Saltar al contenido
A un Clic de la Aventura

Fin de semana en La Rioja Alta: ruta en coche para disfrutar el otoño

Fin de semana en La Rioja Alta

Cualquier época del año es buena para una escapada de fin de semana en La Rioja. Pero si hay una que es, especialmente interesante, es durante el otoño. En esta estación los bosques y viñedos cambian sus diferentes tonalidades de verdes y pasan a lucir preciosos tonos ocres, rojos, amarillos o naranjas.

Debido a que La Rioja se encuentra muy cerca de Burgos, es una de las zonas que visitamos con frecuencia. Aunque se trata de un territorio pequeño, tiene muchos lugares interesantes, que no vas a poder ver en dos días. Pero si quieres una primera aproximación, te propongo una ruta de fin de semana en La Rioja Alta, una zona que te dejará con muy buen sabor de boca.

La Rioja Alta es la zona más occidental de La Rioja, cuyos paisajes tienen al viñedo como protagonista y, es que el vino forma parte del ADN de este territorio. Es el destino ideal para aquellos que quieren experimentar nuevas sensaciones y tener experiencias singulares en torno al vino. Por eso, esta ruta es ideal para hacerla en otoño, que es cuando vas a poder encontrar los viñedos en todo su esplendor.

Viñedo en la Rioja Alta
Viñedo en la Rioja Alta

Si quieres aprovechar bien el fin de semana lo mejor es que llegues a Logroño el viernes por la tarde y hagas noche allí, ya que se encuentra cerca de los pueblos que visitarás durante el fin de semana. Y estando en Logroño, no te puedes perder una ruta de tapas por la calle Laurel.

Fin de semana en la Rioja Alta: ruta para el sábado

Briones

El sábado te aconsejo madrugar, porque la agenda para este día está muy apretada.

La primera localidad que te propongo visitar es Briones, que se encuentra a media hora de Logroño.

La visita de Briones no te dejará indiferente, puesto que es uno de los pueblos que forma parte de la lista de “Pueblos más bonitos de España”, como Puebla de Sanabria o Frías, de los que ya te hemos hablado anteriormente.

Según te vas acercando a Briones, lo primero que divisarás será su silueta, encaramada sobre un cerro de 80 metros de altura, con el río Ebro a sus pies. De todo el conjunto lo que más destaca es la esbelta torre de su iglesia, de estilo «riojano».

Iglesia de la Asunción de Briones, fin de semana en La Rioja Alta
Iglesia de la Asunción

Comienza tu visita ascendiendo hasta su parte más alta, donde se encuentra el recinto fortificado del casco antiguo. Allí podrás dejar el coche en las inmediaciones del Paseo de las Cercas, que rodea el núcleo central de la villa.

Briones se disfruta caminando, sube a los restos de la Torre del Homenaje de su desaparecido castillo árabe y desde allí tendrás unas vistas magníficas del entorno, que no olvidarás. Ante ti se despliegan los extensos campos de vides, que en otoño muestran su mejor cara. A tus pies, verás el meandro formado por el río Ebro en su lento caminar hacia la villa hermana de San Vicente de la Sonsierra. Y a lo lejos divisarás desde la Sierra de la Demanda hasta la de Cantabria.

Continúa tu visita recorriendo las calles empedradas de Briones en busca de sus casonas solariegas, que hablan de un pasado glorioso y cargado de historia.

Palacio del Marqués de San Nicolás en Briones, fin de semana en La Rioja Alta
Palacio del Marqués de San Nicolás

En la Plaza encontrarás los edificios más importantes de la villa: El Palacio del Marques de San Nicolás, en el que se encuentra el interesante museo etnográfico llamado La Casa Encantada, la Iglesia de la Asunción, con un interior que se asemeja más a una catedral, que a una iglesia parroquial y la Botica del Rabal del siglo XIX, que se encuentra junto a la casona más antigua de Briones y, que te recomiendo visitar.

Otros edificios interesantes que encontrarás en tu recorrido son la Casona de los Gadea, la Casona de los Quincoces y, la ermita del Santo Cristo de los Remedios, del siglo XVIII.

Museo Vivanco de la CULTURA DEL VINO

Estando en La Rioja y, más si vas en otoño, no puedes dejar de visitar una bodega y aprender algo nuevo sobre la cultura del vino.

