Saltar al contenido

Ruta por el Perigord Negro y la Dordoña, sus lugares más sorprendentes

Castillo de Beynac et Cazenac, Perigord Negro

El primer destino viajero de este verano ya lo teníamos en mente desde el año anterior, cuando oímos hablar del Périgord, en Francia, y nos pusimos a buscar datos sobre él. Sólo nos hizo falta encontrar un poco de información y ver unas cuantas fotos sobre la zona para saber que teníamos que conocer el Perigord Negro o Périgord Noir, en francés.

¿Qué es y dónde está el Perigord Negro o Périgord Noir?

El Périgord se encuentra en la región de Aquitania (Aquitaine), nombre que ya le dieron los romanos en el siglo I a. C., y que se encuentra delimitada por la costa del Atlántico, la cara norte de los Pirineos  y los restos de los antiguos volcanes del Macizo Central. Esta amplia región se divide a su vez en departamentos y uno de ellos es el departamento de la Dordoña (Dordogne), que es uno de los más grandes de Francia, y cuyo nombre antiguo era Périgord, por lo que aún se le conoce con esta denominación.

El emplazamiento del Périgord hace que goce de un clima templado durante todo el año; tiene además una variedad paisajística extraordinaria, y es uno de los paraísos del turismo de interior y de naturaleza en Francia.

Valle del Dordoña en el Perigord Negro
Valle del Dordoña en el Perigord Negro

Se divide en cuatro zonas según los colores que los representan, tanto real como figuradamente:

El Perigord Verde (Périgord Vert): Este territorio, que se encuentra al norte, se articula en torno a Brântome. Es una tierra de castillos, de bosques, en el que destaca el Parque Natural Regional Périgord-Limousin, una zona de verdes prados atravesados por multitud de arroyos.

El Perigord Blanco (Périgord Blanc): situado en el centro de la comarca, es el territorio que se encuentra alrededor de Périgueux, y debe su nombre al color de la piedra caliza tan característica de esta zona.

El Perigord Púrpura (Périgord Pourpre): se encuentra al suroeste y es el territorio que se encuentra alrededor de Bergerac, la ciudad de Cyrano. Es la comarca de las ciudades fortificadas o bastidas medievales, y de los viñedos. El color de sus caldos le proporciona ese nombre de púrpura.

El Perigord Negro (Périgord Noir): es la zona más antigua de las cuatro y se encuentra al sureste de la comarca. Es la zona que se encuentra alrededor de Sarlat, cuyo color viene dado por el espeso manto de bosques de castaños y robles, y por uno de sus productos más representativos: la trufa.

Rincón medieval de Sarlat en el Perigord Negro
Rincón medieval de Sarlat

Viaje al Perigord Negro – Périgord Noir

Después de buscar información sobre todas las zonas, pensamos que para una primera aproximación la mejor zona era el Perigord Negro, así que preparamos el viaje para conocerlo.

El lugar elegido para nuestro alojamiento fue Sarlat-la-Canéda, la capital de la comarca. Después de buscar todos los tipos de alojamiento disponibles, al final optamos por el alquiler de una casa en el campo a las afueras de Sarlat. Al ser una familia de cuatro, nos resultó difícil encontrar un hotel con habitaciones familiares, ya que aquí los hoteles son más bien pequeños.

Los trámites del alquiler de la casa, que en Francia se denomina Gîte, los hicimos por internet a través de la Oficina de Turismo de Sarlat, lo cual es una garantía, tanto para el propietario como para nosotros, ya que era la primera vez que nos alojábamos así en Francia, pues siempre lo habíamos hecho en hoteles.

Estuvimos una semana conociendo el Perigord Negro y llevábamos preparado más o menos un itinerario con todos los sitios que queríamos ver, pero una vez allí lo fuimos modificando ligeramente sobre la marcha.

¿Cómo llegar al Perigord Negro?

La última semana de junio, en cuanto a los niños les dieron las vacaciones de verano, nos pusimos rumbo al Perigord Negro.

Decidimos hacer el viaje al Perigord Negro con nuestro propio coche, ya que al ser una zona con muchos pueblos y lugares de interés para ver, es lo que mejor nos iba a permitir movernos. Una vez que estuvimos allí, comprobamos que la mejor manera de moverse por el Perigord Negro es en coche. La opción de transporte público es muy complicada.

