¿Cuantas veces te ha pasado que has visto una foto de un paisaje y te han entrado ganas de hacer la maleta y marcharte a conocer ese lugar? Muchas, ¿a que si?, lo se porque a mi también me ha pasado.

Con este post en el que me han ayudado varios grandes viajeros pretendo incitarte a viajar para conocer los paisajes más impresionantes del mundo. No están todos los que son, pero si que son todos los que están. Casi todos los paisajes más impresionantes del mundo tienen algo en común: el agua y la piedra. Siempre he pensado que la combinación de agua y piedra no falla para que un paisaje se convierta en impresionante, pero si a esto le añadimos el color verde de la vegetación, entonces se transforma en un paisaje de diez.

Con las fotos por si solas ya te van a entrar ganas de ir a conocerlos, pero solo con las fotos no basta, seguro que vas a querer tener algo más de información sobre ese paisaje tan impresionante del que te has enamorado y quieres ir a ver, así que todos ellos te van a contar brevemente por qué le impactó tanto y que es lo que te espera allí. Y si con esto no te basta, no dudes en entrar a sus blogs y allí te contarán todo lo que necesitas para poder visitar estos impresionantes paisajes.

Como he tenido la suerte de recibir la colaboración de muchos bloggers de viajes, he tenido que dividir el post y lo he hecho de la forma más fácil, es decir, por continentes. Aquí va el primero:

Los paisajes más impresionantes del mundo: Europa

1 – La playa de las Catedrales, Lugo, España

Mónica Ferreiro y Miguel Santamarina de El Viaje de Sofi

Agua, viento, piedra y tiempo son los cuatro elementos que han hecho falta para dar forma a los arbotantes de 30 metros de altura, al más puro estilo gótico, de la playa de Las Catedrales. Miles de internautas la han elegido como la mejor playa de España, la segunda de Europa y la sexta del mundo.

Playa de las Catedrales

Playa de las Catedrales

Esta playa declarada Monumento Natural, está en el municipio de Ribadeo, y la puedes visitar en la costa lucense. Eso sí, recuerda que como cualquier espacio protegido tiene unas limitaciones a la hora de visitarla.

Un paisaje impresionante de grutas con cúpulas rematadas por agujas, arcos dentro de otros arcos, pasillos de arena entre muros de pizarra son algunas de las cosas que te esperan en esta catedral del mar. Solo tienes que descalzarte y dejar que la arena acaricie tus pies para sentirte en la gloria.

2 – Salto del Nervión, Burgos, España

Abilio Estefanía de El lio de Abi

En el límite de las provincias de Burgos y Álava encontramos el Salto del Nervión, que con sus 270 metros de caída está considerado el más alto de España.

La forma más cómoda de llegar hasta el mirador desde donde ver la cola de caballo que forma en su caída, es a través de la parte alta del puerto de Orduña por su lado burgalés y a través del Monumento Natural Monte de Santiago, un tremendo bosque de hayas en cuyo interior se encuentra el manantial Fuente Santiago y junto a él un pequeño centro de información al visitante.

"Cola de Caballo" del Salto del Nervión

“Cola de Caballo” del Salto del Nervión

La verdad es que no es fácil verlo con agua y hay que tratar de ir en época de deshielo o de fuertes lluvias, ya que en la actualidad está la mayor parte del año seco, pero el entorno y los enormes farallones resultan tan espectaculares que es un lugar muy concurrido los fines de semana.

Salto del Nervión

Salto del Nervión

Antes de llegar al Salto del Nervión pasamos por una lobera reconstruida, donde unos enormes personajes de cartón piedra muestran la forma que había antaño de cazar al lobo que habitaba en estos montes.

La senda de los cortados que lleva desde el balcón del Salto del Nervión hasta el balcón de Esquina Rubén es de lo más agradable, pudiendo ver volar a los buitres leonados bajo nuestras miradas y terminando el recorrido realizando una circular para regresar al aparcamiento.

3 – Las Bárdenas Reales, Navarra

Alicia García y José Escribano de Rutas por España

Son muchos los paisajes que hemos ido encontrando en nuestros viajes recorriendo España, pero si hay uno que me llamó la atención, fue las Bárdenas Reales. Supongo que en parte fue porque cuando llegamos no teníamos claro lo que nos íbamos a encontrar, y por otra su singular paisaje, más propio de un desierto o de la cima de un volcán, que de un parque del norte de España.

Aunque a lo largo de las Bárdenas encontramos diferentes paisajes, por el que es más conocido es por las Bárdenas Blancas. Donde los protagonistas son los cabezos, cerros con formas caprichosas producto de la erosión y las lluvias.

