El pasado 18 de abril, como cada año desde 1982, se celebró el Día Internacional de los Monumentos y Sitios. Este hecho le dio la idea a mi amiga Cristina, del blog Ida y Vuelta, para retarnos a los blogueros de viajes a escribir un post con los diez monumentos más representativos del Patrimonio Histórico-Artístico de España.

La lista de monumentos que forman parte del patrimonio de España es muy abundante y de gran calidad artística, por lo que los monumentos de los que hablaremos son de sobra conocidos. Pero, seguramente, cada uno daremos nuestro punto de vista para elegir esos diez monumentos. Como toda lista, esta también deja fuera otros muchos que también deberían estar aquí.

De los elegidos por mi, la Alhambra, la Mezquita de Córdoba, la Catedral de Burgos y el Escorial, estaban en la lista de los cinco primeros bienes culturales españoles que entraron en la lista de Patrimonio de la Humanidad en octubre de 1984, por lo que considero que deberían de aparecer aquí. Los otros seis elegidos, lo son por ser hitos en su época y representar lo mejor de su estilo artístico. Además, otra de las razones para esta elección es que los hemos visitado todos.

Mis diez monumentos más representativos de España

1 – Las Cuevas de Altamira, Cantabria

En España podemos presumir de tener un gran patrimonio de arte rupestre paleolítico, pero en las cuevas de Altamira (por ahora) parece ser que comenzó toda nuestra andadura artística, ya que estas cuevas representan el origen del espíritu creativo de la humanidad.

Tienen el honor de ser el primer lugar en el mundo en el que se identificó la existencia de Arte Rupestre del Paleolítico Superior. Aunque este honor le costara casi un cuarto de siglo obtenerlo, ya que debido a su magnífica conservación y a que los pigmentos se encontraron en perfecto estado, se rechazó el considerar que las pinturas eran prehistóricas, y se pensó que eran una falsificación. Su descubridor Marcelino Sanz de Sautuola murió sin ver reconocido su descubrimiento.

Durante los milenios en los que la cueva estuvo habitada, en Altamira se pintaron bisontes, caballos, ciervos, manos y misteriosos signos, que se extienden a lo largo de más de 270 metros por toda la cueva. Es realmente extraordinario como supieron usar las formas de las rocas de la cueva para destacar y marcar las formas de esos animales con los que convivían y que conocían tan bien. Uno de los dibujos más sobresalientes es la llamada cierva de Altamira, pintada casi a tamaño natural, cuyo vientre se pintó sobre uno de los relieves de la cueva para dotarle de mayor realismo.

Bisonte hembra de la sala de los polícromos de las Cuevas de Altamira

Bisonte hembra de la sala de los polícromos de las Cuevas de Altamira

En un principio se calculó que su antigüedad era de unos 17.000 o 18.000 años, pero según nuevas investigaciones, el caballo del Techo de las Manos podría haber sido pintado hace 37.000 años, y los trazos rojos del Techo de los Policromos, podrían tener una antigüedad de 35.600 años. Esto ha abierto un profundo debate sobre si las pinturas fueron realizadas por nuestros primos extinguidos, los neandertales, y sobre su capacidad de creación artística.

Aunque la visita al público está limitada a 5 personas a la semana (los viernes) y por sorteo, merece la pena que te acerques a probar suerte, y si ésta no te sonríe, la visita a la réplica minuciosa que se ha realizado dentro del museo te permitirá admirar los dibujos de los famosos bisontes y ciervos, como si estuvieras en la cueva original.

2 – El Acueducto, Segovia

De todo el legado que dejaron los romanos en España. el acueducto de Segovia es una de sus mejores obras de ingeniería. Su construcción a finales del siglo I a.C. o principios del II a.C., en época del emperador Trajano, se llevó a cabo para conducir hasta Segovia el agua de la Sierra en un recorrido de más de 15 km.

