Aunque la ciudad más visitada de Italia es Roma, Florencia (Firenze en italiano) es otra de las ciudades imprescindibles. Merece la pena una visita de varios días, pero si no dispones de tiempo, deberías dedicar por lo menos un día a visitarla. Lo que si es seguro, es que vayas un día o una semana, te quedarás con ganas de volver.

Cómo visitar Florencia desde Roma

Florencia es la capital de la Toscana, y se encuentra a 279 kilómetros al norte de Roma. Nuestra última visita a la capital de Italia fue de 8 días, así que no dudamos en dedicar uno de ellos a visitar la tan ansiada Florencia. Si vas a visitar Roma te vendrá bien leer nuestro post de 12 consejos para tu visita a Roma.

La mejor forma de llegar hasta Florencia desde Roma es en tren, hay unas eficientes líneas ferroviarias que conectan las estaciones romanas de Termini y Tiburtina, con las estaciones florentinas de Santa María Novella, Rifredi o Campo de Marte.Tienes todo tipo de trenes, los Eurostar, que  son los más veloces y tardan aproximadamente 1 hora y 35 minutos en conectar ambas ciudades, pero son más caros. Los InterCity que tardan aproximadamente 3 horas en llegar. Y si quieres ahorrar aún más puedes tomar los trenes Regionales, que tardan 4 horas en realizar el trayecto y son muy baratos. La frecuencia de los trenes es muy buena, suele haber un tren cada media hora, y comienzan desde las 6h de la mañana hasta las 23h, aproximadamente.

Si tienes poco tiempo y quieres aprovechar al máximo la visita, te recomiendo que cojas el tren Eurostar, desde la estación de Termini, que llega a la estación Santa María Novella de Florencia, ya que esta estación es la más céntrica y puedes ir a pie a visitar toda la ciudad. Esta es la opción que utilizamos nosotros y fue la más acertada porque nos permitió disfrutar todo el día de la ciudad.

Eso sí, si sólo tienes un día prepárate a andar, y a contemplar una ciudad que es un museo toda ella. En 1817 Stendhal visitó Florencia, no estaba preparado para la acumulación de tanta belleza artística. Un día mientras visitaba la iglesia de la Santa Croce, notó una repentina ansiedad acompañada de fuertes palpitaciones, temblores, mareos y una sensación de vértigo y de ahogo. El médico que le vio, le diagnosticó una “sobredosis de belleza”. Se han descrito desde entonces, más de cien casos similares entre visitantes de la ciudad, y en 1989 la psiquiatra Graziella Mangherini, que estudió los casos, lo denominó síndrome de Stendhal.

La ubicación de Florencia no puede ser mejor: está enclavada en un valle rodeado de colinas bajas y atravesada por el río Arno siempre cambiante.  A esto hay que añadir toda la belleza creada por la mano humana, como los monumentos, iglesias, museos, estatuas, y puentes. Todo ello hace que la ciudad esté llena de belleza, que además se incrementa especialmente al amanecer y al atardecer.

Florencia es la ciudad en la que se originó el movimiento artístico denominado Renacimiento, durante la segunda mitad del siglo XIV, por lo que se la considera una de las cunas mundiales del arte y de la arquitectura. Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1982. Es totalmente inspirador pensar que vas a pisar las mismas calles que algunas de las mentes más grandes de la historia como Leonardo da Vinci, Miguel Ángel o Dante.

Qué ver en Florencia en un día o mejor unos cuantos más

Llegamos a la estación de tren Santa María Novella y de aquí al centro histórico fuimos andando, ya que se encuentra muy cerca y además nos permitió ver algunos de los monumentos por el camino. El centro histórico está bastante concentrado, con lo que la mejor manera de conocerlo es caminando.

Florencia puede abrumar con todo lo que hay para ver, así que si solo vas un día no te va a dar tiempo a verlo todo, por lo que tendrás que olvidarte de entrar a todos los museos e iglesias y seleccionar lo que más te interesa visitar.