Las Bárdenas Reales

Las Bárdenas Reales

Si nos animamos a conocer estos cabezos con nombres tan curiosos como Rallón, Pisquerra, Cortinas y Castildetierra,…; dispone de una carretera circular para poder verlos.

Aunque he de avisar que la zona es una base militar, así que si durante nuestro recorrido nos encontramos con soldados armados danzando por el campo no os asustéis, que es parte del paisaje de este lugar único.

4 – Marismas del Rocío, término municipal de Almonte, Huelva, España

Antonio Ruiz de Naturaleza y Viajes

Cientos de rincones de Andalucía, España y del mundo son de incalculable belleza. Sin embargo, existe uno en el sureste de la provincia de Huelva que por su singularidad destaca entre los demás: las marismas del Rocío.

Este lugar, a cada hora del día, con sus cientos de aves, ciervos, caballos marismeños y vacas que campean en busca de alimento, es esplendoroso.

Marismas del Rocío

Marismas del Rocío

De mañana las densas nieblas y brumas que curiosean y mueven sobre la fina capa de agua de la “madre de las marismas” le otorgan un aspecto mágico e incluso fantasmagórico. Al caer el sol, la ermita de la Virgen del Rocío se tiñe de luz naranja y el color y reflejo en el agua crean una estampa difícil de olvidar. Cuando los colores malvas desplazan a los tonos anaranjados el tiempo aquí parece detenerse.

Sin duda es uno de los paisajes más asombrosos de cuantos he visto sobre la faz de la tierra.

5 – Parque Nacional del Teide, Islas Canarias, España

Carlos y Carol de Viajes de Ark

Es el primer Parque Nacional de Canarias y uno de los más visitados del mundo. Tiene una riqueza geológica extraordinaria que en pocos lugares del planeta podemos encontrar y está aquí, en España, sin movernos de casa.

Parque Nacional del Teide

Parque Nacional del Teide

Da igual la época del año, en cualquier estación tiene su encanto y su magia. Como no podría ser de otra manera, el Teide se levanta hacia el cielo en el centro del Parque Nacional hasta unos 3.718 metros, y es un símbolo indiscutible para Canarias y para toda España ya que es su cumbre más alta.

¿No quieres venir a verlo? Te esperamos.

6 – Isla de El Hierro, Islas Canarias, España

Victor Gómez de Machbel

Cómo quedarse con un sólo paisaje impresionante de los que he visitado, así que voy a hacer una pequeña trampa y quedarme con toda una isla de paisajes alucinantes. Se trata de El Hierro, la más pequeña de las islas Canarias, la más alejada, y también la más sorprendente.

Paisaje de la Isla de El Hierro, Canarias

Paisaje de la Isla de El Hierro, Canarias

Aquí me encontré con frondosos bosques, enormes barrancos, cráteres volcánicos, bosques de pinos, y una costa que no hubiera imaginado un gran artista ni en sus mejores sueños.

Para mi, El Hierro es todo un catálogo de grandes paisajes donde disfrutar mucho haciendo fotografías.

7 – El Preikestolen, Noruega

Antonio Quinzán de Viajes y Fotografía

El Preikestolen, conocido también como “El Púlpito“, es de esos lugares que no dejan indiferente a nadie y se ha convertido en imagen icónica de la belleza natural que atesora Noruega. Es uno de los miradores naturales más espectaculares del mundo, un espolón de roca que cuelga sobre el vacío a más de 600 m. de altura sobre el fiordo de Lysefjord.

El "Púlpito" o Preikestolen

El “Púlpito” o Preikestolen

Quien llega hasta aquí desde la ciudad de Stavanger no podrá olvidar jamás las vistas que se extienden sobre este fiordo de 42 km. de paredes rocosas. Ni la sensación de vértigo al asomarse al vacío desde el mismo borde, ni la grandiosidad del paisaje. El esfuerzo de los 5 km. de subida que hay desde la base del Preikestolen Fjellstue se ve compensado de sobra por la belleza del camino que atraviesa bosques y asciende por tortuosos caminos de roca. Pero es desde las paredes de piedra que rodean al Preikestolen desde donde se tienen las mejores panorámicas.

Sin duda el Preikestolen es de esos lugares del mundo que por sí solos justifican un viaje.

