Buscando información para nuestro viaje por Baviera, en Alemania, habíamos visto fotografías de un precioso pueblo cercano a la frontera con Austria llamado Mittenwald, que nos llamó mucho la atención por sus casas ilustradas y que era famoso por sus violines.

Hay quien dice que es el pueblo más bonito de los Alpes Bávaros, así que no dudamos en incluirlo en el recorrido. El nombre de este pueblo, Mittenwald, significa en alemán “en medio del bosque”, y se encuentra en el valle del río Isar, con el impresionante telón de fondo de los Alpes.

Estábamos alojados en Múnich y Mittenwald se encuentra a unos 100 km al sur, así que para aprovechar el día salimos temprano y nos acercamos a este pueblo con el coche que habíamos alquilado para nuestra estancia en Alemania. Después de aguantar el habitual atasco que se forma todos los días a la salida de Múnich, por fin divisamos las primeras montañas de los Alpes, en un día caluroso de verano con un cielo que cada vez se volvía más gris. El paisaje que veíamos según nos acercábamos a Mittenwald era de postal, unos prados de un verde infinito, con pequeñas flores aquí y allá, riachuelos que los atraviesan y al fondo los imponentes Alpes Bávaros, más concretamente la cordillera Karwendel, a cuyos pies se encuentra esta pequeña ciudad balneario.

Llegamos a Mittenwald y dejamos el coche en un parking a la entrada del pueblo, que como es pequeño se recorre fácilmente entero a pie. En un primer vistazo nos sorprendió el aspecto tan cuidado que presenta el pueblo, con calles super limpias, exquisitamente decoradas con jardineras llenas de flores, y lo más bonito de todo, las fachadas ilustradas de sus bonitas casas de las que Goethe dijo que eran como “un libro de imágenes que cobran vida”.

Centro histórico de Mittenwald

Centro histórico de Mittenwald

Es un pueblo que todavía mantiene un equilibrio entre la conservación de su patrimonio, sus costumbres y el auge del turismo. Todavía es habitual ver a sus vecinos vistiendo el traje típico bávaro como prenda habitual.

En la Edad Media, Mittenwald era el punto de parada de las mercancías enviadas desde la ciudad-estado de Venecia (Italia), a través del Paso del Brennero (un paso de montaña a través de los Alpes), a Innsbruck (Austria). En Mittenwald, las mercancías se colocaban en balsas, y así se transportaban a través del río Isar hasta Múnich. Este trasiego de mercancías es lo que proporcionó a Mittenwald una gran prosperidad durante la Edad Media y así lo reflejaron en su calle principal, Obermarkt, que es la que tiene las mejores casas, con frontones ricamente tallados y las fachadas con los mejores frescos.

Monumento al balsero en Mittenwald

Monumento al balsero en Mittenwald

En los siglos XVI y parte del XVII fue un punto de paso del llamado camino español, y el tráfico comercial se incrementó con los trenes del tesoro españoles que llevaban la paga de las tropas a Flandes. Durante el siglo XVII las rutas comerciales internacionales cambiaron de itinerario y algunas fortunas de Mittenwald se evaporaron.

Estuvimos caminando por el pueblo, que parece sacado de un cuento, contemplando sus maravillosas casas de estilo alpino, sus fachadas con aleros y balcones de madera tallados, con macetas repletas de flores colgando de ellos, y esos frescos que se llaman Lüftlmalerei, que son característicos de la zona de Alta Baviera. Estos murales tan coloridos muestran historias relativas a cada casa, escenas de la vida cotidiana, junto con simbolismo cristiano, y todas son diferentes. No quiero pensar el trabajo que tiene que llevar el repintado de cada una de ellas, y lo deben de hacer a menudo porque todas están en perfecto estado.

Lüftlmalerei de una casa en Mittenwald

Lüftlmalerei de una casa en Mittenwald

Enseguida llegamos a la plaza en la que se encuentra un monumento a uno de los personajes más importantes de Mittenwald y al que el pueblo debe su vuelta a la prosperidad. Se trata de Matthias Klotz, que era hijo de un granjero y que al ver qué en su pueblo no tenía ningún futuro emigró a Cremona (talia). Allí, junto a Antonio Stradivari, estudió con Nicolo Amati, que fue quien desarrolló el violín moderno.

Monumento a Matthias Klotz

Monumento a Matthias Klotz

En Cremona comenzó la fabricación de violines y tras 20 años de estancia en esa ciudad, en 1684 decidió volver a Mittenwald. A su vuelta se dedicó a enseñar el arte de la fabricación de violines a sus hermanos y amigos y en poco tiempo, la mitad de los hombres de la aldea ya estaban elaborando los instrumentos, utilizando maderas de los bosques vecinos. Pronto Mittenwald se hizo famosa como la “villa de los mil volines” y los instrumentos elaborados allí comenzaron a ser vendidos en el mundo entero. Incluso Mozart tocó un violín construido en Mittenwald.

El violín ha hecho de Mittenwald un pequeño oasis cultural en el centro de los Alpes. Las huellas de este arte se pueden encontrar por toda la ciudad: los talleres de los artesanos, la talla en madera de un violín gigante en una de las calles, las imágenes que muestran los frescos de algunas casas, incluso el campanario de la iglesia se ornamenta con una gran clave de sol en un lado. Todos los años hay conciertos y conferencias, un concurso de construcción de violines y un festival de órgano en la iglesia de San Pedro y San Pablo. Incluso hoy en día hay una afamada escuela de formación profesional para aprender el oficio de constructor de instrumentos de cuerda.

