Rothenburg ob der Tauber es una pequeña ciudad que se encuentra en el Estado Federado de Baviera, Alemania.  En una lista de los sitios más bonitos de Alemania no puede faltar Rothenburg ob der Tauber, una ciudad de apenas 10.000 habitantes que se encuentra dentro de la Ruta Romántica, la ruta turística más conocida y una de las más bonitas de Alemania. Así que durante nuestro viaje de este verano por Alemania y Austria no dudamos en dedicar un día en conocer esta bonita ciudad.

Aunque es una ciudad pequeña posee una gran cantidad de lugares históricos, museos, iglesias, monasterios, monumentos y curiosidades. Traspasar las puertas de las murallas es transportarte a la Edad Media con sus calles adoquinadas, sus plazas, sus fuentes ornamentadas y sus casas de colores con entramados de madera, tan típicas de Baviera, un conjunto que ha permanecido casi intacto a lo largo de los siglos.

Calle de Rothenburg ob der Tauber

Calle de Rothenburg ob der Tauber

De hecho, por ese ambiente medieval, varias películas han elegido a Rothenburg ob der Tauber como lugar de rodaje: El maravilloso mundo de los hermanos Grimm, Chitty Chitty Bang BangHarry Potter y las Reliquias de la Muerte (partes 1 y 2), entre otras, y además sirvió de inspiración para la película de Walt Disney Pinocho.

Un poco de historia de Rothenburg ob der Tauber

En 1142 Conrado III, primer rey de la Dinastía Staufer, adquiere los terrenos que se transformarían con el tiempo en Rothenburg. Sobre una meseta junto al río Tauber hace construir el Rote Burg (castillo), que en 1167 sería llamado por primera vez “Castrum Imperiale”. A partir de este castillo fue creciendo la ciudad y en 1356 un terremoto lo destruyó.

Rothenburg fue nombrada Ciudad Imperial Libre entre 1170 y 1240 y permaneció así hasta 1803, cuando se disolvió el Sacro Imperio Romano Germánico.

En 1631 el Conde de Tilly tomó la ciudad en el contexto de la Guerra de los Treinta Años. Hay una leyenda asociada a este hecho que ha dado lugar a una celebración anual que se denomina Der Meistertrunk o Trago Maestro.

Se cuenta que el Conde de Tilly al tomar la ciudad aprisionó a los Concejales del Ayuntamiento, los condenó a muerte y ordenó incendiar la ciudad. El alcalde de Rothenburg, para intentar apaciguarle, le sirvió como ofrenda de bienvenida una jarra de vino de 3 litros y cuarto de capacidad. Tilly dijo que si alguien era capaz de beberse el vino de la enorme jarra de un solo trago, no destruiría la ciudad. Como no había voluntarios el alcalde Georg Nusch se ofreció a bebérselo y ante el asombro de los presentes se lo bebió entero de un solo trago, de esta forma la ciudad se salvó.

Cuando las tropas abandonaron la ciudad en 1650 Rothenburg fue perdiendo importancia y el desarrollo de la ciudad se paralizó, con lo que su aspecto ha permanecido intacto.

Debido a su carácter de ciudad medieval bien conservada, en el siglo XIX se convirtió en el destino turístico favorito de ingleses y franceses, como parte de la Ruta Romántica.

EL 31 de marzo de 1945 la ciudad fue bombardeada por la fuerza aérea de Estados Unidos, que destruyó el 40% de la ciudad, pero afortunadamente la parte más antigua y los edificios históricos no resultaron afectados. Los edificios destruidos se reconstruyeron después de la guerra, gracias en parte a las donaciones de miembros del ejército americano.

El 17 de abril de 1945, casi al final de la Segunda Guerra Mundial, Rothenburg se volvió a salvar en el último momento. Se había dado la orden para que la artillería del ejército de Estados Unidos atacase la ciudad. El Subsecretario de Guerra John McCloy pidió permiso para solicitar la rendición incondicional de la ciudad antes del ataque, ya que su madre había visitado Rothenburg antes de la guerra y había quedado prendada de su belleza. El comandante regional alemán, siguiendo las órdenes de Hitler, rechazó la oferta, pero el Mayor Thömmes al mando de las tropas de la ciudad, ignoró esta orden y rindió la ciudad.

