Roma es una de las capitales más visitadas del Mundo, y cada año deciden visitarla unos 16 millones de personas. A Roma se le conoce como la “Ciudad Eterna“, por sus monumentos parece haberse detenido el tiempo, y toda la ciudad es un museo al aire libre: iglesias, palacios, fuentes, obeliscos, restos arqueológicos… que descubrirás caminando por sus calles llenas de historia.

Pero visitar Roma no es sólo ver piedras con varios siglos de antigüedad, es disfrutar de su animado ambiente, de su gastronomía, de descubrir su apasionante historia, sus leyendas y sus secretos.

Si es la primera vez que vas a visitar Roma te vendrán bien algunos consejos para preparar bien tu visita.

12 Consejos para tu visita a Roma

1. Planifica el día de las visitas

La mayoría de las iglesias de Roma tienen culto y está prohibido realizar visitas turísticas durante las celebraciones litúrgicas, así que los domingos no son buenos días para realizar visitas a iglesias. Deja esas visitas para el resto de días de la semana.

Los lunes es el día de cierre de los museos públicos, no así de los Museos Vaticanos que sí que abren esos días.

En cualquier caso, madruga, ya que en invierno anochece entre las 17:00 y 17:30 y hay cosas que merece la pena verlas de día, además el cierre de los monumentos en invierno suele ser a las 16:30h.

2. Ropa adecuada para visitar las iglesias

El acceso a los Museos Vaticanos, a la Capilla Sixtina, a los Jardines Vaticanos y a la Basílica de San Pedro sólo está permitido si vas vestido/a con decoro. Según sus normas, está prohibido llevar prendas sin mangas, pantalones cortos, minifaldas y gorras. Esto vale tanto para hombres como para mujeres. En verano si vas con bermudas por debajo de la rodilla y camiseta de manga corta no suelen decir nada.

Por lo general, esta norma es de aplicación en todas las iglesias, pero son más estrictos en el Vaticano y en la iglesia de Santa Maria Maggiore.

Una buena idea, para el verano, es llevar un pañuelo con el que puedes cubrir los hombros o las piernas cuando entres en las iglesias.

3. Comprar entradas por internet

En Roma, normalmente, vas a encontrarte con colas en la mayor parte de los monumentos más conocidos. Sobre todo en el Vaticano, el Coliseo y los Foros Imperiales. Si no te importa pagar un poco más para ahorrarte las colas, te aconsejo que compres las entradas por internet.

Para visitar los Museos Vaticanos puedes comprar las entradas en la Página Oficial del Vaticano, te costará 4€ más la entrada, pero te evitarás las colas que pueden durar horas. Además no hay ninguna sombra en el lugar donde se hacen las colas, así que en verano es una tortura. La entrada a los Museos Vaticanos no está en la Plaza, sino justo detrás de la Basílica, y hay un buen trayecto.

Sala de los mapas de los Museos Vaticanos

Sala de los mapas de los Museos Vaticanos

Si quieres ahorrarte la entrada puedes planificar tu visita para que coincida con el último domingo del mes, ya que ese día el acceso es gratuito de 9:00 a 12:30h. De lunes a sábado el horario de acceso es de 9:00 a 16:00h y se cierra a las 18:00h, pero el último domingo de mes el cierre es a las 14:00h, así que madruga para que te de tiempo a hacer la visita sin prisas. La visita a la Basílica es gratuita.

Otro de los monumentos que vas a ver, seguro, es el Coliseo. Aquí las colas suelen ser interminables. Tienes dos opciones para entrar más rápido:

♦ Comprar las entradas en la taquilla del Foro Romano, ya que la entrada es conjunta para el Foro, el Palatino y el Coliseo. Casi todo el mundo se acerca primero a ver el Coliseo y compra allí las entradas, por lo que hay tanta cola, en cambio en el Foro verás que hay mucha menos gente. Luego puedes organizar la visita en el orden que quieras.

♦ Otra forma de ahorrarte las colas es comprando las entradas en la Página Oficial del Coliseo, que te supondrá 2€ más, pero te aseguras entrar rápido. Si tienes estas entradas no esperes, porque hay una taquilla especial que te dará acceso inmediato. El primer domingo de mes la entrada al Coliseo es gratuita para los menores de 18 años.

Si quieres el servicio de audioguía para los monumentos, puedes ahorrarte su coste descargándolas de internet en casa y llevándolas en el móvil.

4. El ruido

Roma es una ciudad bastante ruidosa, a menudo el tráfico hace que parezca una ciudad caótica, así que ármate de paciencia y no te desesperes.

