Saltar al contenido
A un Clic de la Aventura

Qué ver en Florencia, 20 lugares para una sobredosis de belleza

Que-ver-en-Florencia

Aunque la ciudad más visitada de Italia es Roma, Florencia (Firenze en italiano) es otra de las ciudades imprescindibles. Si vas a visitarla, te ayudamos para que sepas qué ver en Florencia y que no te pierdas nada de lo imprescindible.

Lo ideal es visitar Florencia durante varios días, pero si no dispones de tiempo, deberías dedicar por lo menos un día a verla. Lo que si es seguro, es que vayas un día o una semana, te quedarás con ganas de volver.

¿Dónde está Florencia?

La ubicación de Florencia no puede ser mejor. Se encuentra situada en la región de la Toscana y está enclavada en un valle rodeado de colinas bajas y atravesada por el río Arno siempre cambiante. A este entorno tan idílico hay que añadir toda la belleza creada por el hombre, como los monumentos, iglesias, museos, estatuas, y puentes. Todo ello hace que la ciudad esté llena de belleza que, además se incrementa especialmente al amanecer y al atardecer.

Eso sí, si sólo tienes un día, prepárate para andar y contemplar una ciudad que es un museo en si misma y, ¡ten cuidado no te pase como a Stendhal! En 1817 Stendhal visitó Florencia, no estaba preparado para la acumulación de tanta belleza artística.

Un día mientras visitaba la iglesia de la Santa Croce, notó una repentina ansiedad acompañada de fuertes palpitaciones, temblores, mareos y una sensación de vértigo y de ahogo. El médico que le vio, le diagnosticó una «sobredosis de belleza». Se han descrito desde entonces, más de cien casos similares entre visitantes de la ciudad y , en 1989 la psiquiatra Graziella Mangherini, que estudió los casos, lo denominó síndrome de Stendhal.

Florencia es la ciudad en la que se originó el movimiento artístico denominado Renacimiento, durante la segunda mitad del siglo XIV. Por lo que se la considera una de las cunas mundiales del arte y de la arquitectura. Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1982. Es totalmente inspirador pensar que vas a pisar las mismas calles que algunas de las mentes más grandes de la historia como Leonardo da Vinci, Miguel Ángel o Dante.

Cómo ir a Florencia

Florencia es la capital de la Toscana y, se encuentra a 279 kilómetros al norte de Roma. Si viajas a la capital de Italia, merece la pena ir a visitar Florencia desde Roma, ya que es muy fácil llegar hasta allí.

La mejor forma de ir a Florencia desde Roma es en tren, ya que hay una gran variedad de trenes que conectan las estaciones romanas de Termini y Tiburtina, con las estaciones florentinas de Santa María Novella, Rifredi o Campo de Marte.

Tienes todo tipo de trenes, los Eurostar, que  son los más veloces y tardan aproximadamente 1 hora y 35 minutos en conectar ambas ciudades, pero son más caros. Los InterCity que tardan aproximadamente 3 horas en llegar. Y si quieres ahorrar aún más puedes tomar los trenes Regionales, que tardan 4 horas en realizar el trayecto y son muy baratos. La frecuencia de los trenes es muy buena, suele haber un tren cada media hora, y comienzan desde las 6h de la mañana hasta las 23h, aproximadamente.

Si tienes poco tiempo y quieres aprovechar al máximo la visita, te recomiendo que cojas el tren Eurostar, desde la estación de Termini, que llega a la estación Santa María Novella de Florencia, ya que esta estación es la más céntrica y puedes ir a pie a visitar toda la ciudad. Esta es la opción que utilizamos nosotros y fue la más acertada porque nos permitió disfrutar enseguida de la ciudad.

¿Qué ver en Florencia?

Llegamos a la estación de tren Santa María Novella y de aquí al centro histórico fuimos andando, ya que se encuentra muy cerca y además nos permitió ver algunos de los monumentos por el camino. El centro histórico está bastante concentrado, por lo que la mejor manera de conocerlo es caminando.

Florencia puede abrumar con todo lo que hay para ver, por eso son necesarios tres o cuatro días. Si solo vas a ir un día no te va a dar tiempo a verlo todo. Así que, selecciona lo que más te interese visitar y olvídate de entrar a todos los museos e iglesias.

En Florencia siempre hay mucha gente, pero si, además vas en temporada alta, ten en cuenta que la ciudad estará abarrotada de turistas y que las colas para ver los monumentos y museos pueden ser exasperantes.

1. – Iglesia de Santa María Novella

Si llegas en tren a la estación Santa María Novella encontrarás justo al lado la iglesia del mismo nombre.  Nos sorprendió su elegante fachada de mármol blanco y verde, muy diferente a lo que habíamos visto hasta entonces. Es una de las iglesias más importantes de Florencia y para mi gusto la más bonita.

Su interior, muy colorido, es todo un museo de arte y está cuidado hasta el último detalle.

Iglesia de Santa María Novella - que ver en Florencia
Iglesia de Santa María Novella

En sus paredes puedes admirar una gran cantidad de frescos que reflejan la vida cotidiana de Florencia en la alta Edad Media. Las dos obras más importantes que alberga Santa María Novella son: La Trinidad (un fresco de Masaccio, que fue el pionero en usar la perspectiva) y el Crucifijo de Brunelleschi (su única escultura en madera). Si quieres saber más cosas sobre esta iglesia entra en el post que le dedicamos:

La iglesia de Santa María Novella y la farmacia más antigua del mundo

2. – Basílica de San Lorenzo, Capilla de los Médici y Biblioteca Laurenciana

El complejo de San Lorenzo, que acoge estos tres monumentos, se encuentra a unos 400 metros de Santa María Novella. Fue el lugar de culto de la todopoderosa familia Médici y el que eligieron para su descanso eterno. Para visitar las tres partes del complejo, necesitarás comprar dos entradas diferentes: una para la basílica de San Lorenzo y la Biblioteca Laurenciana y otra para visitar la Capilla Medicea.