Las murallas de Rothenburg

Cuando preparamos el viaje que nos llevaría a conocer la zona alemana de Baviera, buscando información acerca de lo que podíamos ver en la zona, encontramos muchas referencias acerca de Rothenburg ob der Tauber. Todo el que había estado hablaba maravillas de la ciudad, así que decidimos que no podía faltar en la ruta.

Durante una semana estuvimos alojados en Núremberg y desde allí nos fuimos a pasar un día a esta ciudad medieval y descubrir si era tan bonita como todo el mundo decía.

Rothenburg ob der Tauber se encuentra al oeste de Núremberg y tardamos sobre una hora y cuarto en llegar en el coche que habíamos alquilado para toda nuestra estancia en Alemania y Austria. Al llegar a Rothenburg dejamos el coche en un parking de pago que se encuentra junto a las murallas de la ciudad y, fuera de ellas, ya que el tráfico de vehículos dentro de la ciudad amurallada está restringido.

El casco antiguo está rodeado por una muralla circular que se encuentra completa y tiene 42 torres y puertas. El muro tiene 9 metros de altura y se prolonga bajo tierra para evitar el acceso a la ciudad mediante túneles subterráneos enemigos.

La primera fortificación fue construida en 1172 después de que Rothenburg recibiera los derechos de ciudad. Se puede recorrer casi toda a pie y es lo que nosotros hicimos.

El sistema defensivo es de tal forma, que en algunas partes de la muralla puedes encontrar hasta 7 puertas, una detrás de otra, para impedir el paso del enemigo. Cada puerta es diferente y las vistas desde la muralla te dan un enfoque diferente de la ciudad y de sus barrios.

Rothenburg ob der Tauber desde las murallas

Rothenburg ob der Tauber desde las murallas

En nuestro recorrido por las murallas vimos muchas torres y puertas, pero las que más nos llamó la atención fueron estas:

  • Weisser Tor

La Torre Blanca es la primera que encontramos después de entrar en la ciudad, ya que es la puerta de entrada en la muralla interior, y de la que sólo se conservan las puertas. Es del siglo XII y junto a ella se encuentra lo que fue en el pasado el Salón de Baile de la Comunidad Judía.

Torre Blanca de Rothenburg ob der Tauber

Torre Blanca de Rothenburg ob der Tauber

  • Burgtor

Esta puerta es la Puerta del Castillo y se construyó tras el terremoto de 1356 que destruyó el mismo. Desde entonces el que quería salir de la ciudad por la noche tenía que presentar una autorización del Concejo y entonces se le abría el Ojo de la Aguja, una delgada abertura por donde podía salir de Rothenburg, y así evitar tener que abrir la puerta principal, lo que era más arriesgado para su defensa.

Burgtor o Puerta del Castillo

Burgtor o Puerta del Castillo

Si la ciudad se veía seriamente amenazada y el enemigo traspasaba la primera puerta, utilizaban una abertura sobre la segunda puerta, con forma de cara, para arrojar brea al enemigo a través de su boca.

Máscara decorativa para lanzar brea al enemigo

Máscara decorativa para lanzar brea al enemigo

Hoy esta puerta es la entrada a los Jardines del Castillo, que se siguen denominando así, aunque ya no quede ni rastro del castillo. Es un pequeño parque con jardines, un paseo con senderos con bancos y un mirador desde el que contemplar la silueta de la ciudad y el valle del Tauber.

Vistas de Rothenburg y del Valle del Tauber

Vistas de Rothenburg y del Valle del Tauber

  • Galgentor

Es la Puerta de la Horca ya que detrás de ella y en dirección a Würzburg se encontraba el Campo de las Cabezas, en el que hasta principios del siglo XIX se encontraba la horca. Fue por este sitio por el que el Conde de Tilly invadió la ciudad durante la Guerra de los 30 Años.

Galgentor o Puerta de la Horca

Galgentor o Puerta de la Horca

  • Klingentor

En esta torre de más de 30 metros de altura había una caldera de cobre que la convertía en una torre de agua, y desde allí abastecía a las fuentes de la ciudad.

Puerta y torre de Klingen

Puerta y torre de Klingen

La Puerta de Klingen además comparte una pared con la Iglesia de San Wolfgang, de tal forma que desde el interior de la iglesia se podía subir a la torre y para completar su uso defensivo, debajo de la iglesia se construyeron casamatas, donde los soldados podían disparar al enemigo, cuando este ya había logrado llegar a las fosas.