Todas las maravillas que vas a ver y a disfrutar compensarán con creces todos los inconvenientes que puedas sufrir.

Si tu hotel está muy céntrico y no está acondicionado para el ruido, quizá tengas problemas para conciliar el sueño, pero un buen par de tapones para los oídos pueden remediarlo.

5. Lleva buen calzado

En Roma la mejor forma para ver todos los sitios de interés es caminando, lo bueno de Roma es que la mayoría de las cosas que vas a querer visitar están dentro de la Muralla Aureliana que delimita el centro de la ciudad y que te va a permitir poder ir andando.

Ten en cuenta que muchas de las calles tienen un pavimento con adoquines, que en Roma son llamados “San Pietrinis“, por lo que te aconsejo que lleves un buen calzado, no lo estrenes allí, y deja los tacones para otra ocasión si no quieres llevarte a casa de recuerdo un esguince de tobillo.

Acabarás agotado tras un día de caminatas, por lo que es muy importante este punto.

Plaza Navona con su pavimento de "San Pietrinis"

Plaza Navona con su pavimento de “San Pietrinis”

6. Protégete del sol

Si vas a Roma en verano no olvides llevar un buen protector solar, en verano hace muchísimo calor, y si encima te toca estar en una cola al sol puedes acabar como un cangrejo.

Eso si, recuerda que si lo llevas en el equipaje de mano, no debe exceder los 100 ml si no quieres quedarte sin él en el aeropuerto.

Otro accesorio que te vendrá muy bien para evitar una insolación en verano es una gorra o un sombrero. En el Foro Romano y en el Palatino lo agradecerás. Y también es una buena idea llevar un abanico, que te ayudará un poco a soportar el calor, y unas gafas de sol si te molesta la luz excesiva.

Bajo el sol en el Foro BR F

7. El agua

Tener que comprar agua embotellada en sitios muy turísticos puede encarecerte bastante la visita. Los puestos de venta de agua en estos lugares suelen hacer el agosto a cuenta de los turistas ya que inflan y mucho los precios de las botellas.

En Roma afortunadamente te lo puedes ahorrar. Hay fuentes de agua potable por todos los sitios, las llamadas “Nasoni“, con decirte que hay fuentes hasta dentro del recinto del Foro… Y no veas lo que se agradece, en el Foro es uno de los sitios donde más calor he pasado de toda mi vida.

Así que, teniendo esto en cuenta, o bien bebes directamente de la fuente o si quieres más comodidad te llevas un vaso o compras una botella y cuando se acabe la vas rellenando en las fuentes.

Cogiendo agua en el Foro BR F

8. Los transportes

En Roma sólo hay dos lineas de metro, pero hay una extensa red de autobuses. Donde no llega el metro llega un autobús.

Para los trayectos más largos tienes un abono de transporte diario, con el que puedes combinar metro, autobús y tranvía, que cuesta 6 euros y es válido durante 24 horas; y un abono válido durante 100 minutos, desde la primera vez que se valida, que cuesta 1,50 euros, siempre que sólo hagas un trayecto en metro, aunque sí puedes hacer múltiples trayectos en autobús y tranvía.

Los niños hasta los 9 años viajan gratis en el metro, autobús y tranvía.

La compañía que gestiona la red de autobuses de Roma tiene en su web una herramienta muy útil que te indica los medios de transporte que tienes que utilizar para un determinado trayecto, se llama Calcola Percorso.

9. Las huelgas

En Roma las huelgas de transporte son muy habituales y además sin previo aviso. Nosotros habíamos planeado visitar el Vaticano un día y compramos las entradas por internet para evitar las colas. Cuando llegó el día de la visita fuimos a coger el metro, ya que era uno de los sitios más alejados del hotel en el que estábamos hospedados, y cuál fue nuestra sorpresa al ver que la boca de metro estaba cerrada por huelga (apréndete la palabra sciopero). Así que tuvimos que optar por coger un taxi para poder llegar al Vaticano.

Seguramente debido a la huelga, ese día casi no había cola para acceder al Vaticano, por lo que nos podíamos haber ahorrado el sobrecoste de comprar las entradas por internet, pero, ¿cómo saberlo?.

10. Cuidado con los carteristas y los timos

En todas las grandes ciudades siempre te puedes encontrar con amigos de lo ajeno, por lo que Roma no es una excepción. Ten cuidado en las aglomeraciones y el metro, pon tu cartera a buen recaudo.

En los monumentos más turísticos, como el Coliseo, encontrarás gente disfrazada de “Centuriones” que se prestan a hacerse una foto contigo. Que sepas que te van a cobrar por ello, así que depende de ti el hacértela o no, en cualquier caso si vas a hacerlo pacta el precio con ellos antes.

