Posiblemente algunas ya las conocías, pero por si no es así, seguimos adelante con nuestro objetivo de mostrarte de 10 en 10, las 100 cosas singulares que no sabes que puedes hacer en Burgos.

41) Conoce el Museo de Telas Medievales de Las Huelgas

En junio del año 1187, el rey Alfonso VIII de Castilla y su esposa Leonor de Plantagenet (hija de Leonor de Aquitania y hermana del célebre Ricardo Plantagenet, más conocido como Ricardo Corazón de León), fundaron a las afueras de la ciudad de Burgos un monasterio cisterciense femenino que serviría para darles alojamiento ocasional en vida, y para servir a su muerte de panteón real: el Monasterio de Santa María la Real de las Huelgas (foto de portada).

Sirviendo al destino para el cual fue concebido, aquí fueron enterrados, entre otros, los reyes fundadores (que murieron ambos en octubre de 1214 con 25 días de diferencia), y sus hijos Enrique I de Castilla, Berenguela de Castilla o Leonor de Castilla.

Cuando las tropas napoleónicas llegaron a España a principios del siglo XIX, se quedaron impresionados ante los imponentes sarcófagos que contenían los restos mortales de estos reyes, por lo que llevaron a cabo un saqueo generalizado de los mismos, lo que supuso la pérdida de casi todos los ajuares funerarios.

Afortunadamente, tras el saqueo pudieron recuperarse parte de las telas y ropajes de los sepulcros saqueados, y se recuperó completo el ajuar de la tumba de Fernando de la Cerda (hijo de Alfonso X El Sabio y Violante de Aragón), que no fue saqueada por quedar escondida tras otras.

Con todo esto, se ha configurado el actual Museo de Telas Medievales de las Huelgas, que exhibe la mejor colección existente a nivel internacional de tejidos civiles de la Edad Media (siglos XII a XIV), y que además está perfectamente datada.

Museo de Telas Medievales del Monasterio de Las Huelgas (Copyright © Patrimonio Nacional)

Museo de Telas Medievales del Monasterio de Las Huelgas (Copyright © Patrimonio Nacional)

Por si esto fuera poco, el museo guarda lo que ya de por sí es toda una joya que justificaría su existencia: el Pendón de las Navas de Tolosa.

Se ha especulado mucho sobre lo que realmente era este tapiz almohade del siglo XIII. Según la tradición, era el frontal de la tienda del sultán árabe Muhámmad al-Násir (llamado Miramamolín por los cristianos), derrotado por Alfonso VIII en la Batalla de las Navas de Tolosa (16 de julio de 1212); aunque estudios posteriores apuntan a que fue un trofeo conseguido por Fernando III de Castilla durante la conquista del valle del Guadalquivir, a mediados del siglo XIII.

Pendón de las Navas de Tolosa (Copyright © Patrimonio Nacional)

Pendón de las Navas de Tolosa (Copyright © Patrimonio Nacional)

No te pierdas la visita a las Huelgas ni a su museo, conocerlos es una de las cosas más singulares que puedes hacer en Burgos.

42) Pasa bajo el arco piedra natural de Puentedey

Con el lento discurrir de las aguas de su curso bajo, el río Nela fue formando un meandro que con el paso del tiempo se convirtió en una marcada curva y contracurva del río que casi dejaban aislaba una voluminosa masa de roca caliza turonense.

Cansado de seguir este curso tortuoso, el río atacó y erosionó esta masa de roca hasta conseguir perforarla, creando un impresionante arco de piedra natural, de un tamaño tan descomunal que semeja una caverna y que incluso guarece una playa fluvial.

Puentedey (Foto de Roberto Lumbreras CC BY-SA 2.0)

Puentedey (Foto de Roberto Lumbreras CC BY-SA 2.0)

Encima de este arco, y dando muestras de su resistencia y tamaño (unos 35 m de ancho por 15 m de alto y 75 m de largo), se encuentra nada más y nada menos, que un pueblo entero: la localidad de Puentedey.