En Briones tienes la posibilidad de conocer el mejor museo sobre temas enológicos que existe en todo el mundo. Y no es que lo diga yo, la Organización Mundial del Turismo (OMT – ONU) ha reconocido al Museo Vivanco de la CULTURA DEL VINO como “Mejor Museo de Vino del Mundo”.

El Museo Vivanco de la CULTURA DEL VINO, un proyecto familiar inaugurado en 2004,  es un museo único que te va a permitir sentir el vino de todas las formas posibles.

Museo Vivanco de la Cultura del Vino, fin de semana en La Rioja Alta
Museo Vivanco de la Cultura del Vino

Está repartido en cinco salas temáticas, en las que descubrirás la relación que ha tenido el hombre y el vino desde hace ya 8.000 años y, una sala exterior dedicada al cultivo de las cepas de vid en el mundo.

Un espacio singular para que toda la familia conozca y sienta la historia de la CULTURA DEL VINO, a través de las obras de arte originales de la familia Vivanco y de un gran apoyo audiovisual.

Y hablo de toda la familia porque en este museo también han pensado en los niños y, todos los sábados hay talleres para que los pequeños puedan acercarse al mundo del vino a través de la experimentación, mientras los papás disfrutan del museo por su cuenta.

Te llevará unas dos horas la visita al museo por libre o con la ayuda de una audioguía.

Y, si el museo es muy interesante, también lo son las experiencias que propone Vivanco CULTURA DEL VINO, que te permitirán sentir y vivir el vino, de una forma lúdica y de disfrute.

Podrás visitar su espectacular bodega, en una visita guiada de la mano de un experto. Una bodega que acaba de recibir el premio “World’s Best Vineyards 2019”, lo que la posiciona entre las 50 mejores bodegas del mundo.

Bodega Vivanco Cultura del Vino, fin de semana en La Rioja Alta
Bodega Vivanco Cultura del Vino

Para terminar la visita a la bodega realizarás una cata en la que te iniciarás en este universo de aromas y sabores.

Pero lo mejor de hacer la visita en otoño, es que vas a tener la oportunidad única de experimentar la vendimia, a través de varias experiencias:

Visita Especial Vendimias

Esta visita, además de la visita habitual del museo y de la bodega con cata, incluye una explicación in situ en el viñedo y se realiza una práctica de vendimia.

Fiesta de la Vendimia

Si quieres una inmersión total en el mundo del vino, no dudes en apuntarte a la Fiesta de la Vendimia. En esta experiencia recibirás una explicación de viticultura en el viñedo, para pasar a vendimiar y pisar la uva. Después del esfuerzo, nada mejor que continuar con un reparador almuerzo riojano allí en la viña y, finalizar con una visita a la zona de producción de la bodega y participar en un concurso final.

La Pócima Mágica

Pensando en el público familiar, durante la época de vendimia proponen una yincana familiar denominada “La Pócima Mágica”, que tiene lugar tanto dentro del museo y la bodega, como en el viñedo.

En Vivanco puedes completar tu visita en su restaurante, en el que el vino es el principal protagonista de los platos de su menú. Aunque destacan las elaboraciones de cocina creativa, también tiene cabida la cocina tradicional riojana. Durante el otoño dispone de un menú especial llamado “Tiempo de Vendimia”.

El Museo Vivanco de la CULTURA DEL VINO es uno de los destinos más visitados de La Rioja, por lo que te aconsejo reservar tu visita o experiencia, si quieres asegurarte la entrada.

San Vicente de la Sonsierra

Después de una inmersión total en el mundo del vino, te propongo acercarte a San Vicente de la Sonsierra, a tan sólo 7 minutos de Briones.

Se trata de otro recinto amurallado situado en lo alto de un cerro. A San Vicente de la Sonsierra y a Briones los separa el río Ebro. Un río que en la edad media sirvió como frontera entre los reinos de Castilla y de Navarra.

Mientras que Briones perteneció al Reino de Castilla, San Vicente de la Sonsierra tomó partido por el rey de Navarra. Hasta la época de los Reyes Católicos fueron dos pueblos enfrentados, los dos fortificados y ambos con castillos levantados en lo alto, como desafiándose entre si.

Al acercarte desde Briones, deberás cruzar el río Ebro por el largo puente medieval del siglo XIII. Aparca el coche al llegar al pueblo y comienza tu visita por San Vicente de la Sonsierra a pie. Te aconsejo llevar un calzado cómodo, porque la caminata va a ser importante.