Si sólo tienes un día para dedicar a Florencia esto es lo que no te puedes perder y si tienes la suerte de disponer de más días podrás realizar estas visitas con más clama y entrar a los diferentes museos:

1. – Iglesia de Santa María Novella

Si llegas en tren a la estación Santa María Novella encontrarás justo al lado la iglesia del mismo nombre.  Nos sorprendió su elegante fachada de mármol blanco y verde, muy diferente a lo que habíamos visto hasta entonces. Es una de las iglesias más importantes de Florencia y para mi gusto la más bonita.

Iglesia de Santa María Novella

Iglesia de Santa María Novella

Su interior, muy colorido, es todo un museo de arte y está cuidado hasta el último detalle.

Interior de la iglesia de Santa María Novella

Interior de la iglesia de Santa María Novella

En sus paredes puedes admirar frescos que reflejan la vida cotidiana de Florencia en la alta Edad Media. Las dos obras más importantes que alberga Santa María Novella son: La Trinidad (un fresco de Masaccio, que fue el pionero en usar la perspectiva) y el Crucifijo de Brunelleschi (su única escultura en madera). Si quieres saber más cosas sobre esta iglesia entra en el post que le dedicamos: La iglesia de Santa María Novella y la farmacia más antigua del mundo.

2. – Plaza del Duomo

La Plaza del Duomo suele ser el inicio de todo viaje a Florencia, es el epicentro religioso y espiritual de la ciudad y una de las estampas más fotografiadas y famosas de la ciudad.

3. – El Duomo

La Catedral de Florencia se conoce como el Duomo, aunque oficialmente se denomina Catedral de Santa Maria del Fiore. Este es, de lejos, el monumento más conocido y visitado de la ciudad. Su enorme estructura gótica se terminó en 1368 y fue en esa época la más grande de Europa con una capacidad para 30.000 personas. El exterior de mármol verde, rojo y blanco es reconocible desde una distancia considerable y es uno de los edificios más espectaculares que he visto nunca.

El Baptisterio de San Giovanni y la iglesia de Santa Maria del Fiori

El Baptisterio de San Giovanni y la iglesia de Santa Maria del Fiori

Ten en cuenta que, como en todas las iglesias de Italia, no puedes acceder al interior del Duomo con camisetas o vestidos sin mangas o con pantalones excesivamente cortos, puedes usar un pañuelo o chaqueta para cubrir los hombros y que no tengas problemas para entrar.

4. – La Cúpula de Brunelleschi

Lo más conocido de la catedral es su cúpula octogonal que fue diseñada por Filippo Brunelleschi casi un siglo después de la finalización de la catedral y se basó en la cúpula del Panteón de Roma. Con 114 metros de altura y 45 metros de diámetro fue el mayor reto en la vida del arquitecto florentino, un reto que le llevó 14 años. La decoración interior de la cúpula fue obra de Giorgio Vasari y Federico Zuccari y se trata de una representación del Juicio Final. La cúpula ha sido restaurada hace poco y su colorido es totalmente impresionante, son unas de las pinturas más sobrecogedoras que he visto.

Interior de la Cúpula de Brunelleschi

Interior de la Cúpula de Brunelleschi

Subimos a la cúpula de la catedral, tras ascender 463 escalones de múltiples tipos y formas. Primero llegamos a un balcón panorámico desde el que pudimos disfrutar de cada una de las figuras que se agolpan para ser juzgadas, da la sensación de que casi se pueden tocar. El último tramo de subida es bastante claustrofóbico, ya que es casi vertical y discurre entre las bóvedas interior y exterior, por un angosto pasadizo.  Al final llegamos a un mirador desde el que pudimos disfrutar de las magníficas vistas de Florencia.