La Basílica de San Lorenzo no destaca precisamente por su exterior, que es de lo más austero, lo impactante se encuentra en su interior. En origen, fue una de las iglesias más antiguas de Florencia y durante más de 3 siglos fue la catedral de la ciudad. En el siglo XI se realizaron obras de ampliación y en el siglo XV, Cosimo de Médici compró la Basílica, mandó ampliarla de nuevo y, la convirtió en la capilla de la familia. Te sorprenderá su interior, cuyo diseño está inspirado en la antigua Roma.

Las dos obras más importantes de la Basílica de San Lorenzo son la Sacristía Vieja, de Brunelleschi y la Sacristía Nueva, de Miguel Ángel, que ahora la conocemos como Capilla de los Médici, cuya entrada se realiza por la parte trasera de la iglesia. La Sacristía Vieja se encuentra en el transepto norte y es la parte más antigua de la iglesia. Fue diseñada por Brunelleschi y decorada por Donatello. Aquí se encuentran las tumbas de Giovanni y Piero de Medici, que fueron diseñadas por Verrocchio.

La Biblioteca Laurenciana se encuentra situada en el claustro. Para llegar al mismo tienes que salir de la iglesia y acceder a través de una puerta, que se encuentra en la parte izquierda de la fachada de la basílica. Entrarás a la biblioteca por el jardín del claustro. Fue diseñada por Miguel Ángel Buonarroti y es una de las bibliotecas más importantes de todo el mundo, ya que alberga el patrimonio literario de la familia Médici. Son dos espacios de diferente altura unidos por una escalera preciosa. En la Sala de Lectura todo está cuidado hasta el más mínimo detalle, incluso Miguel Ángel diseñó él mismo los pupitres de lectura.

Biblioteca Laurenciana
Biblioteca Laurenciana

La Capilla de los Médici te dejará con la boca abierta, sobre todo, la Capilla de los Príncipes, obra de Giorgio Vasari. Se trata de una sala octogonal de mármol y piedras semipreciosas que es la cripta en la que descansan algunos de los grandes de la familia Médici. Está rematada por la segunda cúpula más alta de la ciudad y te sorprenderá su lujo, que es fiel reflejo del poder de los Médici.

Capilla de los Médici de la Basílica de San Lorenzo
Capilla de los Médici de la Basílica de San Lorenzo

Tras visitar la Capilla de los Príncipes, por una pequeña puerta accederás a la Sacristía Nueva, que realizó Miguel Ángel, para albergar las tumbas de Lorenzo el Magnífico y Giuliano de Médici, aunque la obra fue tan monumental que no pudo terminarla.

3. – Museo de Leonardo da Vinci

Este museo se encuentra muy cerca del complejo de San Lorenzo y, es un lugar estupendo que ver en Florencia si, como nosotros, vas con niños.

Este museo es el lugar ideal para descubrir a uno de los personajes más relevantes del Renacimiento. Tiene réplicas de los mejores inventos que realizó el artista durante su vida, como el cañón mortero, la imprenta, los engranajes, un aparato volador, el carro armado… Al ser un museo interactivo, los niños podrán tocar y experimentar la mayoría de estos inventos; podrán hacer girar las ruedas y usar las palancas, para ver cómo funcionan sus mecanismos. También organizan talleres y visitas guiadas teatralizadas.

4. – Piazza del Duomo

La Plaza del Duomo suele ser el inicio de todo viaje a Florencia, es el epicentro religioso y espiritual de la ciudad y una de las estampas más fotografiadas y famosas de la ciudad.

5. – El Duomo

La Catedral de Florencia se conoce como el Duomo, aunque oficialmente se denomina Catedral de Santa Maria del Fiore. Este es, de lejos, el monumento más conocido y visitado de la ciudad. Su enorme estructura gótica se terminó en 1368 y fue en esa época la más grande de Europa, con una capacidad para 30.000 personas. El exterior de mármol verde, rojo y blanco es reconocible desde una distancia considerable y es uno de los edificios más espectaculares que he visto nunca.

El Duomo o Catedral de Santa Maria del Fiore de Florencia
El Duomo o Catedral de Santa Maria del Fiore

Ten en cuenta que, como en todas las iglesias de Italia, no puedes acceder al interior del Duomo con camisetas o vestidos sin mangas o con pantalones excesivamente cortos, puedes usar un pañuelo o chaqueta para cubrir los hombros y que no tengas problemas para entrar. Si sólo puedes entrar a una iglesia, esta es la que tienes que ver en Florencia que, además es gratis.

6. – La Cúpula de Brunelleschi

Lo más conocido de la catedral es su cúpula octogonal, que fue diseñada por Filippo Brunelleschi casi un siglo después de la finalización de la catedral y se basó en la cúpula del Panteón de Roma. Con 114 metros de altura y 45 metros de diámetro fue el mayor reto en la vida del arquitecto florentino, un reto que le llevó 14 años. La decoración interior de la cúpula fue obra de Giorgio Vasari y Federico Zuccari y se trata de una representación del Juicio Final. La cúpula ha sido restaurada hace poco y su colorido es totalmente impresionante, son unas de las pinturas más sobrecogedoras que he visto.

Interior de la Cúpula de Brunelleschi
Interior de la Cúpula de Brunelleschi

Subimos a la cúpula de la catedral, tras ascender 463 escalones de múltiples tipos y formas. Primero llegamos a un balcón panorámico desde el que pudimos disfrutar de cada una de las figuras que se agolpan para ser juzgadas, da la sensación de que casi se pueden tocar. El último tramo de subida es bastante claustrofóbico, ya que es casi vertical y discurre entre las bóvedas interior y exterior, por un angosto pasadizo.  Al final llegamos a un mirador desde el que pudimos disfrutar de las magníficas vistas de Florencia.