La utilidad que ha tenido el acueducto compite con la belleza del mismo, que se ha conservado en perfecto estado a través de los siglos.

Acueducto de Segovia

Acueducto de Segovia

Cuenta con 167 arcos de piedra granítica del Guadarrama, que llegan a alcanzar una altura máxima de 28,10 m, que se han formado con sillares unidos sin ningún tipo de argamasa.

El tramo del acueducto que se encuentra en la Plaza del Azoguejo es la zona más conocida y mejor conservada, y se ha convertido en el símbolo de la ciudad por derecho propio y en un orgullo para los segovianos. Es el primer monumento al que acuden los viajeros cuando llegan a Segovia y por muchas veces que lo veas, no puedes dejar de maravillarte.

3 – Teatro Romano de Mérida, Badajoz

Continuando con el legado romano, el Teatro Romano de Mérida (antigua Augusta Emerita) forma parte de uno de los conjuntos arqueológicos más importantes no sólo de España, sino de todo el mundo.

Fue Marco Agripa, yerno de Augusto, el promotor de su construcción en los años 15 y 16 a.C. En el momento de su construcción tenía cabida para 6.000 espectadores y aunque no era el más grande de la península (el más grande fue el de Córdoba), si que es el que mejor estado de conservación presenta en la actualidad, por lo que te haces una idea muy precisa de lo que sería en su época.

Teatro romano de Mérida

Teatro romano de Mérida

Tiene un graderío semicircular de hormigón romano revestido de granito, aprovechando la ladera del cerro de San Albín. La zona más espectacular del teatro es el frente de la escena, que tiene dos cuerpos de columnas de mármol. Entre las columnas se encuentran una serie de esculturas que representan a Ceres, Plutón y Proserpina y algunas otras que se han identificado con emperadores.

Actualmente este edificio romano se sigue usando con el mismo propósito para el que se levantó hace más de 2.000 años y cada verano acoge el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida.

4 – Mezquita-Catedral, Córdoba

La Mezquita de Córdoba está considerada el monumento más importante de todo el Occidente islámico y uno de los más asombrosos del mundo. Se ha convertido en el símbolo de Córdoba. Muestra la evolución del estilo omeya en España y el resultado actual es una mezcla de estilos arquitectónicos superpuestos, que se sucedieron a lo largo de nueve siglos y que incluyen los estilos gótico, renacentista y barroco de la construcción cristiana.

Parece ser que este lugar desde tiempos antiguos siempre estuvo dedicado al culto de diferentes divinidades. Aquí se construyó la Basílica de San Vicente, un templo visigótico, y sobre ella la primitiva mezquita. Esta basílica fue compartida por los cristianos y los musulmanes durante un tiempo, hasta que el año 785 Abderramán I la adquirió para la construcción de la primera Mezquita Alhama o principal de la ciudad. Fue ampliada posteriormente por el emir Abderramán II, el califa Alhakén II y el caudillo Almanzor.

Una de sus principales características es que su muro de la qibla no fue orientado hacia La Meca, sino 51º grados más hacia el sur, algo habitual en las mezquitas de Al-Ándalus.

Tras la caída de Granada, Carlos V decidió construir una catedral dentro de la misma mezquita, cosa de la que se lamentó posteriormente.

A la Mezquita se accede por la Puerta del Perdón de estilo mudéjar. Junto a la puerta se levanta la mezquita que se compone de tres partes: El Patio de los Naranjos, que en tiempos del Califato era el Patio de las Abluciones, el alminar, que actualmente es una torre barroca y la sala de oración.

A la sala de oración se accede por la Puerta de las Palmas, en la etapa inicial la mezquita constaba de 11 naves separadas por un total de 142 columnas de diferente procedencia (romanas y visigóticas) que soportan arcos de herradura, y por encima de ellos arcos de medio punto, creando una original arquería superpuesta en la que se alternan dovelas de piedra caliza blanca con otras constituidas por tres filas de ladrillos rojos. Esto constituye un fantástico bosque de columnas y arquerías que todavía asombra al que lo visita.