5. – El Campanile

Otro elemento notable de la catedral es el campanario, denominado Campanile. Esta torre de 85 metros se encuentra justo al lado de la catedral, y no está unida a ella. La construcción del Campanile comenzó en 1334 siguiendo los planos de Giotto que, desgraciadamente, no vería su obra terminada. Tras su muerte, Andrea Pisano continuó la obra que finalizó en el año 1359. Las estatuas que se conservan en el campanario son copias, las originales se pueden ver en el Museo dell’Opera del Duomo, un museo a tener en cuenta en una próxima visita a Florencia.

Vista del Duomo con el Campanile en primer plano

Vista del Duomo con el Campanile en primer plano

También puedes subir al Campanile, tras ascender sus 414 escalones. Si sólo puedes subir a una de las dos, te recomiendo subir a la cúpula, ya que la altura es similar, por lo que las vistas de Florencia son las mismas y en la cúpula puedes disfrutar, además, de las pinturas del interior.

6. – El Baptisterio de San Giovanni

Frente a la fachada de la catedral se encuentra el baptisterio o Battistero di San Giovanni, que está considerado como el edificio más antiguo de Florencia. Al igual que los otros edificios de la plaza, el Baptisterio cuenta con un revestimiento de mármol blanco y verde. Lo más sorprendente de su interior es el mosaico bizantino de la cúpula. Sus colores dorados me recuerdan a los de la Basílica de San Marcos en Venecia.

De las tres puertas de acceso al Baptisterio, la más importante es “La Puerta del Paraíso“, obra de Lorenzo Ghiberti a la que dedicó 26 años de trabajo. Tiene 10 paneles de bronce con relieves que representan escenas del Antiguo Testamento y que actualmente son copias de los originales ya que, desde 1990, se encuentran en el Museo de la Catedral.

La Puerta del Paraíso del Baptisterio de San Giovanni

La Puerta del Paraíso del Baptisterio de San Giovanni

Te sugiero que visites el Duomo y todos sus elementos en primer lugar, ya que es el monumento más visitado de Florencia y te va a llevar bastante tiempo. Si viajas en verano y vas a subir a la cúpula o al Campanile hazlo a primera hora, porque después suele hacer mucho calor.

7. – Los mercados

En Florencia hay tres mercados muy céntricos que no te tienes que perder:

  • Mercato Centrale: El Mercado Central, construido en 1784, es un mercado a la antigua usanza, un paraíso gourmet donde encontrarás los mejores productos gastronómicos italianos.
  • Mercato di San Lorenzo: Es un enorme mercado en pleno centro de Florencia, por el que seguro que vas a pasar, ya que se encuentra a 5 minutos del Duomo. Es del estilo del resto de mercados populares de cualquier ciudad europea, destaca por sus artículos de cuero, artesanías, bolsos y por la ropa a buen precio. Parte del Mercato Centrale y se extiende hasta la Iglesia de San Lorenzo.
  • Mercato del Porcellino: También llamado Mercato Nuovo, el mercado del Porcellino es similar al de San Lorenzo. El nombre proviene de la estatua del jabalí salvaje que hay en su parte sur. El Porcellino es a Florencia lo que la Fontana di Trevi es a Roma, se dice que quien toca el morro al jabalí vuelve a Florencia. Y como no hacerlo, así que seguro que volvemos.

Florencia es famosa por sus productos de cuero de gran calidad, aunque en el mercado de San Lorenzo puedes encontrar piezas de cuero a muy buen precio, este es de menor calidad. Uno de los lugares más prestigiosos para comprar cuero en Florencia a precios razonables es la Scuola del Cuoio (Piazza di Santa Croce, 16). Este taller del cuero se creó en un principio para proporcionar a los huérfanos un modo de ganarse la vida, pero con el tiempo se ha convertido en toda una institución.

Otro de los productos típicos de Florencia son los de papelería, los libros hechos a mano con su típico papel florentino estampado, los cuadernos forrados en piel, agendas, papel de carta… que puedes encontrar en los alrededores de la Plaza de Uffizi.

Pidiendo al Porcellino poder volver a Florencia, ¿nos hará caso?