Seguramente hay pocos espectáculos naturales en toda la provincia de Burgos que superen al arco de piedra de Puentedey, y te aseguro que todos los que lo contemplan, aunque no sea la primera vez que lo hacen, se maravillan con lo que tienen ante sus ojos.

Ya que estás aquí, no dejes de ascender hasta lo más alto del pueblo y recorrer sus empinadas calles delimitadas por casonas de arquitectura popular con su típica solana. Casi encima del arco quedan dos de los edificios más singulares de la localidad: el Palacio de los Porres y la iglesia parroquial, que aún conserva restos románicos.

43) Disfruta del románico más puro en la iglesia de San Pedro de Tejada

Todos los aficionados al arte románico saben que las provincias de Palencia, Cantabria y Burgos –con el perdón de otras provincias-, cuentan con la mejores representaciones de arte románico a nivel nacional, así que si te quiero proponer que conozcas algo singular para hacer en Burgos, tengo que decirte que visites la Iglesia de San Pedro de Tejada, una auténtica enciclopedia de arte románico emplazada a la afueras de la localidad de Puente Arenas, y que te dejes invadir por el Síndrome de Stendhal que te producirá la visión de la joya del románico burgalés.

Esta bonita iglesia, que data de principios del siglo XII, formó parte del Monasterio de San Pedro de Tejada, del cual no queda hoy nada, y que a su vez dependía del poderoso Monasterio de San Salvador de Oña, cuyo panteón real te propusimos conocer dentro de las cosas singulares que puedes hacer en Burgos.

La situación de aislamiento de la iglesia respecto del caserío resalta sus formas armoniosas, la esbeltez y solidez de su construcción y la pureza de su estilo románico.

Su planta es de una sola nave, con la bóveda de cañón y el acceso situado a poniente. El ábside es semicircular y el conjunto del edificio se complementa con una torre que tiene a su vez un husillo de acceso adosado al muro meridional.

Iglesia de San Pedro de Tejada (Foto de Joan - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=775776)

Iglesia de San Pedro de Tejada (Foto de Joan – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=775776)

La portada es sencilla a la vez que elegante, con arquivoltas compuestas por arcos concéntricos apoyados en cuatro finas columnas. Todo el frontal cuenta con un tejaroz protector que se apoya en ocho canecillos finamente esculpidos representando al Tetramorfos y a los Evangelistas.

Un amplio repertorio iconográfico con motivos lúdicos y eróticos aparece en los canecillos que sirven de soporte a las cornisas del ábside.

En el interior, sobresalen los arcos ciegos del ábside y los capiteles de las bases de los arcos, así como la cúpula semiesférica apoyada sobre trompas y que sirve de arranque a la torre.

Todo lo que te diga sobre esta maravilla de iglesia es poco. Lo que te recomiendo es que la visites por ti mismo, y veas que hay mil y un detalles por contemplar aparte de los pocos que yo te he esbozado aquí.

Y por cierto, con un poco de precaución se puede subir a la torre, lo que te dará una perspectiva completamente diferente del agreste entorno en el que te encuentras.

44) Conoce a los parientes y amigos del Cid Campeador

Quien más, quien menos, todo el mundo tiene una idea de quien fue Rodrigo Díaz de Vivar “El Cid Campeador”, y de cuáles fueron sus andanzas allá por la Castilla del siglo XI. Pero lo que muchos no saben, y eso es algo singular que quizá no sabías que puedes hacer en Burgos, es conocer quiénes son los parientes y amigos de nuestro héroe local.

Para ello tendrás que dirigirte al Puente de San Pablo sobre el río Arlanzón, en Burgos, presidido en su extremo por una estatua ecuestre del Cid Campeador, obra en bronce del escultor almeriense Juan Cristóbal, que fue inaugurada en 1955 y desde entonces se ha convertido en una de las imágenes emblemáticas de la ciudad. Al pie de la escultura, en el lado izquierdo del Cid, puede leerse la siguiente leyenda “Año 1099: En España, dentro en Valencia, murió el Conde Rodrigo Díaz. Su muerte causó el más grave duelo en la cristiandad y gozo grande entre sus enemigos”. La leyenda del lado derecho dice: “El Campeador, llevando consigo siempre la victoria, fue por su nunca fallida clarividencia, por la prudente firmeza de su carácter y por su heroica bravura, un milagro de los grandes milagros del Creador”.