Mezquita-Catedral de Córdoba

Mezquita-Catedral de Córdoba

El mihrab es el que se lleva el mayor lujo en cuanto a decoración, con su espectacular arco de herradura con suntuosa ornamentación, obra de la segunda ampliación.

5 – Santa María del Naranco, Asturias

De todo el patrimonio prerrománico que ha llegado hasta nuestros días, Santa María del Naranco es el monumento más importante, ya que representa un compendio de las mejores técnicas constructivas, que provenían de los periodos anteriores, y abre las puertas hacia todo el arte posterior.

Fue construido por Ramiro I junto con San Miguel de Lillo y posiblemente Santa Cristina de Lena, en los 8 años que duró su reinado (842-850). Todavía no se conoce con exactitud la finalidad de la construcción, si bien la hipótesis más admitida es que se trataba de un Palacio Real de recreo o de un Aula Regia donde se celebrarían algunas actividades de gobierno, y que posteriormente se transformó en iglesia.

Santa María del Naranco (fotografía de Robert Photography Attribution-NoDerivs 2.0 Generic (CC BY-ND 2.0))

Santa María del Naranco (fotografía de Robert Photography Attribution-NoDerivs 2.0 Generic (CC BY-ND 2.0))

Fue una obra realizada con una gran perfección para su época. El edificio, de planta rectangular, está dividido en dos pisos, el piso inferior es una cripta totalmente cerrada y el superior está abierto, y ambos están unidos por una escalera exterior. Todo el conjunto se eleva sobre un alto zócalo de piedra, que sirve para compensar las irregularidades del terreno.

Lo más original del edificio es que tiene dos fachadas-miradores, una situada al oeste y la principal, que se ha convertido en el símbolo turístico de Asturias, en el este. De estos miradores lo que más llama la atención son las columnas con fustes de decoración sogueada y los capiteles de tradición corintia. Debió de existir decoración pictórica de la que ya no queda nada.

No hay un consenso sobre quien fue el excepcional arquitecto de una obra que tiene multitud de semejanzas con monumentos situados en Italia, Grecia, Irlanda y hasta Siria y Persia.

6 – La Alhambra, Granada

Se trata de uno de los monumentos más visitados de España y, no es de extrañar, pues todo el conjunto monumental formado por el Alcázar, los jardines y los palacios, que servían como alojamiento al monarca nazarí, es de una belleza realmente deslumbrante y se puede considerar como la obra cumbre del arte andalusí.

Su construcción comenzó en el año 899, sobre la colina Sabika que domina la ciudad de Granada, aprovechando un asentamiento inicial que databa de la ocupación romana de la península. Este emplazamiento era ideal para defender la ciudad y para controlarla.

Alhambra de Granada

Alhambra de Granada

Sus construcciones se ampliaron a mediados del siglo XI, momento en el que Granada se convierte en capital del reino de Taifa.

1238 fue un año clave para la Alhambra, ya que fue entonces cuando llega al poder de Muhammad ibn Nasr, primer monarca del Reino nazarí de Granada, momento a partir del cual pasó a ser residencia real, lo que supuso su engrandecimiento y la construcción de nuevos edificios a partir de entonces. Las construcciones más lujosas que hoy se conservan, el Palacio de Comares y el de los Leones, proceden del siglo XIV.

Cuando en 1492 cae Granada, pasa a ser residencia de los Reyes Católicos y sus descendientes, y en 1527 Carlos V ordena construir junto al Palacio de Comares el palacio que lleva su nombre y que nunca llegó a habitar.

7 – Real Colegiata de San Isidoro, León

Fernando I ” El Magno” y su esposa Doña Sancha hicieron consagrar en el año 1063 la Basílica de San Isidoro, trayendo de Sevilla los restos mortales de este santo. La Basílica se construyó sobre otro templo prerrománico que estaba dedicado a San Juan Bautista y San Pelayo, y que había sido arrasado por Almanzor en el año 988. Aunque anteriormente debía de encontrarse en el mismo lugar un templo romano.