Pidiendo al Porcellino poder volver a Florencia, ¿nos hará caso?

8. – Plaza de la Signoria

Entre la Plaza del Duomo y el río Arno se encuentra la plaza más importante de Florencia: la Plaza de la Signoría. Si la Plaza del Duomo era el centro religioso de Florencia, la Plaza de la Signoria fue el centro político de la ciudad medieval. Tradicionalmente era el lugar en el que se celebraban grandes fiestas públicas e importantes competiciones.

La plaza está enmarcada por una serie de monumentos, como son, el Palazzo Vecchio, la Loggia dei Lanzi, una copia del David de Miguel Angel, la fuente de Neptuno y la estatua ecuestre de Cosme I.

La Loggia dei Lanzi es un pórtico que, al principio, fue un balcón abierto para acoger asambleas y ceremonias. Se llamó Loggia dei Lanzi porque al parecer acamparon allí en 1527 los mercenarios lansquenetes, pertenecientes al ejército del emperador Carlos V, camino de Roma.

Durante el siglo XVI perdió su función y se convirtió en una especie de museo al aire libre para exponer las esculturas de la familia de los Médici. El gran duque Cosme I, en 1555, colocó el Perseo con la cabeza de Medusa, obra de Benvenuto Cellini, la obra más importante del pórtico. Actualmente las esculturas que puedes ver son copias de las originales.

Loggia dei Lanzi

Loggia dei Lanzi

En esta plaza el monje Savonarola, en una acción de rebeldía contra la todopoderosa familia Médici y la iglesia (de la que criticaba sus excesos), en el marco de una sociedad donde los ricos eran cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres, organizaba sus celebres “hogueras de las vanidades“. En ellas quemaba cualquier cosa que permitiera la vanidad o el pecado, como tablas de juego, cosméticos, espejos, perfumes y ropa indecente, junto con cuadros y obras maestras del Renacimiento y libros de antiguos escritores de la civilización romana y griega de incalculable valor.

Posteriormente, cosas del destino, en esta misma plaza Savonarola fue condenado a la hoguera por un tribunal de la Inquisición y de ello da fe una placa en el suelo, muy cerca de la fuente de Neptuno.

Como ves aquí estás rodeado de arte e historia por todas partes, era el lugar que había visto tantas veces en libros y que siempre había querido contemplar y allí estaba frente a mi. Es una plaza de la que no querrás salir y además es uno de los lugares más animados de la ciudad. Lo mejor es hacer un alto y sentarse en una de sus terrazas a ver pasar a la gente y disfrutar de la belleza que te rodea. Uno de los mejores sitios para ello es la terraza de la chocolatería Rivoire, en la que puedes tomar uno de los mejores chocolates del mundo, que se sirven allí desde hace más de un siglo.

9. – Palazzo Vecchio

Al entrar en la Plaza de la Signoría lo que más llama la atención es un edificio con forma de castillo y una impresionante torre que domina la ciudad. Su nombre inicial era Palazzo della Signoria, pero fue sustituido por Palazzo Vecchio (Palacio Viejo) cuando la corte se trasladó al Palacio Pitti.

EL Palazzo Vecchio en la Plaza de la Signoria

EL Palazzo Vecchio en la Plaza de la Signoria

En la entrada del Palacio se encuentran dos grandes estatuas: a la izquierda la copia del David de Miguel Ángel (la original se trasladó a la Academia) y a la derecha Hércules y Caco (obra de Baccio Bandinelli).

Entrada al Palazzo Vecchio

Entrada al Palazzo Vecchio

Desde hace más de siete siglos, el Palazzo Vecchio es el símbolo del poder civil de la ciudad de Florencia y actualmente acoge también la sede del ayuntamiento de la ciudad. Es uno de los lugares imprescindibles a visitar en Florencia, y a diferencia del resto de monumentos, el horario es más amplio, por lo que puedes dejarlo para el final. Su horario de octubre a marzo es de 9:00h a 19:00h, excepto los jueves que es de 9:00h a 14:00h, y de abril a septiembre es de 9:00h a 23:00, excepto los jueves de 9:00h a 14:00h.