Si quieres leer una serie de consejos sobre cómo viajar a Francia por tu cuenta, entra en el post que publicamos sobre el tema.

7 Consejos para viajar a Francia por tu cuenta

Nosotros fuimos desde Burgos en coche, pero si a ti te pilla más lejos y quieres llegar hasta allí en avión, la mejor opción es ir hasta Burdeos. Aunque hay un aeropuerto más cercano en Bergerac, tiene poca frecuencia de vuelos por lo que sale bastante caro.

Busca tu vuelo más barato a Burdeos

Y una vez en Burdeos la mejor opción es alquilar un coche en el aeropuerto y desde allí puedes ir hasta Sarlat, la capital del Perigord Negro, que se encuentra a dos horas y media. Si vas a utilizar esta opción te recomiendo que lo alquiles por anticipado para evitar problemas.

Reserva aquí tu alquiler de coche al mejor precio

Nuestra ruta por el Perigord Negro

Día 1: Burgos – Sarlat (652 km)

Salimos de Burgos temprano y pusimos rumbo a Francia a través de la AP-1. La distancia hasta Sarlat es de 652 km e hicimos casi todos por autopista. Hasta que entramos de lleno en el Perigord Negro que fue cuando pasamos de la autopista a una serie de carreteras secundarias estrechas, con árboles a los lados y el paisaje cada vez más bonito. Según nos íbamos adentrando en la zona iban apareciendo pueblos con sus casas construidas de piedra con tejados oscuros, tan típicas del Perigord, y hasta vislumbramos castillos a lo lejos, que más adelante conoceríamos.

Por el camino íbamos informando a Karine, la propietaria de la casa, sobre cuándo llegaríamos, así que nada más llegar allí apareció para darnos la bienvenida y enseñarnos la casa. La casa de Karine se llama “Maison de verdure” y resultó ser una casa preciosa con techos muy altos con vigas de madera, una decoración exquisita, muy bien cuidada y limpia. Se encuentra en un pueblo muy cercano a Sarlat, llamado Proissans, en medio de un jardín amplísimo con columpios para los niños y rodeada de árboles. La estancia allí fue muy agradable estuvimos como en nuestra propia casa, y Karine nos proporcionó todo tipo de información y consejos sobre la zona.

Maison de verdure, nuestra casa en el Perigord Negro
Maison de verdure, nuestra casa en el Perigord Negro

El día de llegada hicimos una toma de contacto con la zona, y planificamos el itinerario para el resto de los días.

Si quieres buscar alojamiento en la zona de Sarlat, puedes hacerlo a través de este enlace:

Busca tu alojamiento en Sarlat

Día 2: Sarlat- Castelnaud-la-Chapelle (15 km) – Beynac-et-Cazenac (7 km)

Castelnaud-la-Chapelle y Beynac-et-Cazenac son dos pueblos muy próximos a Sarlat, que se encuentran uno frente a otro. Cada uno de ellos tiene un castillo, que fueron rivales durante la Edad Media. Visitamos los dos pueblos, incluidos en la lista de “pueblos más bonitos de Francia” y los dos castillos.

Vista del Castillo de Castelnaud sobre su promontorio rocoso en el Perigord Negro
Vista del Castillo de Castelnaud sobre su promontorio rocoso

En este post puedes ver cómo fue la visita:

Castelnaud y Beynac-et-Cazenac, dos castillos enfrentados

Día 3: Sarlat – Castillo de Hautefort (55 km) – Castillo de Puymartin (60 km)

Este tercer día fuimos a visitar dos castillos, cada uno de ellos con un estilo diferente, pero los dos muy recomendables.

Por la mañana visitamos el Château de Hautefort, un castillo cuyo aspecto actual proviene del siglo XVII. Es uno de los pocos castillos de arquitectura clásica en el Perigord Negro y en su interior conserva mobiliario original y obras de arte de los siglos XVII y XVIII. Sus jardines a la francesa son realmente espectaculares por lo que han sido declarados como “Monumento Protegido” y, es uno de los lugares que pudimos disfrutar, dando un paseo por sus setos esculpidos de formas caprichosas.