Vista posterior de la Torre de Klingen

Vista posterior de la Torre de Klingen

  • Markusturm y Röderbogen

Este rincón que forma la Torre de San Marcos y el Arco de Röder junto con su torre y reloj son del siglo XII y fueron parte de la primera muralla. Este rincón es también uno de los más fotografiados de Rothenburg y es la que puedes ver como imagen destacada del post.

Vista posterior del Arco de Röder y Torre de San Marcos

Vista posterior del Arco de Röder y Torre de San Marcos

  • Spitaltor

El Bastión del Hospital es la defensa más nueva que se construyó en la ciudad (siglo XVI), tiene forma de ocho y consta de 7 puertas consecutivas, un rastrillo, un puente levadizo, un gran foso, un camino rodeado de cañones, dos patios interiores, un hospital y una iglesia.

Foso del Bastión del Hospital

Foso del Bastión del Hospital

 Estuvimos un buen rato en este impresionante bastión, recorriendo tanto el exterior como el interior que parece un laberinto con pasadizos en varios niveles.

Puerta del Hospital

Puerta del Hospital

En la entrada al bastión hay una inscripción que dice: “Paz a los que entran, salud a los que salen”.

Te recomendamos subir a las murallas y recorrerlas como hicimos nosotros, ya que desde allí puedes llegar a cada una de estas puertas. Según íbamos caminando por el camino de ronda nos llamó la atención la cantidad de placas con nombres y fechas que aparecen en la muralla. Se trata de personas, empresas o entidades que ayudaron con sus donaciones a la restauración de la misma tras la Segunda Guerra Mundial.

Otra de las torres de Rothenburg ob der Tauber

Otra de las torres de Rothenburg ob der Tauber

El rincón de Rothenburg más fotografiado

Te recomiendo que visites Rothenburg ob der Tauber con calma, sin prisas, callejeando y disfrutando de sus casas de colores con entramado de madera, de sus rincones y de sus detalles.

Callejeando llegarás a uno de los rincones más fotografiados, no sólo de Rothenburg sino de toda Alemania. Es el Plönlein, una pequeña plaza triangular, que forma una intersección con la torre Siesbersturm a la izquierda y la torre Kobolzeller a la derecha, ambas del siglo XIV.

Plönlein con las torres Siesbersturm y Kobolzeller

Plönlein con las torres Siesbersturm y Kobolzeller

Esta imagen la habrás visto como portada en muchas guías de Alemania.

El Plönlein

El Plönlein

Es bastante complicado hacer aquí una fotografía y que no aparezca nadie más en la foto, nosotros tuvimos que esperar un rato a que se despejase la zona, cosa que duró poco tiempo.

Rothenburg y los japoneses

En cuanto entramos a la ciudad, nos dimos cuenta de la cantidad de turistas japoneses que hay por todos los lados, es casi imposible hacer una foto en la que no aparezca un japonés.

Rothenburg es un imán para los japoneses, tanto es así que los menús de los restaurantes, los carteles de las tiendas, los helados de las heladerías, todo estaba en japonés, cosa que no encontramos en español.

También parte de los letreros de las murallas estaban en japonés, con nombres de personas o ciudades, ya que hubo muchos japoneses que donaron dinero para la reconstrucción de las mismas, después de su destrucción por los americanos durante la Segunda Guerra Mundial.

¿Pero a qué se debe que vayan tanto los japoneses? Pues, según la Wikipedia, la presencia de tanto japonés se debe a que esta ciudad ha sido la fuente de inspiración para recrear la ciudad en la que vive la protagonista de la serie anime “A little Snow Fairy Sugar”  y parece que con los años el boca a boca ha hecho que la fama de la ciudad haya ido aumentando cada vez más.

Tanta es la afluencia de japoneses, que en Rothenburg hay varios restaurantes japoneses y en algunas de las tiendas más importantes también tienen dependientes japoneses para atenderles.

Afluencia de japoneses en Rothenburg ob der Tauber

Afluencia de japoneses en Rothenburg ob der Tauber

Este sólo es el aperitivo de lo que pudimos ver en Rothenburg, si tienes curiosidad por conocer más de esta ciudad medieval, no te pierdas el próximo post, porque la magia del lugar continúa…

Pin It on Pinterest

Share This