Saltar al contenido
A un Clic de la Aventura

Cómo visitar el Castillo de Gante o de los Condes de Flandes, un castillo que vino de las Cruzadas

Castillo de Gante

[Actualizado en 2023] Te llevamos a visitar el Castillo de Gante. Uno de los castillos medievales urbanos más impresionantes y el único con un sistema de defensa casi intacto de todo Flandes.

Con salas frías y gélidos calabozos. Torres con escaleras sin fin. Mazmorras y un museo de instrumentos de tortura. El Castillo de Gante o Castillo de los Condes de Flandes, conocido como Gravensteen, no es precisamente acogedor, pero impresiona a más no poder.

Cómo visitar el Castillo de Gante

El Castillo de Gante es una gran fortaleza de piedra oscura, rodeada por las aguas del río Lys. Por estas aguas los vikingos entraron varias veces desde el mar y devastaron cuanto encontraron a su paso.

En el siglo IX, el material que se usó para la construcción de la primitiva fortaleza fue la madera, por lo que no pudo detener a los temidos invasores. Estas incursiones dejaron una profunda huella en la ciudad. La fortaleza se reconstruyó y se amplió varias veces, pero aún tardó casi 300 años en convertirse en un verdadero castillo de piedra, que es el que tienes delante.

La Torre del Homenaje

Fue construido entre 1157 y 1191 y lo ordenó levantar el conde de Flandes, se llamaba Felipe de Alsacia. Es posible que la parte más antigua del castillo pueda ser la torre del homenaje (de 30 metros de altura), que cuenta con tres pisos y desde donde se puede divisar panorámicamente toda la ciudad de Gante.

Al visitar el Castillo de Gante verás las tres salas de la torre, la escalera monumental de piedra, las chimeneas y las letrinas. Todo ello enfatiza el lujo y la comodidad en este período. La subida a la torre es quizás uno de los aspectos más fabulosos de la visita.

Entrada al interior del Castillo de Gante - visitar el castillo de Gante
Entrada al interior del Castillo de Gante

En esa época Gante gozaba de gran fama en el comercio de los paños y se estaba convirtiendo en una próspera ciudad. Pero Felipe en el fondo era un hombre de otro tiempo. Era el prototipo del noble guerrero, ambicioso, intrigante, batallador y un tanto romántico. Con el dinero que había obtenido gracias a los impuestos se marchó a las Cruzadas. Allí dio rienda suelta a su carácter, y a su vuelta lo primero que hizo fue levantar un castillo a imitación de los que había visto durante su viaje. Por eso este castillo parece como transportado desde Tierra Santa.

Lo primero que tienes que hacer al visitar el castillo de Gante es acercarte a la puerta principal. Como en las Cruzadas, está defendida por dos torres y debajo, un pasadizo fortificado (que es por donde vas a entrar al castillo). Fíjate en la pequeña ventana que hay sobre la puerta, con forma de cruz, es como la que tenían los castillos de los cruzados.

Interior del castillo

Aunque no queda nada de su mobiliario, al visitar el Castillo de Gante puedes sentir cómo era la vida dentro. El salón de las fiestas, las habitaciones del conde y de la condesa, la sala de audiencias, la capilla que luego fue prisión (que es la sala con la ventana en forma de cruz).

Capilla del Castillo de Gante - visitar el castillo de Gante
Capilla del Castillo de Gante, que luego fue prisión
Sala de audiencias del Castillo de Gante - visitar el castillo de Gante
Sala de audiencias del Castillo de Gante
Salón de fiestas del Castillo de Gante - visitar el castillo de Gante
Salón de fiestas del Castillo de Gante

La terraza de la torre

Una de las mejores cosas que puedes hacer al visitar el Castillo de Gante es subir a lo más alto de la Torre del Homenaje. Te darás cuenta cómo desde aquí se controlaba toda la ciudad. Desde la terraza de la torre tendrás las mejores vistas de la ciudad, ya que se domina todo.