El edificio consta de tres pisos y varios patios y te das cuenta de su grandiosidad nada más entrar al edificio, en el que encontrarás uno de los rincones más destacados de este gran palacio, el Patio de Michelozzo.

Patio de Michelozzo en el Palazzo Vecchio

Patio de Michelozzo en el Palazzo Vecchio

El palacio ha sido reformado varias veces, y la reestructuración más importante fue la de 1494, cuando fueron expulsados los Médici, se proclamó la república y se creó un consejo del pueblo en el famoso Salón de los Quinientos (Salone dei Cinquecento), capaz de acoger a todo el consejo, compuesto por 1500 miembros en tres sesiones. Esta es una de las primeras salas que encontrarás al visitar el Palazzo Vecchio, una sala que con 54 metros de longitud, 22 metros de anchura y 17 metros de altura es la sala más grande de Florencia. Actualmente la Sala del Cinquecento conserva su uso original: audiencias y eventos especiales.

Salón de los Quinientos del Palacio Vecchio

Salón de los Quinientos del Palacio Vecchio

Otras obras importantes se hicieron en 1540, año en que el Gran Duque Cosme I de Médici se mudó para vivir aquí con toda la familia, por lo que recorrerás los suntuosos dormitorios y salas, el salón de Francisco I de Médici, el cuarto de los lirios y otros, que te llevarán a conocer la lujosa vida de la familia Médici.

A la torre conocida como la Torre d’Arnolfo, de unos 95 metros de altura, también se puede subir, con entrada a parte de la del palacio. En la torre se encuentran dos celdas, donde estuvieron presos Cosme el Viejo y Savonarola, una campana y un reloj. Solía tocarse esta campana para reunir a los florentinos en la plaza y así dar aviso de cualquier peligro.

10. – Galleria degli Uffizi o Galería de los Oficios

Este palacio y museo de Florencia contiene una de las más antiguas y famosas colecciones de arte del mundo y es uno de los más visitados de Florencia, lleva abierto con esta función de museo desde el siglo XVIII, aunque su finalidad inicial era albergar las oficinas de las magistraturas florentinas, una vez que se quedó pequeño el Palazzo Vecchio, por eso tomó el nombre de Galería de los Oficios.

Galleria degli Uffizi

Galleria degli Uffizi

Durante años, partes del palacio sirvieron para almacenar las obras de arte de la magnífica colección de la familia Médici. El Uffizi posee la colección más importante del mundo de arte renacentista con obras de Miguel Ángel, Giotto, Botticelli, Leonardo da Vinci y Rafael. Es otro de los lugares del que sólo vimos el exterior, ya que su visita nos llevaría varias horas, pero si eres un entusiasta del arte, quizá prefieras entrar aquí en vez de visitar el Palazzo Vecchio. Eso si, si tienes intención de visitarlo reserva con antelación las entradas, ya que este es uno de los museos más concurridos de Italia y las colas para acceder son monumentales.

11. – Basílica de la Santa Cruz o Santa Croce

En la Plaza de la Santa Cruz (Piazza Santa Croce) se encuentra la Basílica del mismo nombre, que no es sólo un edificio religioso, es también una especie de museo. Es el lugar donde muchos de los habitantes más prominentes de Florencia están enterrados, el lugar donde se pueden ver las tumbas de personajes tan famosos como Maquiavelo, Ghiberti, Galileo, Dante Alighieri y Miguel Ángel. Eso, para nosotros, fue una razón más que suficiente para ir a hacer una visita.

Iglesia de Santa Croce

Iglesia de Santa Croce

Es una de las más antiguas iglesias franciscanas del mundo, también de las más sorprendentes por sus dimensiones, que la convierten en la mayor iglesia franciscana del mundo. Se empezó a construir en 1294 sobre las ruinas del oratorio erigido en 1252 por los franciscanos tras la muerte de San Francisco de Asís.