Talla de violin en Mittenwald

Talla de violin en Mittenwald

Si quieres saber más acerca de los violines de Mittenwald, tienes que visitar el Geigenbau Museum, que se encuentra en una calle preciosa en la que hay una bonita fuente de madera. Es el museo de la ciudad, que contiene un taller y cuenta con exposiciones que muestran la historia de los violines y otros instrumentos de cuerda, a través de las diversas etapas de su evolución.

Geigenbau Museum o Museo del Violín de Mittenwald a la izquierda

Geigenbau Museum o Museo del Violín de Mittenwald a la izquierda

Recorrimos sus dos calles principales, que están flanqueadas de tiendecitas que están tan bien decoradas que apetece entrar en todas. En la calle Obermarkt se volvió a recrear la corriente de agua que antiguamente fluía a través de la Plaza del Mercado.

Obermarkt, calle principal de Mittenwald

Obermarkt, calle principal de Mittenwald

Se nota que es un pueblo con mucho turismo debido a la gran cantidad de hoteles y restaurantes que pudimos ver, disfrutamos de sus rincones y plazas y deambulamos por las calles secundarias sin rumbo fijo.

Calle de Mittenwald con la cordillera Karwendel al fondo

Calle de Mittenwald con la cordillera Karwendel al fondo

Justo en el centro de Mittenwald se encuentra la iglesia de San Pedro y San Pablo, de la que nos llamó la atención su torre barroca pintada, que es algo único en Baviera.

Colorida torre de la iglesia de San Pedro y San Pablo de Mittenwald

Colorida torre de la iglesia de San Pedro y San Pablo de Mittenwald

Como la encontramos abierta aprovechamos para conocer su interior. La iglesia actual fue construida en el siglo XVIII por el arquitecto Joseph Schmutzer Wessobrunner y los coloridos frescos de su interior fueron diseñados por el artista Matthäus Günther de Augsburgo. Además de los abarrotados medallones de la bóveda de la iglesia, y la pintura en tono rosa pastel, nos llamaron la atención los bancos, ya que tienen un cartelito personalizado que indica el lugar en que se sienta cada feligrés, aunque desconocemos si son antiguos o todavía se utilizan.

Interior de la iglesia de San Pedro y San Pablo Mittenwald

Interior de la iglesia de San Pedro y San Pablo Mittenwald

Como se acercaba la hora de comer nos decidimos por el restaurante del Post Hotel, que se encuentra justo en medio de la calle principal. Se trata de un edificio de hace 400 años en el que se ubicaba lo que fue una antigua oficina de correos a cargo de la empresa denominada Thurn und Taxis. Su fachada es una auténtica obra de arte y las escenas que muestra hacen alusión a la actividad que se realizaba en dicho edificio.

Fachada y terraza del Post Hotel

Fachada y terraza del Post Hotel

Mientras comíamos vimos por la ventana del restaurante como caía un chaparrón que en poco tiempo convirtió la calle principal de Mittenwald en un río. Esto impidió que pudiéramos disfrutar de alguna de las rutas de senderismo que se pueden realizar desde el pueblo.

Desde el mismo Mittenwald puedes coger un teleférico, el Karwendelbahn, que sube a la cima de la montaña, a 2.244 m de altitud, y allí hay un restaurante y un museo, que se encuentra ubicado en una construcción con forma de telescopio gigante que sobresale de la montaña. Este museo está dedicado al hábitat de alta montaña, a su flora y fauna (muestra algunas especies tan raras como la perdiz nival), y a concienciar de la importancia de su conservación.

Esta zona es el punto de partida de diversas rutas que llevan a los muchos lagos que hay por esas cumbres. En invierno puedes disfrutar de los siete kilómetros de descenso a través de la legendaria Dammkar, que es la ruta de esquí más larga de Alemania.

Tanto en invierno como en verano el telesilla Kranzberg te permite subir al Kranzberg a 1.200 m de altitud, para desde allí bajar caminando y pasar en el descenso por un pequeño lago y una ermita situada en medio del bosque, a la vez que observas la flora y fauna alpinas. En invierno, estos mismos senderos se convierten en pistas de esquí nórdico.

Cuando paró de llover nos dirigimos a otro pueblo cercano, muy similar a Mittenwald pero con un carácter mucho más turístico y a nuestro parecer menos auténtico, se trata de Oberammergau. Por el camino encontramos varios lagos, así que no pudimos evitar pararnos para fotografiar uno de ellos. En ese momento comenzó a diluviar y no paró hasta el día siguiente, lo que nos obligó a finalizar nuestro recorrido por esta zona tan especial de Baviera.

Uno de los muchos lagos cercanos a Mittenwald

Uno de los muchos lagos cercanos a Mittenwald

 

 


Si necesitas encontrar el mejor vuelo a Alemania utiliza este buscador, a ti no te supondrá ningún coste extra y a nosotros nos estarás ayudando a seguir con el blog:


Relatos de otros viajeros

MIS VIAJES Y SENSACIONESMittenwald, el pueblo dibujado

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Shares
Share This
This site is protected by WP-CopyRightPro

¡No te pierdas ninguna entrada del blog!

Si te gusta viajar y te ha parecido interesante el contenido que has visto en el blog, suscríbete a nuestra lista de correo para recibir las últimas entradas que vayamos publicando.

Te enviaremos un mensaje de confirmación a tu correo, si no lo recibes mira tu carpeta de spam. Gracias