Puente medieval de San Vicente de la Sonsierra, fin de semana en La Rioja Alta
Puente medieval de San Vicente de la Sonsierra

Llegarás a la Plaza Mayor, en la que se encuentra la Casa Consistorial con sus soportales. Y desde allí podrás continuar el recorrido por la Calle Mayor y sus calles aledañas, para descubrir la gran cantidad de casas blasonadas que hay en la villa. Entre las que destacan el Palacio de los Agüero, el Palacio de los Ramírez de la Piscina, el Palacio de los López Cano o la Casa de los Davalillo.

En varias de las calles de San Vicente de la Sonsierra encontrarás diversas excavaciones arqueológicas, que han sacado a la luz restos de viviendas del siglo XIV o bodegas y lagares antiguos excavados en la roca.

Sin duda, lo que más llama la atención en San Vicente es el recinto fortificado de la parte superior.

Recinto fortificado de San Vicente de la Sonsierra
Recinto fortificado de San Vicente de la Sonsierra

En tu ascenso encontrarás la llamada Torre del Reloj, una torre que formaba parte de la fortificación medieval y que fue reconstruida en el siglo XVII para situar el reloj mecánico.

Torre del reloj de San Vicente de la Sonsierra
Torre del reloj

En el recinto superior te esperan un montón de sorpresas, como la Torre Mayor, a la que podrás subir mediante una escalera de caracol metálica, para tener unas vistas increíbles del entorno. O una estancia subterránea conocida como Cuarto de los Moros, que debía de ser el aljibe del castillo, en el que las leyendas dicen que excavaron un pozo que llegaba hasta el río Ebro.

San Vicente de la Sonsierra es conocida por los «Picaos» de las procesiones de Semana Santa. En el recinto superior se encuentra la sede de la cofradía de la Vera-Cruz de los Disciplinantes, ubicada en la ermita de San Juan de la Cerca. Y junto a ella, la monumental iglesia de Santa María la Mayor, una iglesia-fortaleza en estilo gótico tardío, que fue construida en el patio de armas del castillo y que conserva en su interior importantes tesoros.

Iglesia de Santa María la Mayor de San Vicente de la Sonsierra
Iglesia de Santa María la Mayor

Una vez visitado San Vicente de la Sonsierra, te propongo ir a Haro y hacer noche allí, para realizar su visita al día siguiente.

Fin de semana en la Rioja Alta: ruta para el domingo

Haro

Durante la mañana del domingo te propongo visitar Haro, la conocida como “Capital del vino de Rioja”. Y es que en el Barrio de la Estación de Haro, encontrarás la mayor concentración de bodegas centenarias de vino del mundo.

Pero Haro no es sólo vino, su casco antiguo está declarado Conjunto Histórico-Artístico y merece mucho la pena conocerlo.

Comienza tu visita en la Plaza de la Paz, lugar en el que se encuentra el ayuntamiento del siglo XVIII, el típico quiosco y el precioso Palacio de Bendaña o Palacio Paternina, donde se encuentra la Oficina de Turismo.

Plaza de la Paz de Haro, fin de semana en La Rioja Alta
Plaza de la Paz

Pasarás por La Herradura, que es como se conoce en Haro a dos calles que tienen esa forma y que unen la Plaza de la Paz con la plaza de la iglesia de Santo Tomás. No te pierdas las muestras de arte urbano que encontrarás en esas calles, repletas de bares de tapas.

Iglesia de Santo Tomás de Haro
Portada de la iglesia de Santo Tomás de Haro

Un paseo por las calles de Haro te llevará a descubrir el gran número de palacios y casas señoriales que tiene la ciudad. La mayor parte de ellos, de estilo barroco, como el Palacio de los Condes de Haro o el Palacio de las Bezaras. Que dan fe de la prosperidad económica que el vino trajo a la ciudad. Hasta el Banco de España abrió en Haro una sucursal en el siglo XIX para facilitar las transacciones relacionadas con el comercio de vino. Todavía puedes ver este espléndido edificio.

Aprovecha para comer en Haro, ya que la oferta es extensa. Puedes hacerlo a través de una ruta de tapas, ya que es una de las señas de identidad de su gastronomía y, el mejor lugar para ello es La Herradura. O bien, en alguno de sus muchos restaurantes en los que disfrutar de los productos de la tierra.