Terraza superior del Castillo de Gante - visitar el castillo de Gante
Terraza superior del Castillo de Gante

Durante el homenaje a Van Eyck en 2020-2021, se pintó un mural impresionante en Gante. El artista español, Taquen, reinterpretó “Retrato de un hombre con turbante”, considerado un autorretrato de Jan Van Eyck. Si quieres verlo sólo puedes hacerlo desde la terraza de la Torre del Homenaje del Castillo de los Condes de Flandes.

Gabinete del Verdugo

El castillo es una construcción ruda, con poco sitio para los lujos. Un mundo en sí mismo. Ha sido restaurado, pero su espíritu es tan fuerte que todavía se respira ese ambiente peculiar.

En el año 2002 se abrieron más salas de exposición llenando su interior de gran cantidad de armamento, pero sobre todo de instrumentos de tortura de todo tipo, a cada cual más cruel. En el interior de la antigua despensa verás armas e instrumentos de tortura, que se exponen en el Gabinete del Verdugo. Da escalofríos solo de pensar lo que habrán visto esas paredes.

Como para reforzar su leyenda, Felipe de Alsacia se fue de nuevo a las Cruzadas, esta vez junto con Ricardo Corazón de León. Ninguno de los dos regresaría vivo. Felipe murió en Palestina, pocos meses después de partir a consecuencia de la peste.

Después de su muerte, los Condes de Flandes aún se alojaron en este castillo durante 200 años, pero acabó siendo demasiado austero y al final se trasladaron al cercano palacio Princehof, más amplio, con jardines; más cortesano y menos guerrero. Más de su tiempo. Hoy, curiosamente, no existe. Fue precisamente en ese otro palacio donde en el año 1500 nació Carlos V. Pero el viejo Gravensteen no se derribó. Y ha conseguido sobrevivirle.

Exterior del Castillo de Gante - visitar el castillo de Gante
Exterior del Castillo de Gante

En épocas posteriores, el castillo se convirtió en tribunal, en cárcel municipal, y aquí volvió un día el emperador. Fue aquí donde se instaló y desde donde dirigió la represión de 1540, la que se llamó «de la soga al cuello»… que todavía se recuerda en Gante. Por un último momento el castillo recuperó su antiguo espíritu.

Camino de ronda del Castillo de Gante - visitar el castillo de Gante
Camino de ronda del Castillo de Gante

Posteriormente, el castillo tuvo varios usos, fue hasta una gran hilandería, en la que había viviendas para los trabajadores.

A finales del XIX fue adquirido por la ciudad lo que propició una reforma integral, gracias a la cual recuperó su importancia y se convirtió en un monumento que atraía al turismo de la época, aunque la falta de mantenimiento lo volvió a sumir en el abandono.

Vista de Gante desde el Castillo - visitar el castillo de Gante
Vista de Gante desde el Castillo

En 1980 se restauró de nuevo con fines claramente turísticos, pero en esta ocasión si se ha mantenido un proyecto de conservación.

Al visitar el Castillo de Gante no olvides recorrer con atención sus salas y sus corredores, sus escaleras, sus patios y sus almenas. Revive aquellos tiempos míticos…

Sin duda alguna es uno de los castillos más bonitos que se pueden visitar en Europa. Aquí podrás ver nuestra selección de los 25 que más nos han impresionado.

Dirección del Castillo de Gante

Sint-Veerleplein, Gante

Horario del Castillo de Gante

Todo el año de 10:00 a 18:00 horas.

Precio del Castillo de Gante

  • Adultos: 13 €.
  • Niños menores de 12 años: gratis
  • Estudiantes de 12 a 18 años: 2,7 €
  • Estudiantes de 19 a 26 años: 8 €
  • Gratuito con la CityCard Gent.

En Gante hay muchas más cosas para visitar además del Castillo, así que si quieres conocer el resto, ya puedes leer nuestro post:

Y para preparar tu viaje a Bélgica te vendrá muy bien leer este otro post:

Más información para tu viaje a Bélgica