La espada del Cid apunta hacia el puente de San Pablo, en el que destacan ocho imponentes esculturas labradas en granito por los hermanos Joaquín y Amador Lucarini.

Estatua del Puente de San Pablo de Burgos

Estatua del Puente de San Pablo de Burgos

Estas esculturas representan a los amigos y parientes del Cid, y aquí podrás conocer, en el lado de aguas arriba, a Diego Rodríguez, hijo del Cid Campeador, muerto en la batalla de Consuegra en 1097; Martín Antolínez, amigo del Campeador; Martín Muñoz, conde de Coimbra y general de los ejércitos cidianos; y Álvar Fáñez, sobrino del Cid y hombre de su confianza.

En el lado de aguas abajo aparecen las escultura de Doña Jimena, esposa del Campeador, que aparece representada con dos palomas en alusión a las hijas del Cid, María y Cristina (no Elvira y Sol, como se dice en muchos sitios); San Sisebuto, abad del Monasterio de San Pedro de Cardeña, en el que el Cid dejó a su mujer e hijas cuando partió al destierro; Ben Galbón, señor de Molina de Aragón y amigo del Cid; y el obispo Jerónimo de Périgord, clérigo que acompañó al Cid en su destierro y que en premio recibió el obispado de Valencia tras la reconquista.

45) Contempla el vuelo de las aves rapaces en el cañón del río Rudrón

El río Rudrón es un tributario del río Ebro que recorre el noroeste de la provincia de Burgos, quedando el curso de ambos englobado dentro del Parque Natural de las Hoces del Alto Ebro y Rudrón.

La acción erosiva de las aguas del Rudrón a lo largo de millones de años, ha ido desgastando las calizas cretácicas del páramo de La Lora, creando una sucesión de hoces, cañones y cortados rocosos, que si bien hay que reconocer que no llegan a la espectacularidad de los del río Ebro, llegan a tener en algunos puntos casi 300 m de desnivel.

De todo el recorrido del río Rudrón, hay un tramo, el comprendido entre las localidades de Hoyos del Tozo y Moradillo del Castillo, que se encuentra completamente virgen sin que su curso vaya acompañado de una carretera, lo que desgraciadamente es harto frecuente en muchos ríos, ya que desde la antigüedad las vías de comunicación han acompañado el curso de los ríos.

A todo lo anterior, hay que añadir que en esta zona de Burgos se funden las regiones bioclimáticas atlántica y mediterránea, lo que da lugar a una vegetación de una riqueza singular, en la que se puede pasar del hayedo al encinar en centenares de metros.

Si te gusta conocer parajes naturales de belleza singular y contemplar el vuelo de las aves rapaces, este es uno de los mejores lugares de la provincia de Burgos, así que cálzate las botas y coge unos prismáticos y una guía de aves, y recorre este tramo sin dejar de mirar al cielo.

Buitre Leonado (Foto de Víctor CC BY-NC-ND 2.0)

Buitre Leonado (Foto de Víctor CC BY-NC-ND 2.0)

La observación de buitres leonados (Gyps fulvus) en gran cantidad está asegurada, y en un buen día raro será que no veas también alimoches (Neophron percnopterus), algún águila real (Aquila chrysaetos), cernícalos vulgares (Falco tinnunculus) y quizá hasta un halcón peregrino (Falco peregrinus). Y si fuera tu día de suerte, podrías llegar a observar alguna de las escasísimas águilas perdiceras (Aquila fasciata) de la provincia de Burgos.

Si eres de los que se anima fácilmente y tiene ganas de emociones fuertes, introdúcete por las hoces al anochecer y en pleno invierno, y podrás oír el canto del búho real (Bubo bubo) dominando el silencio de la noche.

