiguos de la ciudad: el Meebrug y el Peerdenbrug, o el famoso perro Fidel asomado a la ventana de un hotel, que ya se ha hecho famoso. Este labrador saltó a la fama por su aparición en la película “Escondidos en Brujas” y lo puedes ver echando la siesta o viendo pasar a las embarcaciones y a los turistas.

8.- La Plaza del Ayuntamiento o Burg

Para llegar hasta la Plaza del Ayuntamiento desde el Groenerei tendrás que cruzar uno de los puentes y pasar por el Callejón del Asno Ciego, en el que hay un arco coronado por unas estatuas doradas por el que entrarás a la plaza.

Arco del Callejón del Asno Ciego de Brujas

Arco del Callejón del Asno Ciego de Brujas

En esta plaza encontrarás el Ayuntamiento, que se encuentra en el lugar que ocupó esa fortaleza de la que te hablaba antes.

El ayuntamiento de Brujas fue el primero de ese tipo que se construyó en Flandes y que luego fue copiado por el resto de ciudades. Las esculturas que verás en la fachada son copias de las originales, que destruyeron los franceses durante la ocupación de Brujas, en tiempos de la Revolución Francesa. Puedes visitar su interior, no te pierdas la gran sala de juntas.

Ayuntamiento de Brujas

Ayuntamiento de Brujas

A la izquierda del ayuntamiento se encuentra un edificio blanco con adornos dorados que ahora es la sede del Palacio de Justicia.

A la derecha del ayuntamiento, casi en un rincón, se encuentra un pequeño edificio que no tienes que perderte. Es la Basílica de la Santa Sangre, que en realidad son dos capillas del antiguo castillo desaparecido. En una de ellas se venera una ampolla con lo que dicen que es la sangre de Cristo, que llegó a Brujas desde Tierra Santa durante las Cruzadas. Las capillas están en dos niveles y se pueden visitar.

Interior de la capilla de la Santa Sangre de Brujas

Interior de la capilla de la Santa Sangre de Brujas

Frente al ayuntamiento se encontraba la Catedral de San Donaciano, que fue totalmente destruida por los revolucionarios franceses. Era la iglesia más espectacular de Brujas y allí estaban enterrados personales ilustres como el pintor Van Eyck y el humanista español Juan Luis Vives.

9.- La Plaza del Mercado o Markt

Muy cercana al Burg se encuentra el Markt, la Plaza del Mercado, y la más animada de la ciudad. Si la anterior plaza era la del poder político, el Markt es la plaza de los ciudadanos.

La Plaza del Mercado o Markt de Brujas

La Plaza del Mercado o Markt de Brujas

El gran edificio de ladrillo es la Lonja de los Paños, el lugar en el que se comerciaba con la lana y los paños, origen de la riqueza de la ciudad.

Y la torre de piedra que tiene el edificio es el Belfort, que es el lugar en el que se guardaban las cartas con los privilegios que se habían concedido a la ciudad. Podrás ver las cámaras acorazadas donde se guardaban estos documentos si subes los casi 400 escalones que tiene la torre.

Belfort de Brujas

Belfort de Brujas

El Belfort cuenta con un reloj con carillón que toca “Para Elisa” de Beethoven cuando da la hora y que oirás desde todos los lugares de la ciudad.

Esta es la mejor zona para comer, la mayoría de las casas de fachada escalonada que se encuentran en la plaza son restaurantes y en verano es un placer comer en alguna de las terrazas de esos restaurantes con ese telón de fondo de la plaza, los coches de caballos, el mercadillo semanal…

El día que estuvimos en Brujas coincidió con mi cumpleaños, así que lo celebramos comiendo en una terraza de esta plaza uno de los platos típicos de Bélgica: los famosos moules et frites, que no son otra cosa que mejillones con patatas fritas, que están riquísimos.

10.- La “City” de Brujas

En Brujas nació la Bolsa de Valores, así que si quieres conocer dónde se encontraba el barrio financiero en la Edad Media tienes que salir del Markt por la calle Vlamingsstraat.