Aunque la entrada a la catedral es gratuita, para acceder a la cúpula hay que pagar la entrada y no siempre hay entradas disponibles.

NUESTRA RECOMENDACIÓN PARA VISITAR LA CÚPULA DE BRUNELLESCHI

En épocas de gran afluencia de visitantes, puede ser complicado encontrar entradas para acceder a la cúpula. Por lo que, si te interesa visitarla, puedes apuntarte anticipadamente a una visita guiada de la cúpula, con la que entrarás sin esperar colas. Aquí puedes reservar una visita guiada a la cúpula en español.

7. – El Campanile

Otro elemento notable de la catedral es el campanario, denominado Campanile. Esta torre de 85 metros se encuentra justo al lado de la catedral y, no está unida a ella. La construcción del Campanile comenzó en 1334 siguiendo los planos de Giotto que, desgraciadamente, no vería su obra terminada. Tras su muerte, Andrea Pisano continuó la obra que finalizó en el año 1359. Las estatuas que se conservan en el campanario son copias, las originales se pueden ver en el Museo dell’Opera del Duomo, un museo a tener en cuenta en tu visita a Florencia.

Cúpula de Brunelleschi y Campanile
Cúpula de Brunelleschi y Campanile

También puedes subir al Campanile, tras ascender sus 414 escalones. Si sólo puedes subir a una de las dos, te recomiendo subir a la cúpula, ya que la altura es similar, por lo que las vistas de Florencia son las mismas y en la cúpula puedes disfrutar, además, de las pinturas del interior.

8. – El Baptisterio de San Giovanni

Frente a la fachada de la catedral se encuentra el baptisterio o Battistero di San Giovanni, que está considerado como el edificio más antiguo de Florencia. Al igual que los otros edificios de la plaza, el Baptisterio cuenta con un revestimiento de mármol blanco y verde. Lo más sorprendente de su interior es el mosaico bizantino de la cúpula. Sus colores dorados me recordaron a los de la Basílica de San Marcos en Venecia.

De las tres puertas de acceso al Baptisterio, la más importante es «La Puerta del Paraíso«, obra de Lorenzo Ghiberti a la que dedicó 26 años de trabajo. Tiene 10 paneles de bronce con relieves que representan escenas del Antiguo Testamento y que, actualmente, son copias de los originales ya que, desde 1990, se encuentran en el Museo de la Catedral.

La Puerta del Paraíso del Baptisterio de San Giovanni
La Puerta del Paraíso del Baptisterio de San Giovanni

Te sugiero que visites el Duomo y todos sus elementos en primer lugar, ya que es el monumento más visitado de Florencia y te va a llevar bastante tiempo. Si viajas en verano y vas a subir a la cúpula o al Campanile hazlo a primera hora, porque después suele hacer mucho calor.

9. – Los mercados

Además de monumentos, hay otras cosas que tienes que ver en Florencia. En la capital de la Toscana hay tres mercados muy céntricos que no te tienes que perder:

  • Mercato Centrale: El Mercado Central, construido en 1784, es un mercado a la antigua usanza, un paraíso gourmet donde encontrarás los mejores productos gastronómicos italianos.
  • Mercato di San Lorenzo: Es un enorme mercado en pleno centro de Florencia, por el que seguro que vas a pasar, ya que se encuentra a 5 minutos del Duomo. Es del estilo del resto de mercados populares de cualquier ciudad europea, destaca por sus artículos de cuero, artesanías, bolsos y por la ropa a buen precio. Parte del Mercato Centrale y se extiende hasta la Iglesia de San Lorenzo.
  • Mercato del Porcellino: También llamado Mercato Nuovo, el mercado del Porcellino es similar al de San Lorenzo. El nombre proviene de la estatua del jabalí salvaje que hay en su parte sur. El Porcellino es a Florencia lo que la Fontana di Trevi es a Roma, se dice que quien toca el morro al jabalí vuelve a Florencia. Y, desde luego que nosotros lo hicimos, así que seguro que volvemos.
Porcellino de Florencia
Pidiendo al Porcellino poder volver a Florencia, ¿nos hará caso?

Florencia es famosa por sus productos de cuero de gran calidad, aunque en el mercado de San Lorenzo puedes encontrar piezas de cuero a muy buen precio, este es de menor calidad. Uno de los lugares más prestigiosos para comprar cuero en Florencia a precios razonables es la Scuola del Cuoio (Piazza di Santa Croce, 16). Este taller del cuero se creó en un principio para proporcionar a los huérfanos un modo de ganarse la vida, pero con el tiempo se ha convertido en toda una institución.

Otro de los productos típicos de Florencia son los de papelería, los libros hechos a mano con su típico papel florentino estampado, los cuadernos forrados en piel, agendas, papel de carta… que puedes encontrar en los alrededores de la Plaza de Uffizi.

10. – Piazza della Signoria

Entre la Plaza del Duomo y el río Arno se encuentra la plaza más importante de Florencia: la Plaza de la Signoría. Si la Plaza del Duomo era el centro religioso de Florencia, la Plaza de la Signoria fue el centro político de la ciudad medieval. Tradicionalmente era el lugar en el que se celebraban grandes fiestas públicas e importantes competiciones.

La plaza está enmarcada por una serie de monumentos, como son, el Palazzo Vecchio, la Loggia dei Lanzi, una copia del David de Miguel Angel, la fuente de Neptuno y la estatua ecuestre de Cosme I.

Copia del David de Miguel Ángel frente al Palazzo Vecchio
Copia del David de Miguel Ángel frente al Palazzo Vecchio

La Loggia dei Lanzi es un pórtico que, al principio, fue un balcón abierto para acoger asambleas y ceremonias. Se llamó Loggia dei Lanzi porque, al parecer, acamparon allí en 1527 los mercenarios lansquenetes, pertenecientes al ejército del emperador Carlos V, camino de Roma.