Si te han quedado fuerzas después de hacer este recorrido, puedes seguir el curso del río Rudrón unos kilómetros aguas abajo, hasta llegar hasta la localidad de Valdelateja, casi en su desembocadura en el río Ebro, y así podrás subir hasta la ermita de las Santas Elena y Centola.

Y para otro día, no dejes de recorrer todo o una parte del espectacular cañón del río Ebro, ya que ésta es una de las ruta clásicas del senderismo burgalés.

46) Asiste a la representación del Cronicón de Oña

Cada mes de agosto desde hace ya 29 años, y en el incomparable marco del Monasterio de San Salvador, los vecinos de la localidad de Oña llevan a cabo una representación teatralizada de la historia de la Castilla de finales del siglo X y principios del siglo XI, narrando cuál es el origen de este singular monasterio que ha servido de panteón real para los primeros reyes castellanos, y la propia historia de estos monarcas que se enfrentaron al Islam y entre ellos mismos en largas luchas fraticidas por el poder.

Si quieres saber quiénes son los protagonistas de esta historia, visita la cuarta entrega de 100 cosas singulares que no sabes que puedes hacer en Burgos.

Esta representación señera, que fue de las primeras en España que se sumó al fenómeno europeo de la recreación histórica, cuenta con una cuidada escenografía que le ha valido la declaración de fiesta de interés turístico regional en Castilla y León.

Representación del Cronicón de Oña (Foto © Abilio Estefanía Castellanos)

Representación del Cronicón de Oña (Foto © Abilio Estefanía Castellanos)

Si quieres tener el gusto de emocionarte en esta obra que de forma tan amena y didáctica te traslada más de 1000 años en el tiempo, más te vale que estés atento a la fecha de apertura de taquillas, ya que desde el primer año en que se inició la representación se han agotado las más de 3000 entradas que salen a la venta cada año.

Y no es de extrañar, ya que el marco incomparable, la sorprendente interpretación y los magníficos efectos de luz y sonido, te envuelven en una atmósfera épica y vibrante de la que saldrás con muy buen sabor de boca.

Las representaciones suelen ser cinco, todas ellas en la misma semana a mediados de agosto, y empiezan en torno a las diez de la noche. En cualquier caso, y si estás interesado en acudir, lo mejor es que desde finales de julio estés atento a su página web, donde en su momento detallarán fechas y horario.

Si antes de acudir quieres saber más acerca de esta representación, no dudes en visitar el blog de nuestro amigo Abilio Estefanía de “El lio de Abi” que fue el fotógrafo oficial de la última representación y tiene un post dedicado al Cronicón de Oña.

47) Cruza el río Ebro por el puente de Frías

Desgraciadamente, la provincia de Burgos no es rica en puentes monumentales, y mucho menos en puentes romanos, a pesar de que mucha gente llama romano a cualquier puente de fábrica de piedra, sin saber que puede no tener más de 200 o 300 años de antigüedad.

En mi opinión, hay dos puentes que realmente merece la pena conocer en Burgos, y uno de ellos es el puente de Frías sobre el río Ebro (el otro me lo reservo para más adelante).

La ciudad de Frías, la ciudad más pequeña de España, está delimitada por el río Ebro al norte y por los montes Obarenes al sur, de tal forma que se encuentra a la salida del desfiladero de Tobera, un paso natural que cruza estas sierras de norte a sur.

Así pues, no es de extrañar que este lugar haya sido desde la época de los romanos un emplazamiento estratégico que ellos, con su particular sentido práctico, ya sabieron utilizar creando una calzada romana que pasando por Frías comunicaba el norte del Ebro con las fértiles tierras burgalesas de la Bureba.

Puente de Frías

Puente de Frías

Esta calzada es visible todavía en algunos puntos y enfila claramente hacia la ubicación del actual puente de Frías, que sin tener hoy nada de romano, si lo fue en sus orígenes, o al menos sustituyó a alguna construcción romana.