El complejo de la Real Colegiata de San Isidoro de León está considerado el monumento más valioso del románico español.

Actualmente el complejo consta del Museo, en el que se puede visitar el Panteón de los Reyes, que es considerado como la “Capilla Sixtina del Románico“, ya que en él se encuentra el mejor conjunto pictórico románico de Europa. Cayetano Luca de Tena dijo de él “aquí duerme toda la historia del medievo”. El Museo acoge también un valioso Tesoro con piezas procedentes de donaciones reales, entre ellas el supuesto Cáliz de la Última Cena, del que tanto se ha hablado últimamente. Una excepcional Biblioteca, cuyo mayor tesoro es una Biblia visigótico-mozárabe del siglo X y el claustro románico más antiguo de España.

Real Colegiata de San Isidoro de León

Real Colegiata de San Isidoro de León

La Basílica de la Colegiata fue la primera iglesia románica que se construyó en el Reino de León siguiendo las modernas corrientes de este estilo. Era de dimensiones reducidas, y posteriormente fue ampliada por la infanta Doña Urraca, componiendo el edificio que podemos ver hoy en día. La basílica se construyó con tres naves, crucero saliente y cabecera de tres ábsides, de los cuales perdió el central a finales de la Edad Media para convertirlo en gótico.

San Isidoro tenía tres portadas, de las cuales solo nos han llegado dos, las situadas en el lado de la Epístola, y que son conocidas como la puerta del Cordero y la del Perdón, que es por donde accedían los peregrinos para conseguir el perdón de los pecados.

8 – Las Murallas, Ávila

Las murallas de Ávila son, sin lugar a dudas, el recinto amurallado medieval mejor conservado de España, y uno de los mejores de Europa.

De origen románico y de carácter eminentemente defensivo, tienen una longitud de más de 2500 metros y 3 metros de grosor, y en ellas podemos encontrar 9 puertas y 87 cubos o torreones.

La construcción de las murallas medievales se inició en el año 1090 a instancias del rey Alfonso VI de Castilla, quien deseaba repoblar lo que entonces eran tierras de nadie, para lo cual había que construir ciudades fortificadas.

Murallas de Ávila

Murallas de Ávila

Las murallas medievales se construyeron aprovechando unas murallas romana y visigótica existentes con anterioridad, y como materiales se aprovecharon gran cantidad de restos procedentes de la necrópolis romana que había en las inmediaciones, motivo por el cual pueden verse en los lienzos de las murallas cistas y estelas romanas.

También pueden verse en las murallas verracos vettones reutilizados, destacando el que da nombre al Cubo de la Mula, ya que sobresale de la fachada del torreón.

Las murallas fueron objeto de labores de mantenimiento más o menos intensas, si bien fue el rey Felipe II quien en 1596 realizó las obras de restauración de mayor entidad.

El momento más difícil en la historia de las murallas tuvo lugar en el siglo XIX, cuando se proyectó derruirlas con objeto de facilitar el esparcimiento de la ciudad y mejorar la comunicación entre los barrios separados por los muros. Afortunadamente, la crisis económica que surgió en ese periodo impidió que el proyecto se ejecutase. Gracias a que en 1884 fueron declaradas Monumento Nacional, las murallas de Ávila quedaron protegidas para la posteridad.

9 – La Catedral de Santa María, Burgos

Decir Catedral de Burgos es decir obra cumbre del arte gótico en España, así que no es de extrañar que sea la única catedral española que de forma independiente tiene la distinción de ser Patrimonio de la Humanidad, y que sea el templo católico de mayor rango en Castilla y León, ya que es a la vez catedral metropolitana y basílica.