El interior tiene una estructura con forma de Tau (símbolo franciscano) con tres naves.

El arte parece inundar cada rincón de esta iglesia, ya que todas las artes se dan cita en este lugar. Fue aquí donde Stendhal sufrió los mareos provocados por el exceso de belleza de las obras de arte concentradas en la ciudad de Florencia.

Fue siempre un símbolo de prestigio de Florencia y un lugar de encuentro de los más grandes artistas, teólogos, religiosos, hombres de letras y políticos. Su convento ofreció hospitalidad a los personajes más célebres de la historia de la iglesia y sirvió como lugar de retiro y reposo para varios papas: Sixto IV, Eugenio IV, León X, Clemente XIV.

12. – Ponte Vecchio

Desde la Plaza de la Signoria accederás al río Arno y desde aquí tendrás una vista del Ponte Vecchio, uno de los puentes más famosos de Italia. Es un buen punto para fotografiar el puente y desde aquí puedes llegar hasta él en poco tiempo, ya que se encuentra muy cerca. Lo que hace que este puente sea tan especial es el hecho de que tiene edificios en toda su longitud.

El Ponte Vecchio tiene sus orígenes en un antiguo puente de la época romana, y en otros sucesivos de madera, hasta que en 1333 fue destruido por una inundación. En 1345, se construyó este puente de piedra sostenido por tres arcos, el central ligeramente más ancho que los laterales, y que actualmente es el más antiguo de Europa.

Ponte Vecchio

Ponte Vecchio

En un principio estuvo ocupado por tiendas, sobre todo por carnicerías y curtidores, pero como echaban al río los restos de las matanzas, los malos olores llevaron a que en 1593, cuando la corte se mudó al Palacio Pitti, fueran desalojados del puente y sustituidos por joyeros y comerciantes de oro, que le daban mayor prestancia y que es lo que puedes ver aún hoy en día en esas casas colgantes de color amarillo.

Casas colgadas del Ponte Vecchio

Casas colgadas del Ponte Vecchio

Sobre las tiendas hay un piso superior que recorre todo el puente, se trata del llamado Corredor Vasariano, mandado construir por los Médici en 1565. Es  un largo pasillo cerrado que unía el Palazzo Vecchio y el Palacio Pitti, que se encuentra en la orilla sur del río, pasando por la Galería de los Uffizzi y el Ponte Vecchio.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el Ponte Vecchio, fue el único de Florencia que no fue destruido por los alemanes durante su retirada y, según se dice, fue una orden expresa de Hitler.

En el centro del puente hay dos terrazas panorámicas: una está cubierta por el corredor vasariano y la otra alberga el monumento a Benvenuto Cellini, realizado por Raffaello Romanelli.

13. – Palazzo Pitti y jardines de Boboli

Una vez pasado el río nos encontramos con el palacio al que la familia Médici se trasladó cuando salieron del Palazzo Vecchio.  En su origen fue la residencia urbana de Luca Pitti, (un banquero florentino rival de la familia Médici), de ahí su nombre. Cuando la familia Pitti se arruinó, fue comprado por Leonor de Toledo, la duquesa consorte de Cosme I de Médici, duque de Florencia y posterior I gran duque de Toscana, de este modo pasó a ser la residencia oficial de los grandes duques de Toscana.

El Palacio Pitti con su famoso jardín de Boboli, es el más grande y pomposo de los edificios florentinos.

Palazzo Pitti

Palazzo Pitti

Desde finales del siglo XVIII sus salas quedaron en desuso y desde entonces se utilizan para exponer las pinturas más importantes del palacio, actualmente encontrarás diversas galerías de arte, como la Galería Palatina, la Galería de Arte Moderno, el Museo del Traje, el Museo de la Plata y los apartamentos reales. Para ver cada galería hay que pagar por separado.