Los riscos de Bilibio

Acércate hasta los Riscos de Bilibio a 6 km de Haro, donde encontrarás la ermita de San Felices. Estos riscos fueron el lugar en el que se establecieron dos ermitaños: San Felices, patrón de Haro, y su discípulo, San Millán. Dos personajes relevantes en la historia de La Rioja.

Este lugar fue votado como “El  Mejor Rincón 2014” y es el escenario de la famosa Batalla del Vino. Desde allí tendrás unas preciosas vistas de las Conchas de Haro, un canal natural entre rocas calizas que ha formado el río Ebro al entrar en La Rioja. Esta formación geológica recibe su nombre porque dicen que esas dos grandes rocas se asemejan a las conchas. Es uno de los monumentos naturales más bonitos de La Rioja.

Las Conchas de Haro desde los Riscos de Bilibio, fin de semana en La Rioja Alta
Las Conchas de Haro desde los Riscos de Bilibio

Casalarreina

A continuación, te recomiendo visitar Casalarreina, que se encuentra a tan sólo 10 minutos de Haro.

El nombre de Casalarreina le viene de la estancia en esta localidad de la desdichada Juana la Loca, en su periplo por tierras castellanas, acarreando el cadáver de su marido Felipe el Hermoso.

En Casalarreina podrás dar un paseo entre casonas nobiliarias de piedra dorada. Después de cruzar el río Oja por un puente de principios del siglo XIX, te aconsejo acercarte hasta el Monasterio de Nuestra Señora de la Piedad, uno de los monasterios riojanos más importantes. Una obra del siglo XVI atribuida a Felipe Vigarny, con dos ricas portadas y un claustro de dos plantas. Como curiosidad, fue el primer lugar de la península consagrado por un Papa.

Monasterio de Nuestra Señora de la Piedad de Casalarreina
Monasterio de Nuestra Señora de la Piedad

Junto al convento verás los restos del antiguo colegio de San Nicolás y el Palacio barroco de los Pobes, que da fe del desarrollo económico que alcanzó La Rioja por el comercio del vino. Cerca se encuentra el edificio civil más importante de Casalarreina, el Palacio de los Condestables de Castilla, que fue el alojamiento de Juana la Loca.

Sajazarra

La úlima etapa de este fin de semana en La Rioja Alta es Sajazarra, que se encuentra a 8 kilómetros de Casalarreina.

Sajazarra es otro de los pueblos incluidos en la lista de “Pueblos más bonitos de España”.

Deberás dejar aparcado el coche en un parking que han habilitado a la entrada del pueblo. Lo que más te sorprenderá de su interior es el Castillo de Sajazarra, conservado perfectamente, aunque como se encuentra en manos privadas, no vas a poder visitarlo. Pero aún así, sólo por las vistas de su exterior ya merece la pena acercarse hasta allí, es uno de los castillos más bonitos de La Rioja.

Castillo de Sajazarra, fin de semana en La Rioja Alta
Castillo de Sajazarra

Este castillo fue construido en el siglo XV, con su torre del homenaje almenada y una muralla flanqueada por potentes cubos, que le da un aire inexpugnable.

El pueblo ha crecido bajo su protección y todavía conserva un aire medieval, con casas construidas de buena sillería con bonitas fachadas.

En Sajazarra destaca, además del castillo, la iglesia de Santa María de la Asunción, de origen románico tardío del siglo XIII, pero acabada en estilo gótico. Se encuentra cerca del arco medieval, que era una de las cuatro puertas de la muralla y la única que se conserva.

En el centro de Sajazarra encontrarás su original ayuntamiento, con un dragón en la parte superior, que parece estar atravesando el edificio. En la misma Plaza del Ayuntamiento, descubrirás la Casa de los Ruiz de Loizaga, un caserón barroco que tiene un reloj de sol en su fachada.

Plaza del Ayuntamiento de Sajazarra
Plaza del Ayuntamiento de Sajazarra

Sajazarra está llena de pequeños detalles, para sorprender al visitante. Como las manos que salen de dos edificios, de una calle estrecha, condenadas a no tocarse nunca. El pueblo se recorre en poco tiempo, pero es una visita que deja muy buen sabor de boca.

Y con la visita a Sajazarra termina esta ruta de fin de semana en La Rioja Alta, que te servirá para acercarte un poco a la gran oferta cultural, gastronómica y de ocio que tiene La Rioja.