Castillo de Hautefort en el Perigord Negro
Castillo de Hautefort

Después de la visita al castillo fuimos a comer al pueblo de Hautefort, que se encuentra a los pies del mismo. Comimos en el restaurante Les Petits Plaisirs, un lugar muy recomendable en el que degustamos la comida típica del Perigord.

Por la tarde conocimos el Château de Puymartin, otro de los castillos cercanos a Sarlat (10 km), que fue construido en el siglo XIII, aunque ha sufrido diferentes reformas a lo largo de su historia. Fue testigo de excepción de la Guerra de los Cien Años, por su posición fronteriza entre Francia e Inglaterra y, de ella salió bastante perjudicado. Su aspecto actual es el de un castillo medieval, muy diferente al anterior, cuyas formas son más palaciegas.

Castillo de Puymartin en el Perigord Negro
Castillo de Puymartin

Visitamos este castillo que también es conocido como el “Castillo de la Dama Blanca“, debido a una leyenda que dice que en este castillo se encuentra el fantasma de una dama que fue recluida en una de sus torres. Recorrimos todas las estancias del castillo y, aunque no vimos el fantasma, nos encantó visitarlo.

Día 4: Sarlat – Rocamadour (50 km)

Aunque Rocamadour no se encuentra en el Perigord Negro, teníamos ganas de conocer este pueblo tan espectacular, que es el segundo sitio más visitado de Francia. Como tampoco se encuentra muy alejado del Perigord Negro es una buena ocasión para ir a conocerlo.

Santuario de Rocamadour
Santuario de Rocamadour

Rocamadour es un pueblo medieval construido encima de un acantilado, como incrustado en la roca, a modo de nido de águila. Es un lugar de peregrinación, que ha atraído a lo largo de su historia a millones de visitantes. Un pueblo que siempre recomendamos a quien nos pregunta. Si quieres conocerlo mejor, ya puedes leer nuestro post:

Rocamadour, el pueblo que desvió el Camino de Santiago

Día 5: Sarlat – Montignac y Lascaux II (26 km) – Saint Léon sur Vézère (11 km) – La Roque-Saint-Christophe (4 km)

Fuimos a Montignac porque queríamos ver las famosas cuevas de Lascaux, a las que se accede desde allí. En este pueblo es donde hay que comprar las entradas que te permiten entrar a la reproducción de las cuevas de Lascaux, ya que al igual que pasa en Altamira, las originales no son visitables. Si te interesa la prehistoria es una visita obligada. Como nos dieron las entradas para después de comer, aprovechamos para visitar Montignac y comer allí en el restaurante Les Pilotis, en su terraza exterior junto al río Vézère.

La reproducción de  Lascaux, la llamada Lascaux II, se encuentra en medio de un bosque. Es la reproducción de la mayor cueva del complejo original y se ve con visita guiada en francés o inglés, aunque el guía que sabía algo de español se esforzó por traducirnos lo más importante.

Una vez visitada la cueva nos dirigimos a conocer Saint Léon sur Vézère, un pueblecito con mucho encanto que encontramos por casualidad y, que resultó que también estaba incluido en la lista de “pueblos más bonitos de Francia“. Es un pueblo medieval en el que disfrutamos de un agradable paseo contemplando la arquitectura tan típica del Perigord Negro.

La Roque Saint-Christophe en el Perigord Negro
La Roque Saint-Christophe

Tras el paseo nos dirigimos a conocer uno de los lugares más originales de este día, La Roque-Saint-Christophe. Se trata de un pueblo troglodita de 1 km de longitud, construido en un abrigo rocoso de piedra caliza a más de 80 metros de altura. Son unas cavidades naturales que fueron ocupadas por el hombre desde la prehistoria y luego modificadas para convertirse en fortaleza y ciudad medieval hasta principios del Renacimiento. Una visita totalmente recomendable en el Perigord Negro.

Día 6: Sarlat – Castillo de Fénelon (20 km) – Saint-Julien-de-Lampon (5 km) – Sarlat (18 km)

El sexto día nos dirigimos a conocer otro de los castillos del Perigord Negro, el Château de Fénelon, que se encuentra junto al pueblo de Sainte-Mondane. Se trata de una fortaleza feudal con los tejados de lauzes, que domina el Valle de Dordoña. El lauze es una piedra llana que resulta muy costosa, por lo que ya quedan pocas construcciones con este material. Tiene una doble muralla y es otro más de los castillos bonitos que hay en el Perigord Negro. Fue construido sobre una sucesión de terrazas rocosas, y es una combinación de fortaleza defensiva típica de la Edad Media con la elegancia de un palacio del Renacimiento.