11. Las comidas

Si no quieres perder tiempo a la hora de la comida (ya que los monumentos cierran pronto) o quieres ahorrar dinero, lo mejor es buscar un local donde sirven pizza al taglio (pizza al corte).

Si vas a comer en un restaurante, busca uno que ofrezca menú, te saldrá más barato que comer a la carta. En todos los restaurantes te cobrarán el servicio y el pan. El servicio lo pagas si o si, pero si no quieres pan recházalo cuando te lo lleven.

Si te encanta la pizza y estás por la zona de la Plaza Navona te recomendamos la Pizzeria Da Baffetto (Via dei Governo Vecchio 114), que tiene fama de tener unas de las mejores pizzas de Roma, hechas en horno de leña y auténtica masa fina italiana.

Situada en una calle que sale al Panteón de Agripa (Via del Governo Vecchio, 18-19) tienes la Trattoria Da Tonino una de las mejores trattorias de Roma, un local pequeño de comida casera con una relación calidad-precio inigualable.

Detrás de la Estación de Termini (Via Dei Mille 10) hay un restaurante sencillo y poco turístico (la clientela suele ser gente local) en el que podrás comer auténtica comida italiana casera, es el Ristorante Pizzería Cucina Romana Da Dino. Las raciones son muy abundantes y los precios muy ajustados. Lo mejor de este restaurante es la pasta y las pizzas, que son enormes.

Cuando vayas a visitar el Vaticano, ni se te ocurra comer en el restaurante (por llamarlo de algún modo) que hay dentro de los Museos Vaticanos. Tienen la peor comida que he comido nunca.

Y no puedes dejar Roma sin probar sus deliciosos helados, los gelatos. Encontrarás gelaterias por toda la ciudad.

Comiendo un helado BR F

12. Visita otra ciudad de Italia

Si dispones de varios días para conocer Roma, puedes aprovechar uno de ellos para visitar otra ciudad de Italia. Nosotros fuimos a visitar Florencia (Firenze), que es otra de las ciudades imprescindibles.

En Florencia merece la pena una visita de varios días, pero si no dispones de tiempo, deberías dedicar por lo menos un día a visitarla. Lo que si es seguro, es que vayas un día o una semana, te quedarás con ganas de volver.

Florencia es la capital de la Toscana, y se encuentra a 279 kilómetros al norte de Roma. Hay unas eficientes líneas ferroviarias que conectan las estaciones romanas de Termini y Tiburtina, con las estaciones florentinas de Santa María Novella, Rifredi o Campo de Marte.Tienes todo tipo de trenes, los Eurostar, que  son los más veloces y tardan aproximadamente 1 hora y 35 minutos en conectar ambas ciudades, pero son más caros. Los InterCity que tardan aproximadamente 3 horas en llegar. Y si quieres ahorrar aún más puedes tomar los trenes Regionales, que tardan 4 horas en realizar el trayecto y son muy baratos. La frecuencia de los trenes es muy buena, suele haber un tren cada media hora, y comienzan desde las 6h de la mañana hasta las 23h, aproximadamente.

Si tienes poco tiempo y quieres aprovechar la visita, te recomiendo que cojas el tren Eurostar, desde la estación de Termini, que llega a la estación Santa María Novella de Florencia, ya que esta estación es la más céntrica y puedes ir a pie a visitar toda la ciudad.

En el tren a Florencia BR F

No te olvides tu cámara fotográfica, porque harás miles de fotos. Si usas un palo para hacer selfies, que sepas que está prohibido entrar con él en los Museos Vaticanos. Hay quien, incluso, lleva unos pequeños prismáticos para ver de cerca las maravillosas pinturas de las cúpulas de las iglesias.

Si necesitas alojamiento para tu visita a Roma, entrando en este enlace encontrarás los mejores precios y a nosotros nos estarás ayudando a poder seguir dándote nuevos consejos.

Y ahora sólo te queda disfrutar de las maravillas que te ofrece Roma. Seguramente te dejarás muchas cosas por ver, pero así siempre tendrás una excusa para volver.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
This site is protected by WP-CopyRightPro

¡No te pierdas ninguna entrada del blog!

Si te gusta viajar y te ha parecido interesante el contenido que has visto en el blog, suscríbete a nuestra lista de correo para recibir las últimas entradas que vayamos publicando.

Te enviaremos un mensaje de confirmación a tu correo, si no lo recibes mira tu carpeta de spam. Gracias

Shares
Share This