Durante el siglo XVI perdió su función y se convirtió en una especie de museo al aire libre para exponer las esculturas de la familia de los Médici. El gran duque Cosme I, en 1555, colocó el Perseo con la cabeza de Medusa, obra de Benvenuto Cellini, la obra más importante del pórtico. Actualmente las esculturas que puedes ver son copias de las originales.

Loggia dei Lanzi, Florencia
Loggia dei Lanzi,

En esta plaza el monje Savonarola, en una acción de rebeldía contra la todopoderosa familia Médici y la iglesia (de la que criticaba sus excesos); en el marco de una sociedad donde los ricos eran cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres, organizaba sus celebres «hogueras de las vanidades«. En ellas quemaba cualquier cosa que permitiera la vanidad o el pecado, como tablas de juego, cosméticos, espejos, perfumes y ropa indecente, junto con cuadros y obras maestras del Renacimiento y, libros de antiguos escritores de la civilización romana y griega de incalculable valor.

Posteriormente, cosas del destino, en esta misma plaza Savonarola fue condenado a la hoguera por un tribunal de la Inquisición y de ello da fe una placa en el suelo, muy cerca de la fuente de Neptuno.

Como ves aquí estás rodeado de arte e historia por todas partes, era el lugar que había visto tantas veces en libros y que siempre había querido contemplar y allí estaba, frente a mi. Es una plaza de la que no querrás salir y, además es uno de los lugares más animados de la ciudad. Lo mejor es hacer un alto y sentarse en una de sus terrazas a ver pasar a la gente y disfrutar de la belleza que te rodea. Uno de los mejores sitios para ello es la terraza de la chocolatería Rivoire, en la que puedes tomar uno de los mejores chocolates del mundo, que se sirven allí desde hace más de un siglo.

11. – Palazzo Vecchio

Al entrar en la Plaza de la Signoría lo que más llama la atención es un edificio con forma de castillo y, una impresionante torre que domina la ciudad. Su nombre inicial era Palazzo della Signoria, pero fue sustituido por Palazzo Vecchio (Palacio Viejo) cuando la corte se trasladó al Palacio Pitti.

El Palazzo Vecchio en la Plaza de la Signoria
El Palazzo Vecchio en la Plaza de la Signoria

En la entrada del Palacio se encuentran dos grandes estatuas: a la izquierda la copia del David de Miguel Ángel (la original se trasladó a la Academia) y a la derecha Hércules y Caco (obra de Baccio Bandinelli).

Desde hace más de siete siglos, el Palazzo Vecchio es el símbolo del poder civil de la ciudad de Florencia y, actualmente, acoge también la sede del ayuntamiento de la ciudad. Es uno de los lugares que tienes que ver en Florencia y, a diferencia del resto de monumentos, el horario es más amplio, por lo que puedes dejarlo para el final. Su horario de octubre a marzo es de 9:00h a 19:00h, excepto los jueves que es de 9:00h a 14:00h y, de abril a septiembre es de 9:00h a 23:00, excepto los jueves de 9:00h a 14:00h.

El edificio consta de tres pisos y varios patios y te das cuenta de su grandiosidad nada más entrar al edificio, en el que encontrarás uno de los rincones más destacados de este gran palacio, el Patio de Michelozzo.

Patio de Michelozzo en el Palazzo Vecchio
Patio de Michelozzo en el Palazzo Vecchio

El palacio ha sido reformado varias veces, y la reestructuración más importante fue la de 1494. Cuando fueron expulsados los Médici, se proclamó la república y se creó un consejo del pueblo en el famoso Salón de los Quinientos (Salone dei Cinquecento), capaz de acoger a todo el consejo, compuesto por 1500 miembros en tres sesiones. Esta es una de las primeras salas que encontrarás al visitar el Palazzo Vecchio, una sala que con 54 metros de longitud, 22 metros de anchura y 17 metros de altura es la sala más grande de Florencia. Actualmente la Sala del Cinquecento conserva su uso original: audiencias y eventos especiales.

Otras obras importantes se hicieron en 1540, año en que el Gran Duque Cosme I de Médici se mudó para vivir aquí con toda la familia, por lo que recorrerás los suntuosos dormitorios y salas, el salón de Francisco I de Médici, el cuarto de los lirios y otros, que te llevarán a conocer la lujosa vida de la familia Médici.

A la torre conocida como la Torre d’Arnolfo, de unos 95 metros de altura, también se puede subir, con entrada a parte de la del palacio. En la torre se encuentran dos celdas, donde estuvieron presos Cosme el Viejo y Savonarola, una campana y un reloj. Solía tocarse esta campana para reunir a los florentinos en la plaza y así dar aviso de cualquier peligro.

NUESTRA RECOMENDACIÓN PARA VISITAR EL PALAZZO VECCHIO

Este palacio es enorme y pasarás por un montón de salas. Por lo que puede ser una buena idea ver el Palazzo Vecchio a través de una visita guiada con un guía en español, para enterarte de lo que vas viendo. Además, si lo visitas de esta forma, evitarás las largas colas.

12. – Galleria degli Uffizi

Este palacio y museo es uno de los que tienes que ver en Florencia, ya que contiene una de las más antiguas y famosas colecciones de arte del mundo. Es uno de los más visitados de la ciudad toscana y lleva abierto con esta función de museo desde el siglo XVIII. Aunque su finalidad inicial era albergar las oficinas de las magistraturas florentinas, una vez que se quedó pequeño el Palazzo Vecchio, por eso tomó el nombre de Galería de los Oficios.

Durante años, partes del palacio sirvieron para almacenar las obras de arte de la magnífica colección de la familia Médici. El Uffizi posee la colección más importante del mundo de arte renacentista con obras de Miguel Ángel, Giotto, Botticelli, Leonardo da Vinci y Rafael.