Lo que sí es cierto es que el emplazamiento primitivo siguió siendo estratégico durante muchos siglos, motivo por el que sobre los antiguos tajamares romanos se construyó el actual puente monumental de 143 m de largo y 11 m de altura máxima, que presenta fábricas medievales de los siglos XII a XIV.

El puente tiene 9 ojos, siendo los arcos centrales apuntados y los de los extremos ligeramente rebajados.

Ya entrado el siglo XIV, se le añadió una esbelta torre almenada de planta pentagonal irregular y 9 m de altura sobre la calzada del puente, que sirvió para cobrar los derechos de paso y es hoy la seña distintiva de esta hermosa estructura.

48) Descubre Sasamón, campamento principal del emperador romano Augusto durante las Guerras Cántabras

Después de que los romanos fueran ocupando paulatinamente durante siglos la península ibérica, en el año 50 a.C. solamente los cántabros y los astures mantenían la independencia del norte de la península ibérica frente al imperio romano, todo ello al más puro estilo Astérix, pero a la española y real.

Con objetivo de acabar sometiendo definitivamente toda Hispania, entre los años 29 a.C. y 19 a.C., Roma inició una serie de enfrentamientos que los historiadores han agrupado bajo el nombre de las Guerras Cántabras (Bellum Cantabricum).

Al parecer, los cántabros eran un pueblo más belicoso que los astures, y harto de que la guerra no finalizase, en la primavera del año 26 a. C., el emperador César Augusto, abrió las puertas del Templo de Jano (símbolo del estado de guerra en la antigua Roma) y se dirigió en persona a Hispania al frente de la Legio IV, estableciendo su base de operaciones en Segisama, la actual villa de Sasamón, por donde pasaba la calzada romana que unía Burdeos con Astorga.

El hecho de que eligiese este emplazamiento no es casual, ya que Sasamón era un antiguo poblado celtíbero que queda muy cerca de la Peña Amaya, que en aquella época era el castro más meridional de la Cantabria romana, y desde aquí se accedía a los Mons Vindius, que corresponden a los actuales Picos de Europa y la zona occidental de la Montaña Palentina.

Desde Sasamón, y al frente de sus ejércitos, inició la importante campaña del año 26 a. C. contra los cántabros, y libró importantes batallas contra ellos como las de Vellica (Olleros de Pisuerga, Palencia) o Aracillum (Reinosa, Cantabria).

El resultado final fue que la potencia militar romana era imparable y toda la Península Ibérica quedó bajo su dominio, lo que indudablemente marca nuestra cultura y civilización actual.

Si con esto te han entrado ganas de conocer Sasamón, haz una visita a la localidad y recorre sus calles flanqueadas por fachadas de piedra y casas blasonadas, y contempla su arco y muralla del siglo XV.

No dejes de visitar la altiva Iglesia de Santa María la Real, construida entre los siglos XII y XVII y que tiene la distinción de haber sido declarada Monumento Nacional. Por su tamaño, es el tercer templo más grande de la provincia de Burgos, y fue sede episcopal entre los siglos X al XII. La iglesia tiene un hermoso claustro gótico obra de Juan de Colonia y tallas de Diego de Siloé.

Iglesia de Santa María la Real de Sasamón (Foto de Canduela CC BY-NC-ND 2.0)

Iglesia de Santa María la Real de Sasamón (Foto de Canduela CC BY-NC-ND 2.0)

Desgraciadamente, salvo tramos de la calzada romana, son pocos los restos romanos que podrás ver en Sasamón, y no porque no los haya, sino porque hasta ahora no se ha llevado a cabo una excavación arqueológica sistemática de todo el potencial yacimiento romano y celtíbero.

49) Recorre un tramo de la Vía Verde del Ferrocarril Minero

En el siglo XIX, cuando España se incorporaba a la revolución industrial y necesitaba materias primas y carbón en gran cantidad, se encontraron yacimientos de hierro y hulla en la burgalesa Sierra de la Demanda.