8 – Parque Nacional Skaftafell y Glaciar Vatnajökull, Islandia

Jordi Martínez de Mil Viatges

Islandia es uno de los países más sobrecogedores que existen. Paisajes de otro planeta parecen multiplicarse en el estado más septentrional del Viejo Continente. Durante nuestro viaje a Islandia pudimos disfrutar de bellísimos paisajes, extraordinarias cascadas o espectaculares géiseres. Pero quizá fue el enorme glaciar Vatnajökull uno de los que más nos impresionó.

Glaciar Vatlanjökull

Glaciar Vatlanjökull

Se trata del mayor de los glaciares europeos, cuya masa helada supera al de todos los demás glaciares europeos juntos. Con un espesor medio de 400 metros, que en algunos puntos llega a los 1000, cubre un área superior a los 8000 metros cuadrados, un 8% de esta bella isla.

Una de las mejores formas de descubrirlo es disfrutando del Parque Nacional Skaftafell. Un cómodo sendero, prácticamente circular, nos lleva hasta la bellísima cascada Svartifoss para terminar en un mirador donde se muestra la inmensidad del enorme Vatlanjökull.

Sus ocho kilómetros se cubren en poco más de dos horas y media y nos permiten descubrir esta maravillosa obra de la naturaleza que es el glaciar y que, a su lado, parece empequeñecernos.

9 – La laguna de Jokulsarlón, Islandia

Fran Soler de My Guía de Viajes

Cuando supe que viajaría a Islandia ya tenía una cosa clara: tenía que ir a la laguna de Jokulsarlón, una de la principales atracciones naturales de la isla del hielo y el fuego.

Laguna de Jokulsarlón

Laguna de Jokulsarlón

La imagen del glaciar al fondo y de la lengua glaciar descendiendo lentamente hasta el lago hacen que sea un espectáculo único en nuestro planeta. Esos reflejos del glaciar en la laguna, los colores azulones de la laguna con los bloques de hielo y la inmensidad del entorno forman una estampa difícil de olvidar. El resto de esta acuarela natural lo conforman los bloques de hielo que lentamente van moviéndose hacia el mar, algunos de ellos con más de mil años de antigüedad. Un paisaje tan bello e hipnotizante que te deja sin palabras y con tu cámara echando humo.

10 – Parque Nacional de Berchtesgaden, Baviera, Alemania

Belén y Ramón de Mis Viajes y Sensaciones

Elegir solamente un lugar del mundo que nos haya impresionado es tarea difícil, pero como solo podemos elegir uno, nos hemos decidido por enseñaros los impresionantes paisajes del Parque Nacional de Berchtesgaden, ubicado en la región de Baviera, muy cerca de la frontera con Austria.

Lago Kögnissee

Lago Kögnissee

Protegido desde el año 1978 y escondido entre las altas montañas de los Alpes Bávaros, este parque de bosques y altas paredes rocosas guarda en su interior dos lagos alpinos de aguas turquesas: El lago Obersee, y el lago Kögnissee con la iglesia de San Bartolomé, una pintoresca capilla del siglo XVII asentada en su orilla, a los pies del Watzmann, la tercera cumbre más alta de Alemania con 2.713 metros.

Vistas desde el Mirador del Lago Kögnissee

Vistas desde el Mirador del Lago Kögnissee

La principal atracción turística de este parque es navegar en uno de los barcos eléctricos que recorren los 8 kilómetros  del lago Kögnissee, realizando paradas en Kessel, la iglesia de San Bartolomé o el muelle de Salet, desde donde parte una corta ruta que nos llevará al lago Obersee, mucho más pequeño pero con un entorno espectacular, teniendo como telón de fondo la cascada Rötchbach, la más alta de Alemania con una caída de 470 metros.

11 – Alpes Austríacos, Innsbruck, Austria

María Grau de Tu Hobbie Tu Viaje

Visitar los Alpes austríacos es una auténtica gozada para quienes practican habitualmente el turismo activo. En la época de verano es ideal para hacer rutas de montaña con estos paisajes alucinantes de los Alpes, desde donde se divisa un “skyline” natural de picos que permanecen nevados y con muy buenas vistas de la cercana ciudad de Innsbruck.

Estas rutas (a pie o en bici) se pueden comenzar desde la propia ciudad. Una buena alternativa es tomar el funicular (estación “Innsbrucker Nordkettenbahnen”) que lleva directamente a la Sierra Nordkette, parte del parque natural más grande de Austria, el Karwendel.