Galería de los Oficios o Uffizi, Florencia
Galería de los Oficios o Uffizi

Su visita puede llevar varias horas y, si tienes intención de visitarlo, te aconsejo hacerlo mediante una visita guiada con acceso prioritario, que te evite las colas. Ya que este es uno de los museos más concurridos de Italia y las colas para acceder son monumentales.

13. – Galleria dell’Accademia

Sólo por contemplar la escultura original del David de Miguel Ángel, merece la pena visitar la Galería de la Academia. Es probablemente, la escultura más famosa del mundo. La Galería de la Academia es el segundo museo más visitado de Florencia, después de la Galería de los Oficios. Por lo que, si te gusta el arte, es uno de los lugares que tienes que ver en Florencia. Es un museo de pintura, escultura e instrumentos musicales.

El David de Miguel Ángel es una escultura imponente de mármol blanco de 5,17 metros​ de altura. Estuvo situada junto a la puerta del Palazzo Vecchio en la Piazza della Signoria hasta 1873, cuando decidieron trasladarla aquí, para resguardarla de las inclemencias del tiempo. En el lugar en el que estuvo situada puedes ver una copia.

Galería de la Academia, Florencia
Galería de la Academia

Algunas de las obras más importantes que podrás contemplar en la Galería de la Academia, además del David, son las esculturas denominadas «Los cuatro prisioneros«, también de Miguel Ángel. Estas esculturas, que parecen inacabadas, son: el esclavo atlante, el prisionero o esclavo joven, el prisionero barbudo y el esclavo despertándose. También podrás contemplar la Pietà de Palestrina, la Virgen del Mar de Botticelli o Venus y Cupido de Pontormo, entre muchas otras.

Este museo no es demasiado grande y puedes verlo en una o dos horas. Si vas en temporada alta, merece la pena apuntarte a una visita guiada por la Galería de la Academia, en la que te vayan explicando las obras más importantes. Además, de esta forma te asegurarás de que vas a entrar y te evitarás tener que soportar las largas colas, que te quitarán tiempo de visitar otro lugar.

NUESTRA RECOMENDACIÓN

La cantidad de obras de arte que hay en estos dos museos es impresionante, así que puede ser una buena idea apuntarte a un tour que incluye un paseo guiado por Florencia y una visita guiada por las galerías Uffizi y de la Academia. Así te enseñarán lo más importante y, al ir con un guía, tendrás acceso prioritario a los museos.

14. – Basílica de la Santa Croce

En la Plaza de la Santa Cruz (Piazza Santa Croce) se encuentra la Basílica del mismo nombre, que no es sólo un edificio religioso, es también una especie de museo. Es el lugar donde muchos de los habitantes más prominentes de Florencia están enterrados, el lugar donde se pueden ver las tumbas de personajes tan famosos como Maquiavelo, Ghiberti, Galileo, Dante Alighieri y Miguel Ángel. Eso, para nosotros, fue una razón más que suficiente para ir a hacer una visita.

Basílica de la Santa Croce, Florencia
Basílica de la Santa Croce

Es una de las más antiguas iglesias franciscanas del mundo, también de las más sorprendentes por sus dimensiones, que la convierten en la mayor iglesia franciscana del mundo. Se empezó a construir en 1294 sobre las ruinas del oratorio erigido en 1252 por los franciscanos tras la muerte de San Francisco de Asís.

El interior tiene una estructura con forma de Tau (símbolo franciscano) con tres naves.

El arte parece inundar cada rincón de esta iglesia, ya que todas las artes se dan cita en este lugar. Fue aquí donde Stendhal sufrió los mareos provocados por el exceso de belleza de las obras de arte concentradas en la ciudad de Florencia.

Fue siempre un símbolo de prestigio de Florencia y un lugar de encuentro de los más grandes artistas, teólogos, religiosos, hombres de letras y políticos. Su convento ofreció hospitalidad a los personajes más célebres de la historia de la iglesia y sirvió como lugar de retiro y reposo para varios papas: Sixto IV, Eugenio IV, León X, Clemente XIV.

15. – Ponte Vecchio

Desde la Plaza de la Signoria accederás al río Arno y desde aquí tendrás una vista del Ponte Vecchio, uno de los puentes más famosos de Italia. Es un buen punto para fotografiar el puente y desde aquí puedes llegar hasta él en poco tiempo, ya que se encuentra muy cerca. Lo que hace que este puente sea tan especial es el hecho de que tiene edificios en toda su longitud.

El Ponte Vecchio tiene sus orígenes en un antiguo puente de la época romana, y en otros sucesivos de madera, hasta que en 1333 fue destruido por una inundación. En 1345, se construyó este puente de piedra sostenido por tres arcos, el central ligeramente más ancho que los laterales, y que actualmente es el más antiguo de Europa.

En un principio estuvo ocupado por tiendas, sobre todo por carnicerías y curtidores, pero como echaban al río los restos de las matanzas, los malos olores llevaron a que en 1593, cuando la corte se mudó al Palacio Pitti, fueran desalojados del puente y sustituidos por joyeros y comerciantes de oro, que le daban mayor prestancia y, que es lo que puedes ver aún hoy en día, en esas casas colgantes de color amarillo.

Ponte Vecchio, Florencia
Ponte Vecchio

Sobre las tiendas hay un piso superior que recorre todo el puente, se trata del llamado Corredor Vasariano, mandado construir por los Médici en 1565. Es  un largo pasillo cerrado que unía el Palazzo Vecchio y el Palacio Pitti, que se encuentra en la orilla sur del río, pasando por la Galería de los Uffizzi y el Ponte Vecchio.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el Ponte Vecchio, fue el único de Florencia que no fue destruido por los alemanes durante su retirada y, según se dice, fue una orden expresa de Hitler.

En el centro del puente hay dos terrazas panorámicas: una está cubierta por el corredor vasariano y la otra alberga el monumento a Benvenuto Cellini, realizado por Raffaello Romanelli. El Ponte Vecchio es uno de los puntos clave a la hora de visitar Florencia, por lo que siempre se encuentra abarrotado de turistas.