Como sólo íbamos a estar un día en Florencia no entramos al interior, ya que es un palacio enorme, y por lo que estuvimos leyendo su visita suele llevar unas dos horas mínimo, así que lo que hicimos fue acercarnos hasta él para contemplar el exterior del edificio. Los jardines también son enormes y se pueden visitar con una entrada aparte, pero si quieres ahorrarte el precio de esta entrada, puedes ver los jardines desde la Piazzale Michellangelo.

14. – Piazzale Michelangelo

La Piazzale Michelangelo está situada en una colina justo al sur del río Arno. Es uno de los secretos mejor guardados de Florencia, puedes llegar desde el Palacio Pitti caminando o bien tomando la linea 13 de autobús.

Si vas andando es una subida empinada, pero merece totalmente la pena el esfuerzo. Esta plaza es poco más que un aparcamiento salpicado de vendedores, pero las vistas que ofrece de Florencia son las mejores de toda la ciudad. Es el mejor punto de observación de Florencia durante la puesta de sol. Y el mejor sitio para terminar un día de visita en Florencia, disfrutarás de unas vistas de postal con uno de los atardeceres más espectaculares que verás nunca.

Anochecer de Florencia

Anochecer de Florencia

Con estas vistas espectaculares nos despedimos de Florencia, volvimos a la estación de tren de Santa María Novella y regresamos a Roma, pensando en una próxima visita de varios días en las que poder ver todo lo que nos quedó en el tintero, como la Galería de la Academia, que alberga el original del David de Miguel Ángel, el Museo Nazionale del Bargello, que recopila la mayor colección de esculturas italianas de los siglos XIV al XVI, el Museo Opera del Duomo, que tiene las esculturas originales de la Catedral, el Baptisterio y el Campanile, el Museo Galileo, cuyo objeto más famoso es el primer telescopio de Galileo, y multitud de iglesias y rincones que no pudimos ver.

[wpgmza id=”1″]

Alojamiento en Florencia

Si en vez de un día decides quedarte más tiempo necesitarás encontrar alojamiento, ya que es lo más aconsejable porque si vas sólo un día te quedarás con ganas de mucho más. En Florencia tienes multitud de opciones para alojarte.

Te aconsejo que reserves un alojamiento relativamente céntrico, ya que pasarás todo el día caminando y te vendrá muy bien que la vuelta al hotel no sea excesivamente larga.

El Bed & Breakfast “La Terrazza Su Boboli” se encuentra a 15 minutos andando del Ponte Vecchio, por lo que cumple los requisitos de sitio céntrico, pero no está demasiado metido en el centro por lo que es un sitio tranquilo, fuera de las aglomeraciones. Se encuentra en un edificio histórico con muebles originales y una bonita decoración, es un B&B con mucho encanto. Los dueños Luigi y Bárbara son muy amables y te ayudarán en lo que necesites durante tu estancia. La única pega es que sólo dispone de 5 habitaciones, por lo que se llena enseguida.

Si quieres darte un capricho el “Hotel Bernini Palace” es un hotel de 5 estrellas que está situado en un edificio del siglo XV, a 5 minutos a pie de la catedral de Florencia y del Ponte Vecchio. Es como alojarte en un palacio italiano, con muebles de época y lámparas de araña de cristal de Murano. Tiene una terraza superior que te permite relajarte y disfrutar de un jacuzzi con música y tomar una copa. 

Si tu presupuesto no te permite un hotel de 5 estrellas “La Dimora Degli Angeli” puede ser una buena opción. Se encuentra a pocos pasos de la catedral de Santa Maria del Fiore. Está situado en la tercera y cuarta planta de un edificio de la Plaza de la República, que está en el corazón de Florencia, y desde la cama puedes ver la cúpula del Duomo y el Campanile. Aunque no cuenta con desayuno tienes muchas opciones por la zona.

Si no te convencen ninguna de las opciones anteriores en este enlace puedes buscar tu alojamiento ideal.

Pin It on Pinterest

Share This