Vistas de los Alpes austríacos

Vistas de los Alpes austríacos

El recorrido en funicular pasa por Seegrube (1.905m altura) y termina en Hafelekar (2.256m). Desde ambas estaciones se pueden comenzar rutas que están bien señalizadas. Después de una jornada tan espectacular disfrutando de la montaña toca volver y disfrutar de las maravillas turísticas de Innsbruck, la “capital del Tirol”.

12 – Lagos de Suiza

Mar Villalba de Mi ruta

Seguramente cuando pensamos en Suiza se vienen a la memoria sus montañas, el chocolate, el queso de Gruyére e incluso Heidi, pero hay un paisaje no menos impresionante que sus montañas, que son sus lagos.

Lagos cristalinos que invitan al baño en las soleadas mañanas de verano, aunque con aguas a una temperatura a las que cuesta acostumbrarse, lagos que en las tormentas dentro de uno de los barcos de vapor que las recorren pueden convertir el agradable paseo en toda una aventura.

El Lago Lemán, situado al norte de los Alpes, es el mayor de Europa Occidental, su orilla sur pertenece a Francia y su orilla Norte a Suiza. En su orillas ciudades como Ginebra, Montreux, NyonLausana en la zona suiza, o Thonon-les-Bains, Yvoire, Évian-les-Bains en la zona francesa, y las montañas que lo rodean, hacen de él un lugar de ensueño por descubrir.

Lago Lemán

Lago Lemán

Quizás menos conocidos, pero no menos espectaculares, los lagos de Thun y Brienz , salpicados de lugares con encanto, castillos, pueblos medievales, cascadas, montañas, y un punto, Interlaken (entre los dos lagos) estratégico para subir al Jungfrau cumbre de 4158 metros declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Si buscas un lugar donde recrear tus sentidos y ver la vida pasar al ritmo de los barcos de vapor surcando las aguas, como hicieron personajes como Freddie Mercury o Charlie Chaplin, no lo dudes aquí lo has encontrado.

 13 – El Parque Natural de los Lagos de Plitvice, Croacia

Enrique Marchante de Blog de Viajes de Pumuki

El Parque Nacional de los Lagos de Plitvice es una de las visitas obligadas de un viaje a Croacia. Está situado en la región de Lika y se puede considerar un paraíso del agua donde lagos, cascadas y manantiales inundan el bosque que habita.

Plitvice se convirtió en Parque Natural en 1949, cuando pertenecía a la antigua Yugoslavia y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979.

Lagos de Plitvice

El agua brota en abundancia por todas partes, de las 30.000 hectáreas de superficie que lo forman, el 30% es agua. Tiene en su interior un total de 16 lagos, todos ellos conectados entre sí por ríos, que superan los numerosos desniveles formando una sucesión interminable de cascadas.

Hay varios recorridos para hacer a pie y unos vehículos del tipo tren de carretera te acerca desde la entrada a los distintos puntos de inicio de estos recorridos. Todo ellos acaban o empiezan en un gran lago central que se puede cruzar a bordo de unos barcos. Muy cerca del mismo está la zona de restauración, donde se puede descansar un rato y comer algo.

14 – Circo de la Gavarnie, Francia

Y para finalizar con esta primera parte, A un clic de la aventura no podía dejar de recomendar alguno de los impresionantes paisajes que hemos conocido en Europa.

Podemos recomendar cualquier paisaje de los Pirineos, tanto del lado español como del francés, pero en este caso vamos a recomendar uno que nos impactó: el Circo de la Gavarnie, en Francia.

Circo de la Gavarnie

Circo de la Gavarnie

Es una maravilla natural que forma parte del macizo de Monte Perdido y que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997.

Para llegar a él hay que partir desde el pueblo de Gavarnie, por un camino muy fácil de recorrer. Una vez que llegas al circo, te encuentras con una gran muralla rocosa de 1500 m de desnivel. En el centro del circo glaciar se encuentra la Gran Cascada, con 423 m de caída, la más alta de Europa, tan impresionante que cuando te encuentras a su lado te hace sentirte muy pequeño.

Como estos paisajes te habrán encantado, no puedes dejar de leer la segunda parte, en la que descubrirás los paisajes impresionantes del resto del mundo:

Los paisajes más impresionantes del mundo recomendados por bloggers de viajes (Parte 2)

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
This site is protected by WP-CopyRightPro

¡No te pierdas ninguna entrada del blog!

Si te gusta viajar y te ha parecido interesante el contenido que has visto en el blog, suscríbete a nuestra lista de correo para recibir las últimas entradas que vayamos publicando.

Te enviaremos un mensaje de confirmación a tu correo, si no lo recibes mira tu carpeta de spam. Gracias

Shares
Share This