16. – Palazzo Pitti y jardines de Boboli

Una vez pasado el río nos encontramos con el palacio al que la familia Médici se trasladó cuando salieron del Palazzo Vecchio.  En su origen fue la residencia urbana de Luca Pitti, (un banquero florentino rival de la familia Médici), de ahí su nombre. Cuando la familia Pitti se arruinó, fue comprado por Leonor de Toledo, la duquesa consorte de Cosimo I de Médici, duque de Florencia y posterior I gran duque de Toscana, de este modo pasó a ser la residencia oficial de los grandes duques de Toscana.

El Palacio Pitti con su famoso jardín de Boboli, es el más grande y pomposo de los edificios florentinos.

Palazzo Pitti desde los jardines de Boboli
Palazzo Pitti desde los jardines de Boboli

Desde finales del siglo XVIII sus salas quedaron en desuso y, desde entonces, se utilizan para exponer las pinturas más importantes del palacio. Actualmente encontrarás diversas galerías de arte, como la Galería Palatina, la Galería de Arte Moderno, el Museo del Traje, el Museo de la Plata y los apartamentos reales. Para ver cada galería hay que pagar por separado y su visita suele llevar unas dos horas mínimo.

Los jardines también son enormes y se pueden visitar con una entrada aparte, pero si quieres ahorrarte el precio de esta entrada, puedes ver los jardines desde la Piazzale Michellangelo.

17. – Forte di Belvedere

El Fuerte del Belvedere se encuentra junto al Palacio Pitti y, es la segunda fortaleza de mayor tamaño de Florencia. Se encuentra sobre la colina de Boboli, junto a los jardines del mismo nombre. Se construyó para defender a los duques de Toscana que residían en el Palacio Pitti, al que podrían llegar fácilmente a través de un pasadizo.

Actualmente se puede visitar, ya que se ha restaurado para utilizarlo como centro expositivo, suele haber interesantes exposiciones de grandes esculturas . Desde su mirador tienes algunas de las mejores vistas panorámicas de Florencia, sobre todo al amanecer o el atardecer. Incluso Galileo Galilei estudió las estrellas y planetas desde aquí.

18. – La iglesia de Santa María del Carmine y la Capilla Brancacci

Esta iglesia es de las pocas que puedes ver en Florencia sin una multitud a tu alrededor. Y, quizá sea porque se encuentra en el barrio de Oltrarno (al otro lado del Arno), por lo que está más alejada del resto de monumentos. No se encuentra muy lejos del Palacio Pitti, así que merece la pena acercarse hasta ella.

La iglesia de Santa María del Carmine sólo conserva algunos restos de su traza original, que era de estilo románico-gótico, ya que sufrió un incendio en 1771 que la destruyó casi por completo.

Capilla Brancacci en la iglesia de Santa María del Carmine, Florencia
Capilla Brancacci en la iglesia de Santa María del Carmine

Pero lo que si que se salvó del incendio fue la sacristía y tres capillas, entre ellas una de las joyas del Renacimiento: la Capilla Brancacci. Para entrar a la capilla tienes que hacerlo por el edificio anexo a la fachada de la iglesia. Esta capilla se encuentra decorada con unos frescos impresionantes de Masolino, Masaccio y Filippino Lippi, que están dedicados a la vida de San Pedro. Incluso Miguel Ángel acudía a esta capilla para estudiar los frescos. Desde la sacristía puedes acceder a un bonito claustro realizado del siglo XVII.

19. – Piazzale Michelangelo

La Piazzale Michelangelo está situada en una colina justo al sur del río Arno. Es uno de los secretos mejor guardados de Florencia, puedes llegar desde el Palacio Pitti caminando o bien tomando la linea 13 de autobús.

Si vas andando es una subida empinada, pero merece totalmente la pena el esfuerzo. Esta plaza es poco más que un aparcamiento salpicado de vendedores, pero las vistas que ofrece de Florencia son las mejores de toda la ciudad. Es el mejor punto de observación de Florencia durante la puesta de sol. Desde aquí disfrutarás de unas vistas de postal con uno de los atardeceres más espectaculares que verás nunca.

Panorámica de Florencia al anochecer- visitar Florencia
Anochecer de Florencia

20. – La iglesia de San Miniato al Monte

Esta iglesia se encuentra situada en lo alto del monte de las Cruces, muy cerca de la Piazzale Michelangelo. Es una de las iglesias más interesantes que ver en Florencia y, si vas a hacer el esfuerzo de subir hasta la Piazzale Michelangelo, te aconsejo visitarla.

La fachada de esta iglesia nos recordó mucho a la de Santa María Novella, con esos mármoles blancos y verdes de su fachada. Esta iglesia de finales del siglo XI dicen que es una de las obras culmen del románico florentino. En su interior destacan el ábside, en el que hay un bonito mosaico de Cristo Pantocrátor de estilo bizantino y, los frescos de la sacristía. Las columnas y los capiteles de la iglesia fueron reutilizados de edificios romanos y bizantinos antiguos. Uno de los elementos más destacables es el bonito artesonado del techo de madera.

Interior de la Iglesia de San Miniato al Monte
Interior de la Iglesia de San Miniato al Monte

Si vas a visitarla al atardecer, verás como se cuela el sol a través de los óculos y le dan un aspecto mágico al interior. Los domingos y días festivos los monjes entonan cantos gregorianos desde las 10:00h hasta las 17:30h en la cripta.