Castillo de Fenelon en el Perigord Negro
Castillo de Fenelon

Una vez visitado el Castillo de Fénelon nos dirigimos a comer a Saint-Julien-de-Lampon, ya que era el pueblo más cercano en el que encontrar restaurante. Comimos en la pizzería Le Saint Jus que se encuentra en pleno centro del pueblo, junto a la iglesia y, que además de pizzas ofrecía varios platos de la cocina local. A continuación paseamos por este pueblo y visitamos su iglesia gótica, que conserva algunas policromías muy interesantes.

Dedicamos la tarde a visitar Sarlat, que ya habíamos ido viendo a ratos sueltos. Recorrimos el centro histórico y visitamos la Manoir de Gisson.

Manoir de Gisson en Sarlat, Perigord Negro
Manoir de Gisson en Sarlat

Se trata de la casa de una familia acomodada de Sarlat del siglo XVII, que se encuentra amueblada igual que lo estaba en esa época. Es una buena forma de conocer la vida cotidiana de una familia de esa zona. Nos gustó mucho esta visita. Si quieres saber cómo es Sarlat, no dudes en leer nuestro post:

Sarlat, el paraíso de los franceses

Día 7: Sarlat -La Roque-Gageac (11 km) – Domme (7 km) – Sarlat (12 km)

La Roque-Gageac es uno de los pueblos que más nos gustó del Perigord Negro, junto con Rocamadour, que ya está fuera de él. Es un pueblo situado a los pies de un acantilado, junto a un precioso río, el Dordoña, con callejuelas estrechas de casas medievales, un fuerte y hasta un jardín tropical. ¡Un pueblo que no puede ser más bonito!

La Roque-Gageac en el Perigord Negro
La Roque-Gageac

Tras la visita a La Roque-Gageac nos dirigimos a visitar Domme. Domme es un pueblo amurallado, que en Francia toma el nombre de bastida. La bastida de Domme es un pueblo precioso que además de mostrar su belleza en el exterior, esconde un tesoro bajo su superficie. En pleno centro de Domme se encuentra el acceso que te lleva a visitar la mayor cueva natural del Perigord Negro, con sus estalactitas y estalagmitas.

Después de visitar Domme, volvimos a Sarlat a conocer lo que nos faltaba y con esta visita terminó nuestro viaje al Perigord Negro.

Conclusiones de nuestra ruta por el Perigord Negro

Después de haber pasado una semana en el Perigord Negro podemos decir que la zona cumplió con creces nuestras expectativas y nos dejó con unas ganas increíbles de volver y conocer el resto de zonas del Perigord, o incluso de repetir los mismos sitios en los que ya hemos estado.

Pudimos disfrutar de paisajes de un verde infinito, de pueblos con un encanto extraordinario, de castillos que no tienen nada que envidiar a los Castillos del Valle del Loira, y del rico patrimonio arqueológico que atesora del periodo prehistórico.

Château de Belcastel de camino a Rocamadour
Château de Belcastel de camino a Rocamadour

Y no hay que olvidar su rica gastronomía, la cantidad de productos excelentes que da esta tierra: foie gras, trufas, setas, castañas, nueces, fresas, queso como el “cabécou” (el exquisito queso de cabra de la zona), vinos, confits…

Un ejemplo de la exquisita gastronomía del Perigord Negro
Un ejemplo de la exquisita gastronomía del Perigord Negro

Si te han entrado ganas de conocer esta zona, no dudes en seguir el resto de artículos que iremos publicando con el itinerario que seguimos en nuestro viaje al Perigord Negro.

Y para que te hagas una idea de lo que puedes encontrar en el Perigord Negro puedes realizar ahora un viaje virtual a través del video que hemos preparado para ti.


Los costes de este blog se sufragan parcialmente mediante enlaces de afiliación, que hacen que ganemos una pequeña comisión si reservas algún producto a través de los mismos. No hay ningún coste adicional para ti y los enlaces solo son a sitios que recomendamos y utilizamos nosotros mismos.

error: Content is protected !!