Para facilitar la explotación y transporte de ambos minerales hasta los altos hornos de Vizcaya, y para dar un servicio de transporte de viajeros, se creó la compañía inglesa de ferrocarriles The Sierra Company Limited, que entre 1896 y 1901 construyó un ferrocarril que unía las localidades de Monterrubio de la Demanda, en plena sierra, con Villafría, localidad muy próxima a la ciudad de Burgos.

Debido a problemas económicos, el ferrocarril estuvo muy pocos años en uso, dejando de funcionar a partir de 1904.

En el año 2004, se recuperó la antigua traza del ferrocarril para adaptarlo como senda peatonal bajo el nombre de Camino Natural Vía Verde del Ferrocarril Minero, acondicionándose 56 km que van desde Arlanzón (el tramo Arlanzón-Villafría no se recuperó) hasta Monterrubio de la Demanda.

Además de por las localidades de origen y final, pasa en su origen entre Villasur de Herreros y Urrez, por el embalse del Arlanzón, y por Pineda de la Sierra, puerto del Manquillo, Riocabado de la Sierra, Barbadillo de Herreros y Bezares, atravesando bosques caducifolios y parajes de singular belleza.

Vía verde del ferrocarril minero de la Sierra de la Demanda

Vía verde del ferrocarril minero de la Sierra de la Demanda

Al pasar por tantos pueblos, es fácilmente divisible en etapas, y como se trata de un antiguo trazado ferroviario, su pendiente es mínima, lo que hace que sea perfecta para ir con  niños o para ser recorrida en bicicleta.

Te indico cuáles son las etapas clásicas, para que así tu escojas la que quieras, ya que todas son realmente interesantes y es difícil decantarse por una:

Arlanzón – Pineda de la Sierra: Inicialmente va por campos de cultivo, para poco a poco adentrarse en la Sierra de la Demanda y acabar bordeando el embalse del Arlanzón. Al acabar éste, llegamos a Pineda de la Sierra, pueblo del que te hemos hablado en varias ocasiones.

Pineda de la Sierra – Barbadillo de Herreros: Salimos ascendiendo de Pineda hasta llegar al puerto de Manquillo, cota máxima del camino y lugar de excepcionales vistas (antiguamente se superaba mediante un túnel que hoy está cerrado al tránsito, por lo que tendremos que desviarnos ligeramente del trazado). Seguimos ya cuesta abajo hasta Riocabado de la Sierra, atravesamos el túnel de Ferrerías y llegamos a Barbadillo de Herreros, antigua sede de la compañía ferroviaria explotadora.

Barbadillo de Herreros – Monterrubio de la Demanda: Este último tramo, quizá el más bello de todos, nos llevará por valles abiertos, robledales y hayedos, hasta finalizar en Monterrubio de la Demanda, villa de la Trashumancia.

Para finalizar, decirte que gracias a que la ejecución de las obras del ferrocarril atravesó también la Sierra de Atapuerca, construyéndose una profunda trinchera, quedaron a la vista los actuales yacimientos de Sima del Elefante, Galería y Gran Dolina, pertenecientes a los mundialmente reconocidos Yacimientos Pleistocenos de la Sierra de Atapuerca.

50) Detente ante las tumbas de los héroes de la Guerra de la Independencia

Si le preguntas a alguien quiénes son los más conocidos héroes españoles de la Guerra de la Independencia, cada cual te dirá una lista de diferentes nombres, pero casi seguro que entre la media docena de los más conocidos, figurarán El Cura Merino y El Empecinado.

Pues bien, que sepas que ambos héroes están enterrados en Burgos: El Cura Merino en Lerma, en la Plaza de Santa Clara; y El Empecinado en Burgos, en la calle Fernán González.

Jerónimo Merino Cob, nacido en 1769 en el pueblo burgalés de Villoviado, ejerció de sacerdote en su pueblo natal, hasta que a la vista de los desmanes de las tropas napoleónicas se convirtió en un guerrillero de la resistencia española, llegando a ser un destacado líder conocido por el sobrenombre de “El Cura Merino”.