En el número 35 de la calle Vlamingsstraat es donde nació la Bolsa. Allí había una posada que es donde se reunían los mercaderes desde el siglo XIII para comprar y vender títulos. Verás la inscripción “Ter Buerse 1276”, y del nombre de esa posada viene el nombre de “la Bolsa”.

Posteriormente en este barrio se asentaron las oficinas de los comerciantes extranjeros y las embajadas comerciales, fue la auténtica City de Brujas.

Cerca de aquí se encuentra lo que fue el corazón del puerto de Brujas presidido por una estatua del gran pintor flamenco Jan Van Eyck.

Estatua de Van Eyck en la "city" de Brujas

Estatua de Van Eyck en la “city” de Brujas

En la plaza en la que se encuentra la estatua verás un gran edificio con una torre, es la Logia de los Burgueses, el lugar en el que los burgueses de Brujas se reunían con los comerciantes extranjeros para hacer negocios. En una de sus esquinas verás que hay una escultura de un oso, que según la tradición fue el primer habitante de Brujas.

Cuando Balduino I llegó a estas tierras para levantar la fortaleza que le había mandado construir el rey de Francia, aquí vivía un oso al que se enfrentó y mató con una flecha, y desde entonces el oso pasó a formar parte del escudo de Brujas.

11.- La Catedral de San Salvador

Si caminas por la calle Steenstraat llegarás a la catedral que sustituyó a la desaparecida tras la Revolución.

Su interior destaca por sus enormes vidrieras de colores. En este templo se conservan los tesoros que consiguieron salvarse de la antigua catedral de San Donaciano antes de su destrucción.

Si eres de los que prefieren hacer un recorrido guiado por Brujas y que le expliquen los principales monumentos, aquí puedes reservar una visita guiada por Brujas en español.

Dónde alojarte en Brujas

Si decides alojarte en Brujas podrás disfrutar del ambiente de la ciudad cuando ya han cerrado los comercios y los museos y han desaparecido los turistas, es cuando el ambiente de Brujas es más mágico. Pasea sin rumbo descubriendo sus casas más pintorescas y sus rincones más escondidos.

Casa de Brujas en el canal

Casa de Brujas en el canal

En Brujas hay muchas opciones de alojamiento. Si buscas un alojamiento en pleno centro histórico de Brujas, en el que sentirte como un rey, te aconsejo el Hotel Dukes’ Palace Brugge. Es un hotel que se encuentra situado en la antigua residencia ducal del siglo XV, a 280 m del Markt. Su decoración es clásica y elegante y tiene también un spa. Es de destacar su abundante desayuno en el que puedes tomar hasta champagne. En verano puedes disfrutar de la hora del te inglesa en la terraza con vistas al jardín. Si te preocupa el tema del idioma, en este hotel hablan español. Aunque es un hotel caro, en temporada baja puedes encontrar buenas ofertas.

Un alojamiento de precio medio es el Bed&Breakfast Camelias, que se encuentra a 900 m del centro histórico. Tiene habitaciones con baño privado y un salón compartido. En la última planta hay un apartamento con cocina y comedor. El desayuno buffet es a base de platos fríos o calientes. La atención de los dueños es excelente.

Como opción económica de alojamiento tienes el Bed&Breakfast Pickery, que se encuentra algo más alejado del centro, a unos 2 km, en un barrio tranquilo a las afueras de Brujas. Tiene un servicio de alquiler de bicicletas, con las que podrás recorrer Brujas como un local. Las habitaciones cuentan con baño privado y están muy limpias. Cerca del B&B hay un supermercado en el que puedes comprar lo que necesites.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Shares
Share This
This site is protected by WP-CopyRightPro

¡No te pierdas ninguna entrada del blog!

Si te gusta viajar y te ha parecido interesante el contenido que has visto en el blog, suscríbete a nuestra lista de correo para recibir las últimas entradas que vayamos publicando.

Te enviaremos un mensaje de confirmación a tu correo, si no lo recibes mira tu carpeta de spam. Gracias