Empezó a construirse en 1221 sobre un antigua catedral románica de la que hoy no queda ningún rastro, y fueron los promotores de su construcción el rey de Castilla Fernando III el Santo y el obispo Mauricio.

Desde el principio, se construyó según los cánones del gótico francés, teniendo un evidente parecido con la Catedral parisina de Notre Dame. Con el paso del tiempo tuvo importantes reformas y modificaciones, teniendo lugar las principales en los siglos XV y XVI, momento en el que se incorporan las agujas a las dos torres de la fachada principal, la capilla de los Contestables y el cimborrio del Crucero y, que con el paso del tiempo se han convertido en los elementos más característicos de este magnífico templo.

Catedral de Burgos

Catedral de Burgos

Desgraciadamente no se conserva absolutamente íntegra toda la Catedral, y la carencia más importante se encuentra precisamente en la fachada principal de la plaza de Santa María, donde puede verse que la portada no es gótica sino neoclásica. Resulta que la portada original sufrió un importante deterioro, y al reconstruirla se optó por un estilo austero.

La otra gran carencia son las vidrieras originales, destruidas a consecuencia de la impresionante explosión de la voladura del Castillo de Burgos por parte de las tropas napoleónicas, cuando abandonaban la fortaleza acosadas por las fuerzas de Wellington.

Pero la Catedral no es sólo lo que se ve por fuera. La visita al interior no deja indiferente a nadie, con sus capillas, el cimborrio, la tumba del Cid Campeador, el Papamoscas, etc.

Por si esto fuera poco, desde hace ya bastantes años el templo es objeto de labores permanentes de mantenimiento y recuperación de su patrimonio artístico, lo que entre otras muchas cosas, ha dejado a la luz algo que hasta hace poco no se podía ver: el claustro alto, una auténtica joya en la que se exponen todas las esculturas con la policromía original, algo único en España.

10 – San Lorenzo del Escorial, Madrid

Fue el rey Felipe II, hijo del emperador Carlos I de España y V de Alemania, posiblemente el hombre más poderoso que jamás haya existido; quien ordenó transformar el futuro de lo que entonces era la pequeña aldea de El Escorial, construyendo allí el que en su momento fue el edificio más grande de Europa, con una fachada principal de 207 metros de longitud.

Las obras empezaron en 1563 bajo la dirección del arquitecto Juan Bautista de Toledo, si bien su prematura muerte a los cuatro años de empezadas las obras, obligó al rey a buscarle un sustituto, recayendo entonces la responsabilidad en el insigne arquitecto Juan de Herrera quien lo finalizó 17 años después.

Monasterio de San Lorenzo del Escorial

Monasterio de San Lorenzo del Escorial

A la postre, esta encomienda se transformó en la obra cumbre de Juan de Herrera, quien plasmó aquí un estilo propio basado en la sobriedad, que pasó a llamarse estilo herreriano.

El edificio cuenta con gran cantidad de patios, fuentes, oratorios y escaleras, y desde el siglo XVI, el Monasterio del Escorial ha sido calificado como la octava maravilla del Mundo.

En su interior se encuentra la Real Basílica, la Real Biblioteca y el Panteón de Reyes, donde en 26 sepulcros de mármol reposan los restos de los reyes y reinas de España de las dinastías de Austria y Borbón, exceptuando a los reyes Felipe V y Fernando VI.


Ahora puedes conocer las listas que han seleccionado otros blogueros:

Ida y vuelta: Diez hitos del patrimonio histórico artístico español

Fmanega por el mundo: 10 hitos poco conocidos del patrimonio español

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
This site is protected by WP-CopyRightPro

¡No te pierdas ninguna entrada del blog!

Si te gusta viajar y te ha parecido interesante el contenido que has visto en el blog, suscríbete a nuestra lista de correo para recibir las últimas entradas que vayamos publicando.

Te enviaremos un mensaje de confirmación a tu correo, si no lo recibes mira tu carpeta de spam. Gracias

Shares
Share This