Fundó en 1811 el Regimiento de Húsares de Burgos, con el que logró importantes victorias sobre el ejército francés, y llegó en 1814 a ser nombrado gobernador militar de Burgos, con el grado de general.

Acabada la guerra, volvió a sus labores de sacerdote en Villoviado, hasta que la restauración del absolutismo por Fernando VII, le llevó a enrolarse en el ejército absolutista, para combatir a los liberales.

Tras el final de la Primera Guerra Carlista, se exilió en la localidad francesa de Alençon, donde murió en 1844. Sus restos mortales fueron trasladados a Lerma, donde reposan actualmente.

La vida de Juan Martín DíezEl Empecinado”, no fue mucho más tranquila. Hijo de un labrador acomodado, nació en 1775 en Castrillo de Duero (Valladolid), localidad en la que los nacidos recibían el apodo de “empecinados”.

Tumba del Empecinado

Tumba del Empecinado

Tras el levantamiento de 1808 con el que comenzó la Guerra de la Independencia, se unió a las fuerzas del general Cuesta, para posteriormente organizar partidas de guerrilleros que hostigaron continuamente a los franceses con pequeñas acciones rápidas por las actuales provincias de Valladolid, Burgos, Segovia, Guadalajara y Cuenca. Sus acciones llegaron hasta la costa mediterránea y la frontera portuguesa, y estuvieron coordinadas con la ofensiva inglesa mandada por Wellington.

Dado que los franceses intentaron en multitud de ocasiones capturarle sin éxito, se convirtió en un héroe del imaginario popular, que llegó a tener el grado de general.

Como era de ideología liberal, se enfrentó a Fernando VII cuando éste restauró el absolutismo, llegando a ser nombrado gobernador militar de Zamora y Capitán General durante el trienio liberal.

Cuando en 1823 acabó el régimen liberal, “El Empecinado” se desterró a Portugal, de donde volvió en 1824 al decretarse una amnistía real. Aún así, fue apresado por orden de Fernando VII al entrar en España, y trasladado preso a la localidad burgalesa de Roa, donde murió ahorcado el 20 de abril de 1825.

Como curiosidad, te diré que desde el año 2000, el Ayuntamiento de Burgos y la familia del héroe mantienen una pugna que ha acabado en los tribunales: aquel defiende que sus restos mortales permanezcan en Burgos, donde fueron trasladados en 1855 por una Real Orden de las Cortes Generales; y éstos pretenden que se trasladen a su pueblo natal de Valladolid.


Dónde alojarte en Burgos

Si quieres conocer alguna de estas 100 cosas singulares y necesitas alojamiento en Burgos ciudad a través de este enlace podrás buscar entre toda la oferta disponible en la ciudad.

Y si te quieres alojar en alguno de los pueblos de la provincia de Burgos a través de este enlace podrás encontrarlo.

Cómo ver el resto de las 100 cosas singulares que no sabes que puedes hacer en Burgos

Si te ha gustado todo lo que te hemos contado, compártelo y suscríbete a nuestro blog, y en los enlaces siguientes podrás ver las entradas anteriores de esta serie destinada a las 100 cosas singulares que no sabes que puedes hacer en la provincia de Burgos.

100 COSAS SINGULARES QUE NO SABES QUE PUEDES HACER EN BURGOS – 1 100 COSAS SINGULARES QUE NO SABES QUE PUEDES HACER EN BURGOS – 2 100 COSAS SINGULARES QUE NO SABES QUE PUEDES HACER EN BURGOS – 3 100 COSAS SINGULARES QUE NO SABES QUE PUEDES HACER EN BURGOS – 4

Y estas son las entradas posteriores:

100 COSAS SINGULARES QUE NO SABES QUE PUEDES HACER EN BURGOS – 6 100 COSAS SINGULARES QUE NO SABES QUE PUEDES HACER EN BURGOS – 7 100 COSAS SINGULARES QUE NO SABES QUE PUEDES HACER EN BURGOS – 8

Pin It on Pinterest

Share This