Estos 20 lugares no son los únicos que ver en Florencia. La cantidad de palacios, monumentos, iglesias, plazas, museos y lugares de interés es impresionante. Si vas a visitar Florencia durante varios días y te sobra tiempo para ver más cosas puedes ver también:

  • El Museo Nazionale del Bargello, que recopila la mayor colección de esculturas italianas de los siglos XIV al XVI.
  • El Museo Opera del Duomo, que tiene las esculturas originales de la Catedral, el Baptisterio y el Campanile.
  • El Museo Galileo, cuyo objeto más famoso es el primer telescopio de Galileo.
  • El Palazzo Médici Riccardi, que fue primero residencia de los Médici y posteriormente de la familia Riccardi.
  • La Casa Buonarroti: se trata de la casa que se diseñó y mandó construir, para vivir en ella, el genial artista Miguel Ángel Buonarroti. La casa, junto a sus obras de arte, fue heredada por un sobrino suyo, que convirtió parte de la casa en una galería de arte, que ha llegado hasta nuestros días.

Dónde alojarte en Florencia

Si decides visitar Florencia durante varios días, que es lo más aconsejable, necesitarás encontrar alojamiento,. En Florencia tienes multitud de opciones para alojarte.

Te aconsejo que reserves un alojamiento relativamente céntrico, ya que pasarás todo el día caminando y te vendrá muy bien que la vuelta al hotel no sea excesivamente larga.

El Bed & Breakfast «La Terrazza Su Boboli» se encuentra a 15 minutos andando del Ponte Vecchio, por lo que cumple los requisitos de sitio céntrico, pero no está demasiado metido en el centro por lo que es un sitio tranquilo, fuera de las aglomeraciones. Se encuentra en un edificio histórico con muebles originales y una bonita decoración, es un B&B con mucho encanto. Los dueños Luigi y Bárbara son muy amables y te ayudarán en lo que necesites durante tu estancia. La única pega es que sólo dispone de 5 habitaciones, por lo que se llena enseguida.

Si quieres darte un capricho el «Hotel Bernini Palace» es un hotel de 5 estrellas que está situado en un edificio del siglo XV, a 5 minutos a pie de la catedral de Florencia y del Ponte Vecchio. Es como alojarte en un palacio italiano, con muebles de época y lámparas de araña de cristal de Murano. Tiene una terraza superior que te permite relajarte y disfrutar de un jacuzzi con música y tomar una copa. 

Si tu presupuesto no te permite un hotel de 5 estrellas «La Dimora Degli Angeli» puede ser una buena opción. Se encuentra a pocos pasos de la catedral de Santa Maria del Fiore. Está situado en la tercera y cuarta planta de un edificio de la Plaza de la República, que está en el corazón de Florencia, y desde la cama puedes ver la cúpula del Duomo y el Campanile. Aunque no cuenta con desayuno tienes muchas opciones por la zona.

Comer en Florencia

En Florencia, además de la omnipresente pasta y pizza, si te gusta la carne, te encantará el «Bistecca alla Fiorentina«, un chuletón exquisito de más de 1 kg. Otra de las cosas típicas de la gastronomía de Florencia es el panini de lampredotto, un bocadillo relleno de estómago de vaca, pero esto es para gustos. Como postre típico, tienes el postre local: Cantucci y vin santo, que son unas galletas de almendra que se comen mojadas en un vino dulce.

Lo que no te puedes perder en Florencia son sus helados de fama mundial, pero busca una heladería artesanal. Algunas de las más recomendables son el Perché No! y el Grom.

Nos recomendaron varios restaurantes para comer en Florencia: La Trattoria Mario, en la que siempre hay cola, porque no se puede reservar. El restaurante l’Brindellone, donde puedes degustar el bistec a la fiorentina o, el restaurante 4 Leoni. Cerca del Palacio Pitti se encuentra la Trattoria Diladdarno, con un toque más moderno que las tradicionales. Otra opción es comer en alguno de los mercados, de los que he hablado antes. En la plaza del Mercado Central hay varias trattorias tradicionales, una de las más recomendables es Da Garibardi.

Pero si lo que quieres es huir de las multitudes y comer a buen precio, te recomiendo que te acerques a la zona de la Piazza de Santo Spirito, al otro lado del río, donde encontrarás muchas trattorias de comida toscana casera.

Busca tu hotel en Florencia al mejor precio

No olvides contratar tu seguro de viaje con InterMundial

Encuentra tu vuelo más barato a Florencia

Si, además de Florencia, vas a visitar Roma te vendrá bien leer nuestro post con 12 consejos para tu visita a Roma.


Los costes de este blog se sufragan parcialmente mediante enlaces de afiliación, que hacen que ganemos una pequeña comisión si reservas algún producto a través de los mismos. No hay ningún coste adicional para ti y los enlaces solo son a sitios que recomendamos y utilizamos nosotros mismos.

¿Te ha gustado nuestro contenido? ¡Suscríbete a nuestros correos!

 

* Este campo es obligatorio

 


 


 

Consentimientos

Información básica sobre protección de datos
ResponsableA un Clic de la Aventura
FinalidadGestionar el envío de información sobre nuevas entradas del blog
LegitimaciónConsentimiento del interesado
DestinatariosSuscriptores del blog
DerechosAcceder, rectificar y suprimir los datos, así como
otros derechos, como se explica en la información
adicional
Información adicionalPuede consultar la información adicional y detallada
sobre Protección de Datos en nuestra página web:
https://aunclicdelaaventura.com/politica-de-privacidad/


Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios (34)

Muy buen post Mar. Está genial para una primera visita a Florencia, me faltan un par de iglesias por visitar de las que mencionas. La capilla Brancaci con esos frescos no la he visto…
Es una pena que la ciudad esté siempre tan llena, la última vez apenas se podía caminar alrededor del Duomo…Así que nos hicimos una ruta alternativa y por fin encontré el templo ruso que tenía pendiente 🙂
Abrazos guapa.

Responder

Hola familia!
Ya sabéis que por aquí adoramos Florencia y tenemos la gran suerte de conocerla muy bien.
Vuestro post está súper completo! Con un montón de sitios más desconocidos, como la biblioteca Laurenciana, que nos encanta.
Nos apuntamos la lista de sitios para comer, que solo hemos estado en la Trattoria da Mario… y volveremos!