Los costes de este blog se sufragan parcialmente mediante enlaces de afiliación, que hacen que ganemos una pequeña comisión si reservas algún producto a través de los mismos. No hay ningún coste adicional para ti y los enlaces solo son a sitios que recomendamos y utilizamos nosotros mismos.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios (12)

No tenemos la suerte de conocer La Rioja, y siempre la habíamos relacionado exclusivamente con el vino, y aunque en gran parte es así, nos han encantado el resto de propuestas. Hay Rioja más allá del vino, y es que a nosotros no somos amantes del vino, pero si de los recintos amurallados y las iglesias (nuestra peque es una fan de visitar catedrales jeje) Y si le decimos que nos podemos encontrar un dragón, entonces la visita ya se vuelve indispensable. Nos quedamos con tu consejo de hacer esta visita en otoño. ¡Hermosas las fotos! Un saludo 🙂

Responder

Desde luego que hay mucho más que vino en La Rioja, aunque esto sea lo más conocido. Y es una tierra ideal para ir en familia, a nuestros hijos les gustó mucho todo lo que vieron. Cuando has dicho lo de los dragones, he recordado que en una de las puertas de Briones, encontramos un picaporte con forma de dragón. Seguro que a tu peque le encantaría encontrarlo.
Saludos.

Responder

me gusta mucho

Responder

Muchas gracias por tu comentario Jesús. Nos alegra un montón que te haya gustado.
Saludos.

Responder

Un reportaje muy útil para un fotógrafo amante del otoño. Es una de las rutas que siempre tengo pendiente, aunque llevo ya seis años consecutivos «peregrinando» a la otoñada de Ordesa.
¿Me podríais indicar qué fechas pueden ser las más adecuadas para pillar esa explosión de color que se muestra en la fotografía de presentación? Sería una ruta complementaria a la que también tengo pensada: la sierra de Cameros, y más concretamente, una ruta fotosenderista por la sierra Cebollera.

Responder

Hola Enrique! Ya sabes que esto puede variar de un año a otro, pero lo normal es que a partir de la tercera semana de octubre ya esté así de bonito.
Nos encantaría ver la otoñada de Ordesa, hemos ido a esa zona muchos años, pero siempre en verano. ¡En otoño tiene que estar espectacular!
Me imagino que en esa zona llegará antes el otoño.
Muchas gracias por tu comentario.
Saludos.

Responder

Qué bonito post, me ha recordado a la ruta que hice el año pasado por la Rioja justo por estas fechas, me encantó conocer Briones y, sobre todo, Sajazarra, qué pueblo más lindo 🙂 y qué decir de los pinchos de la calle Laurel, todavía me acuerdo de los ricos que estaban los champiñones… muchas ganas de volver y más con los viñedos teñidos de ocre.
Un saludo

Responder

Muchas gracias Patri! A mi también me encantó Sajazarra, ese castillo es precioso. Una pena que no se pueda visitar. Y, qué bien se come en esta zona, sólo con los pinchos de la calle Laurel, es como para no salir de allí.
Un saludo.

Responder

Hola. Yo soy de la zona y corroboro todo lo que se dice en este magnífico reportaje. Pero para que estén las viñas en su máximo esplendor todavía tendrán que pasar tres semanas al menos, para la Rioja Alta. Saludos.

Responder

¡Hola Juanjo! Sabemos que todavía queda algo de tiempo para disfrutar de esa explosión de color del otoño, pero queríamos compartir esta ruta pronto, para que el que quiera ir pueda planearlo con tiempo.
Muchas gracias por tu comentario.
Saludos.

Responder

Tan solo conozco Haro y lo visité hace tanto que recuerdo más bien poco, la verdad. Sin duda el otoño es tiempo de vino y un buen momento como dices para hacer una visita a una tierra cuyas uvas son la base para unos vinos que se cuentan entre los mejores del mundo.
Me han gustado mucho los pueblos que nos muestras y me ha sorprendido ese museo/bodega, su estilo moderno en contraste con las construcciones históricas del resto de lugares de la ruta. Debe ser muy curioso e interesante para todos los aficionados al vino, y estando esta bodega entre las 50 mejores del mundo ¡¡está claro que hay que incluirla en una ruta riojana!!

Responder

Creo que el otoño es el momento ideal para visitar La Rioja, es cuando encuentras los viñedos con esos colores tan bonitos que van del rojo al amarillo. Los pueblos de esta zona son muy sorprendentes y tienen un montón de cosas para ver y si, además, te puedes apuntar a realizar alguna actividad en torno a la vendimia, ¿qué más se puede pedir?

Responder