Saltar al contenido

El bosque de los robles centenarios de Huerta de Arriba

En otoño nos encanta recorrer los bosques que en esta época del año van cambiando de color y se muestran de lo más fotogénico. El fin de semana pasado nos acercamos al pueblo de Huerta de Arriba a descubrir su dehesa de árboles centenarios.

Huerta de Arriba es una localidad de la provincia de Burgos (España) que se encuentra en la Sierra de la Demanda. Muy cerca de allí se encuentra una dehesa boyal de árboles que es de las mejores conservadas de la provincia, y que está compuesta por acebos, hayas, robles y pinos. Nuestro objetivo era un famoso roble, el Roble de la Laguna de la Cantera, que tiene una edad de unos 800 años.

Para llegar a Huerta de Arriba, como íbamos desde Burgos, tomamos la carretera N-234 en dirección a Soria y al llegar a Barbadillo del Mercado nos desviamos a la izquierda hacia Barbadillo del Pez por la carretera BU-V-8205. Allí tomamos otro desvío a la derecha, que a través de la carretera BU-V-8210 conduce al Valle de Valdelaguna.

Tras 13 km llegamos a Huerta de Arriba, una vez allí salimos del pueblo por la carretera que, tras pasar por delante del ayuntamiento, sale hacia La Rioja. Recorrimos tres kilómetros y, justo antes del límite con esa comunidad autónoma, se abre por la izquierda de la carretera una pista forestal a la que se accede por un paso canadiense y que conduce hasta el roble. Justo frente a ese paso, hay un claro en el que dejamos aparcado el coche.

Comienzo del recorrido
Comienzo del recorrido

A partir de aquí comenzó nuestro recorrido, tras atravesar el paso canadiense tomamos un camino bastante marcado entre los árboles. Al principio, casi todos los árboles que pudimos ver eran pinos, pero al adentrarnos en el bosque iban apareciendo las primeras hayas y robles.

Pinos que conviven en la dehesa junto a los robles y las hayas
Pinos que conviven en la dehesa junto a los robles y las hayas

Es un camino muy fácil sin casi pendiente y a medida que íbamos avanzando por él cada vez aparecían más robles centenarios, más hayas y también acebos.

Haya y roble conviven juntos en la dehesa
Haya y roble conviven juntos en la dehesa
Frutos del acebo
Frutos del acebo

Después de caminar algo más de un kilómetro el camino llegó a un pequeño claro, y entonces vimos que habíamos llegado a nuestro objetivo. Allí estaba al borde del camino el roble de mayor grosor de la provincia, el roble de la Laguna de la Cantera, que parece que se llama así por una antigua laguna que había en ese lugar, aunque ahora no queda ningún rastro de ella.

El centenario Roble de la Laguna de la Cantera
El centenario Roble de la Laguna de la Cantera

Este centenario árbol, que acusa ya todos los años que tiene encima, se encuentra cerca de la divisoria entre Huerta de Arriba, Monterrubio de la Demanda y La Rioja, por eso también se le llama el Roble de los Tres Mojones. El roble es inconfundible debido a la enormidad de su tronco, que está quemado en uno de sus laterales, y a que tiene un orificio que lo taladra de lado a lado al final del tronco.

Otro de los lados del Roble centenario
Otro de los lados del Roble centenario

Este roble es uno de los seres vivos más longevos de toda la Península Ibérica, ya que lleva allí 800 años. Era una bellota cuando en Burgos se colocó la primera piedra de la Catedral. Tiene un perímetro de casi 12 metros y una altura hasta la copa de 15 metros, pero tiene muchos achaques y según va ganando en altura cada vez tiene menos ramas, y es normal porque en 800 años ha tenido que sufrir todo tipo de inclemencias, desde incendios, inundaciones, sequías…, diversas enfermedades debidas a hongos y parásitos, y hasta habrá visto pasar ejércitos en épocas de guerra.

Pero éste no es el único árbol centenario que hay en esta dehesa, y según fuimos avanzando por el camino, cada vez iban apareciendo más.

Roble

Las dehesas son bosques que las gentes del lugar han cuidado con mimo durante siglos, por ese motivo siguen todavía allí estos árboles centenarios que ahora podemos disfrutar.

Lo que queda de uno de los robles que existieron aquí
Lo que queda de uno de los robles que existieron aquí

Continuamos otro kilómetro más por este camino, a partir de aquí los pinos casi desaparecen a la vez que abundan los acebos, las hayas y los robles rebollo y albar.

Ejemplar de roble
Ejemplar de roble

Llega un momento en que el camino conecta con la pista que une Huerta de Arriba y Monterrubio de la Demanda; en este momento dimos la vuelta y deshicimos el camino. En Monterrubio de la Demanda hay otro bosque caducifolio que adquiere unos tonos y colores impresionantes en otoño, dando nombre al pueblo, y del cual os hablaremos en otra ocasión.

Robles de la dehesa de Huerta de Arriba
Robles de la dehesa de Huerta de Arriba

Bosque de Huerta de Arriba

Esta ruta se puede hacer bastante más larga, llegando hasta la Vía Verde de la Demanda, que es un histórico camino natural que discurre entre los municipios de Arlanzón y Monterrubio de la Demanda, un tramo de una vieja vía ferroviaria que empezó a construirse en 1896 y que dejó al descubierto los Yacimientos de Atapuerca.

error: Content is protected !!