Responder

¡Impresionante! Gracias por compartirnos ¡Visité esta bella ciudad en el año 2002!

Responder

Muchas gracias, me alegra habértela traído al recuerdo.
Saludos

Responder

[…] El transporte a Venecia en tren puede ser una buena alternativa debido a la cantidad de vuelos baratos que llegan hasta otras ciudades como Milán. O si estás haciendo un recorrido por Italia, el tren también es la mejor opción para llegar desde ciudades como Roma o Florencia. […]

Responder

[…] Divina Comedia”, se encuentra en el centro de la plaza. Dante fue exiliado de su ciudad natal Florencia, y se hospedó en Verona durante mucho tiempo. La estancia de Dante coincidió en el tiempo con el […]

Responder

[…] ese momento de la historia dos ricos mercaderes de Brujas que hacían negocios en Florencia vieron la escultura y quedaron fascinados. No se sabe cómo fue la negociación, pero al final se […]

Responder

[…] días, puedes aprovechar uno de ellos para visitar otra ciudad de Italia. Nosotros fuimos a visitar Florencia (Firenze), que es otra de las ciudades […]

Responder

[…] visitamos Florencia, la iglesia de Santa María Novella fue el primer monumento florentino que conocimos. Llegamos a […]

Responder

[…] Si vas a visitar Florencia ya puedes leer nuestro post: Cómo visitar Florencia desde Roma en un día (o más) y qué ver allí. […]

Responder

Meraviglioso!!!!!!!!!!!! Grazie mille.

Responder

Hola
Me gustó muchísimo el post y gracias por permiitme con el recordar las tres veces que DIOS me ha permitido visitar Florencia.
Excelentes las descripciones, las fotos y las sugerencias.
Gracias mil.

Responder

Hace poco tuve la oportunidad de conocer esta maravillosa ciudad,volveria mil veces…….

Responder

Eso nos pasa a todos los que la hemos visitado, estamos deseando volver. Es un privilegio haberla podido conocer. Espero que puedas volver de nuevo.
Saludos!

Responder

Impresionantes y bellas imágenes de Florencia, cuna de grandes artista y del florecimiento del renacimiento con toda su exuberante belleza en arquitectura y escultura.Gracias Mal Vara por tomar el trabajo de enviarnos las imágenes por google +, esperamos nuevos post de otras ciudades. Felicidades Jpinto

Responder

El post es extraordinario y como lei en un comentario, tambien yo tengo el sueño de estar algun dia en esas calles florentinas. Gracias por todo lo compartido y los consejos.

Responder

Muchas gracias a ti por tus palabras, espero que algún día te vengan bien estas sugerencias para recorrer por ti mismo la bonita ciudad de Florencia.
Un saludo.

Responder

El blog y especialmente esta entrada, Firenze: qué ciudad maravillosa!

Responder

Muchas gracias por tu comentario Jesús.
Un saludo!

Responder

Hola tube la oportunidad de cono eralgo de estas ciudades como fmoren ia veneciaBurdeos Roma vallede loira el castillodel chambod etc todomuy bonoito por alla.saludos..

Responder

[…] Roma, puedes aprovechar uno de ellos para visitar otra ciudad de Italia. Nosotros fuimos a visitar Florencia (Firenze), que es otra de las ciudades […]

Responder

Excelentes recomendaciones, he tenido la oportunidad de estar en Italia pero, desafortunadamente no en Florencia, no me provocaba ir solo ya que creo que es una ciudad para conocer bien acompañado, en mi caso con mi esposa, ya veremos, de sueños también se vive y este, es uno que pienso hacer realidad tan pronto pueda, gracias y saludos

Responder

Claro que si, yo pienso que los sueños mueven el mundo, si no fuese por ellos no intentaríamos conseguir nada.
Así que adelante y espero que puedas lograr visitar Florencia con tu esposa, seguro que es algo inolvidable para los dos.
Saludos!

Responder

Ummm, cuando he leído Florencia en un día he pensado: buf, a mi se me haría cortísimo sabiendo ya lo que disfruté en esa ciudad… pero claro, para gente que no tenga mucho tiempo… menos es nada. Muy buena guía para viaje exprés!

Un saludo!!

Responder

Un día se hace muy corto en Florencia, pero para el que no pueda estar más, por lo menos que se lleve una buena impresión y ganas de volver.
Saludos!

Responder

Sí, realmente no te alcanza el tiempo para ver, caminar y disfrutar cada lugarcito en Florencia, y definitivamente quieres regresar!!

Responder

Tanto si visitas Florencia en un día como si es durante una semana, siempre te quedan ganas de volver a esta maravilla de ciudad.
Muchas gracias por tu comentario Cristabel.
Un saludo!

¿Y todo eso os dio tiempo en un día? Sois unos «fieras» jejejeje. Yo estuve cinco días, y lo cierto es que vi algunas cosas más. De entre todas, recuerdo el momento de estar frente al Duomo, llovía, el mármol de colores brillaba de una modo especial. Ha llegado el momento de volver, aunque sea un día nada más!

Responder

Pues si, todo eso vimos bastante deprisa en un día. El objetivo del viaje era estar 8 días en Roma, pero no nos pudimos aguantar e ir un día a Florencia.
Fue sólo un primer acercamiento, porque tenemos que volver para verlo todo mucho más despacio.
Un abrazo!

Responder

Yo la visite en un día y medio hace años, tampoco pude entrar a los museos aunque no tanto por la falta de tiempo si no más bien la razón fue que en ese tiempo era estudiante y no tenia mucho dinero… Así que habrá que regresar 🙂

Responder

Por una cosa o por otra, siempre hay alguna razón para regresar a Florencia.
Un saludo!

Responder

estupendoooo

Responder

Maravilloso… Recordé parte de lo que vi,hace muchos años,.

Responder

Muchas gracias por tu comentario Zulima. Me alegra habértelo recordado.
Saludos.

Responder
error: Content is protected !!